Asamblea del Consorcio Caminero. VIDEO

2015/11/30

http://www.multimedioscorral.com.ar/post/pepe-sciutto.jpg

El presidente del Consorcio, Juan Jose Sciutto, hablo para Acontecer de la Asamblea realizada la semana pasada. El video con la nota a continuación.


Los cuatro pedidos de Macri a Buryaile

El ministro de Agricultura que nombró Mauricio Macri contó que lo llamaron el miércoles para confirmarle el cargo. Buryaile enumeró los cuatro pedidos que el presidente electo le hizo al momento del ofrecimiento del cago
"Tome conocimiento por los diarios el día lunes y el miércoles me llamo Mauricio Macri y acepté gustoso la propuesta", relató el diputado nacional Ricardo Buryaile, que desde el 10 de diciembre será ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación.
Buryaile enumeró los cuatro pedidos que el presidente electo le hizo al momento del ofrecimiento del cago. "Que trabaje en equipo, que tenga humildad, que una a los productores agropecuarios y que zanje algunas diferencias y que no toque un peso ajeno ni permita que nadie lo haga", describió.
"Mauricio Macri tiene el compromiso de bajar todas las retenciones excepto las de la soja que lo harán 5 por ciento por año", explicó el futuro responsable de la cartera agropecuaria nacional. Y agregó "lo que ha pasado es que en el mejor momento, quizás, en el mundo para la industria agroalimentaria tenemos economías regionales quebradas".
El diagnóstico del ministro designado tiene un responsable: el aumento sostenido de precios. "Los productores la están pasando muy mal porque la inflación se les comió el poder adquisitivo", concluyó.
En declaraciones a radio Continental, el actual diputado por la Unión Cívica Radical estimó además en u$s4.500 millones la producción guardada en silo-bolsas, y confió en que una vez implementadas las medidas prometidas serán liquidadas.
"El productor agropecuario, por la inflación, está acostumbrado a guardar su mercadería, y a venderla a medida que lo va necesitando. Todos los candidatos lo dijeron durante la campaña", expresó.
En ese sentido, Buryaile dijo que hay que darle "previsibilidad" a los productores, y que eso se consigue controlando la inflación y con reglas claras en cuanto a la cuestión impositiva.
En tanto, en declaraciones a radio Milenium, el productor ganadero evitó arriesgar a cuánto estará el dólar una vez que se libere el cepo cambiario, y advirtió que "hay tener cuidado" para "que haya el menor impacto posible en la canasta familiar" a partir el incremento del precio que recibirán los exportadores de materias primas.
Además, si bien confió en la ayuda que dará la liquidación de la cosecha retenida por los productores, aseguró que "seguramente habrá que recurrir al endeudamiento y apelar a la confianza de la gente" para dinamizar la economía.

Con cuánto dinero se van del Gobierno los principales funcionarios kirchneristas

Cuando Néstor Kirchner fue elegido presidente en 2003, junto a Cristina Kirchner declararon bienes por $6.851.810. Entre 2007 y 2008 pasaron de $17 millones a $46 millones.

Tras la muerte del ex presidente, luego de la sucesión de bienes, la titular del Poder Ejecutivo declaró por $39 millones. En 2012, superaba los $48 millones, y se va del Gobierno con $64.629.891. Es decir que durante la era kirchnerista su patrimonio creció 843,25%. En el registro, no se incluyen los bienes a nombre de sus hijos.

Sergio Berni, actual secretario de Seguridad, asumió en 2003 como Director Nacional de Asistencia Comunitaria.Llegó con $226.000 en bienes, y se va con $6.928.325: el dinero está repartido en un complejo hotelero, casas, departamentos y lotes.

Aníbal Fernández, actual jefe de Gabinete, fue designado ministro del Interior en 2003. Llegó con $679.906 y se va $3.391.104. El vicepresidente, Amado Boudou, fue también director de Anses y ministro de Economía. Tenía un patrimonio de $811.730 en 2007 y se retira con $2.206.325.

La gobernadora electa de Santa Cruz, y ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, ingresó al Ejecutivo en 2003 con $163.171 y sale con $636.743: sólo declara un lote de 1.666 m2 en El Calafate. Por otro lado, Carlos Zannini, secretario Legal y Técnico, llegó a su puesto con $506.757 y deja el poder con $793.165.

El ex ministro de Salud Juan Manzur tenía $5 millones declarados cuando fue nombrado en el cargo, en 2009. Se retira seis años después con un patrimonio de $23 millones, según publica Clarín.

Con el patrimonio de los funcionarios en el centro del debate, el presidente electo, Mauricio Macri, habló en La Cornisa sobre su posición de cara a un nuevo gobierno y anticipó cómo le demostrará a la ciudadanía que no busca enriquecerse. Sobre los 52 millones que declaró recientemente, dijo: "Estoy buscando un instrumento que le dé transparencia a mi situación patrimonial mientras dure la Presidencia. Voy a intentar generar un instrumento, un fideicomiso".

Destacó que se interioriza sobre la calidad de vida de sus principales funcionarios "para poder comparar" y "entender cuál es la situación". Además, dijo que tiene "muchos colaboradores que no están salvados, que viven de su sueldo".

"Yo no voy a dudar, no voy a dudar. No le tengo miedo a los poderosos ni a las corporaciones, ni a los intereses del mundo. Tengo claro, los conozco, los entiendo, los veo venir. Y voy a defender bien los derechos de los argentinos", señaló.

En cuanto a la corrupción, agregó: "Cualquiera que toque un peso que no le pertenece, el primer problema lo va a tener conmigo. Así que este es un tema que no es negociable".

HUMOR. Bienvenido Compañero Presidente Mauri. Alejandro Borensztein

De lo único que siempre estuve convencido, amigo lector, era que ganando Macri o Scioli, el kirchnerismo estaba forfai. Me cansé de decírselo.
Algunos sitúan el comienzo de la debacle en la soberbia del 54%. Para mí, volcaron y se pusieron el plan de sombrero el 13 de marzo de 2013, cuando sorpresivamente apareció Francisco. Su sola presencia frenó el inolvidable y suicida “vamos por todo”. Después maduró el knock out con el Compañero Massa. Desde entonces, todo lo que hicieron o intentaron hacer fue en vano.
También le voy a decir, amigo lector y compañero de resistencia, que entre diciembre de 2013 y agosto de 2015 (fecha de las PASO) estuve convencido de que nosotros ganaríamos las elecciones con el Compañero Mauri a la cabeza. Incluso, apoyé la jugada de no juntarnos con Massa. No nos sumaba.
Sin embargo, con el resultado de las PASO, entendí que nuestro triunfo con el Compañero Lancha sería inexorable. La teníamos ganada. Nosotros con el 38% y Macri con el 24%, no teníamos más nada que discutir (el 6% restante de Cambiemos eran de Lilita y de Sanz). Nos alcanzaba con que luego, en la primera vuelta, Scioli manoteara algo del 62% del voto peronista que sumábamos entre él, Massa, De la Sota y Rodríguez Saá. Era un asunto terminado.
Por lo tanto, después de dos años de estar convencido de que ganábamos con Macri, me di cuenta de que finalmente ganábamos con Scioli.
Con la misma sinceridad debo decir que, tras los resultados de la primera vuelta, comprendí definitivamente que, ahora sí, ganábamos con Macri.
La paliza de Vidal al Compañero La Morsa y los tres miserables puntitos de ventaja que nos había sacado el Compañero Lancha sentenciaban la suerte del Frente para la Victoria. Las cartas ya estaban jugadas. Como ve, amigo lector, no me equivoqué: el Compañero Mauri es el nuevo Presidente. Siempre lo dije.
O sea, una elección que perdieron unos tipos que la tenían ganada después de haberla tenido perdida. Y viceversa.
Desde entonces, en el gobierno todo es estupor y confusión. “Prácticamente empatamos”, dijo el Jefe de Gabinete a quien unos días antes María Eugenia Vidal, que según él necesitaba un GPS para llegar a Avellaneda, le terminó haciendo pelo y barba (no digo bigote porque para eso hace falta llamar a licitación pública). Así están estos tipos.
Algunos funcionarios kirchneristas llevan 12 años confundidos. Los Kirchner son como esos japoneses que cada tanto aparecen escondidos en la selva porque nadie les avisó que la Segunda Guerra Mundial terminó hace 70 años.
Eso eran ellos cuando llegaron de Santa Cruz y nunca dejaron de serlo. En el fondo, el problema no fue el autoritarismo sino la ignorancia.
Mientras tanto, el Compañero Presidente Mauri ya nombró a todos sus ministros. Tal vez quien la tiene más difícil es la futura canciller Susana Malcorra, actual Jefa de Gabinete de la ONU bajo la presidencia de Ban Ki Moon. Una mujer de gran prestigio internacional y amplio reconocimiento en la diplomacia. Tiene una tarea titánica: explicarle al mundo que, créase o no, ella viene del mismo país que Timerman. 
También la tiene complicada Prat Gay, que declaró “hasta el 10 de diciembre no vamos a saber con qué nos encontramos”. Si me preguntan a mí, ya les voy avisando que no se van a encontrar con nada. Del Banco Central se llevaron hasta el cajero automático y si llamás al fonobanco, el contestador dice “el numero solicitado no corresponde a un abonado en servicio”.
No sólo están los nuevos que llegan, sino también los viejos a los que quieren rajar: Vanoli, Gils Carbó, Sabatella, Parrilli y otros tantos.
Inclusive quieren volar a los que manejan el INDEC. En este caso, no se por qué tanto apuro. Todas las dudas sobre las cifras las acaba de despejar Zannini cuando dijo: “Hay dos países: uno del centro, rico y concentrado que votó a Macri y el otro del interior y pobre que eligió la fórmula del FPV”. Yo sabía que había muchos pobres, pero nunca me imaginé que tantos.
Tampoco me apuraría con Vanoli, el del Banco Central. Hay que dejarlo un rato más. Cuando le vengan a cobrar todos los dólares que vendió a futuro no le van a dar las patas para salir corriendo.
En realidad, todos estos funcionarios tienen mandatos vigentes pero están cuestionados por ejercerlos de manera sesgada y parcial. Esto es mentira. Por ejemplo, Gils Carbó no manipuló la justicia para salvar a los Kirchner. También lo hizo para salvar a Boudou, a Lázaro, a De Vido y tantos otros. Fue amplia. Imparcial. Sin favoritismos.
Lo mismo Sabbatella, que cuando asumió en el AFSCA tuvo que dedicarse a mirar todos los canales y escuchar todas las radios porqueno tenía la más puta idea de lo que eran los medios. Pero de tanto perseguir y mirar TN y Canal 13 finalmente algo aprendió. Ahora ya sabe que El Zorro es Don Diego de la Vega.
Nobleza obliga, párrafo aparte para el Compañero Lancha que la peleó con uñas y dientes, solo contra todos. Incluidos los de adentro y “la” de adentro que lo sabotearon sin parar. Así y todo, en el minuto final, y perdido por perdido, Lancha le pegó de 30 metros, rozó el palo y salió. Como Rob Rensenbrink en el Monumental en el 78, casi cambia la historia.
Finalmente, acá estamos querido Compañero Presidente Mauri. Felicitaciones.
No doy consejos, pero por las dudas le dejo un dato para pensar: ojo con la transmisión del mando, ojo con la organización y ojo con la televisación. Es la fiesta de nosotros que llegamos, no la fiesta de nosotros que nos vamos.
Y es el momento de todos. Descartemos a los corruptos, a los ñoquis, a la falange de propaganda, a los fanáticos y a Ella que, a la hora de pensar una transición, avergonzó a sus propios ministros que, dicho sea de paso, ya la desobedecieron y están conversando con los ministros del nuevo gobierno. Hasta Bignone hizo con Alfonsín una transición más razonable.
Descartado lo que hay que descartar, quedamos todos los demás. Peronistas, radicales, conservadores, comunistas, liberales, socialistas, indiferentes y kirchneristas de buena fe. Cuarenta millones de tipos que pensamos distinto, pero todos a bordo del mismo barco.Por eso Compañero Mauri, vamos tranquilos.
Parece mentira. Desde aquella tarde en que se le ocurrió llamar a Carlos Bianchi a esta inolvidable epopeya presidencial. Chapeau.
Por un país mejor, por un país normal. Suerte para usted. Suerte para todos.

El fin del productivismo trucho. Maximo Merchensky

Durante más de una década, el relato presumió de propiciar un modelo productivo de matriz diversificada. La verdad es que, como balance del ciclo kirchnerista, tenemos al final un modelo estatista y fiscalista, de matriz subsidiada y capitalismo de amigos. Entre sus más extraordinarios logros se cuenta haber pasado del inicial crecimiento a tasas chinas con tipo de cambio alto y superávit gemelos, al actual escenario de déficit récord y retroflación: una combinación de inflación, recesión y retraso cambiario, en el marco de una sostenida fuga de divisas.
En los comienzos del modelo (etapa Remes/Lavagna), el productivismo pareció un discurso atractivo. La idea de recuperar la producción local, luego del fracaso de la experiencia neoliberal del menemismo (con su sesgo importador, anti industrial y anti productivo establecido en la paridad uno a uno, fuertemente retrasada), tenía asidero. Había un tipo de cambio alto fruto de la devaluación; inflación controlada por la depresión de precios, tarifas y salarios; y una aceptable capacidad ociosa fruto de varios años de capitalización gracias al dólar barato de la Convertibilidad. Pareció que estaban dadas las condiciones para reconstruir el aparato productivo diezmado durante los noventa.
Pero el gobierno empezó a subsidiar el consumo antes que preocuparse por la inversión (curiosa idea productiva). A recalentar la economía y alimentar la inflación.  A mentir con las estadísticas oficiales. A atropellar al Banco Central. Y a partir de cierto punto, se empeñó en ofrecer un compendio de mala praxis en materia de política económica: altísima presión fiscal; maraña de subsidios cruzados; controles de precios y las obvias distorsiones de precios relativos; déficit y emisión descontrolada, cepo cambiario y media docena de tipos de cambio (pero fuerte retraso del tipo exportador); regulaciones, registros y todo tipo de trabas a las actividades económicas; deterioro de la calidad de los servicios públicos; un Estado caprichoso y altamente ineficiente; y un largo etcétera.
El productivismo resultó, en definitiva, la excusa para una parafernalia de estatismo berreta, populismo ramplón, abusos de poder, corrupción y capitalismo de amigos, a los que la sociedad dio la espalda en las últimas elecciones. Frente al ocaso de esta idea, vale la pena recuperar el concepto más abarcador del desarrollismo.
Algunas reglas del desarrollismo clásico argentino, formulado por Frondizi y Frigerio hace más de cincuenta años, nos indican: 1) La prioridad de la política económica es la inversión, pública y privada, interna y externa; 2) El Estado no debe intervenir en la economía con regulaciones, precios máximos, cupos, cuotas o registros que desalientan la inversión; 3) Todos los precios y tarifas (incluidos los salarios y el tipo de cambio) deben tender a sincerarse; 4) El rol del Estado en la economía es fijar prioridades estratégicas para la inversión; 5) El tipo de cambio alto sólo debe/puede ser un colchón de protección mientras se generan condiciones de competitividad sistémica en la producción local; 6) Cada peso que se gasta en el Estado es un peso que se sustrae a la inversión, por lo que debe optimizarse el gasto público y bajar la presión fiscal; 7) El respeto de las instituciones (i.e. Indec, Banco Central, Poder Judicial) es clave para ofrecer garantías de seguridad jurídica y reglas de juego claras y estables al capital.
Quizás uno de los rasgos centrales del kirchnerismo haya sido el cinismo con el que impostó posiciones caras al progresismo argentino (productivismo, justicia social, derechos humanos, antiimperialismo, anticapitalismo, etc.) para legitimar y llevar adelante un gobierno populista e irresponsable. El gobierno entrante tiene la oportunidad y la responsabilidad de devolvernos al terreno de la normalidad institucional y macroeconómica, como punto de partida para una política seria de desarrollo económico y social.  Después del fin del productivismo trucho, este desafío será un verdadero control de calidad para medir cuánto aprendió la dirigencia argentina del fracaso de las recetas neoliberales y populistas.

(*) Desarrollista en el PRO y miembro del Grupo Manifiesto

Por qué los cordobeses no quieren al kirchnerismo. Ceferino Reato

La rebeldía de Córdoba hacia el poder político nacional no nació con la formidable votación que allí obtuvo el presidente electoMauricio Macri en la segunda vuelta, casi el 72 por ciento, para vencer al kirchnerismo. No: forma parte del ADN de los cordobeses.
La capital provincial nació con esa marca. En 1573, Jerónimo Luis de Cabrera levantó la ciudad de Córdoba de la Nueva Andalucía a orillas del río Suquía desobedeciendo las órdenes expresas del virrey Francisco de Toledo, que en Lima lo había instruido para que la fundara en otro lugar. Esa insubordinación le costó la vida: perdió la cabeza, literalmente, al volver a Perú.
Durante los primeros siglos, resultó un centro relevante del conservadurismo católico. Eso fue cambiando hasta que se produjo un hito histórico: laReforma Universitaria de 1918, que reflejó una Córdoba liberal, reformista, laica, plural, ciudadana, democrática; la ciudadela de una clase media que avanzaba hacia un horizonte infinito.
La provincia conoció un desarrollo industrial precoz debido a inversiones del Estado, como la Fábrica Militar de Aviones. De esa fragua industrial nació la “Córdoba revolucionaria”, cuna y vanguardia de las luchas de obreros y estudiantes por la liberación y el socialismo. Luego, vino el Cordobazo, la rebelión popular de 1969, que convenció a los grupos armados que en un país como la Argentina la guerrilla debía ser urbana y no rural como en Cuba.
Cuatro años después, en 1973, el sindicalista Agustín Tosco, de Luz y Fuerza, resumió esa realidad en una frase muy recordada: “¡Vamos a hacer de Córdoba la capital de la Patria Socialista!”.
Para ese momento, los grupos guerrilleros ya se habían convencido de que ese proletariado joven, moderno, autónomo y bien pago, aliado con estudiantes muy movilizados, iba a encabezar la revolución. Es decir, la Argentina se convertiría en socialista y Córdoba sería el corazón de ese nuevo país. En mi libro ¡Viva la sangre!, ambientado en la Córdoba anterior al último golpe de Estado, cuento que las cúpulas de Montoneros y del Ejército Revolucionario del Pueblo se fueron a instalar en Córdoba para estar cerca del principal foco revolucionario.
La provincia ha sido hostil al kirchnerismo desde su nacimiento, en 2003. Toda una paradoja para una fuerza que se postula como la encarnación de los ideales revolucionarios de aquellos jóvenes protagonistas de los Setenta.
La otra marca de los cordobeses es el humor, muchas veces en clave irónica. Un cordobés podría resolver esa paradoja con una respuesta muy simple: “es que aquí sabemos bien quiénes son revolucionarios y quiénes solo fingen serlo”.
(*) Editor ejecutivo de la revista Fortuna, autor de ¡Viva la sangre! Córdoba antes del golpe: capital de la revolución, foco de las guerrillas y laboratorio de la dictadura.

Pasar el diciembre hostil

Introducción

Entre sobreactuaciones

La transición -desde La Doctora hacia Macri- transcurre entre sobreactuaciones vulgares.
Sobreactúa, por ejemplo, la señora Hebe de Bonafini, con su obcecado negacionismo. O la misma Doctora, con la ostensible pretensión de posicionarse como jefa opositora. O la señora Carrió, cuando le envía gratuitas advertencias a Macri desde la mesa de la señora Legrand.
“Córrase, Angelici”.
Cierra el arco de la sobreactuación el nutrido periodismo militante de índole privada. Con la distribución generosamente cotidiana de flores multicolores para Mauricio, el presidente electo. Con las celebraciones prematuramente pegajosas hacia Marcos Peña. Calificado como el “cerebro” de Cambiemos.
Entre las sobreactuaciones antagónicas, el Portal prefiere cumplir con el pautado periodo de gracia.
120 días sin establecer sesgos críticos sobre los esbozos del próximo gobierno. Sin impugnar sus lineamientos ni designaciones.
Pero antes de alcanzar el fronterizo 10 de abril de 2016 debe atenderse el inmediato diciembre de 2015. Por las hostilidades que suelen presentarse en diciembre. Sobre todo en Buenos Aires, la Provincia Inviable, motivadora del informe.
Osiris Alonso D’Amomio, director Consultora Oximoron

El mérito de la contención

Dos tesis clásicas que moviliza el Portal.
1.- El kirchnerismo instaló una Revolución Imaginaria.
2.- La marginalidad está peor que en 2001.
Primero, el kirchnerismo identificó revolución con contención. Un mérito. Con la Revolución Imaginaria se excitó socialmente al desposeído. Con la creencia que el gobierno le pertenecía y lo representaba. Lo “incluía”, según su relato.
Cuando sólo le hacía, en realidad, mantenimiento.
“Después del 10 habrá problemas en la provincia”, asegura la Garganta.
El deseo lícito de partir, de aquel que se encuentra más allá de la raya y siente que tiene el verano cubierto, se mezcla con la desesperación del que está más aquí de la raya. Y ni tiene cubierto, siquiera, el festejo de la navidad.
Con la espesura del calor, con la carencia creciente de energía, se tensa la cuerda ansiosa de la necesidad.
Es cuando las preocupaciones preventivas deben situarse en el primer plano.
“En diciembre te miden. Policías, gremialistas, dirigentes sociales, te miden”, continúa la Garganta. “Sobre todo si sos virgen en esto. Nuevito”.
Se impone entonces contener a los sectores menos acomodados de la Provincia Inviable. Evitar los desmanes que sigilosamente siempre se anuncian, así sea para extorsionar. De producirse, se propagan con facilidad hacia otros territorios.
Ocurre que vastos sectores del suburbio son verdaderos polvorines contenidos a fuerza de subsidios.
En “La trampa de la dependencia económica”, invalorable documento elaborado por los académicos Marcos Hilding Ohlon, Axel Jorgensen y Agustín Etchebarne, se lee:
“Los planes llamados de ‘inclusión social’ no han logrado su objetivo; por la sencilla razón de que, año tras año, ha ido creciendo la cantidad de gente que los percibe”.
Se constata que en la provincia funcionan “110 programas distintos, 58 a nivel Nacional y 52 a nivel Provincial, con más de 22 millones de beneficiarios (una persona puede ser beneficiario de varios planes)”.
Significa confirmar que, con la proliferación de planes sociales, se alcanzó apenas el inapelable mérito de la contención.
La inclusión se limitó a dilatar. Estirar el mantenimiento de la realidad definitivamente hostil. ¿Inmodificable?
Al no crearse los puestos ilusorios de trabajo, la ayuda ocasional se transforma en tributo permanente. Sostenido, por supuesto, por las arcas del gorro frigio.

El Yogurt

Federico Salvai, el hombre clave del próximo gobierno de la señora María Eugenia Vidal, se impresiona, según nuestras fuentes, por las primeras nociones de provincianismo real que recibe.
Los interlocutores lo prueban. Lo miden.
Tal vez fue un acierto de Vidal designar al Potro Ritondo como ministro de Seguridad. Es el área precisamente más sensible, que le hizo perder la provincia al peronismo.
Para Oximoron, tal vez hasta acertó Ritondo al reconocer, con el conocimiento de Vidal, el empeño de Granados, su antecesor, el mini-gobernador de Ezeiza.
Y tal vez Ritondo hasta acertó al mantener, con relativa transitoriedad, al Comisario General Hugo Matzkin, al frente del ejército de La Bonaerense.
“Yo soy como el yogurt, ministro”, cuentan que le dijo el Matzkin más astuto al ministro Ritondo, mientras lo dormía.
“Tengo fecha de vencimiento, despreocúpese”.
Con el cuento del lanzado Operativo Sol, lo aconsejable era no innovar. Ya que a la Costa Atlántica se traslada, también, la delincuencia.
En vez de Cambiemos, lo mejor es “dejar todo como está”.
A ver si brota, de pronto, entre el sosiego del sol, algún crimen. Asaltos seriales. Derivaciones malignas de las pastillitas.
Y de aquí hasta marzo Ritondo, Salvai y Vidal pueden escoger un reemplazante de Matzkin. Para el ejército popular de La Bonaerense. 95 mil efectivos.
O tal vez decidir la permanencia -si hace buena letra- del Yogurt.

Sequedades

Con ánimo colaboracionista, Oximoron resume el informe escueto sobre las diversas problemáticas que el vidalismo, de inmediato, debe atender. Para resolver. A los efectos de atravesar el diciembre siempre hostil.
1.-. Se impone conseguir los fondos para abonar los sueldos y aguinaldos de los miles de asalariados adheridos a la provincia.
Pero la sequedad actual dista de ser una característica exclusiva de La Provincia Inviable.
Según Oximoron, sólo son cinco las provincias que tienen asegurados los fondos para continuar al día. La Pampa, Formosa, Santiago del Estero, San Luis y Santa Fe.
El resto de las provincias atraviesan idéntica sequedad.
2.- Prevenir los invariables reclamos sociales que llegan en cadena. Evitar las aglomeraciones, los eventuales saqueos.
Se impone convocar, desde ya, a los representantes de los colectivos que tienen que ver con el ejercicio del padecimiento. Un universo donde se mezclan dirigentes legítimos con Buscapinas memorables. Para sentarse y negociar, en nombre del orden, lo que se pueda.
Conscientes que debe aplacarse la extorsiva voracidad por los supermercados. La peor de las imágenes.
Para colmo, en este diciembre hostil ya ni siquiera se puede contar con los 75 mil pollos que aportaba Cresta Roja. La empresa en problemas de los Rasic, hoy objeto de cortes intemporales. Con el riesgo de elevar la desocupación.
Ya resuelto el Operativo Sol, con la permanencia de Yogurt y sus “buenos muchachos”, Oximoron recomienda atender especialmente la navidad de los presos. Son, en la provincia, 34 mil. Los presos bonaerenses están habituados a la choriceada tradicional. A la algarabía de los shows de cumbias. A la entrega de bolsos con comida. Y sobre todo a la más permisiva visita íntima.
No sería lo más conveniente que los “candados” se pongan demasiado estrictos en la materia.

Carolina Mantegari, para JorgeAsisDigital.com

El Gobierno corrigió a Julián Domínguez y confirmó que toda la ceremonia de traspaso será en el Congreso


Luego de que, tras una reunión entre el presidente de Diputados y el diputado electo por Cambiemos, Emilio Monzó, se acordara que la entrega del bastón y la banda, luego de la jura, fuera en la Casa Rosada, la Secretaría General de la Presidencia emitió un comunicado con otra información.


 El Gobierno corrigió a Julián Domínguez y confirmó que toda la ceremonia de traspaso será en el Congreso  
Finalmente, Cristina Fernández no le pasará la banda y el bastón a Mauricio Macri en la Casa Rosada, tal como había quedado establecido hoy luego de una reunión entre el presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez y el diputado electo por Cambiemos, Emilio Monzó. Tras ese encuentro, la secretaría general de la Presidencia emitió un comunicado en el que confirmó que, “tal como establece la Constitución Nacional, la ceremonia de traspaso del mando presidencial se realizará ante la Asamblea legislativa en el Congreso de la Nación Argentina”.
"La Constitución Nacional en su sección segunda, capitulo primero, en particular en su art. 93 reza: “Al tomar posesión de su cargo el presidente y vicepresidente prestarán juramento, en manos del presidente del Senado y ante el Congreso reunido en Asamblea, respetando sus creencias religiosas, de: “desempeñar con lealtad y patriotismo el cargo de presidente (o vicepresidente) de la Nación y observar y hacer observar fielmente la constitución de la Nación Argentina”, cita el comunicado.
Sin embargo, más temprano, Monzó, quien fue propuesto para la presidencia de la Cámara baja por Cambiemos,  dijo que “el traspaso se hace en la Casa Rosada, la jura en la Asamblea Legislativa en esta casa, eso tiene que ver con usos y costumbres. Si bien los últimos dos traspaso se hicieron en esta casa, los anteriores se hicieron en la Casa Rosada. El nuevo presidente Mauricio Macri cree que la asunción se tiene que hacer en la Casa Rosada”. 
El aún ministro de Gobierno porteño realizó el anuncio tras una reunión de casi tres horas que mantuvo con el actual titular de la Cámara baja, Julián Domínguez, con quien discutió temas vinculados con la transición y “todo lo que tiene que ver con el protocolo” para que la asunción del próximo presidente “sea de manera ordenada”.
El encuentro entre Monzó y Domínguez comenzó a las 17 y el actual presidente primero llevó a su sucesor en una visita guiada por todo el Congreso donde le apuntó los trabajos de refacción del edificio que quedaron pendiente y donde el legislador electo tuvo que esquivar un par de baldes que servían para atajar una gotera en el Anexo de la Cámara.
Consultado sobre si la Presidenta colocará la banda presidencial al jefe del PRO, el funcionario porteño respondió: “Sí, es una decisión lógica y los atributos se harán ese mismo día después de la Asamblea Legislativa”.

 
Design by Grupo Delecluse | Published by Widgets para blogger | Powered by Blogger.com.
© Copyright 2012-2013 Asociación de Productores Rurales de Marcos Juárez All Rights Reserved.