Lluvias de las últimas horas

2017/11/30

Registro de lluvias de las últimas 24 horas. Fuentes varias.

Noetinger 35
En la curva de Rosso 100
La Pochita 20
Los Surgentes 40
La Iberita 35
INTA Marcos Juárez 54
Ruta 9 entre mj y leones : 38
Planta Agrosudeste 40
Inriville 35
13 km al sur Leones 30
Monte Buey 28
Colonia 25. 25
Saira 45
Monte Maíz 30
Corral de Bustos 25
Canals 22
Isla Verde 26
Camilo Aldao 14
Pueblo Italiano 40
Leones 47
Guatimozín 18
Ordoñez 25
Bell Ville 25

Un agradecimiento especial para Iñaki Pierdominicci

Decisiones erradas con el biodiésel Marcos Gallacher

2017/11/27

Se calcula que existen en la Argentina unas 35 plantas de biodiésel, ocho de las cuales se encuentran en condiciones de exportar. Desde el momento en el que se lanzó la ley de promoción de biocombustibles en 2006, las inversiones realizadas en este sector totalizan unos US$ 2000 millones.


Resulta de interés evaluar los procesos decisorios que llevaron a empresarios a invertir en el negocio del biodiésel cuando, bajo las condiciones actuales y aun considerando el subsidio implícito que reciben, el sector enfrenta desafíos para operar en forma rentable. ¿Cuáles fueron los supuestos empleados por los responsables de analizar la viabilidad económico-financiera de estos proyectos? Por un lado, es posible suponer que se basaron en que el diferencial de aranceles de exportación entre aceite de soja y biodiésel iba a mantenerse en el tiempo.

Si bien en esto no se equivocaron (los aranceles a la exportación de soja y aceites han bajado sólo marginalmente), el supuesto de mantenimiento de estructura arancelaria resulta bastante temerario, en especial considerando los altos períodos de amortización de las inversiones realizadas. Y sin aranceles diferenciales, las plantas muy posiblemente no sean viables.

Los que evaluaron la factibilidad de los proyectos también supusieron que los países importadores no objetarían el subsidio implícito que las plantas locales recibían al principal insumo utilizado (grano de soja). Basar inversiones en este supuesto también llama la atención, dado el considerable poder que tienen lobbies domésticos en argumentar a favor de medidas antidumping. Un tercer y último supuesto guió a los que realizaron la evaluación de proyectos: que la relación entre el precio del petróleo (o el biodiésel) y el del insumo necesario para producir biodiésel (soja) iba a mantenerse en los niveles relativamente elevados que tuvo en el período durante el cual se tomaron las decisiones (2000-2006).

En efecto, la relación de precios petróleo/soja toma un valor de casi 250 en el período 2004-2006, momento en el cual se tomaron la mayor parte de las decisiones de inversión en plantas de biodiésel. Sin embargo, en el "mediano/largo plazo" (por ejemplo 2000-2016) este precio relativo es de sólo 100, menos que la mitad. Parecería que se planificó con supuestos optimistas con los subsidios y la ausencia de reacciones antidumpingy en la posible relación de precios entre el producto (combustible) y el insumo necesario para producirlo (soja).

Los comentarios a hacer son, por supuesto, ex post: es fácil criticar decisiones "con el diario del lunes". Aquí señalamos que los procesos decisorios son complejos y que en muchos casos existen errores que podrían haber sido evitados a través de un análisis más cuidadoso. El análisis de la "calidad decisoria" de inversores resulta un ejercicio apasionante pero nada sencillo: aunque parezca contraintuitivo juzgar decisiones únicamente por sus resultados puede resultar erróneo. El punto central es evaluar hasta dónde la decisión tomada utilizó en forma efectiva la información que estaba disponible entonces.

El gobierno anterior no ayudó a la racionalidad económica: desde las más altas esferas se difundieron mensajes que inducían a ignorar la lógica de los mercados y de la "economía política" que los rodea. Diversos "proyectos de promoción" fueron lanzados sin tomar en cuenta los costos, tanto directos como indirectos, involucrados. Espero que ahora hayamos aprendido de nuestros errores.

El autor es director de la maestría en Agronegocios de la Ucema

Una obra que “da vuelta” a varios pueblos del este cordobés.. Por María Laura Ferrero y Augusto Laros

La autopista de ruta 19 impacta en la demanda laboral y en la economía regional. Bajó el desempleo y repuntaron rubros como gastronomía y hoteles.

Las grandes obras públicas movilizan las economías de los sitios donde se concretan. Por el este cordobés, varios pueblos y ciudades se asombran actualmente por el impacto que representan los trabajos en marcha para crear la autopista que reemplace a la ruta nacional 19 (entre San Francisco y Córdoba). La obra debería estar culminada a mediados de 2019.

En un sector, ligado al departamento Río Primero, el tendido de los nuevos gasoductos troncales agrega su efecto.

Las localidades atravesadas por ambas obras muestran una importante baja del desempleo, y rubros como el gastronómico y el hotelero viven un repunte notorio. El impacto en las economías locales también alcanza a otras aéreas, como ferreteros y combustibles.

Uno de los pueblos favorecidos es Devoto, de 6.500 habitantes, a 20 kilómetros de San Francisco. Diego Manzotti, director de Desarrollo Económico y Social del municipio, indicó que haber gestionado la instalación allí de uno de los obradores de la autopista generó una importante reactivación económica local. “El hotel de Devoto tiene 40 plazas y está colmado por personal y directivos de la empresa constructora y de Vialidad Nacional. Las inmobiliarias alquilaron casas que estaban desocupadas y un comedor logró un contrato por 100 viandas diarias para el personal”, apuntó.

El intendente de Arroyito, Mauricio Cravero, indicó a La Voz que su ciudad (ya de casi 25 mil habitantes) transita el mismo fenómeno. “Un hotel cerró sus puertas al público porque estará ocupado por personal de la autopista mientras duren los trabajos. También se alquilaron viviendas y se activaron rubros como estaciones de servicios y los de materiales de construcción”, afirmó.RELACIONADAS



La Nuclear de Embalse: otro caso, en otra zona

El empresario César Arrieta, de Río Primero, aseguró al periódico El Diario del Pueblo que están desbordados. “No damos abasto con las plazas hoteleras; hay muchísima demanda”, dijo. Por la plena ocupación en ese rubro en Río Primero, se vieron favorecidas ciudades vecinas como Villa del Rosario y Villa Santa Rosa.

“Como se ha completado la plaza hotelera, los técnicos buscan viviendas particulares”, dijo Pablo Mentil, secretario de Gobierno de Santa Rosa.

Aunque no todo es oro. Mentil reconoció que los precios de los alquileres de departamentos y viviendas se han disparado ante esta inusual demanda, lo que genera un perjuicio para los inquilinos que son vecinos del lugar.

El impacto económico se da también en Piquillín y en Monte Cristo, ambas del departamento Río Primero, donde algunas empresas instalaron sus obradores.

Bajo desempleo

El descenso de los índices de desempleo por estas obras públicas generó alivio a las economías de los municipios y la posibilidad de inserción laboral, aunque temporaria, para muchos vecinos.

En el departamento San Justo, ciudades como Arroyito y Tránsito aseguran que casi no tienen hoy mano de obra desempleada.

El intendente de Arroyito señaló que desde que se inició la autopista se emplearon 150 operarios, sólo en esa ciudad. “Es un número significativo para la demanda local”, apuntó Cravero. “Estamos en el nivel de desocupación más bajo de la historia”, arriesgó en su cálculo.

En la localidad de Tránsito, pintan una situación similar. Se emplearon al menos 100 personas como tractoristas, maquinistas, choferes y administrativos.

En Villa Santa Rosa, ya en el departamento Río Primero, confían en que llegarán a ocupar pronto a 150 trabajadores.

En todos los casos se asume que son trabajos temporarios: en algo menos de dos años, la obra estará culminada.

Mano de obra local

Las empresas contratistas tomaron, en su mayor parte, mano de obra local por medio de las Oficinas de Empleo municipales. “En la bolsa de trabajo que funciona en el municipio de Devoto se anotaron alrededor de 200 personas. Hasta el momento se contrataron unas 40, pero se calcula que en los momentos pico de la obra se llegará a los 100 operarios”, señaló Manzotti.

También mencionó que contratistas y proveedores generan puestos de trabajo indirectos.

Una de las dificultades para las empresas a cargo de los trabajos es la falta de mano de obra especializada en la región. El intendente de Río Primero, Carlos Borgiattino, reconoció que en ese punto hay más demanda que oferta en la zona. “Nos piden ingenieros, especialistas en relaciones humanas o maquinistas especializados y ya no es fácil”, marcó. En esos rubros, las firmas contratan profesionales de otras regiones.

Toda nueva

La autopista de la ruta nacional 19 era una de las obras viales más esperadas en Córdoba. Desde hace años se encuentra colapsada por el intenso tráfico, de unos siete mil vehículos diarios (la mayoría, camiones), que circula por sus angostos dos carriles, los que atraviesan varias zonas urbanas.

En mayo pasado, Vialidad Nacional empezó los trabajos. La obra en ejecución casi no se ve porque su trazado es nuevo, sobre campos expropiados, y esquiva todos los pueblos y ciudades. Por eso, además, los trabajos avanzan sin interferir el tráfico de la actual ruta.

El Gobierno nacional licitó los 156 kilómetros entre San Francisco y Río Primero. El costo de los contratos fue de 6.100 millones de pesos. Dos tramos fueron adjudicados a las empresas CRZ Construcciones y Perales Aguiar, otro a la alianza entre Lemiro Pietroboni y Luis Losi, y el restante a la firma Dycasa.

La nueva autopista nacional llegará hasta Río Primero. Allí se unirá con la modalidad de autovía (también de cuatro carriles) que la Provincia está terminando de construir, por su cuenta, hasta la Capital: son 55 kilómetros que integran la Red de Accesos a Córdoba, que administra con peajes la empresa provincial Caminos de las Sierras.

APR Marcos Juarez en Canal Rural

Carlos Etchepare recibió a Víctor Piñeyro, director del Observatorio de Comunicación de Agronegocios, de la Universidad Católica Argentina. Una charla sobre la comunicación del agro en la que se expuso, entre otros, el trabajo que venimos realizando desde APR Marcos Juárez ¿Cómo modificar la percepción que se tiene del sector agroindustrial y construir un consenso social?, ¿Cómo salir del conflicto producción -ambiente? Además, el análisis de campañas publicitarias en nuestro país y la región.

BLOQUE 1        BLOQUE 2      BLOQUE 3



Entrevista al ministro de Agroindustria Luis Miguel Etchevehere: "El dólar alto en la Argentina ha sido siempre un atajo" Silvia Naishtat

El flamante ministro de Agroindustria considera que una mejora de competitividad pasa por bajar la inflación, invertir en infraestructura y en un sistema tributario que incentive la inversión. Confía en acuerdos sectoriales y promete "facilitarle la vida a los productores" .


-¿Esta atrasado el dólar?

-Hay mucho para trabajar al margen de cuánto cotiza el dólar. La competitividad viene por una mejor infraestructura, un sistema impositivo sin impuestos distorsivos, una moneda estable, acuerdos comerciales. Eso da posibilidad de crecimiento sustentable a largo plazo. El dólar alto en Argentina siempre fue un atajo, fue pan para hoy y hambre para mañana.

-Algunos productores esperan otro dólar...tienen retenidas 17 millones de toneladas de soja...

-Cada productor es dueño de vender cuando más le convenga. Es totalmente legítimo.

-¿Qué piensa hacer para mejorar la competitividad de las economías regionales?

-Teniendo en cuenta el contexto que vivimos, en este tiempo el Gobierno estabilizó la moneda y bajó la inflación a la mitad, y está impulsando una reforma impositiva que estimula la inversión, además de lo que se está haciendo en infraestructura con caminos, ferrocarriles y obras para mitigar los efectos del cambio climático como canales y desagües. Hemos puesto el acento en acuerdos comerciales. Y entendemos que es importante facilitarle la vida diaria a los productores y a las industrias de alimentos. Hay una maraña de trámites que a los productores más chicos les dificulta llevar adelante sus exportaciones por la superposición entre diferentes ministerios y áreas, registros e inscripciones. Y están también las mesas de competitividad.

-¿No hay demasiados involucrados en esas mesas? ¿Dan resultado?

-El martes después de mi jura nos reunimos en la mesa Foresto Industrial con toda la cadena, gobernadores, la AFIP, el Senasa y el Presidente. De los cinco problemas planteados se resolvieron dos. Es la manera más eficiente porque todo el sector privado plantea al mismo tiempo cuáles son las trabas. En madera se producen 10 millones de metros cúbicos y apenas consumimos 2 millones. Vamos a abrir mercados. Las mesas son un avance. En carne ya hubo cuatro mesas y una quinta en diciembre y se logró un mercado de futuro para la hacienda en pie, cierre de cooperativas truchas, combate a la informalidad.

-Hoy se reúne la mesa de lechería con el Presidente. ¿Qué les van a proponer?

-Vamos a escuchar a un sector muy importante socialmente, con un oficio que se transmite de generación en generación y es clave para que la gente no abandone el campo. Y vamos a recuperar todo el tiempo perdido. Hay que ganar la confianza mutua del sector público y privado para mejorar la competitividad, nos obliga a todos ser súper profesionales. Es un trabajo de palitos chinos, de paciencia frente a la realidad que tenemos para ir sacando trabas.

-Los productores de la provincia de Buenos Aires han puesto el grito en el cielo por el revalúo inmobiliario...

-No es nuestra jurisdicción. Somos respetuosos. Cada provincia lleva adelante su propia política impositiva.

-Existe una fuerte preocupación por el futuro del INTA y del Senasa...

-No hay motivos. En estos dos años no hubo ninguna medida brusca y mucho menos con despidos. Aspiramos es que se manejen con mayor eficiencia y transparencia en un marco de austeridad porque un tercio de nuestra población sufre el drama de la pobreza. El INTA, con su investigación y la extensión rural, es imprescindible. Queremos que llegue a la mayor cantidad de productores. Se mantiene el programa de cambio rural, desarrollo territorial y agricultura familiar. Hay recursos: estuvimos con el presidente del FIDA, el fondo de desarrollo agrícola de Naciones Unidas, que financia las necesidades de los pequeños productores. Y el Senasa es nuestro sello de calidad para los alimentos argentinos acá y en el mundo. También va a operar en el marco de eficiencia, transparencia y austeridad.

-Cuando fue presidente de la Rural se enfrentó a los semilleros y rechazó pagar por el uso de las semillas...

-Uno es fiel a la función que le toca asumir. Cuando era dirigente creí que era correcto. Ya renuncié como presidente y como socio a la Sociedad Rural. Soy ministro y debo representar a todos los intereses. Antes de asumir tuvimos reuniones con todos los sectores donde generamos confianza y avanzamos en un acuerdo, será la base para una nueva ley de semillas. Estamos cerca de cerrar el tema.

-¿Qué pasa con el biodiésel?

- Iremos a un juicio y a un panel de la OMC en el caso de EE.UU. Y a fines de septiembre, Europa colocó derechos anti-dumping entre 4,5 y 8,1 %, por lo que Argentina reanudó sus exportaciones en forma considerable.

-Los azucareros rechazan el proyecto de reforma impositiva que castiga a bebidas azucaradas...

-Pero no habrá impuesto al vino ni a las gaseosas light.

-Ahora que está del otro lado del mostrador, ¿son quejosos los productores agropecuarios?

-Están advertidos por lo que vivieron. Pero vamos a trabajar muy duro para facilitarles la vida, buscando un balance de la mano de la realidad que vive el país.

-Su hermana Dolores lo denunció por una presunta estafa...

-Ese es un asunto privado derivado de la sucesión de mi padre que, desgraciadamente como muchas otras sucesiones, es conflictiva.

Cadenas, mercados y simplificación Héctor A. Huergo



Ya está en marcha la nueva etapa del Ministerio de Agroindustria, ahora en manos de Luis Miguel Etchevehere, que abandona así la presidencia de la Sociedad Rural Argentina. En su primer encuentro con la prensa, el flamante ministro estableció los tres puntos centrales de su gestión: el trabajo con las cadenas de productos, la apertura de nuevos mercados, y la simplificación de la gestión de las empresas agropecuarias.

No son proyectos revolucionarios ni conmovedores por lo ambiciosos. Pero sin duda que son desafiantes, sobre todo ante la maraña de intereses y el empeño de la burocracia por justificar su propia esencia reguladora y su supervivencia como especie. Vayamos por partes.



Es una buena señal esta defensa de las cadenas de producto, que sin duda han emergido como una fuerte representación de los sectores más dinámicos en la era de la Segunda Revolución de las Pampas.

En su debut, le tocó sentarse frente a la foresto-industrial, cuyo fenomenal potencial fue trabado por la impericia K y la decisión política de alimentar el conflicto con la pastera Botnia (hoy UPM) en Uruguay.

Etchevehere es entrerriano y aunque no tuvo un rol destacado durante el largo entredicho, ahora se manifestó a favor de la instalación de plantas que procesen la enorme riqueza forestal (actual y potencial) de su provincia y del país. Por supuesto, le llovieron críticas de las fuerzas “progresistas”, que insisten en su planteo ideologizado a pesar de que las pasteras demostraron que no contaminan.

También es una buena señal esta reivindicación de las cadenas. Muchos recuerdan su fuerte entredicho, cinco años atrás, con Gastón Fernández Palma, quien fuera el titular de Maizar, la entidad que coordina a todos los eslabones del maíz, un nodo clave en la cascada de valor.


Disconforme con el buen trato que recibía el sector pollero por parte del gobierno kirchnerista, Etchevehere pateó el tablero. Fernández Palma, médico y productor agropecuario muy reconocido y apreciado, había realizado una gran gestión como presidente de Aapresid, sin duda la entidad más creativa y promotora de los grandes cambios tecnológicos del último cuarto de siglo.

El agua no llegó al río, pero tanto Maizar como las otras entidades de cadena quedaron malquistadas con el ahora ministro. Con estos antecedentes, es lógico que haya provocado sorpresa su súbita reivindicación de las cadenas. En buena hora.

Para la apertura de mercados, le dio continuidad a Marisa Bircher, una funcionaria muy activa y con buenos pergaminos en los dos años de su antecesor Ricardo Buryaile. Se han dado pasos concretos en varios productos y países, notablemente el tema de la carne a China.

Conviene señalar que David Lacroze, a quien se atribuye un rol muy importante moviendo los hilos de la nueva gestión, es quien armó y condujo la policromática mesa de carnes. El propio Macri mantuvo más reuniones con esta mesa que con cualquier otro sector de la economía, lo que revela su convicción acerca de la oportunidad que significa.

Pero al mismo tiempo, se presentan nuevos desafíos de enorme envergadura: la recuperación del mercado de los Estados Unidos para el biodiésel y ahora, la amenaza de la pérdida del mayor mercado para el aceite de soja: la India, que estaría aplicando fuertes derechos de importación de manera inminente. Miles de millones de dólares en juego.


Y ya que hablamos de la soja, conviene recordar una de las definiciones clave del ministro recién ungido: no habrá cambios en el régimen de retenciones. Esto significa que se mantendrá el cronograma de reducción de medio punto por mes, desde el 30% actual, a partir del primero de enero próximo. Etchevehere asume que el frontón del MinAgro es la cuestión fiscal.

Hora de trazar la hoja de ruta para la gestión comercial de la campaña 17/18

Recomiendan establecer objetivos de rentabilidad y adelantarse a los momentos en los que se necesitará cobertura financiera para no terminar vendiendo por urgencia.


Por Ing. Hernán Fernández Martínez, analista y consultor independiente


La semana que pasó no vivimos demasiados cambios en términos de precios, el precio del maíz cayó algo más de un dólar (-0,87%), mientras que el de la soja subió unos 0,90 dólares (+0,24%) , cuando llevamos un avance de cosecha del 90% y del 96% respectivamente.

Ahora bien, pensando en aquel viejo paradigma que reza “el precio cae durante la cosecha y mucho más tiene que caer durante la cosecha de la producción más grande de la historia de un determinado producto”, vale recordar que esta campaña volvemos a ser testigos de la ruptura de un paradigma más, y no es la primera en los últimos años. Desde que comenzó la recolección de soja en el país del norte, el 15/09, el precio de la oleaginosa subió unos cinco dólares mientras estamos frente a la mayor producción de soja desde que existen registros. ¡Paradójico para muchos!

Hecha esta descriptiva introducción vamos a la cancha y dejemos las tribunas. Sugerimos muy firmemente en esta época y en plena largada de la campaña de cosecha gruesa 17/18, “poner a punto los motores de la maquinaria de nuestra gestión comercial”. Con esto queremos decir bien concretamente, “es hora de diagramar nuestro protocolo comercial de verano 17/18”. Y esto que puede sonar muy complejo es mucho más sencillo que muchas de las tareas que realizamos a diario en nuestras empresas; no es más que armar la “hoja de ruta” de nuestras ventas y necesidades de cobertura, las cuales pueden tomar como punto de partida nuestro flujo de egresos presupuestados. Pero, como hemos expresado en esta columna en muchas oportunidades, ¡planteándonos muy claramente un objetivo!

Dijo algún profesor universitario: “Si no tenés un rumbo claro cualquier camino te lleva a destino… o ninguno”. Y este debería ser el Norte de la brújula de la gestión empresaria en primer lugar, y de la gestión comercial en segundo, siendo este último el que nos compromete en este momento.

Pero para ser más concretos aún, sugerimos plantearse por ejemplo un objetivo de rentabilidad o resultado por hectárea en cada actividad y luego, a partir de conocer nuestros costos presupuestados y el rendimiento estimado, calcular el precio con el que obtendríamos aquel objetivo prefijado. Finalmente, cuando el mercado nos permita capturar ese precio objetivo arrancar, sin dudar un segundo, a cubrir/vender.

Allí habremos definido el objetivo, que constituye el “destino del viaje”. Ahora restaría, para completar el “protocolo comercial”, diagramar la “hoja de ruta”. Esto es predefinir los “momentos” necesarios de cobertura según nuestras necesidades financieras o el interés de coberturas según el riesgo que estemos dispuestos a asumir.

Definidos estos parámetros se facilitarán muchísimo las decisiones comerciales durante el partido y lograremos evitar aquella horrible situación que se suele vivir en nuestro medio: nos llega el vencimiento y debemos salir a “comprar plata con granos” para tapar el agujero”. Suelen ser estas las peores ventas, y en todo caso -quizás lo más importante como seres humanos tomadores de decisión- nos quedará el sabor amargo de haber tenido que vender por necesidad y haber dejado pasar precios que nos servían.

¡Buena semana!

Nuevas condiciones de lineas de créditos del Banco Nación para la adquisición de parcelas del Campo Gral. Paz (La Remonta)

Autoridades del Banco Nación (BNA) y representantes de la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE) se reunieron en la Sociedad Rural de Bell Ville luego de la subasta de los primeros lotes del Establecimiento General Paz ubicado en Ordóñez. 

A partir de los cambios en las condiciones de las líneas de crédito, en el encuentro se trabajó en la organización de la próxima subastas a realizarse el 18 de diciembre. 

En el marco del acuerdo firmado por el presidente del Banco Nación, Javier González Fraga, y el titular de la AABE, Ramón Lanús, se realizaron ajustes a las condiciones crediticias en los términos de otorgamiento de la Línea de Crédito N° 700 – Carlos Pellegrini.

Las nuevas condiciones son:
- Fijar un tope de financiamiento en la cantidad de lotes que se pueden adquirir (2 lotes de cualquier superficie), sin considerar la unidad económica mínima. 
- Asistir para la compra de campo, también, a los productores medianos. De acuerdo con las escalas fijadas por la Sepyme se debería exigir un límite de facturación de $ 230.000.000 anuales. Ello, sin perjuicio de continuar brindando asistencia financiera y técnica a los micro y pequeños productores.

Ambas modificaciones tienen como objetivo aumentar las oportunidades de acceso a la tierra a diversos perfiles productivos. Cabe recordar que en todos los casos se prohíbe vender el lote adquirido por un plazo de diez años, con el propósito de promover el arraigo y maximizar el impacto local positivo. Sumado a ello, se fijó un límite máximo de compra de dos lotes por productor, para evitar la concentración de la venta en pocas personas.

La próxima subasta pública tendrán lugar el 18 de diciembre, y el cierre de inscripción es el día 11/12 en la Sociedad Rural de Bell Ville y el 13/12 en las oficinas de la AABE en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. 

Para más información, los productores pueden comunicarse al 011 4318-3355 o escribir un correo a generalpaz@bienesdelestado.gob.ar

La otra pelea detrás del glifosato: ¿labranza convencional o siembra directa? Gustavo Oliverio



Es increíble volver a ver por estos días la noticia proveniente de la Unión Europea buscando prohibir la utilización de glifosato en sus sistemas productivos y, de esta forma, tratando de sembrar un manto de duda e ilegalidad sobre los países que tienen autorizada su utilización.


Distintos trabajos y presentaciones de FAO, la Organización Mundial de la salud (OMS) y autoridades regulatorias de registros de fitosanitarios de los Estados Unidos y la Unión Europea desde 1993 a la fecha, han concluido con la autorización de su utilización en la agricultura, descartando problemas de toxicidad con una correcta utilización del producto, tanto que entra en la categoría toxicológica del Senasa como ¨banda verde¨ (productos de menor toxicidad).

Distintas organizaciones ecologistas fundamentalistas llegan al extremo de proponer la vuelta a la labranza convencional en la agricultura, confrontando así con quienes la realizan con siembra directa y controlan las malezas con fitosanitarios debidamente autorizados, entre los cuales se encuentra el glifosato.


Hay que recordarles a estas instituciones ecologistas que la degradación irreversible más severa en la utilización de los suelos por la agricultura es la erosión hídrica y eólica y que gracias a la utilización de siembra directa estos problemas se reducen entre un 70 y 90% dependiendo del tipo de suelo, clima y sistema productivo. En la Argentina, un 90% de la agricultura se hace en siembra directa y ello ha permitido reducir la erosión sensiblemente.

Es claro ver en la agricultura europea en algunas zonas, y es raro que estas organizaciones ecologistas no lo registren, suelos totalmente degradados por erosión que continúan con labranzas convencionales, incluso a favor de la pendiente del terreno, dosis de fertilizantes que cuadruplican las usadas por la agricultura argentina, severos problemas de escurrimiento de agua, sedimentación y contaminación superficial de cursos de agua confluyendo todo esto en valores importantes de emisiones de CO2 a la atmósfera.


La utilización de siembra directa y otras tecnologías ha permitido en la Argentina no solo reducir sensiblemente los problemas de erosión sino que, además, se produjeron mejoras en la eficiencia del uso del agua de lluvia para producir una tonelada de granos (mm de lluvia necesarios para producir una tonelada de granos), medidas por la Fundación Producir Conservando en Venado Tuerto de entre un 50-95% y, a la vez, el uso de estas tecnologías ha permitido una reducción sensible (70-80%) de emisiones de gases de efecto invernadero (CO2) por la menor utilización de combustibles fósiles al no realizar labranzas.

Las mejoras en el uso del agua y menores emisiones de CO2 varían por cultivos y se evaluaron entre 1985 y 2012.

En forma simultánea a toda esta discusión está claro que el aumento de la demanda mundial de alimentos para los próximos años será muy importante y que ese incremento se registrará en países emergentes densamente poblados, que crecen sostenidamente desde hace años y mejoran la calidad de alimentación de sus poblaciones (J. Llach FPC 2010).

Este aumento de la demanda debería promover un crecimiento de la producción mundial para los próximos años y ello no será sino a través de una mejora en los rendimientos de los cultivos.

Las nuevas tecnologías, la utilización de buenas prácticas agrícolas, la mejora en la eficiencia de uso de recursos escasos como el agua para producir alimentos, la reducción de los procesos irreversibles de degradación de suelos (erosión) y un aumento de producción amigable con el ambiente que disminuya emisiones de gases de efecto invernadero serán los desafíos de la producción de alimentos en los próximos años.

Todo esto habrá que hacerlo, además, en un marco de reducción de subsidios a la agricultura (la Unión Europea la que lidera el monto de los mismos) y de reducción de trabas, regulaciones, cuotas, barreras arancelarias y para arancelarias al comercio de productos agrícolas. Solo de esta forma países emergentes de bajos ingresos per cápita en muchos casos, podrán acceder a una mejor alimentación para sus habitantes.

Es bueno también que las organizaciones ecologistas tomen nota de los trabajos que muestran claramente que los mayores problemas de intoxicaciones por fitosanitarios ocurren por una mala utilización de los mismos y mayoritariamente se registran en los distintos usos en el hogar y no en la producción de alimentos.

El autor es coordinador de la Fundación Producir Conservando

Glifosato: Aapresid celebró la prórroga para el uso del herbicida en Europa Josefina Pagani

Según el presidente de la entidad, Pedro Vigneau, si bien se renovó por cinco años se podría haber ampliado el plazo a quince años

El presidente de la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid), Pedro Vigneau, celebró que Europa haya renovado hoy por otros cinco años la autorización para el glifosato.

"Para nosotros es bueno, frente a la incertidumbre de la posibilidad de que lo prohíban, que otorguen cinco años, pero deberían ser quince más, básicamente porque la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés) y la European Chemicals Agency (ECHA), no encontraron razón para no otorgar la licencia por quince años más", señaló Vigneau a LA NACION.

El presidente de la entidad afirmó, además, que la prohibición para la Argentina hubiera sido un problema porque iban a surgir barreras paraarancelarias vía residuos mínimos en los productos que nuestro país exporta a la Unión Europea (UE), como la harina de soja. La otra preocupación era por el impacto en los modelos productivos por el eventual cambio de status del glifosato en el mundo.

"No hay que relajarse: hay que seguir trabajando para llevarle a la UE las herramientas necesarias para demostrar que el glifosato es un producto que utilizado bajo las condiciones que exige la ley no produce daños en la salud", señaló Vigneau.


Rebelión en Bolívar. La Nación

Presión

La presión de los productores de Bolívar surtió efecto. Tras el intento del ejecutivo local de hacer aprobar en el Concejo Deliberante una suba mayor al 40% en la tasa vial, con una movilización de 200 personas en el lugar los productores frenaron el incremento. Habrá un ajuste por el gasoil. La Rural de Bolívar la preside Fernando Alzueta (foto).


En pleno viaje

Los cambios en el Ministerio de Agroindustria de la Nación dejaron sus curiosidades. Dos que eran funcionarios al momento de emprender un viaje internacional, en plena travesía se encontraron con que se rumoreaba o confirmaba que no iban a continuar en sus cargos. Jorge Dillon salió rumbo a China como presidente del Senasa para tratar en ese país de la ampliación de los protocolos sanitarios para la carne vacuna, pero cuando regrese, pasado mañana, se encontrará con que su lugar lo tendrá Ricardo Negri, ex secretario de Agricultura y el hombre elegido para encarar una reforma en el organismo. El otro caso es el de Amadeo Nicora, ex presidente del INTA. El ministro Luis Miguel Etchevehere quiso hablar con él para informarle que no seguiría en el cargo, pero Nicora estaba la semana pasada en Alemania participando de la muestra Agritechnica. Nicora también hizo su último viaje como presidente del INTA y ahora en su lugar estará Juan Balbín.


Buscando lugar

Luego de que se conoció que el ex ministro de Agroindustria Ricardo Buryaile desistió de ir como embajador ante la Unión Europea por motivos personales, trascendió en los últimos días que el ex funcionario estaría buscando la posibilidad de tener otro cargo en el ámbito oficial. No sería en el gabinete, sino en algún otro lugar que le dé visibilidad. Buryaile quedó sensibilizado tras su sorpresivo desplazamiento de Agroindustria. No sólo no lo esperaba, sino que tampoco terminó de entender los motivos del reemplazo. En este contexto, para Buryaile también se abre una posibilidad electoral de cara a 2019. Más allá de que su intención es ser gobernador de Formosa, si el presidente Mauricio Macri se inclinara por Luis Naidenoff para esa batalla, a Buryaile le quedaría la opción de pelear para ser diputado. Una salida elegante en medio de una interna entre los dos radicales fuertes en esa provincia del norte argentino.

Córdoba: una obra alivió las inundaciones en el sudeste cordobés Gabriela Origlia

Una canalización por los desbordes de la laguna La Blanqueada permitió que haya menos agua en los campos desde 2014

Después de casi cuatro años con problemas de inundaciones y anegamientos por los desbordes de La Blanqueada, en el sudeste cordobés, las obras ejecutadas en los últimos meses dan resultado. "El agua está bajando, se puede trabajar un poco mejor. Pero hay que seguir haciendo", señaló a LA NACION Sergio Longoni, productor y contratista de la zona.

Desde abril de 2014 hasta los primeros meses de este año, el agua tapó miles de hectáreas. En mayo eran 400.000 las hectáreas anegadas, todas de las mejores tierras del país.

La ruta provincial 12, que comunica las localidades de Cavanagh y Corral de Bustos, estuvo más de un año cortada. La solución llegó con un alteo inaugurado en mayo. Así se recuperó el paso en el eje del corredor agrícola-ganadero y comercial del departamento Marcos Juárez.

Sandra Ghiano, productora de Cavanagh, fue una de las mujeres que se puso al frente de los reclamos del campo. "Tocamos todas las puertas; fuimos a todos lados -cuenta-. Los pedidos eran con fundamentos, no se podía trabajar. No iba a permitir que el esfuerzo de cinco generaciones quedara bajo el agua".

La laguna La Blanqueada recibe agua desde la zona sudeste de Córdoba (Arias, Alejo Ledesma) y desagota naturalmente hacia el límite con Santa Fe para después seguir al Carcarañá.

Las obras, sin embargo, están desagotando hacia los bañados de Jume que están entre Corral de Bustos y Camilo Aldao.

Dos bombas arroceras se instalaron en La Blanqueada y sacan el agua hacia ese sector en vez de hacia Santa Fe. Los productores coinciden que la que mejor funciona es la de la cuenca 5, mientras que en la 7 la situación es más complicada.

"El curso natural va hacia Santa Fe; Córdoba avanzó con estas obras para solucionarlo, pero le estamos porfiando al agua -señala Ghiano-. La solución de fondo es un trabajo integral que acuerden esas dos provincias y Buenos Aires".

Los productores aseguran que en el área donde el desagote funciona mejor las napas freáticas están a 1,60 metros del nivel del suelo, mientras que en el otro sector están más arriba, a unos 60 centímetros.

Una canalización "integral" con un consenso tripartito, entiende, sería lo ideal. Además de las obras, colaboró que en los últimos meses las lluvias fueron menos abundantes y eso permitió disminuir el nivel de la laguna.

Los caminos rurales todavía tienen serios problemas. El peor, apunta Longoni, es uno frente a la laguna que los productores levantaron 1,5 metros con piedras y escombros para tratar de pasar. "Los tractores quedaban trabados con agua hasta arriba de los faroles; las pérdidas fueron muchas. Y hace falta más plata para poder terminar de recuperarlos", dijo

Atraer o ahuyentar inversiones Cristian Mira

En los países desarrollados, los estados locales compiten entre sí por atraer inversiones. Además de ofrecerles sus ventajas competitivas, los seducen con rebajas impositivas para que se radiquen en sus territorios y generen trabajo y actividad económica. En la Argentina, acostumbrada a vivir a los saltos, es difícil encontrar un momento de su historia en el que las provincias se hayan embarcado en un proceso similar. Generalmente han debido recurrir a la pelea con el gobierno nacional por el reparto de recursos para cerrar sus déficit fiscales. Sin embargo, pese a los sobresaltos, las decisiones que tomen los gobiernos provinciales o locales son cruciales en el momento de decidir una inversión. Si toman una medida equivocada pueden ahuyentar a quienes quieran radicar un proyecto productivo o desalentar a quien ya está radicado y tiene la intención de invertir pero, por sus características, no puede mudarse a otro lugar que le ofrezca mejores condiciones.

Esto se puede observar en el caso de la agroindustria, según un relevamiento de la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional, entre diciembre de 2015 y la actualidad hubo anuncios de inversión en el sector por 2723 millones de dólares. El relevamiento, que toma los datos de las informaciones públicas hechas por las propias empresas, señala que el ránking por origen provincial lo encabeza Corrientes, con 860 millones de dólares, y lo siguen Santa Fe, con US$ 696 millones, y Buenos Aires, con US$ 634 millones.

Esas inversiones abarcan rubros como la industria frigorífica, maquinaria agrícola, semillas, molinos y energías renovables, entre otros. Directa o indirectamente se relacionan con quienes originan la producción: agricultores o ganaderos. Por eso, no deberían verse en forma aislada las decisiones que toman los gobiernos provinciales o locales cuando aumentan el impuesto inmobiliario o establecen normas a contramano de toda lógica. Eso se advierte en la provincia de Buenos Aires.

Al incremento del 50% en el inmobiliario rural para 2018 se suma un revalúo de oficio establecido por ARBA para 17.000 contribuyentes en la cuota del tributo en noviembre con aumentos de entre 35 y 120%, según informó Carbap y publicó LA NACION. Esos incrementos se realizaron mediante la declaración del formulario 911 sobre aptitud productiva.


La sensación de que el agro otra vez está pagando más de lo que le corresponde fue expresada esta semana por la Mesa Agropecuaria Provincial, que señaló que "las bajas de Ingresos Brutos y Sellos no llegan a morigerar el alto impacto del Inmobiliario Rural".

En un comunicado, tras reunirse el martes pasado, Carbap, la Sociedad Rural, Coninagro y Federación Agraria, dijeron que "otra vez el campo es tomado como una fuente inagotable de financiación fiscal, estimando de manera equivocada su verdadero poder de contribución impositiva, siendo que paga más impuestos que otros sectores de la economía". Los dirigentes comenzaron a golpear las puertas de los despachos de La Plata para intentar una reducción del impacto impositivo. Para no cortar puentes aclararon que "la Mesa Agropecuaria apoya la gestión del gobierno en muchos aspectos, especialmente en la lucha contra la pobreza y las mafias, y la obra pública, pero no por ello dejará de buscar la equidad fiscal en el marco de una mayor producción".


Otro caso de decisión que va en la dirección de ahuyentar inversiones lo dio Rosario, cuyo consejo deliberante prohibió el uso del glifosato. La disposición, que toma como base la cuestionada calificación de la Iarc al herbicida como "probable cancerígeno" abarca al radio urbano. Sin que el principal organismo del país en materia de sanidad vegetal y animal, el Senasa, le haya elevado la categoría de riesgo al herbicida, ya que está incluido entre los productos de "banda verde", Rosario se embarca en una iniciativa sin sustento científico y técnico. "Es un disparate, algo que no tiene pies ni cabeza", dijo el presidente de Aapresid, Pedro Vigneau, según publicó LA NACION anteayer.

Más racional es la decisión del gobierno de Entre Ríos que anunció esta semana el gobernador Gustavo Bordet en la mesa foresto-industrial de derogar la ley de la madera que le impide a la provincia exportar cortes. Esa norma fue uno de los motivos del freno que tiene la forestación en el país.

La dimensión provincial y local tiene mucho para jugar en el destino de la producción. Los países competitivos lo saben y no la descuidan.

Antes de la cosecha, exportadores anticipan compras de trigo. Pablo Adreani



Con la trilla recién iniciada, la exportación compró 4,8 millones de toneladas, 40 por ciento del saldo exportable. 

La cosecha de trigo se va generalizando con rindes muy pobres para el NEA (14 quintales) y el NOA (10 quintales), de acuerdo con el último Panorama Agrícola Semanal que publica la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.
Los rindes en el centro de Córdoba van mejorando a 19 quintales, pero siguen siendo bajos en comparación con un año normal. El porcentaje de cosecha nivel país llega al 12,5 por ciento, con un rinde promedio de 15 quintales. La Bolsa mantiene su estimación de 17 millones de toneladas de producción para esta nueva cosecha que recién se inicia.
Veamos cómo esta terminando el año comercial de la cosecha 2016/17. Los exportadores han comprado hasta el 15 de noviembre un total de 12,7 millones de toneladas de trigo, con precio y a fijar. Las ventas registradas llegan a 12 millones de toneladas. En consecuencia la posición de la exportación es de 700 mil toneladas “compradas”; es decir que llegaron al final del año comercial sin ningún problema de físico y con un excedente de 700 mil toneladas que es muy posible que se embarquen en las próximas semanas.
Dinámica comercial
Si analizamos la situación de la actual cosecha de trigo vemos con sorpresa que los exportadores ya tienen compras acumuladas de trigo nuevo, que recién ha comenzado la cosecha, por un total de 4,8 millones de toneladas.
Este volumen equivale a casi el 40 por ciento del saldo exportable total; un dato que de alguna forma muestra cual ha sido la estrategia de los exportadores: comprar anticipado lo máximo que pueda, pues pasada la cosecha será muy difícil sacar a los productores el físico o trigo disponible.
Otro dato para tener en cuenta es que el precio del trigo disponible (158 dólares) supera en 13 dólares al precio del trigo disponible que cotizaba a igual momento de la campaña anterior.
La tendencia del mercado disponible durante esta semana ha sido bajista, y no descartamos que la baja pueda consolidarse a medida que siga avanzando la cosecha.
Maíz
La situación está relativamente holgada, al menos para el corto plazo. Los exportadores tienen declaradas compras acumuladas por 24,1 millones de toneladas, mientras que las ventas llegan a 22,6 millones de toneladas.
Se deduce que la posición long, o comprada, de la exportación arroja un saldo de 1,475 millones de toneladas que todavía no se ha vendido. A pesar de esta posición relativamente cómoda, la exportación debe enfrentar en la nueva cosecha un tema que va a distorsionar el patrón de comercialización. Nos referimos al atraso en las siembras de maíz que, según la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, llegaba al 15 de noviembre al 35 por ciento, contra el 60 promedio de los últimos años.
Si esto se confirma, quiere decir que el maíz tardío o de segunda este año podrá llegar al récord de ocupar el 65 por ciento del área de siembra total.
De esta manera, la cosecha de maíz de siembra temprana o normal tendrá el efecto directo de producir el menor ingreso de maíz físico al circuito comercial durante los meses de marzo y abril. No hay dudas que tendrá un fuerte impacto en el mercado, y de hecho lo podrá tener en el corto plazo. Tal vez por este motivo se ha producido un aumento en el precio del maíz disponible: cotiza ahora a 140 dólares, contra un maíz abril 2018 que vale 148 dólares.
Y ahora vamos con la perla de la semana. Nuestro análisis indica que el maíz disponible tiene más chances de subir y afirmarse que de bajar. Conforme nos acerquemos al ingreso de la nueva cosecha, la exportación es probable que presione a la suba el precio del maíz disponible.

Etanol, mezcla de oportunidad y también de imprevisibilidad. Alejandro Rollán



En los últimos tres años, el Estado redujo dos veces el precio del Etanol, un producto que, en los papeles, busca promocionar.

Es la excepción que confirma la regla. En una economía en la que casi todos los precios suben, por el aumento de costos, hay uno que baja. Y lo raro es que no lo hace por una cuestión de oferta y demanda: lo hace por una intervención estatal. Esta rareza es el etanol, el combustible renovable que se produce sobre la base de maíz y de caña de azúcar y que se utiliza desde 2010 para mezclar (actualmente con 12 por ciento) las naftas que se venden en el mercado interno.
Es que en los últimos tres años, el Gobierno nacional –que por ley tiene la facultad de fijar el valor del combustible que compran las petroleras– decidió modificar en dos oportunidades las reglas de juego, a través de una baja en el precio del producto renovable.
La primera vez fue en septiembre de 2014, bajo la administración de Cristina Fernández, y la última este mes, bajo la gestión de Mauricio Macri. En ambos casos, la industria se quejó por la forma arbitraria y deliberada de la intervención estatal en el precio, en especial por tratarse de una actividad que busca promocionarse con más y nuevas inversiones.
La imprevisibilidad dijo presente sobre un sector que, en el caso del etanol de maíz –y que tiene a Córdoba como la principal provincia productora– invirtió en los últimos siete años más de 300 millones de dólares. Así lo hizo saber, por ejemplo, la Bolsa de Cereales de Córdoba, la única institución de la provincia que salió a objetar la decisión del Ministerio de Energía de la Nación. Aseguró que este tipo de medidas “conspira contra la seguridad jurídica, insumo vital a los efectos de conseguir las tan necesarias y ansiadas inversiones que el país requiere”.
Más intervención
La corrección que en menos de 20 días realizó la Secretaría de Energía a su decisión de bajar 21 por ciento el precio mayorista del etanol de maíz atenuó, en principio, el impacto de la medida inicial. Luego de abrir una instancia de negociación y revisión con la industria, que en el sector privado se preguntan por qué no se hizo desde un comienzo, la repartición dispuso esta semana que la rebaja fuera de 10,5 por ciento (la mitad de lo previsto inicialmente), a lo que se sumará otra reducción en febrero próximo. Por este primer reajuste en el precio, la industria del etanol en la provincia perderá más de 500 millones de pesos. “No es lo ideal para un sector que tiene todo para crecer y que tiene previstas inversiones por 500 millones de dólares”, admitió un empresario ligado al negocio.
La magnitud de la rebaja en el valor del etanol estuvo lejos de trasladarse de la misma manera al precio de las naftas en el surtidor, que bajó 1,5 por ciento a comienzo de mes, pero que espera por una nueva suba en las próximas horas.
Durante el año pasado, las tres etaloneras que funcionan en la provincia (Bio 4, en Río Cuarto; ACA Bio, en Villa María, y Pro Maíz, en Alejandro Roca) produjeron 344 mil metros cúbicos de etanol. Si se tiene en cuenta que para producir un metro cúbico de etanol se necesitan 2,5 toneladas de maíz, el complejo demandó 860 mil toneladas de maíz. El volumen representa casi 10 por ciento de toda la producción del cereal de la provincia, que no salió por el puerto de Rosario y que se quedó en la provincia dando mano de obra y valor agregado.

Tasas por servicios para el agro suben 23% promedio. Favio Re



Definen nuevos montos para inscribir o renovar permisos para operar con agroquímicos, y para marcas y señales.

Los cedulones del Impuesto Inmobiliario Rural recargados entre 27 y 42 por ciento no son el único aumento que deberán afrontar los productores agropecuarios cordobeses el próximo año.
La Ley Impositiva que forma parte del proyecto de Presupuesto 2018 elevado por el Ministerio de Finanzas a la Legislatura incluye un aumento promedio del 23 por ciento en las tasas que cobra el Ministerio de Agricultura y Ganadería por diversos servicios, como las habilitaciones de depósitos de agroquímicos o de las máquinas que los pulverizan, o los trámites vinculados al registro de marcas y señales de animales.
Agroquímicos
Las variaciones más llamativas se dan en el caso de un asesor fitosanitario: si tiene que inscribirse por primera vez, deberá abonar 500 pesos, 19 por ciento más que los 420 pesos que rigieron a lo largo de 2017. Pero hay un cambio radical si necesita renovar su habilitación: hasta ahora, era un trámite bianual que costaba 130 pesos; ahora pasa a ser anual, por 150 pesos.
En cuanto a los depósitos de agroquímicos, inscribirlos aumenta 14,3 por ciento, de 1.050 a 1.200 pesos; mientras que renovar el permiso se incrementa de 600 a 700 pesos (16,7 por ciento).
Para las empresas aeroaplicadoras, tanto sean aéreas como terrestres, la tasa que hay que abonar a la hora de inscribirse aumenta 23 por ciento, pero hay diferencias a la hora de la habilitación anual: cada avión que pagaba 450 pesos cada dos años, ahora pasa a pagar 550 por año; entre las pulverizadoras terrestres, la suba es 16,7 por ciento para las autopropulsadas y 22,2 por ciento para las de arrastre.
Marcas y señales
En lo que respecta a las tasas que cobra la Secretaría de Ganadería, el derecho de inscripción en el registro de marcas aumenta 22,2 por ciento, de 90 a 110 pesos; mientras que en el de señales crece 23,5 por ciento, de 85 a 105 pesos.
La renovación, independientemente de la cantidad de animales a marcar o señalar, se incrementa en torno al 23 por ciento.
Por último, las inspecciones sanitarias también suben en ese rango, tanto lo que se cobra por cada animal faenado como la tasa mínima mensual que tiene que pagar cada frigorífico o matarife independientemente de los animales que sacrifique.

Con un crédito chino, el Gobierno construirá un mega parque de energía solar en La Puna



El préstamo es por 331,5 millones de dólares. La inversión permitirá abastecer de energía “limpia” a más de un millón de personas.

 Ministerio de Finanzas de la Nación informó que, el subsecretario de Relaciones Financieras Internacionales, Martín Soto, y representantes del Export-Import Bank de China, suscribieron un acuerdo de financiamiento por 331,5 millones de dólares, a una tasa de tres por ciento a 15 años (con cinco de gracia), que se destinarán a la construcción del Parque Fotovoltaico Cauchari Solar I, II y III en la provincia de Jujuy. 
El proyecto permitirá aumentar la disponibilidad y acceso de fuentes de energía renovables al Sistema Argentino de Interconexión (SADI), a través de la instalación de tres parques solares fotovoltaicos de 100 MW cada uno de potencia instalada. 

“Asimismo, incentivará el desarrollo económico con un impacto ambiental positivo, dando utilidad a tierras sin alternativas de uso y generando puestos de trabajo para los habitantes de la región y de toda la provincia”, destacó Finanzas.
Detalles 
La obra se llevará a cabo en la región de La Puna, localidad de Cauchari del Departamento de Susques, provincia de Jujuy, a unos 278 kilómetros en línea recta hacia el Suroeste de la ciudad de San Salvador de Jujuy, siendo su ubicación estratégica desde el punto de vista del recurso solar. 
La planta asegura la provisión de energía para unos 300 mil hogares; es decir, aproximadamente 1,2 millones de personas. 
“Además, la materialización de este proyecto incentivará a la economía de la región, generando durante su construcción aproximadamente 600 puestos de trabajo y, durante su operación, aproximadamente 100 empleos”, indicó el Ministerio.
Un aspecto saliente es que también se verán beneficiadas las comunidades aborígenes, debido a que se prevé que el dos por ciento de las ganancias que arroje el parque se destinen a los pobladores originarios.

Dólares: el aporte semanal del agro, el más bajo desde que asumió Macri



Los exportadores de oleaginosas y cereales liquidaron 173 millones de dólares, el monto más bajo desde mediados de diciembre de 2015.

La liquidación de divisas por parte de la agroindustria (exportadores de granos y de cereales) tuvo en el período comprendido entre el 21 y el 24 de noviembre su cifra más baja desde mediados de diciembre de 2015, cuando llegó a la presidencia Mauricio Macri.
De acuerdo con lo informado por la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) y el Centro de Exportadores de Cereales (CEC), entidades que representan un tercio de las exportaciones argentinas, en la última semana liquidaron 173,86 millones de dólares. 
Para encontrar una cifra más baja hay que retrotraerse hasta la semana del 9 al 11 de diciembre de 2015, cuando el sector aportó 71 millones de dólares. Luego de esa semana, el sector introdujo 2.850 millones de dólares en un mes, a partir de un acuerdoentre el nuevo gobierno y el sector. 
En lo que va del año, el sector liquidó 19.924 millones de dólares, 10,5 por ciento menos que en igual período de 2016, cuando el aporte fue de 22.260 millones de dólares.
Contribución
La liquidación de divisas está fundamentalmente relacionada con la compra de granos que luego serán exportados ya sea en su mismo estado o como productos procesados, luego de una transformación industrial.
La mayor parte del ingreso de divisas en este sector se produce con bastante antelación a la exportación, anticipación que ronda los 30 días en el caso de la exportación de granos y alcanza hasta los 90 días en el caso de la exportación de aceites y harinas proteicas. Esa anticipación depende también del momento de la campaña y del grano de que se trate.

Pelegrina: “El mejor impuesto para el campo es Ganancias”



El presidente de la Sociedad Rural le dio una entrevista a La Voz en el que abordó todos los temas que afectan a la producción agropecuaria argentina.

El nuevo presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Daniel Pelegrina, consideró que el impuesto a las ganancias es el “mejor impuesto para el campo”, y que eso se refleja en que la quita de retenciones se compensó con los mayores tributos pagados a raíz de las campañas récord de trigo y maíz.
Pelegrina mantuvo una entrevista con La Voz, en la que destacó que “estábamos de espaldas al mundo y hoy nos estamos incorporando” y cuestionó que el tipo de cambio sigue afectando la competitividad, aunque “no todo se resuelve con una devaluación”.
La entrevista completa se reproduce a continuación: 
–¿Cómo ve al campo argentino a dos años del Gobierno de Cambiemos?–Lo veo totalmente cambiado. Hubo un cambio de rumbo cierto y correcto, muy positivo. Intervinieron rápido con medidas que veníamos solicitando y que han sido motivos de conflictos: retenciones y restricciones al comercio. Estábamos de espaldas al mundo y hoy nos estamos incorporando para sacar adelante nuestra producción.
–¿Cómo analiza la baja progresiva de las retenciones a la soja?
–Es lo posible. No podemos desentendernos de la realidad social, hay mucha gente todavía con problemas. Nos hubiera gustado, obviamente, otro cronograma pero este es el posible. El Gobierno apreció verdaderamente el arrastre que teníamos. Lo importante es tener la certidumbre de que esto va hacia la eliminación total. Es muy importante que se haya arrancado eliminando las insólitas e inexplicables retenciones a las economías regionales que tienen tantos problemas de competitividad. Estamos confiados.
–Las provincias dejarán a la agricultura exenta de los impuestos a los Ingresos Brutos en 2020…
–Ingresos Brutos nos va comiendo una parte importante de nuestras posibilidades porque aumenta los costos y afecta al consumidor con una sobredeterminación sobre el precio de entre el 10 por ciento y el 15 por ciento. La eliminación es el camino, nos hubiera gustado una mayor velocidad pero entendemos que es difícil después de tantos años de medidas equivocadas.
–¿La fuerte actividad agropecuaria es la respuesta a la baja en la presión fiscal?
–Dos años después están los resultados: ha crecido la superficie de maíz. Hay un trigo recuperado después de la catástrofe que traíamos. Son cultivos que hacen absolutamente necesaria la rotación por la sustentabilidad de nuestro sistema de producción.
–¿Son las tasas municipales un problema para el campo?
–Las tasas municipales tienen que reflejarse en el servicio que nos prestan. Y eso no ocurre. La falta de mantenimiento de los caminos vecinales ha hecho que se conviertan en ríos. En muchos lugares se ha podido sembrar y luego cosechar, pero después no se ha podido sacar la producción.
–¿Cuál es el mejor impuesto para el campo?
–El impuesto a las Ganancias. Siempre dijimos que cambiar un impuesto tan regresivo como las retenciones iba a ser rápidamente compensado por una mayor producción y aporte a través de Ganancias, tanto para el campo como para todo lo que se genera alrededor. Y es lo que está pasando: tenemos maíz y trigo en niveles récord.
–A dos años de la salida del cepo. ¿Cómo está hoy el tipo de cambio?
–Le falta competitividad. Lo que sucede es que la inflación nos va erosionando los precios e inflando los costos. Si bien está retrasado, el precio del dólar no es el único componente de la competitividad. Falta infraestructura y logística. No se resuelve todo con una devaluación.
–Uno de los ejes que el Gobierno nacional dice tener para su gestión es la generación de empleo privado registrado. ¿Qué aporte puede hacer el campo teniendo en cuenta los altos niveles de informalidad que tiene?
–El campo debe ser un ejemplo en el país y en el mundo y parte de eso es la recuperación del Renatre, después de una increíble detracción kirchnerista. Allí se demuestra que los dadores de trabajo queremos que haya mucha más gente registrada, formada, con capacidades crecientes, y atendidas como corresponde. Ese registro es un buen camino. Nuestro aporte es mucho de la mano del desarrollo local, porque el campo es quien arraiga y genera riqueza. Tenemos que ser inteligentes porque en un futuro cercano el trabajo va a ser un tema de comercio internacional porque los países van a tratar de proteger su trabajo.

El hipergradualismo sigue golpeando al sector privado, por Roberto Cachanosky

Si bien Cambiemos tiene un importante contenido progresista y se esfuerza por despegarse de toda postura cercana al liberalismo clásico, es decir el liberalismo que propone limitar el poder de los gobernantes, tener un gasto público bajo e impuestos reducidos y una economía abierta al mundo y desregulada para que la gente pueda desarrollar su capacidad de innovación, igual los progres de otros partidos políticos lo acusan de estar haciendo un ajuste salvaje sobre el sector público. Es decir lo corren por izquierda a un gobierno que pretende estar en el cuadrante progresista.

La realidad es que el único ajuste salvaje que se observa es sobre el sector privado dado que el gasto público del gobierno nacional aumentó el 31% en los primeros 9 meses de este año (incluyendo los intereses de la deuda pública como corresponde hacer la cuenta) versus igual periodo de 2016 contra una inflación del 25%. Es decir, tenemos un aumento del gasto del 6% en términos reales. Es cierto que hay una desaceleración en el aumento del gasto público en lo que va del año, pero todavía no logra la meta de crecer al mismo ritmo que la inflación tal cual espera el gobierno.

En rigor, tampoco hay una propuesta de reducción del gasto público en el esquema del gobierno. El gasto crece al mismo ritmo que la inflación, pero crece. Diferente es que baje el gasto público en términos nominales por una reforma del estado.

El gradualismo en materia de gasto público lleva a un hipergradualismo para bajar la carga tributaria sobre el sector privado que está en blanco, con lo cual la inversión privada sigue sin tomar impulso.

Si uno observa los datos sobre creación de empleo del Ministerio de Trabajo, entre noviembre de 2015 (último mes completo de gobierno k) y agosto de 2017 hay un aumento de 163.000 puestos de trabajo en blanco. Sin embargo, la cantidad de empleados en blanco del sector privado todavía está por debajo de noviembre de 2015 en 56.000 puestos mientras que crece en 39.000 puestos los asalariados del sector público tomando nación, provincias y municipios.

Gráfico 1



Otro dato importante es el aumento de 66.000 puestos en el monotributo social. Esto está relacionado con el aumento en la cantidad de planes sociales que requieren de estar inscriptos en el monotributo social (más gasto público). Lo que se observa, entonces, es que la creación de puestos de trabajo es de baja calidad (empleados de casa de familia, monotributo social y empleo público) con muy lento crecimiento del empleo privado. Incluso si se compara agosto de este año contra enero 2016, primer mes completo del gobierno de Cambiemos, todavía el empleo en el sector privado está 26.700 puestos abajo. Dicho nuevamente, el ajuste está recayendo sobre el sector privado y el sector público continúa asfixiando al sector privado.

Considerando que el gradualismo adoptado por el gobierno requiere de seguir tomando deuda pública para financiar el déficit fiscal, y además esterilizar con más deuda del BCRA la expansión monetaria en que se traduce el endeudamiento externo, el gasto público tiene una dinámica de aumento solo por el mayor stock de deuda pública que exige de un mayor monto de intereses a pagar.

Si bien en el gráfico 2 de Nicolás Cachanosky se observa una caída de la deuda externa en la época de Néstor Kirchner, en parte se explica por el pago al contado al FMI, pero en parte por el primer canje de deuda externa que dejó afuera a los holdouts que luego ganaron el juicio, de manera que la deuda real era mayor pero contablemente la escondieron como menor.

Aun así, la curva crece muy fuerte en los casi dos años del gobierno de Cambiemos, tanto la externa como la interna.

Gráfico 2



FUENTE: NICOLAS CACHANOSKY

Lo relevante no es comparar el stock de deuda respecto al PBI, porque el PBI es un flujo y la deuda es un stock que no vence toda en un año. Es como si alguien tomara un crédito hipotecario a 20 años y dividiera la deuda hipotecaria por los ingresos de un año en vez de los ingresos de los 20 años. El primer dato no dice nada. Sí es un indicativo la relación intereses a pagar anualmente respecto al PBI y lo que tenemos es que entre la deuda del tesoro y del BCRA los intereses anuales representan 5 puntos del PBI.

En síntesis, no solo el sector público no se ajustó en gasto total, en empleados públicos, sino que el gradualismo, por los intereses a pagar pesa cada vez más sobre el sector privado.

Francamente no veo converger este modelo hipergradualista hacia un equilibrio fiscal ni hacia un despegue importante en el sector privado de la economía que produzca una explosión de inversiones con nuevos puestos de trabajo en el sector privado.

En definitiva, tal vez el gobierno debería replantearse si no es mejor endeudarse para reestructurar el sector público y así bajar el gasto y la carga tributaria. Ese menor peso del estado sobre el sector privado permitiría un crecimiento más acelerado con lo cual la deuda se pagaría sola por el crecimiento y el modelo tendería al equilibrio fiscal. Veo esta idea más atractiva que seguir endeudándose para cubrir un eterno déficit fiscal agravando el problema.

Fuente: Economia para Todos
 
Design by Grupo Delecluse | Published by Widgets para blogger | Powered by Blogger.com.
© Copyright 2012-2013 Asociación de Productores Rurales de Marcos Juárez All Rights Reserved.