Un juicio por semillas en Brasil que hace ruido en el área sojera

2018/02/19

Carlos Petroli


La patente de Intacta en Brasil está cuestionada: ¿puede tener repercusión en Argentina?
En la Asociación de Semilleros Argentinos (ASA) siguen de cerca el diferendo judicial por la soja Intacta en Brasil, donde la patente de esta innovación de Monsanto es cuestionada por multiplicadores nucleados en Aprosoja, la Asociación de Productores de Soja y Maíz, en el estado de Mato Grosso.
Por añadidura, el Instituto Nacional de Propiedad Industrial de Brasil (Inpi), a instancias de sus técnicos, dictaminó que la patente de Monsanto no informa o no demuestra en su totalidad cuáles son las construcciones genéticas que dieron pie a la invención de la soja tolerante a herbicidas y resistente a lepidópteros.
¿Y por casa?
El caso brasileño está bajo observación en la Argentina, donde la compañía estadounidense patentó la soja RR2PRO, aunque aquí, según aclaran en ASA, no cayó a una instancia judicial, por ejemplo cuando la Sociedad Rural Argentina recurrió al Instituto Nacional de Propiedad Industrial para solicitar informes sobre la patente en cuestión. Pero, en la vereda nacional, el déficit de un marco normativo actualizado sobre la retribución de los eventos biotecnológicos alimenta fricciones comerciales. Desde no concretar la adopción, hasta cláusulas de propietarios que no aceptan estos traits en los arrendamientos, en resguardo de futuros conflictos. La botella medio llena marca que las variedades Intacta están siendo aceptadas, especialmente en los ambientes más cálidos –caso NOA o el norte de Córdoba–, donde hay alta presión de insectos y permiten ahorrar en pulverizaciones, con beneficio ambiental y de costos. En Acsoja, referente de la cadena en el país, reparan que los productores aceptan la tecnología, y que la discusión por la patente es un tema fino de abogados y de expertos.
Se aguarda el descargo de Monsanto dado que la Justicia brasileña deberá pronunciarse si suspende el cobro de regalías solicitado por Aprosoja. En tal caso, esos pagos irían a un fondo de la cautelar, administrado por la propia justicia.
En ASA explican que los eventos biotecnológicos y sus productos comerciales tienen protección vía patentes, un sistema más complejo que el mero registro de una variedad porque son varias “construcciones genéticas” con diferentes reivindicaciones de propiedad. Y que el origen de “la disputa es comercial” entre la empresa desarrolladora (Monsanto) y los multiplicadores de Aprosoja.
Marco actualizado
La semana pasada, durante las Jornadas Trigueras en Leones, quedó ratificado que una nueva ley de semillas debe contemplar un marco actualizado acerca de cómo retribuir las inversiones de los obtentores. Y que, al mismo tiempo, quede despejado un sistema simple y que no resulte gravoso para los usuarios productores.
Una de las posturas es que el pago de la tecnología se haga en la bolsa de la semilla y por todo concepto, englobando el germoplasma y el canon tecnológico.
La correcta retribución por el germoplasma también encuadra en este largo debate. En el mercado se menciona que Syngenta, ahora con la propiedad de Nidera, hará fuerza por contar con un marco legal actualizado y transparente.
El qué y el cómo
De todos modos, en la hoja de ruta se propone resolver primero “el qué” y luego “el cómo”, en una mesa de consenso que debería desembocar en el Congreso.
Una moción considera establecer una “regalía global” sobre toda la producción y que ese fondo luego sea redistribuido entre los obtentores y desarrolladores. En su momento, no se logró avanzar con esta idea, quizá por la pesada mochila de las retenciones.
Si detrás de una cosecha récord los mercados demandan calidad, las semillas estarían en la primera fila de la competitividad. Concepto válido para soja, trigo, toda la “agricultura pampeana” y también para legumbres, maní, frutales, las economías regionales. En suma, un consenso necesario entre el Estado, los desarrolladores y usuarios.

¿Soja a 300 dólares? El daño climático ya está hecho

El impacto de la sequía en la Argentina y la posibilidad de llegar a una cosecha de 47 millones de toneladas ha tenido impacto directo sobre el mercado de Chicago. 

En esta misma columna dos semanas atrás cerrábamos nuestro análisis con la siguiente frase: “Sugerencia, seguir los pronósticos de corto plazo; en cuanto aparezcan lluvias de importancia, el mercado se desploma, pero si sigue la seca vamos a una soja de 300 dólares por tonelada o más”.
El pasado miércoles en el Matba, la soja disponible cerraba en los máximos a 296 dólares, mientras que la posición futura nueva cosecha mayo cerraba a 289, y ya para septiembre el piso del mercado indica 300 dólares.
Las lluvias no aparecieron en tiempo, forma y en la cantidad requerida, como para poder revertir el actual cuadro de sequía y los daños ya irreversibles en los cultivos ya sembrados y, además, la imposibilidad de cumplir con la intención de siembra por falta de humedad superficial en los suelos.
El día en que la soja llegó a cotizar a los máximos, tanto para la posición disponible como para los precios de la nueva cosecha, el productor vendió un total de 60.000 toneladas de soja disponible y 30.000 toneladas de soja nueva a ser entregada en la cosecha.
Cosecha recortada
El impacto de la sequía en la Argentina y la posibilidad de llegar a una cosecha de 47 millones de toneladas, estimada en nuestro estudio, tuvo impacto directo sobre el mercado de Chicago.
Esta vez, el feriado de Carnaval fue una bendición para los productores de Argentina. Desde el viernes 9 de febrero hasta el cierre del 14, la soja tuvo un aumento de 13 dólares, pasando de 361 a 374.
En el mismo período, la soja disponible en la Argentina aumentaba 11 dólares , pasando de 285 a 296. El principal motivo por el cual se mantiene firme la soja en Chicago y en la Argentina es por la pérdida de 10 millones de toneladas en nuestro país, que tendrán efecto sobre el menor volumen de molienda y la caída en la oferta de exportación de harina de soja.
Cabe recordar que la Argentina es el primer exportador mundial de harina de soja, y una caída de 10 millones de toneladas en la molienda implica una merma de ocho millones de toneladas en la producción y exportación de este derivado.
Por este motivo, los precios de la harina de soja en Chicago subieron 29 dólares por tonelada, cerrando la jornada del miércoles a 408 dólares, contra el cierre del viernes 9 de febrero a 379 dólares.
En el análisis del margen de molienda, una suba de 29 dólares en la harina de soja debería impactar en un aumento de 22 dólares en el poroto, y vemos que el mercado ha tenido un aumento de solo 13 dólares. En base a este análisis teórico, es probable que la soja tenga por delante un mayor potencial de suba.
¿Cuánta será la cosecha?
Mientras tanto en nuestro país hay discrepancias con respecto al volumen de la cosecha de soja, el rango va de 47 a 50 millones de toneladas; como vemos, no está muy lejos una estimación de la otra.
Más allá del número final que resulte, el mercado tiene asumido que las pérdidas en la Argentina son importantes y, hoy por hoy compra, la incertidumbre y la caída en la oferta global de harina de soja.
Por este motivo se abre una oportunidad para las exportaciones de harina de soja de Brasil y de Estados Unidos, pero para que ello ocurra y puedan ser competitivos, necesitan un mayor precio de la harina.
Hoy la principal ventaja competitiva que tienen nuestros competidores es que con un mayor precio de la harina podrán asumir los mayores costos internos de transporte hacia los centros de exportación.
Estando a mitad de febrero, las lluvias que puedan ocurrir de aquí en adelante ya son tardías para revertir las pérdidas, y si bien tal vez puedan frenar pérdidas potenciales mejorando el estado de los cultivos y su potencial de rinde, es relativo lo que puedan aportar al daño ya hecho.

La trayectoria alcista de la hacienda parece limitada

Ignacio Iriarte

La mayoría de los operadores piensa que habrá una recuperación de los valores, pero sin avances significativos en términos reales. 


A medida que se acerca marzo, el mercado tiende a afirmarse. Están volviendo cientos de miles de familias de las vacaciones, y eso se siente en las grandes ciudades, especialmente en Buenos Aires. La mayoría de los operadores piensa que habrá una recuperación de los valores, pero sin avances significativos en términos reales: en un contexto de alta oferta de vacuno, y abundancia y bajos precios de sustitutos, ajuste de tarifas y servicios públicos, y salarios “viejos”, la trayectoria alcista de la hacienda parece limitada, apostándose sólo a recuperar lo perdido en términos reales desde mediados del año pasado.
Febrero es un mes de transición, y el verdadero tono del mercado no se conocerá hasta la primera quincena de marzo, momento en que todos los actores (oferta y demanda) se reincorporan al escenario.
A favor y en contra
A favor: la actualización del dólar “carne” (devaluación, reintegros), la demanda china, las plantas frigoríficas trabajando con mayor volumen, un mercado internacional tomador, y la carne vacuna que se abarata mes a mes contra otros alimentos, bienes y servicios.
En contra: una oferta ganadera muy alta, un mercado de carnes próximo a la saturación, una inflación que erosiona tanto los ingresos de la población como los precios del ganado, y la seca que, de no revertirse, forzará una mayor oferta de vacas y terneros de invernada en las próximas semanas.
La exportación está aumentando, pero todavía no representa más del 12-13 por ciento de la producción argentina de carne vacuna. El componente más dinámico de la demanda exportadora es sin duda China, mercado que está absorbiendo el 80 por ciento del aumento en los embarques registrados en 2017. Pero este destino –que hoy puede representar el cinco al seis por ciento de la demanda total (exportación más consumo)– busca un tipo de animal, vaca manufactura o conserva, cuya escasez y cuya mejora en los precios difícilmente “contagien” al resto del mercado.
Segmentos
Al enorme segmento del mercado doméstico, abastecido con terneros, novillitos y vaquillonas, en su mayor parte provenientes del feedlot, y que registra elevadas exigencias en lo que se refiere a la edad del animal, peso de la res, color de carne y grasa y terneza, la escasez de vaca manufactura o conserva ni le va ni le viene. La vaca gorda (con caravana) puede ser buscada por la exportación o por el consumo, y el novillo entrepesado es demandado por frigoríficos exportadores y por supermercados, pero tampoco la escasez de vaca gorda o novillo entrepesado (menos de novillo pesado) puede arrastrar a todo el mercado a la suba.
Menos brecha
La mejora de los números de la exportación ha hecho que en los últimos meses se haya achicado enormemente la brecha de precios del novillo pesado con la hacienda de consumo definido; hoy un novillo con destino a Cuota 481 cotiza a valores, en gancho, muy parecidos a los de una media res liviana con destino a consumo.

Una agroindustria que genere empleo: la meta que le pidió Macri al Inta

El presidente del Instituto, Juan Balbín, participó del acto de asunción de Juan Cruz Molina en el Centro Regional Córdoba.
Redacción Agrovoz
El Salón de Actos del pabellón Argentina de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) ofició ayer como sede para la asunción formal del nuevo director del Centro Regional Córdoba del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta), Juan Cruz Molina.
Del acto participaron, entre otros, el presidente del Inta, Juan Balbín, que también asumió su cargo recientemente en reemplazo de Amadeo Nicora y comparte con Molina el pasado activo dentro de la Asociación Argentina de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (Aacrea).
En su mensaje, Balbín destacó que la meta que se puso el Inta para los próximos años es “apostar fuertemente para lograr una agroindustria generadora de empleo”.
Este horizonte, señaló, es el que pretende el presidente Mauricio Macri. “Me pidió que el Inta esté a disposición de la agroindustria, para que esta genere más trabajo para el país”, sostuvo el funcionario.
Autoridades
Balbín estuvo acompañado por el director Nacional del Inta, Héctor Espina, quien también habló e hizo foco en la importancia de que los centros regionales, como el de Córdoba, atiendan las problemáticas territoriales de su zona de influencia.
Del mismo modo se expresó el ministro de Ciencia y Técnica de Córdoba, Walter Robledo, que fue el representante de la Provincia en el acto (el ministro de Agricultura y Ganadería, Sergio Busso, está en una gira comercial por Asia), y remarcó el creciente rol del Inta para trabajar de manera interinstitucional en el abordaje de aspectos territoriales.
En la asunción de Molina estuvieron también referentes de la mayoría de las entidades que integran la cadena agroalimentaria cordobesa.
Luego del acto, el propio Balbín lideró una reunión del Consejo Asesor Regional del Inta, del que participaron representantes de las entidades rurales, universidades, cámaras sectoriales y funcionarios de la Provincia. Puntualmente, estuvieron el nuevo secretario de Agricultura Marcos Blanda y el director de Desarrollo Sostenible, Francisco Iguerabide.

La nueva era del Inta en Córdoba: “Hay que potenciar la producción bajo riego”

Juan Cruz Molina asumió formalmente este jueves como nuevo director del Centro Regional Córdoba del Inta. Suelos, riego, valor agregado y Cambio Rural, los principales temas que tiene en agenda.

Tras seis años como secretario de Agricultura de la Provincia, el ingeniero agrónomo Juan Cruz Molina es el nuevo director del Centro Regional Córdoba del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta).
Molina ganó el concurso convocado por la institución a fines del año pasado, para reemplazar al saliente Eduardo Martellotto, y tendrá la responsabilidad de comandar la oficina regional, al menos hasta 2022.
A dos semanas de haber iniciado su gestión (ayer fue puesto en funciones de manera formal por el titular del Inta Juan Balbín), Molina recibió a Agrovoz para desmenuzar cuáles serán los ejes en los que buscará hacer foco y aportar al objetivo de “repensar” el funcionamiento y los objetivos que debe perseguir el organismo tanto en Córdoba como en todo el país.
–¿Qué diagnóstico tenía del Inta antes de presentarse al concurso y qué análisis hace en estos primeros días de gestión?
–He quedado enormemente sorprendido; creía conocer bastante sobre el Inta, pero he encontrado muchísimas cosas más. Es una enorme institución, de la que no he encontrado antecedentes en el mundo, en el sentido de que un Estado defina la creación de un organismo así, directamente vinculado a actividades productivas.
–Esto significa, entonces, un gran desafío.
–Mi vocación es el servicio para el agro y el Inta es la mejor herramienta, en términos de gestión, para lograrlo. Es un desafío muy grande, sobre todo también por la complejidad que tiene la organización. Por eso, uno de los mayores puntos de interés es ayudar a repensar a qué se tiene que dedicar el Inta.
–¿Cuál es su respuesta a eso?
–Mi síntesis es: para colaborar en todo lo relacionado a los desarrollos productivos que estén alineados a un desarrollo sostenible de esa productividad. Tenemos un sistema muy abierto, debemos ver cómo empezar a cerrar un poco.
–¿Hay falencias o aspectos que se podrían explotar de una mejor manera?
–Fundamentalmente, cambiar la cultura de trabajar en compartimentos estancos o trabajos por proyectos, productos o individuales, por un método que vea un poco más el todo. El desafío es que los grupos que hoy trabajan separados empiecen a orbitar de manera más cercana; no resolver las cosas solamente desde lo individual, sino atravesar la complejidad juntando las partes. Una de mis metas es facilitar espacios de confianza y procesos para que algunas cosas sucedan. ¿Qué quiero facilitar? Que las capacidades individuales se transformen en una capacidad colaborativa y grupal.
–Un abordaje más integral de los problemas…
–Sí. Hoy, quien trabaja en malezas, trabaja en malezas; el que está en suelos, suelos; pero la complejidad de los desafíos actuales obliga a abordar todo integralmente. La cultura interna dice que si yo soy experto en determinado tema, sólo trabajo sobre ese tema; y parte de mi trabajo, junto con el Consejo Regional, es tomar decisiones de gobernanza en estos aspectos, viendo el todo y no sólo una parte. Nos podemos inspirar entre sí, darnos el lugar para interactuar más. Pero, ¿hay una cultura de trabajo en red? Yo la tengo. Y eso va ayudar a juntar la demanda con la oferta de investigación.
–Precisamente, una mejor vinculación con el sector privado es uno de los temas que siempre está latente.
–Es un proceso de mejora continua. La misión del Inta es impulsar la innovación y los procesos de innovación se generan a partir de la red de relaciones. Y también contribuir al desarrollo sostenible, pero a eso hay que bajarlo a la realidad.
–¿Cómo se logran estos cambios en medio de la incertidumbre que genera un presupuesto cada vez más acotado?
–La idea es pasar del paradigma de la escasez al de la certeza; es decir, sabemos que tenemos determinado presupuesto y hay que gestionarlo. Este es un Estado que va por un paradigma distinto, de mayor eficiencia en la administración de recursos y la prestación de servicios. Puede que otros lo vean como un contexto complejo, yo lo tomo como una oportunidad.
–¿Cuáles son los ejes en los que buscará hacer foco durante la gestión?
–La agenda para mediano plazo es la que ya venía compartiendo como secretario de Agricultura. Son unos cinco o seis temas prioritarios. Uno de los relevantes es suelos: no puede ser que Córdoba no tenga completadas sus cartas de suelos. Y también, lógicamente, todo lo asociado a la conservación y la gestión integrada de cuencas.
–El ministro de Agricultura y Ganadería, Sergio Busso, dijo que uno de los temas que quiere potenciar es el riego.
–Ese es otro punto muy relevante: Córdoba tiene una cuenca subterránea de acuíferos grandísima, lo que significa que podemos aumentar sustancialmente la superficie bajo riego y eso derrama en otros componentes positivos, porque todo lo que sea aumento de productividad por unidad de superficie es desarrollo sostenible. El riego hace pensar a los productores de manera distinta; todo lo que sea intensificación cambia los modelos tradicionales.
–¿Cuál es el potencial concreto del riego en Córdoba?
–Actualmente, están cubiertas entre 140 mil y 160 mil hectáreas, pero diversas prospectivas indican que podría haber agua para más de 700 mil y hasta un millón de hectáreas. Sólo duplicar el área bajo riego generaría toda una realidad distinta. Quienes invierten en este tipo de tecnología llegan a un nivel de profesionalización que les permite comenzar a realizar lo que se denomina agricultura de diseño, a ser más creativos e innovadores. Ya no alcanza con un trigo de 80 quintales por hectárea o un maíz de 160; lo que se pone bajo riego son specialities, que tienen que valer tres veces más que las commodities. En definitiva, el riego nos permite tomar riesgos.
–¿Qué puede aportar el Inta Córdoba en este proceso? Lo que más necesitan los productores, al fin y al cabo, es dinero o financiamiento.
–El Inta Manfredi es el referente nacional en el tema y puede aportar mucho en estrategias para los tiempos actuales. Un aspecto fundamental es el costo energético, que es una limitante, y se puede empezar a pensar en cómo proveer a los equipos con energías alternativas. Allí pasamos a ese enfoque más integral del que hablábamos. 
–¿La bioenergía es otro de los temas a abordar en profundidad?
–Todo lo relacionado a la bioeconomía y valor agregado en origen es importante: una comunidad se transforma cuando se transforma la producción. Es lo que sucedió, por ejemplo, con la cadena manisera sobre la Ruta 158. El Inta en este aspecto también tiene mucho aportar por su expertise de escuchar, ver y conocer lo que está haciendo el resto del mundo en materia de agregado de valor.
–Otra cuestión que venía con muchas idas y vueltas es el Programa Cambio Rural.
–Tenemos la definición, desde el ámbito nacional, de que los grupos que se formen y cumplan los requisitos establecidos van a ser acompañados por el Inta. Creo que es una buena posibilidad para bajar a tierra toda la propuesta de gestión del Centro Regional Córdoba; operativamente, es lo ideal. Los grupos de Cambio Rural son esponjas que podrían absorber todo el plan de trabajo de cada zona. Personalmente, quiero que el programa vuelva a tener la vigencia y la mirada que tuvo desde un principio como herramienta de gestión territorial. Es verdad que se cometieron algunos errores que golpean a la confianza en un programa de este tipo, pero estoy convencido que muchos productores trabajando en grupo potencian su capacidad de acción.
–También está en permanente debate es si el extensionismo sigue teniendo. ¿Cuál es su opinión?
–Hay miradas de todo tipo: quienes dicen que no hacen más falta las agencias de extensión, y quienes dicen que, si no hay presencia local, no hay transferencia tecnológica. Yo me paro en un punto intermedio: hoy en día, se puede hace transferencia con un mensaje de Whatsapp o un streaming, pero se necesita el extensionista para trabajar algunos temas a campo. Las agencias son parte de la razón de ser de la territorialidad del Inta. 

Los nuevos desafíos de la carne vacuna: ¿cómo la consumen los millenials?

Un estudio realizado por el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna desmenuza el mercado del “asado”. La amenaza de los “mercenarios”: los que se cambian a los sustitutos por el precio.

El Instituto de Promoción de la Carne Vacuna (IPCVA) realizó un estudio que determinó cuáles son los desafíos que tiene que afrontar la cadena cárnica para seguir creciendo en consumidores, captando nuevos y fidelizando a los que ya están.
En Argentina, cada habitante come en promedio unos 60 kilos de “asado” al año; según el IPCVA, el 95 por ciento de los argentinos consume carne vacuna, pero con diferentes criterios y modalidades.
Por ejemplo, los millenials (categoría que agrupa a aquellos que llegaron a la edad adulta después del año 2000) “representan un nuevo gran desafío para la cadena ya que son mucho más impacientes que sus predecesores, dicen tener menos tiempo y, a la vez, exigen personalización”, destaca el relevamiento publicado en la Revista Carne Argentina de febrero.
Según el IPCVA, esto se da mayormente entre hombres de entre 18 y 35 años de los niveles socioeconómicos más altos quienes, en líneas generales, desean un proceso de compra más veloz en los puntos de venta.
“Esto significa un desafío: trabajar sobre la góndola y el mostrador, sobre el proceso de compra, el packaging y las etiquetas, algo que valoran cada vez más los consumidores de todas las edades y especialmente los millennials, que no obstante manifestarse apurados, son detallistas en cuanto a la personalización de los productos”, señaló Adrián Bifaretti, jefe de Promoción Interna del IPCVA.
Categorías
“Despostando” el mercado, la encuesta revela que el 43,4 por ciento de los consumidores son “fanáticos” (no abandonarían la carne vacuna por nada); el 39,6 por ciento, “mercenarios” (pueden dejar la carne por cuestiones de precio); el 11,8 por ciento, “rehenes” (no abandonan la carne vacuna porque no saben cómo hacerlo); y el 5,2 por ciento, “terroristas” (ya la reemplazaron por sustitutos y dicen que nunca volverán a consumirla”.
Según Ulises Forte, presidente del IPCVA, los estudios demuestran que, si bien en el mercado interno se registra una alta satisfacción de producto, existe un gran porcentaje de consumidores que podrían optar por alimentos sustitutos, especialmente por cuestiones de precio.
“No debemos dormirnos en los laureles. El desafío es trabajar en forma segmentada sobre la fidelización, con herramientas que nos permitan dar a cada segmento lo que está buscando y de esa forma consolidar la fidelización”, indicó.
Bifaretti completó que “en términos de marketing, si fidelizar a un cliente cuesta una unidad monetaria, captar uno nuevo puede costar entre cinco y diez unidades; y recuperar a un cliente que se pasa a un producto competidor cuesta entre 20 y 50”.
Según el trabajo, que sondeó mil casos mensuales on line en el segundo semestre de 2017, una de las claves principales para fidelizar consumidores está en el sabor: es el atributo más valorado por los compradores. 

Fuerte crítica a los exportadores del embajador argentino en China. Clarin



Diego Guelar sostiene que no hay trabas en ese colosal mercado y que los empresarios no están respondiendo.

"Tenemos que revisar profundamente nuestra política exportadora. Especialmente en el sector cárnico. Hoy nos superan Paraguay y Uruguay . Brasil es el 29% de las importaciones bovinas chinas ( el 86% de las de pollos). Nosotros somos el 9%”, dijo ayer el embajador argentino en China, Diego Guelar en reacción a las críticas desde el sector frigorífico a un exigente protocolo sanitario por parte de Beijing para poder enviarles más carne.
Guelar reconoció, sin embargo, que por primera vez , el IPCVA (el Instituto de Promoción de las Exportaciones de Carnes ) ha convocado a una licitación de consultoras chinas para analizar el mercado chino. Lo calificó como un “hecho muy auspicioso”. Y añadió: “Los supermercados , los mejores restaurantes y los particulares (por e-commerce , con los acuerdos que tenemos con Alibaba) están esperando nuestra carne” .
El producto argentino con mas éxito en China son los langostinos. En el ultimo día de las grandes ofertas, el dia del soltero, el pasado 11 de noviembre, se vendieron por el equivalente a US$ 36 millones en las primeras dos horas. “Si hubiéramos tenido US$ 300 millones en langostinos, se hubieran vendido ese dia”, se quejó Guelar.
El año pasado Argentina colocó el equivalente a US$ 13 millones de vino, contra los US$ 230 millones que exportan los chilenos . “Somos nosotros los que tenemos que cambiar. Hoy no tenemos restricciones de mercado en China para granos, carnes ni para el 90% de las frutas y hortalizas”, afirmó Guelar ante Clarín.
En cuanto a los protocolos sanitarios que, en el caso de la carne vacuna, despertaron todo tipo de críticas  de parte del sector privado, Guelar sostuvo que “siempre responden a los requerimientos sanitarios del mercado receptor. Especialmente si es el mercado más importante del mundo”.
Así señaló que el 98 % de la carne que entra a China, ingresa congelada. Argentina es actualmente el quinto proveedor detrás de Brasil, Australia, Uruguay y Nueva Zelandia.
Hasta ahora, Argentina se especializa en embarques de garrón de vaca para la industria que la utiliza en la mezcla en hamburguesas. En la visión de Gulear “sin los nuevos protocolos no se puede exportarles carne de alta calidad”.
Las críticas de Guelar suceden cuando las exportaciones argentinas en 2017 crecieron apenas 0,9% llegando a US$ 58.428 millones. “Argentina ha sido en 2017 el país de peor performance exportadora en la región”, sostuvo Marcelo Elizondo de la consultora DNI. “Argentina exporta mucho menos que México y Brasi y también menos que Chile, una economía menor que la nuestra”, concluyó Elizondo.

Japón busca participar en el desarrollo de hidrocarburos, minería y agroindustria en Argentina Télam Agropecuario



El país nipón se encuentra interesado en invertir en Argentina, por este motivo desembarcará una comitiva de empresarios y diplomáticos para analizar las oportunidades

Una delegación de empresarios y diplomáticos de Japón analizará este lunes las oportunidades de inversión para el desarrollo de hidrocarburos, minería y agroindustria, durante un seminario en la sede de la Cancillería argentina.
La agenda de la delegación japonesa prevé visitas a las provincias de Salta, Catamarca y a la zona de los yacimientos de hidrocarburos no convencionales de Vaca Muerta, en Neuquén.
Además, más de 30 empresarios y funcionarios agroindustriales nipones se encontrarán el martes con sus pares argentinos para llevar a cabo la Primera Reunión del Comité Conjunto para la Cooperación en Materia Agrícola, Ganadera, Pesquera, Forestal y Agroindustrial entre ambos países.
La Cancillería argentina indicó que el seminario "se centrará en los sectores de minería e hidrocarburos; tendrá como objetivo abordar el desarrollo de las relaciones entre ambos países en estos sectores".
"Se considerarán las potencialidades y las oportunidades de inversión existentes y planificadas en nuestro país", puntualizó. 
La delegación comercial está formada por 20 empresas japonesas, entre ellas JX Nippon Mining & Metals, Mitsubishi y Marubeni, que tienen interés "en el desarrollo y/o adquisición de litio, cobre e hidrocarburos no convencionales", apuntaron fuentes de la embajada de Japón en Buenos Aires.
El seminario "Recursos Mineros e Hidrocarburos en la Argentina" forma parte de la misión comercial organizada entre el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, el Ministerio de Economía, Industria y Comercio de Japón (METI), y la legación diplomática japonesa.
La apertura estará a cargo del secretario de Comercio Internacional de la Cancillería, Horacio Reyser, y del embajador del Japón en la Argentina, Noriteru Fukushima, con la participación de autoridades de los ministerios de Energía y Minería, y Hacienda.
Luego del seminario, se prevé que la delegación japonesa haga visitas de campo a Vaca Muerta y las provincias de Salta y Catamarca, con "el objetivo de conocer las potencialidades y las oportunidades de inversión".
También forman parte de la delegación nipona representantes de las firmas Chiyoda Corporation; Mitsui & Co.; JX Nippon Oil & Gas Exploration; Nippon Koei Co.; Mitsubishi Materials; Sumitomo Corporation; HANWA Co.; Toyo Engineering Corporation; JOGMEC; Maxell; INPEX Corporation; Itochu; y Sojitz. 
El martes, al día siguiente del seminario, llegará al país otra delegación de más de 30 empresarios y funcionarios del país asiático para la primera reunión del comité de cooperación argentino-japonés que se llevará a cabo en la sede de la cartera de Agroindustria.
"La República Argentina es el segundo país latinoamericano con el que Japón establece un comité conjunto especializado en agro, teniendo como objetivo fortalecer la cooperación bilateral público-privada en dicho sector", destacaron las fuentes de la embajada japonesa.
En la reunión participarán, por el lado argentino, los representantes del Ministerio de Agroindustriay de otros organismos y por el lado japonés, los funcionarios del Ministerio de Agricultura, Silvicultura y Pesca, encabezados por Osamu Hashiramoto, Ministro Asistente Adjunto, los funcionarios de la Embajada y unos 30 empresarios del país nipón.
La apertura estará a cargo del Embajador Noriteru Fukushima, Hashiramoto y un funcionario del Ministerio de Agroindustria. 
Durante el encuentro los representantes gubernamentales explicarán "sobre la política agroalimentaria de ambos países y dialogarán sobre el fortalecimiento de la relación comercial entre ambos países, el ambiente de negocios y la inversión en Argentina". 
Además, la delegación japonesa presentará al gobierno argentino un documento con "laspropuestas orientadas a fortalecer la competitividad de la industria agroalimentaria argentina".
"La embajada del Japón espera que tanto la Misión Minera Hidrocarburífera como el Comité Conjunto sirvan para profundizar la relación en el sector mineroenergético y de agroalimentaria y para la colaboración en el G-20 entre ambos países", apuntaron las fuentes.

Argentina avanzó dos posiciones en el ranking mundial de países productores de trigo



Durante el último ciclo, nuestro país se ubicó en la decimoprimera posición. La Unión Europea lidera el ranking con 151,6 millones de toneladas.

"Argentina, con 18 millones de toneladas durante el ciclo 2017/18, sube dos escalones dentro del ranking de los países productores de trigo colocándose en la decimoprimera posición", destacó la Bolsa de Cereales y Productos de Bahía Blanca (BCP).
La producción mundial fue de 758,2 millones toneladas durante el último ciclo. La Unión Europeacon 151,6 millones de toneladas, continúa liderando el ranking de productores al generar el 20% del trigo global, seguida de China con 130 millones de toneladas y de India con 98,3 millones.
argentina avanzo dos posiciones ranking mundial paises productores trigo
argentina avanzo dos posiciones ranking mundial paises productores trigo
Nuestro país obtuvo un incremento interanual del 20% al pasar de 15 a 18 millones de toneladas, representando el 2,4% del mercado internacional. Esta campaña se coloca cómo la segunda mejor desde el año 2007 donde la producción nacional llegó a 18,6 millones de toneladas.
"La consolidación de políticas públicas destinadas a la apertura de mercados internacionales y la eliminación de las retenciones formuladas a fines del año 2015 permitieron mantener la tendencia creciente en cuanto a la producción y ubicar a esta campaña en valores cercanos al récord de producción que experimento la Argentina en el año 2007", comentaron desde la BCP.
argentina avanzo dos posiciones ranking mundial paises productores trigo

EXPORTACIONES DE TRIGO

Al analizar el comercio internacional, las exportaciones globales disminuyeron un 1% al pasar de 183,2 a 181,7 millones de toneladas. Rusia con 36 millones mantiene el liderato del mercado mundial por segundo año consecutivo.
En tanto, nuestro país se mantiene el séptimo lugar a pesar de que los embarques nacionalesregistraron una caída interanual del 9%, alcanzando los 12,5 millones de toneladas.
Con respecto a las importaciones globales, las mismas crecieron levemente (1%) al finalizar con 180,3 millones de toneladas: "Los principales países demandantes del cereal continúan siendo Indonesia y Egipto con 12,5 y 12 millones respectivamente", explicaron desde la Bolsa de Cereales de Bahía Blanca.

La soja, muy cerca de los u$s 300 Por Dante Romano* | Ambito Financiero



La seca que afecta al cultivo en Argentina está generando fuertes subas en Chicago. Se especula que los valores no se mantendrían a largo plazo porque la producción de Brasil compensaría las pérdidas locales.

Como esperábamos los especuladores en Chicago, reaccionaron con violencia a la falta de lluvia en Argentina. Comenzó la danza del pesimismo, y nadie se anima hoy por hoy a aventurar hasta qué punto podría bajar la producción y subir los precios. Lo cierto es que los valores a los que estamos llegando dan vértigo, y como suele pasar en estos casos, habrá una reacción en exceso del mercado. La pregunta del millón es dónde estará el pico.
En los últimos quince días, las sojas se deterioraron mucho. La lectura de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires  apunta que más de la mitad del cultivo de primera y más del 60% del de segunda se encuentran en condiciones de regular a mala. Si bien no redujeron la proyección de 50 millones de toneladas de la semana pasada, la Bolsa de Comercio de Rosario ya habla de menos de 50 millones. Por su parte, los privados arriesgan 48 millones y si el rinde fuera el de la última seca (2012/13) la producción podría ir a los 44 millones de toneladas.
De la mano de esto lejos quedó el rango 260/270 que veníamos viendo para la soja mayo. Esta semana acariciamos los u$s295 por tonelada y muchos ya esperan los u$s300. Estos valores parecen una locura, aún para una situación de problema climático local. Sin embargo, la seca tomó a los especuladores vendidos, y resultaría razonable no sólo que tomen ganancias, sino también que pasen a una posición neta comprada. Por esto la locura puede llevarnos más arriba.
Sin embargo, hay un refrán en el mercado que reza que "las ramas de los árboles nunca llegan al cielo". La soja no va a subir indefinidamente, y en algún punto vendrá el ajuste y llevará los precios a niveles más razonables.
No olvidemos algunas cuestiones: Brasil viene muy bien y podría compensar en parte; quedan 11 millones de toneladas de soja del ciclo previo todavía sin vender a esta altura del partido. Estados Unidos aumentaría el área sembrada el año próximo, y también cuenta con stocks bastante más altos que los del año pasado.
En medio de todo esto, el producto que más está subiendo es la harina de soja, lo que mejora sobremanera el margen de molienda, en un momento en que los productores no están interesados en vender. Por eso vemos un mercado disponible también alcista, fruto de la demanda que excede la oferta.
En el caso del mercado de maíz la situación de Argentina también va generando incertidumbre. Sumado a esto Brasil también tiene dificultades. La trilla demorada de la soja está demorando también la siembra de maíz de segunda, y en función de esto la CONAB ya bajó de 92 a 88 millones de toneladas la producción. Haciendo el mismo ejercicio que en soja, sumamos otros fundamentos que no están tan en foco, pero que igualmente suman. En primer lugar, si bien EE.UU. tiene un nivel de oferta enorme fruto de varias cosechas récord consecutivas, la devaluación del dólar le ha dado una posición competitiva mayor, y por tanto las exportaciones esperadas se incrementaron. Además, como contracara de la suba de área de soja, el maíz podría perder superficie en EE.UU. el ciclo 18/19.
Finalmente, el mercado de trigo sigue tironeado por un lado por una cosecha 16/17 muy abultada, especialmente en la zona del Mar Negro, que inundó los mercados; y por el otro, por la menor área sembrada en EE.UU. con clima adverso para el trigo de primavera.
En tanto en Argentina la cola de buques para cargar trigo sigue en más de un millón de toneladas, mostrando una demanda activa, y que se va a comenzar a concentrar en Brasil vía precios pagados más altos para que este país evite que la oferta local se les escape a destinos asiáticos o africanos. Pero el limitante a la suba puede aparecer tarde o temprano, toda vez que este año Rusia podría venderle trigo a Brasil.
Pensando en el nuevo ciclo, los precios que se están manejando son por demás de interesantes. Sin embargo, hay dudas en cuanto a la siembra. La baja humedad que estaría dejando la cosecha gruesa podría afectar la intención de siembra.
 
Design by Grupo Delecluse | Published by Widgets para blogger | Powered by Blogger.com.
© Copyright 2012-2013 Asociación de Productores Rurales de Marcos Juárez All Rights Reserved.