Impuesto Inmobiliario Rural: entidades agropecuarias rechazan aumento para el 2016

2015/11/02


La Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias de Córdoba se lanzará a una serie de gestiones para revertir el proyecto de Leyes Impositivas y Presupuesto para el 2016 en la Provincia, que establecen un incremento del 20% para el Impuesto Inmobiliario Rural y también ajustes de otras variables que influyen sobre la presión impositiva local.
José Manubens Calvet, presidente de CARTEZ, le comentó esta mañana a Agroverdad ya se le ha comunicado a miembros de la Legislatura provincial que “no creemos que este sea el momento de plantear una suba del Impuesto”, porque la mayoría de los productores “han perdido su capacidad de pago”. Agregó que “no hace falta extendernos en argumentaciones” porque las razones son públicas y notorias.
Recordó, aparte, las promesas electorales que se hicieron durante la elección para gobernador, como la supresión de la Tasa Vial, la cual se mantiene vigente para el 2016, añadiendo un sobre-costo a las tareas de producción.
De todos modos, para reforzar esa aseveración apuntó que “hay muchos productores en convocatoria o en trámite de quiebra y muchos más se van a ir sumando”. “Lo que se está sembrando se está haciendo con los restos de lo que ha quedado de la cosecha anterior”, agregó.
Consecuentemente, la CE ha solicitado una audiencia a la Comisión de Agricultura y Ganadería de la Legislatura cordobesa, en procura de hacer comprender la situación y lograr una reversión de las hipótesis de incremento con que el actual Poder Ejecutivo se ha manejado para redactar el Presupuesto y las Leyes Impositivas para 2016.


Fuente: Agroverdad.

Afirman que no hay evidencia de que el glifosato sea altamente peligroso

http://infocampo.com.ar/imagen/631x280/ffffff/i5809-glifosato-631x280.jpg

La toxicóloga Nilda Gait y el oncólogo Martín Alonso disertaron en una jornada de BPA y Salud. Dijeron que aún no hay estudios que puedan relacionar concluyentemente el glifosato con enfermedades.
Las aplicaciones de glifosato, realizadas bajo estándares normales y buenas prácticas agrícolas, no implican riesgos altos para la salud humana. Eso es lo que puede inferirse de los estudios científicos elaborados al respecto hasta el momento, que no son concluyentes para poder relacionar al glifosato a enfermedades graves como el cáncer.
Esa es la conclusión general que surgió del Panel de Salud realizado en el marco de la Jornada de Salud y Buenas Prácticas de Aplicación de Fitosanitarios organizado por los ministerios de Agricultura de la Nación y la Provincia, la Mesa de Buenas Prácticas Agrícolas (BPA) de Río Cuarto, la Cámara de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes (Casafe) y el Inta, en el aero club de Río Cuarto.
En el mismo expusieron los doctores Nilda Gait, jefa del servicio de Toxicología del Hospital de Niños y especialista en toxicología del Ministerio de Salud de la Provincia; y Martín Alonso, director del Hospital Oncológico provincial.
Bajo riesgo de exposición. Ambos profesionales hicieron hincapié en que, de las investigaciones que se han presentado hasta el momento sobre glifosato, sólo se puede inferir una probabilidad de que pueda afectar la salud, pero no hacer tal afirmación con seguridad. Por el contrario, señalaron que la mayoría de esos estudios se han realizado en condiciones absolutamente excepcionales y no en las que normalmente puede exponerse un humano, y sin tener en cuenta otros factores, como exposición a otras sustancias o hasta genéticos, que pueden influir en la incidencia de enfermedades.
Gait detalló que algunas investigaciones sobre glifosato detectaron, por ejemplo, que el efecto de su aplicación de manera adecuada tiene un efecto bajo sobre aguas superficiales y poco probable en napas. Además, “se ha señalado un aumento de incidencia de defectos de nacimientos y anormalidades en el desarrollo de productores que aplican herbicidas, pero no se han tenido en cuenta otros factores, como los genéticos, que también pueden influir”, agregó.
La médica amplió que muchos estudios hechos con glifosato detectaron afectaciones en ADN, pero se hicieron aplicando dosis que no se pueden relacionar de manera similar a lo que es una exposición ambiental. “No se puede establecer una relación causa-efecto porque el grado de exposición no es el mismo al que uno puede tener con aplicaciones de buenas prácticas agrícolas, donde el grado de exposición es bajo. Por eso, se puede decir que el uso de prácticas agrícolas con glifosato implica bajos riesgos para la salud humana”, sintetizó Gait.
Informe Iarc. El oncólogo Alonso, por su parte, hizo especial foco en el informe de la Iarc (Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer) de la OMS que el año pasado ubicó al glifosato en Categoría 2 A; es decir, con posibles efectos carcinogénicos. Alonso aseguró que leyó el informe completo respectivo y que existen algunas cuestiones por las cuales no se pueden extrapolar los datos directamente a todas las poblaciones.
Una de las cuestiones es que los informes se realizaron en base a encuestas a posibles afectados. “Es una metodología que induce a errores porque el encuestado puede olvidar a qué sustancias estuvo expuesto y entonces no se puede aislar al glifosato como la única a la que se expusieron”, explicó.
También dijo que esta posible incidencia se vio solamente en aplicadores, que están mucho más expuestos al producto, y no en la población general. Además, estos trabajos tomaron como referencia poblaciones de Colombia y Ecuador, donde se hicieron pulverizaciones con 52 litros por hectárea sobre plantas de coca como forma de combatir el narcotráfico; una cifra entre cinco y diez veces por encima de lo normal: en Argentina, el promedio es de entre cinco y diez litros por hectárea.
Alonso continuó desglosando el informe de Iarc y señaló que, en otro de los estudios utilizados para la conclusión final, se les dio a los animales alimentación con glifosato “en dosis que ni siquiera teniéndolo debajo de la almohada los tendríamos en la dieta, por lo cual tampoco es traspolable”.
“En ciudades o pueblos muy cercanos al campo, no debería tener incidencia, porque los trabajos desarrollados han mostrado exposiciones a muy bajas dosis, no se ha podido demostrar este efecto nocivo. El Ministerio de Salud de la Nación tampoco ha visto que haya mayor incidencia en zonas rurales que en otras. No incide en los modos en que se está usando”, manifestó.
Para complementar esto, exhibió el mapa del cáncer en la provincia, del que se desprende que en todos los departamentos, sean agrícolas o no, la tasa de afectados con esta enfermedad sobre el total de la población es más o menos similar. “Con los datos que tenemos, no podemos asegurar que exista problema de que hay una alta incidencia de cáncer en algún lugar de la provincia”, enfatizó.

En definitiva, lo de Iarc “es un alerta, pero no indica el peso de cuál es la carga que tendría el uso de glifosato, para saber eso deben haberse más estudios”.

Echegaray vuelve a poner a los productores de granos en la mira

El titular de la Afip aseguró que retienen soja, maíz y trigo por un monto total de U$S 13 mil millones.

La presentación de la recaudación impositiva de octubre trajo una sorpresa. El titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray, informó que hizo una evaluación del stock de granos y que los productores retienen granos por un valor de U$S 13.000 millones.
Según las estimaciones, hay un stock de 19 millones de toneladas de soja, que representan u$s 7.262 millones; 9,5 millones de toneladas de trigo, equivalentes a u$s 2.200 millones y 21 millones de toneladas de maíz, que representan u$s 3.500 millones.

En ese contexto, el funcionario destacó que la Argentina "tiene un potencial en función del stock de soja, trigo y maíz, de ingresar en breve unos u$s 13.000 millones para fortalecer las reservas del Banco Central".

Carne: aún sin restricciones, no hay mucho más para exportar


"El proceso de aumento de las exportaciones con un cambio de la política dirigida al sector va a ser gradual, y va a haber que esperar a que los novillos vuelvan a aparecer", explicaron analistas.
“Con el nivel de producción actual, no hay muchas posibilidades para exportar mucho más. El proceso de aumento de las exportaciones (de carne) con un cambio de la política dirigida al sector va a ser gradual, y va a haber que esperar a que los novillos vuelvan a aparecer. La caída del stock, que todavía está alrededor de 10% o 12%, tomando algún año de la década pasada como base, afectó por encima de todo, a las categorías de novillos y novillitos. Entonces, hay que recomponer esas dos categorías, y después el mercado internacional haría su aporte para favorecer la producción de novillos más pesados”, indicó a “Siempre que llovió…paró”, Miguel Gorelik, director de Valor Carne.
“Además, con una política favorable, que no va a dar resultado en el primer minuto pero que sea creíble, acá se va a poner en marcha una máquina que en menos de dos años va a estar en condiciones de comenzar a aumentar considerablemente la producción”, agregó el especialista.
Consultado sobre las posibilidades del mercado internacional explicó que “el precio de la carne vacuna no sufrió (caídas) como los productos de la agricultura. El año con el precio mundial récord de la carne vacuna fue en 2014 y todavía estamos en esos niveles, mientras que en los últimos dos o tres años el valor de los granos bajó notablemente. Pero esto no está incidiendo demasiado en la Argentina, porque el país estuvo aislado del mundo, y las exportaciones representan apenas 6% de la producción total. Lo que está afectando más es el ciclo propio de la ganadería. Desde hace un par de años, a partir de la mejora de los precios mundiales y ahora con las expectativas internas, está habiendo un amague de retención y expansión del rodeo”, agregó.
En el programa que se emite los sábados de 10 a 12 por Radio Colonia AM 550, Gorelik dijo: “creo que la crisis económica, el conflicto con las monedas, con un dólar que se revaluó y otras que se depreciaron, incidió en la baja general de las commoditties, pero hasta ahora la carne vacuna vino zafando de esa situación, y por delante tiene un panorama en el que muchos analistas coinciden en señalar que es de una demanda muy firme, con lo que no deberíamos esperar muchas sorpresas por ese lado”.
Para finalizar explicó que “el tema necesita una visión global, no hay mejor negocio para el país que vender cada uno de los distintos cortes en el mercado que mejor los pague. En general nunca los consumidores están preparados para recibir aumentos de precio, pero también depende del liderazgo político y de las instituciones, para hacer entender la necesidad de una transición a una situación que va a ser mejor para todo el mundo. El crecimiento que tuvo el mercado de carne de ave en los últimos 20 años es muy importante. Hoy en día está en un 70% de lo que es la carne vacuna y en algún sentido, esa podría ser una solución para permitir esto. Pero de todas maneras me parece que la respuesta está en producir más estructuralmente, porque el mercado mundial está en condiciones de absorberlo, tanto en carne vacuna, como de ave o porcina”.


Fuente: Infocampo.

Vientos de cambio. Diego de la Puente

Toda renovación de un Gobierno genera la natural expectativa en los diferentes sectores que representan la economía de un país. Y, como es lógico, ello no es diferente para el sector agroalimentario. Particularmente el maíz pareciera ser el producto que más está descontando la probable eliminación de los derechos de exportación y, consecutivamente, también la exclusión de la Resolución 543 de los Roes.

Esta situación previamente comentada está generando diferentes visiones de mercado, que podrían tener derivaciones inclusive a nivel internacional. Con valores cercanos a los 150 Dólares por tonelada que ya se están ofreciendo para el forrajero de la cosecha nueva, rápidamente los productores se aprestan a “sacar” nuevamente los números de cara a la campaña de la gruesa que ya está en marcha (Es interesante hacer notar que los valores abonados hoy por el maíz nuevo, están a sólo 10 Dólares de la Capacidad Teórica de Pago (CTP) sin retenciones). La simple comparación con la soja y a los actuales valores que la oleaginosa muestra para la posición Mayo de 2016, muestra a las claras que en muchas zonas de la Pampa Húmeda el maíz muestra mejores márgenes que la soja. Cabe aclarar que las prácticas últimamente efectuadas con siembras tardías de maíz, posibilitan que todavía exista la posibilidad de reemplazar un cultivo por otro. De hecho, los comentarios recogidos durante la pasada semana, muestran algunos cambios que muchos productores ya están comenzando a tomar, en tal sentido.

Si bien sería temerario actualmente realizar algún tipo de pronóstico sobre cómo podría variar el área sembrada con estos cultivos, es interesante el impacto que ello podría generar a escala global. A criterio del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), la producción sudamericana de soja apenas superaría los 172 millones de toneladas. Si comparamos este último número con la recolección de la oleaginosa durante el presente año, no hay mucho más de 1 millones de toneladas de diferencia a favor de la proyección para la temporada 2015/16. Siendo Sudamérica el principal exportador mundial de soja y subproductos, la posibilidad que la cosecha de la oleaginosa no se incremente de un ciclo productivo al otro, generaría un incremento sobre las exportaciones por parte de Estados Unidos. A criterio del USDA, actualmente el País del Norte reduciría sus exportaciones en casi 5 millones de toneladas como consecuencia de mayores ventas externas sudamericanas. Ello, siempre y cuando la producción por estos lares logre incrementarse. Por supuesto que el clima dirá la última palabra, como siempre.

Por otro lado, las derivaciones de las elecciones ocurridas durante el último fin de semana, apuran las especulaciones de una probable devaluación con un nuevo Gobierno. Las últimas declaraciones realizadas por uno de los economistas del equipo de Macri, deja entrever que las mejores condiciones económicas que tendrán los productores como consecuencia de las bajas o reducciones en las retenciones (se especula con la eliminación total para los cereales y una reducción del 5% para soja), sumada a la mejora en el tipo de cambio, generaría las condiciones para que los productores se desprendan de las existencias de granos que actualmente poseen, logrando el próximo Gobierno “hacerse” de las divisas necesarias para frenar cualquier “estirada” del Dólar por encima de los límites normales.

Así las cosas, desde ahora y hasta el 22 de Noviembre próximo en donde el país se enterará quien es el próximo Presidente, poco y nada va a ocurrir en materia de decisiones comerciales por parte de los productores agropecuarios. En todo caso, la atención de los hombres de campo va a estar puesta sobre los valores del maíz nuevo y la posibilidad que sigan o no trepando, al tiempo que el acto reflejo de mirar al cielo para poder continuar con las siembras va a estar a la orden del día.

Se necesita un doble plan económico. Roberto Cachanovsky

La habilidad de Cambiemos estará en lograr un plan económico que apague el incendio que deja CF y el rumbo de esta decadencia
Todo parece indicar que el kirchnerismo tiene perdida la batalla si estamos de acuerdo en que el 25 de octubre el voto mayoritario fue un categórico no a la continuidad del kirchnerismo. Si con la cantidad de puestos públicos que crearon, la catarata de subsidios que entregaron y el consumo artificial que impulsaron, el oficialismo perdió en la provincia de Buenos Aires y en la mayoría de las intendencias de la provincia, en Jujuy, en Santa Cruz y en Santa Fe, parece bastante claro que la gente dijo basta al kirchnerismo. El gran interrogante es si la gente le dijo basta al fondo del problema, a las formas del kirchnerismo o a ambas cosas.
Lo cierto es que sería un error pensar que la crisis que deja el kirchnerismo es una crisis aislada del resto de las crisis anteriores. En rigor es una crisis más en un proceso de la larga decadencia argentina producido por décadas de populismo. Tal vez el populismo extremo al que llegó el kirchnerismo opaque las anteriores etapas populistas, pero no hay que confundirse, esta crisis es producto de desbordes del gasto público, déficit fiscal, regulaciones, carga impositiva, etc. como todas las anteriores. Una vez más asistimos a un proceso populista que, luego de distorsionar los precios relativos y recurrir a todos los mecanismos de financiamiento de la fiesta populista, termina colapsando. Que el colapso final se lo dejen al próximo gobierno no quiere decir que no sea un colapso. Es más, no sería la primera vez que esto ocurre.
Pero decía antes que, a mi juicio, esta es una crisis más dentro de una larga decadencia. Si uno tiene en claro este tema, queda en evidencia que el problema heredado no se arregla solamente retocando el tipo de cambio, las tarifas de los servicios públicos o haciendo algunas correcciones en el sistema tributario. La realidad es que los fundamentos institucionales del país están tan podridos de populismo que se hace imposible reconstruir la economía argentina sobre estas bases. No vaya a ser cosa que si gana Macri, por limitarse a hacer solo retoques, terminemos en otra crisis al final del camino y con el regreso triunfante de la que generó este fenomenal descalabro u otro populista que continúe con el proceso de larga decadencia.
Se requiere, a mi juicio, entonces, un doble plan económico que tiene que estar perfectamente ensamblado uno con el otro. Un plan sería el plan contra incendio que es para enfrentar la herencia que dejará el kirchnerismo. Un poco por ideología e ignorancia y mucho por pura maldad, dejan serios problemas cambiarios, de tarifas de los servicios públicos, de altísimo nivel de gasto público junto con una presión impositiva que está destruyendo la actividad privada y encima déficit fiscal que genera expansión monetaria e inflación.
Por otro lado, hay que pensar en una estrategia de crecimiento de largo plazo para abandonar esta larga decadencia. Ello implica cambiar los valores perversos que imperan en la sociedad y que fueron potenciados por estos 12 años de populismo k. Me refiero a esa cultura que impulso el kircherismo de que unos tienen derecho a vivir del trabajo ajeno. Esa perversa idea que un grupo de personas tiene la obligación de mantener a una legión de gente que figura como “empleados” del sector público y planes sociales. Otros se sienten con derecho a no tener que competir y a que el estado les reserve una parte del mercado para ellos solos. Hay que cambiar esta cultura de creer que el estado puede hacer cualquier cosa con el contribuyente y cobrarle impuestos disparatados en nombre de la solidaridad social. Argentina tiene que ser competitiva en materia impositiva para atraer inversiones. Tiene que desregular la economía para generar inversiones competitivas que atiendan las necesidades de los consumidores. Inversiones que puedan abastecer el mercado internacional porque son eficientes y pueden competir. Es decir, salir de esta lógica de barrio que impulsa el kirchnerismo según la cual tenemos que darle la espalda al mundo y producir solo para el reducido mercado interno.
En su ignorancia supina, los k no terminan de entender que al producirse en cantidades reducidas solo para el mercado interno, el peso de los costos fijos es mayor por cada unidad producida. En cambio, si uno produce para el mercado interno y para exportar las unidades producidas son muchas más y, en consecuencia, los costos fijos por unidad se reducen. Ejemplo, el costo de la secretaria del presidente de la empresa pesa menos si se divide sobre 1000 unidades producidas que si se divide sobre 100.000 unidades producidas. Esta matemática tan elemental parece no entrar en el cerebro k, que luce estar limitado a los cantos desde el patio de las palmeras y a aplaudir los discursos más disparatados de los que puedan tenerse memoria.
Mi principal preocupación es que, de confirmarse la victoria de Cambiemos el 22 de noviembre, logre frenar el proceso a la chavización que impulsa el kirchnerismo pero subestime el incendio económico que deja el kirchnerismo y tengamos una crisis social y política que no permita salir de esta destrucción populista que domina la Argentina desde hace décadas. Es decir, que el descontrol de corto plazo impida cambiar el rumbo populista para iniciar el rumbo de un mercado libre, con disciplina fiscal,  monetaria y respeto por los derechos de propiedad.

El kirchnerismo deja un verdadero campo minado que puede evitarse y debe evitarse para no seguir en este populismo decadente. La habilidad de Cambiemos estará en lograr un plan económico que apague el incendio que deja CF y, al mismo tiempo, cambie el rumbo de esta decadencia. Enfrentar y controlar lo coyuntural y, al mismo tiempo, poner las bases sólidas de lo estructural para ser lo que fuimos cuando en nuestro país imperaron los principios de la constitución nacional de 1853/60.

Los precios del maíz a hombros de las expectativas Patricia Bergero

Aunque en semanas anteriores venía atisbando un ánimo de mejora para los precios del maíz nuevo, luego de las elecciones del domigo pasado los precios por el cereal mejoraron notablemente. El maíz fue el más activo de los productos llegando a hacerse a U$S 145 la tonelada para la entrega en la tira marzo/mayo, con una buena cantidad de participantes. Sobre el final, los precios para el mismo período de entrega retrocedieron a U$S 142, haciéndose igualmente un buen volumen ya que en el día anterior se pagaba lo mismo para la entrega en junio/julio. Si bien estuvo muy activo el producto, hay mucho más volumen en cartera esperando el próximo nivel de precios, el de 150 dólares la tonelada; más allá que llegue.
En la encuesta semanal que se hace en GEA - Guía Estratégica para el Agro siguiendo las condiciones del cultivo y el avance de las labores, se volvió a preguntar sobre intencionalidad de siembra para la zona núcleo. Como resultado del conjunto de ellas se vio que los planes de siembra en maíz se mantienen, sin que se hayan hecho movimientos de consideración por insumos durante esta semana. Esto nos dice que las expectativas están altas y se reflejan en los precios, pero con números que no terminan de cerrar en la “planilla de Excel” para la explotación agropecuaria se aguardarán acciones concretas por parte del candidato que asuma el próximo gobierno para sumar superficie. Es que la posibilidad de remoción de los ROE como sistema de licencia de exportación previa o la derogación del 20% de derecho de exportación, que a un FOB de U$S 170 /175 podría sumar 34 dólares al precio interno, daría mucho aire al sector. Por lo pronto, a nivel nacional se llevaba sembrado el 31% del área de intención que tiene el Ministerio de Agricultura.
Con algo de contagio del otro cereal cotizante en Chicago, el maíz logró terminar con una suba acumulada semanal cercana a U$S 1 por tonelada. Aunque el saldo de la semana resultó ligeramente positivo para los futuros de maíz CME en las posiciones correspondientes a la presente campaña norteamericana lo cierto es que algunas señales de tipo fundamental son más bien flojas para el grano estadounidense:
- Se aceleró la cosecha. Con 16 puntos en la semana cerrada el 25 de octubre, la recolección de maíz en EE.UU. cubría el 75% de la superficie cultivada. Esto excedió en 31 puntos lo cosechado el año pasado a igual fecha y en 7 puntos al promedio de las 5 temporadas anteriores.
- En un contexto de cómodo balance sheet para EE.UU., el frente exportador no se presenta muy auspicioso. Tal como puede apreciarse en el cuadro adjunto, hay sólo un 27% del saldo exportable de maíz 15/16 comprometido cuando el año pasado era del 40% y la media de 5 años era del 46%.
- Dos empresas chinas, una de ellas estatal, habrían pedido al gobierno de China investigar la existencia de dumping en las importaciones de DDGS de EE.UU. Siendo China el principal destino de las exportaciones de DDGS de EE.UU. (58% hasta agosto de 2015, versus 38% en el 2014, 46% en el 2013, 29% en el 2012), y siendo los DDGS un producto derivado de la industria del etanol no es raro que los analistas del mercado de maíz norteamericano lo miren con atención.
De todas maneras, esta situación para el maíz norteamericano no se logra reflejar plenamente en los precios debido a la retracción de ventas de parte del productor. Muchos de los acopios comerciales se quejan de un ingreso de maíz más bien lento y ello se debe a que los actuales valores “no le cierran” al productor que prefiere retener el grano en su campo.
Un interesante informe de Rabobank mencionaba que el valor de equilibrio del productor promedio del Medio Oeste está entre U$S 4,20 / 4,50 por bushel (165 a 177 dólares/t). No es de extrañar entonces que frente a los U$S 3,80 por bushel (pbu) del CME, las puntas de las primas en el físico muestren grandes brechas. Para la entrega a industrias procesadoras del centro Illinois las primas iban de -5 hasta +20 centavos de dólar por bushel sobre CBOT. Agrega también Rabobank que una liquidación de maíz estadounidense más pronunciada posiblemente se dilate hasta marzo cuando haya necesidad de contar con dinero para los gastos operativos. Los productores estadounidenses pueden retener grano debido a que los últimos 6 años registraron alto nivel de rentabilidad, dejándolos financieramente sólidos.

Soja fuerte a nivel local pese a las bajas externas. Guillermo Rossi

El mercado local se mostró cargado de expectativas y recibió un significativo empuje alcista en la primera parte de la semana, apoyado en la gran agresividad de los compradores. Los precios alcanzaron su nivel más alto de la campaña actual, superando los u$s 240/ton en el segmento disponible de la zona de Rosario. Si bien el volumen de ventas reaccionó con fuerza, la oferta luego se retrajo a la espera de estímulos más contundentes. La posibilidad de que se reduzca la alícuota de derechos de exportación motivó gran especulación en los mercados a término, especialmente en posiciones con entrega diferida. En igual sentido actuó el intento de los operadores por anticipar movimientos en el tipo de cambio.
Ante este contexto, las fábricas prefieren estar cortas en pesos y contar con la cobertura que brinda la tenencia de la mercadería. Sin embargo, el escenario de corto plazo luce realmente complicado para la industria, ya que los márgenes de crushing se adentraron en el rojo y una presión compradora excesiva puede ser desventajosa si se expande el diferencial entre el mercado disponible y los futuros de la cosecha nueva. A esto se le agrega el marcado deterioro en los precios externos de la harina de soja, que a lo largo de la semana cayeron por debajo de u$s 340/ton FOB en puertos argentinos.
Ante este panorama, cabe esperar una mayor reducción en el ritmo de procesamiento industrial durante los próximos meses. En el mes de septiembre se trituraron 3,8 M tn de soja en todo el país, un 13% más que en el mismo período del año pasado. El acumulado del primer semestre de la campaña llega a 25,2 M tn frente a 23,5 M tn en igual lapso del ciclo 2013/14. Con estos números el año 2014/15 apunta a cerrar con molienda de soja por 42 M tn, a la que deberán sumarse cerca de 12 M tn con destino de exportación y 4 M tn de otros consumos internos. Todos los sectores de la demanda muestran una gran expansión interanual ante la mayor disponibilidad de mercadería a lo largo del año.
De concretarse estas proyecciones de demanda la campaña actual finalizaría con un stock cercano a 10 M tn, alcanzando un nuevo récord. Si a este número se le suma la producción esperada del próximo año queda un escenario de oferta notablemente amplio, que podría tener un efecto depresivo sobre los valores de mercado si el ritmo de ventas es agresivo. Sin embargo, para que esto suceda el peso debe recuperar firmeza frente al dólar, algo que podría demandar tiempo hasta que se frene la inercia inflacionaria que arrastra la economía argentina.
El mercado internacional monitorea de cerca las condiciones climáticas en Sudamérica en pleno avance de los trabajos de siembra. En Brasil la proporción implantada es ligeramente menor que a la misma altura del año pasado, aunque con gran disparidad regional. El impacto en el potencial de rinde de esta demora es poco significativo. En Mato Grosso la superficie implantada se duplicó en la última semana, estimándose ahora 38% de avance sobre el total de intención. En tanto, en Paraná –el segundo distrito productor- el área cubierta llega al 66%, guarismo superior a la media usual. Algunos analistas piensan que este factor permitirá un sostenimiento o quizás leve crecimiento de la superficie de maíz en el estado, ya que la cosecha anticipada de la oleaginosa dejaría una amplia ventana de siembra para ocupar con el cereal de segunda.
Los pronósticos anticipan nuevas lluvias en casi toda la región agrícola de Brasil, pero pocas precipitaciones en Argentina en un horizonte de 10 a 14 días. Las reservas de humedad son en general satisfactorias, aunque el aumento de las temperaturas ha incrementado la exigencia de cara a las próximas semanas. En la zona núcleo de nuestro país se ha sembrado el 11% de la superficie y los primeros lotes están emergiendo con normalidad.
El volumen de cosecha nueva comercializado hasta el momento es notablemente bajo y no se observan en la plaza compradores activos en la búsqueda capturar oportunidades de mercado. En la plataforma del término las posiciones con vencimiento en mayo fluctuaron entre u$s 225 y 230 por tonelada durante los últimos días, alcanzando récords desde la apertura de la posición. Este precio se acerca al que se negoció en abril y mayo de este año, en pleno período de ingreso de la mercadería al circuito comercial. La diferencia es que Chicago negocia ahora cifras sustancialmente más bajas, lo que implica que el spread se está reduciendo.
El mercado externo ha incorporado una prima de riesgo sobre la campaña sudamericana que se irá desinflando si el progreso de los cultivos es favorable y se cumplen las previsiones de superficie. Para los participantes más expuestos una alternativa es adquirir contratos de opciones, que permiten asegurar objetivos de precio a cambio del pago de una prima. Estas estrategias se vuelven cruciales ante el mayor potencial de caída de las cotizaciones, que podrían quedar por debajo de los costos de producción durante un período significativo.

Precios más altos del año para el trigo futuro. Guillermo Rossi

El mercado local del cereal muestra creciente expectativa ante un posible cambio en las reglas de juego, especulándose con precios más elevados y una operatoria más ágil durante los próximos meses. Pasadas las elecciones nacionales del último domingo los futuros con entrega a cosecha dieron un importante salto para luego mostrar subas más moderadas. La posición con entrega en enero sobre Buenos Aires en MATBA alcanzó el viernes un récord histórico de u$s 161/ton.
Algunos participantes aprovechan el contexto para tomar coberturas a los precios actuales, aunque el avance de la comercialización en el físico sigue siendo escueto. Los precios se acercaron a la capacidad teórica de pago, lo que debería generar interés de los productores por vender. Sin embargo, el visible retraso en el tipo de cambio es un factor que desalienta la concreción de negocios. Ante este escenario, hasta la tercera semana de octubre el volumen comprometido para entrega en ciclo 2015/16 no llegaba a 300.000 toneladas.
Al margen de la incertidumbre política, parte de la retracción comercial que se observa obedece a la falta de certezas en cuanto a la calidad de los granos que se obtendrán. Si bien esta variable no suele ser una limitante para la contratación de negocios forward, lo es en un año con gran disparidad de precios y sustanciales primas por calidad de parte de los compradores. En algunos casos la exportación puede pagar hasta u$s 10/ton más por trigos de proteína media-alta y buen peso hectolítrico. Esto hace que el productor busque diferenciar su trigo para potenciar el precio de venta.
Buena parte del veredicto en materia de calidad lo tendrán las condiciones climáticas de las próximas semanas, a medida que los trigos de la zona central del país se acercan a su maduración y el fenómeno del “Niño” parece intensificarse. Nuevas lluvias hicieron su aparición en la zona central del país durante los últimos días, dejando acumulados de hasta 40 mm que favorecieron el llenado de los granos en la zona núcleo. Hasta el momento el avance de la cosecha es marginal y se limita al extremo norte de la superficie cubierta en el país. En el NOA se ha recolectado cerca de una cuarta parte del área proyectada, con rendimientos a partir de 16 qq/ha y con extremos de hasta 26 qq/ha. La calidad de los granos va de regular a buena.
De cara a la nueva campaña la producción de 9,3 M tn que espera obtenerse se sumará a un stock inicial que se estima cercano a 4 M tn. Se trata de un volumen de oferta que dejará un saldo exportable significativo si hay políticas que promuevan una mayor apertura comercial. Esto es una buena noticia para los compradores brasileños de cara a un ciclo de comercialización que parece más ajustado que el del último año, por la caída en la producción del estado de Paraná. De todos modos, las posibilidades de intercambio comercial tenderán a profundizarse a partir de marzo y abril, cuando los stocks comiencen a declinar.
El trigo paranaense se encuentra recolectado en un 85% según datos de la Secretaría de Agricultura estatal, mientras que el 32% del total proyectado ya se encuentra comercializado. Los productores esperan una recuperación del precio hasta niveles cercanos a la paridad de importación antes de comprometer la entrega de sus lotes. Fuentes del sector comercial aseguran que alrededor del 20% de la cosecha -unas 700.000 tn- sólo tiene destino forrajero, aunque los participantes son cautos con este número ya que todavía no se ha podido mensurar enteramente el impacto de las lluvias en época de cosecha. En Rio Grande do Sul, por su parte, la colecta asciende al 40% de la superficie, pero aquí la proporción de trigo forrajero llegaría a dos terceras partes del total.
En suma, la producción brasileña de trigo de alta calidad panadera quedará por debajo de cuatro millones de toneladas, generando una necesidad de importación cercana a 6 M tn si llegan a cumplirse las actuales proyecciones de consumo. Pese a ello, las compras del primer tramo de la campaña muestran un ritmo muy inferior al que cabría esperarse como promedio para todo el año. Importadores brasileños adquirieron poco más de 700.000 tn en el bimestre agosto-septiembre, un 40% menos que en el mismo período del año anterior.
Por el momento la estrella de la región es el trigo paraguayo, que gracias a sus buenos parámetros de calidad y precios competitivos está ingresando de a poco en los molinos del sur de Brasil y también en Uruguay. El saldo exportable podría agotarse rápidamente y el volumen en juego sería el más elevado desde el récord de exportaciones alcanzado en la campaña 2011/12. Ante esta situación, en este país ya se especula con una recuperación de la superficie sembrada de cara a la campaña 2016/17 luego de la considerable reducción de este año.

Banco Mundial: no es de esperar que "El Niño" aumente el precio de los granos en la presente campaña Julio Calzada y Cristian Russo

En un artículo editado por el Banco Mundial (BIRF) en su último informe trimestral sobre "Perspectivas de losI mIercados de commodities" (Commodity Markets Outlook- Octubre 2015) se observa un breve pero interesante análisis sobre las posibles implicancias que podría tener el fenómeno climático denominado "El Niño" sobre los mercados de commodities, entre ellos, el granario.
En el informe se formulan inicialmente tres preguntas: a) ¿Qué es El Niño?, b) ¿Cómo afecta en realidad el Niño a los mercados de commodities y materias primas? y c) Si el actual episodio "Niño" -el cual podría hacerse evidente en los próximos meses- puede llegar a desencadenar un aumento en los precios mundiales de los productos básicos agrícolas.
En primer lugar, El Niño es un fenómeno climático que se presenta cuando en la zona ecuatorial del Océano Pacífico se genera un aumento en la temperatura de las aguas en una vasta zona marítima. Las altas temperaturas causan fuertes precipitaciones -superiores a lo normal- en muchas regiones, especialmente en el Hemisferio Sur. El impacto más notorio se da en América del Sur, Este y sur de Asia, Australia; mientras que el impacto en el Hemisferio Norte es más modesto y de menor intensidad.
Los episodios de El Niño ocurren -por lo general- cada 2 a 7 años. Por lo general, se desarrollan durante abril-junio y alcanzan máxima intensidad durante diciembre-febrero. Por lo general, en América del Sur comienza a tener efecto a fin de octubre y se extiende hasta abril. A menudo el fenómeno El Niño es seguido por un fenómeno La Niña, donde bajan las temperaturas del Océano Pacífico por debajo de niveles normales y se registran períodos secos. El más fuerte fenómeno Niño se registró a nivel mundial en los años 1997 y 1998.
El impacto de El Niño es muy importante en Sudamérica para las producciones agrícolas. Sin embargo, hay zonas donde su acción es determinante, mientras que en otras áreas geográficas sus efectos son poco significativos. Así mismo en algunos cultivos no tiene demasiada relevancia y en otros sucede todo lo contrario, ya que puede provocar diferencias muy favorables en los volúmenes de producción. Por ejemplo, en Argentina, en el cultivo de Trigo -en un año Niño- no se advierten demasiadas diferencias en los rindes. Pero en soja y maíz, su acción puede ser determinante en los rindes promedios alcanzados. Es interesante recordar que El Niño no actúa sólo, o sea para expresarse necesita acoplarse a fenómenos regionales, que no son pronosticables en escalas de largo plazo. Por ejemplo, en caso de lluvias, El Niño tiende a incrementar el volumen y la extensión de los frentes, por el aporte de humedad extra que proporciona. También es cierto que tiende a aumentar los problemas de inundaciones y muchas zonas con riesgos hídricos suelen perder área cultivada, aumentando por un lado las pérdidas pero generando también (en algunos cultivos) aumentos de volúmenes de producción muy significativos.
Las principales conclusiones a las que arriba el Banco Mundial  en su informe son las siguientes:
a) El episodio de El Niño que podría evidenciarse en la campaña en curso podría llegar a ser uno de los más fuertes en el registro histórico mundial. Se espera que alcance su máximo impacto durante diciembre 2015-febrero 2016, es decir a principios del verano de 2016.
b) Los recientes pronósticos meteorológicos son coincidentes en que podrían persistir condiciones secas en América Central y algunas áreas de Sudamérica, mientras que se esperan mayores precipitaciones pluviales en Brasil y en el noreste de Argentina, una región clave para la producción de café, soja, maíz y otros granos.
c) Hasta el momento, tanto los precios mundiales de los granos como los valores domésticos nacionales no han experimentado un repunte importante, incluso en aquellos países que están ante una situación de riesgo por El Niño. El Banco Mundial tomó una muestra de 22 países de donde infiere que el precio promedio local del maíz aumentó sólo un 2,1% desde el primero al segundo trimestre de 2015 y los precios promedios domésticos del trigo y arroz cambiaron muy poco durante ese mismo período. En los mercados mundiales, el precio internacional del maíz, el trigo y el arroz se redujo en un 3%, 9,5% y 7,5%, durante el mismo período, respectivamente. Incluso las comparaciones de precios entre el segundo trimestre de 2015 y similar período del 2014, confirma leves cambios en los precios domésticos en la citada muestra de países.
d) En opinión del Banco Mundial, el impacto bajista que podría llegar a tener El Niño sobre los precios de las materias primas podría ser predominantemente local pero no global; ya que según el BIRF los mercados globales están actualmente muy bien abastecidos como consecuencia de las importantes producciones registradas en los últimos años y los altos stocks finales que se evidenciaron en los últimos ciclos. Según el BIRF, la relaciones entre existencias (stock final) y la utilización o uso para el maíz, el trigo y el arroz (un indicador que marca la abundancia de los suministros respecto de la demanda) están todos -numéricamente hablando- muy por encima de su promedio en los últimos 10 años, y en un nivel superior al del ciclo 2006-2007, cuando se empezó registrar la fuerte alza en los precios de los commodities que tanto benefició a Argentina.
e) La entidad considera poco probable que el actual episodio de El Niño cause un aumento en los precios agrícolas internacionales porque el impacto sobre los precios en los pasados episodios niños, ha sido muy limitado y de leve magnitud. El Banco muestra en el informe un gráfico con la evolución de los precios de los commodities desde 1980 a 2014 que certifica esta conclusión. En el pasado, los niños no tuvieron un impacto determinante sobre el precio internacional de los granos. 
f) El banco considera también que el actual episodio de El Niño difícilmente cause un aumento en los precios agrícolas internacionales debido a que existe una débil correlación y vínculo entre los precios locales y los internacionales, especialmente para los pequeños países en desarrollo. Sostiene que podría tomar mucho tiempo para que cualquier caso Niño en un país determinado afecte a los mercados mundiales. En tal sentido indica que la correlación débil entre los precios nacionales y mundiales ha sido muy bien documentada en la literatura y que, de hecho, los precios internos son impulsados por una serie de factores específicos de cada país, incluyendo los patrones climáticos, los movimientos de divisas, los costos de transporte (desde chacra o fábrica a puertos), las diferencias de calidad y las políticas comerciales nacionales.
g) No obstante, el organismo deja sentada una posibilidad: que El Niño pueda llegar a afectar gravemente a un gran país productor. Cuando se habla de grandes naciones productoras, uno automáticamente piensa en Argentina y Brasil con la soja y el maíz. Pero la experiencia reciente muestra que los precios subieron fuertemente en los casos de un escenario Niña como el de la sequía de la campaña 2008/2009 en Argentina, más que en los años de fuertes lluvias.

Los mercados agrícolas en Argentina y Estados Unidos Guillermo Rossi

Argentina y Estados Unidos han tenido históricamente una muy baja complementariedad en la producción de alimentos. En ambos países el interior es extenso, tiene relativamente baja población y hay enormes superficies de tierra plana y fértil con buen promedio anual de precipitaciones y condiciones climáticas favorables para la producción de granos, carnes, lácteos, frutas y vegetales, al menos durante parte del año. Si bien la agricultura norteamericana está más diversificada que la de nuestro país, esto obedece en parte al efecto que genera el dispar tratamiento en las políticas (impositiva, cambiaria, etc.) que reciben algunas economías regionales. De todos modos, la diferencia más visible es de tamaño: en Estados Unidos se estima que la agricultura representa en forma directa alrededor del 1,5% del Producto Interno Bruto (PIB), es decir, sin contar sus efectos indirectos el sector tiene un tamaño similar al ¡50% de todo el PIB argentino!(1)
Ambos países aparecen en las primeras posiciones del ranking de exportadores de soja y sus derivados, además de maíz, trigo y sorgo, entre otros granos, lo que remarca la importancia que tiene la producción de cereales y oleaginosas con destino comercial, sea para abastecer de materia prima a la agroindustria o para su venta como commodity en los mercados internacionales. En este punto Argentina resalta por su notable perfil exportador, puesto que coloca anualmente alrededor de dos tercios de su producción en los mercados externos. Contrariamente, en Estados Unidos el consumo doméstico absorbe una proporción muy grande de la oferta, generando un saldo exportable que en los últimos años ha quedado por debajo del 30% de la producción.
Esta particularidad, sumada a especificidades culturales y geográficas propias de cada país, genera notables diferencias en la estructura del sistema comercial que en definitiva forma los precios internos de referencia de cada grano. En Argentina el grueso de la oferta fluye hacia la zona de influencia de los puertos de Rosario, generando allí un enorme mercado concentrador de físico en el que anualmente se intercambian decenas de millones de toneladas (la Bolsa de Comercio). De este modo, la capacidad teórica de pago que arrojan los valores FOB en la zona portuaria se constituye en el principal elemento orientativo para la determinación del precio doméstico, al menos considerando períodos de tiempo relativamente extensos.
En cambio, en Estados Unidos es difícil identificar una región puntual en la que los compradores absorben una alta proporción de la oferta, por lo que el concepto de "FAS teórico promedio" no es aplicable a los fines prácticos. Dado que la operatoria granaria de físico no está concentrada en una región relativamente acotada, el rol de mercado concentrador lo cumplen los futuros que se negocian en Chicago. Luego, los diferentes puntos de entrega a lo largo y ancho del país negocian usualmente primas o descuentos (en adelante, bases) sobre la posición referente de los futuros.
En el mercado de futuros se produce la puja entre los operadores que recurren a la plataforma para cubrir riesgos y los especuladores que buscan anticipar tendencias. El equilibrio descontará todos los factores que intervienen en la formación del precio, reflejando la situación global. Sin embargo, la fortaleza relativa de la oferta y la demanda suele tener una alta variabilidad regional, dependiendo de los resultados de la cosecha en cada zona, la disponibilidad de capacidad de almacenaje y logística de transporte, las condiciones climáticas, los diferenciales de calidad, etc. Por ello, en cada localidad o punto de entrega se incorporan diferenciales de precio que recogen esa disparidad, incluyendo los costos de transporte. Las primas y descuentos sobre posiciones de futuros también sirven para ponerle precio a productos que no cotizan en mercados de futuros, pero que tienen una obvia relación con el referente. Ése es el caso del sorgo y la cebada, para los cuales usualmente se emplea una base sobre contratos maíz.
En suma, una gran diferencia que se observa entre Argentina y Estados Unidos es que el mercado de físico local negocia en el primer caso un valor "lleno", mientras que en el segundo gran parte del margen de compradores y vendedores se juega en la base o diferencial que se establece respecto de la cotización del mercado de Chicago. Por supuesto, esta división no es tajante: en Estados Unidos hay operaciones a precio lleno y en Argentina se hacen negocios denominados "de base", en los que el precio surge del diferencial frente a un punto de referencia. Sin embargo, este tipo de negocios no son la alternativa más ilustrativa en cada caso.
En ambos países es difícil resumir diariamente el comportamiento de los mercados de físico debido a la alta heterogeneidad de condiciones contractuales que se negocian en ellos (fechas de descarga, requerimientos de calidad, plazos de pago, puntos de entrega, etc.). Sin embargo, en ambos hay experiencias duraderas al respecto. Dejando de lado la información proporcionada por los operadores comerciales en su gestión diaria, cuando se trata de resumir el panorama de un mercado encontramos la siguiente situación:
- En la esfera privada en Argentina las Cámaras Arbitrales de Cereales del país históricamente han recabado la información de los negocios en su ámbito de influencia, conjuntamente con representantes de las partes e intermediarios. En todos los casos, los negocios que considerarán son sólo aquellos con descarga inmediata sobre camión o vagón en su plaza de influencia, en condiciones Cámara y con pago al contado para calcular un promedio ponderado que se constituye en un precio referencial, denominado "precio de pizarra". En lo que hace a las operaciones que no responden a las condiciones contractuales mencionadas, la información debe ser proporcionada y difundida por aquellas Bolsas de Cereales que tengan plaza de negociación en su área de influencia. Esta es una función de difusión del mercado de granos llevada a cabo por las Bolsas, función asignada por la esfera pública al sector privado.
- En Estados Unidos, desde hace exactamente 100 años, el Agricultural Marketing Service (AMS), una de las divisiones del USDA, ha proporcionado diariamente información de precios y condiciones en el mercado de granos. Esa información es recogida por funcionarios calificados del USDA o del estado correspondiente a través de métodos subjetivos (observación in situ, transferencia electrónica de datos, entrevistas telefónicas confidenciales y entrevistas cara a cara) y publicada. De toda la información recibida, el USDA compila en el Daily Grain Review sólo los precios llenos máximos y mínimos, con sus respectivas bases, relevados sobre -en este caso- 15 regiones concentradoras para la soja con entrega cercana. Las áreas mencionadas pueden corresponder a plazas concentradoras de exportación (Golfo, Toledo, etc.), de acopio (Kansas, Omaha, etc.), de terminales fluviales (St. Louis, NO Peoria, etc.) o de plantas industriales (centro de Illinois). Es decir no se calcula un único precio por área concentradora de negocios, sino que se obtiene una noción de los valores negociados o de las ofertas de compra hechas en dicha región.
Como una experiencia casi única en lo que hace a los mercados de granos, en Argentina se puso en marcha SIOGRANOS. Este sistema implementado en forma conjunta por el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca y la Comisión Nacional de Valores obliga a que los operadores del mercado carguen las operaciones de físico del día de determinados productos agrícolas incluyendo, además del precio, una buena parte de las condiciones contractuales pactadas. Esto da una visión detallada, y para nada resumida, de lo que sucede en el mercado de granos, si bien la idea del sector público es poder elaborar valores de referencia sobre aquellas regiones que se constituyen en benchmark para el sector agroindustrial.

Modalidades contractuales
Al igual que en Argentina, la compraventa de granos en Estados Unidos no sigue un único modelo contractual sino que en función de las condiciones de mercado y las necesidades de las partes se plantean diversas alternativas para los principales productos. Entre las herramientas que utilizan los compradores de etapa primaria (principalmente, los elevadores) se destacan las siguientes:
1. Spot: el grano se entrega en forma inmediata a precio pactado por las partes. El pago se efectúa a los pocos días de la entrega. En ocasiones, el productor puede escoger diferir la fecha de cobro, generalmente por motivos impositivos (esto es usual en negocios concertados en los últimos meses del año).
2. Cash forward contracts: no difieren sustancialmente de los forwards negociados en Argentina (con la salvedad de que en Estados Unidos no existe el riesgo cambiario para las partes). El productor se compromete a enviar cantidad y calidad especificada de un producto en una fecha futura, con pago contra entrega del precio acordado de antemano. No son comunes fuera de la época de cosecha.
3. Basis contracts: el grano es enviado al elevador y las partes intervinientes definen y pactan una base (usualmente, un descuento sobre Chicago). El productor puede cerrar el precio de la operación cuando lo desee, tomando en cada momento la cotización del futuro utilizado como referencia menos la base inicialmente acordada. Este tipo de operaciones brindan cobertura contra el riesgo de base, pero no aseguran el precio final recibido por la mercadería. El productor las prefiere cuando su expectativa de mercado es alcista y tiene espalda financiera para diferir la fecha de cobro.
4. Hedge-to-arrive (HTA): las partes eligen un contrato de futuros abierto sobre el cual pactan el precio del grano que se entregará (hay negocios por hasta dos años). Cuando el productor envía la mercadería aceptará la base vigente en ese momento, la cual se deducirá del nivel cubierto inicialmente para determinar el precio final. Con frecuencia, este tipo de operaciones puede rolarse hacia fechas posteriores al vencimiento del contrato, aunque el elevador cargará costos que dependen del diferencial de cotización entre posiciones. Es la alternativa que elige el oferente del grano cuando difiere el delivery porque piensa que la base está excesivamente deprimida (esto sucede con frecuencia en época de cosecha).
5. Minimum price contracts: el vendedor se asegura un precio mínimo de venta durante un período preestablecido. El resguardo ante una caída del mercado se obtiene a cambio del pago de un fee, equivalente a la prima de una opción put. En otras palabras, es un producto estructurado sencillo que ofrecen los compradores.
6. Delayed pricing: el grano se entrega y la propiedad del mismo se transfiere al elevador, pero el precio queda pendiente de fijación a discreción del vendedor. La fijación se hará en cualquier momento al precio cash de ese punto de entrega, menos cargos por almacenaje. Aquí el productor no tiene resguardo frente al riesgo de precio ni ante el riesgo de base.
La flexibilidad que pueda otorgar el comprador y su capacidad de pago dependerán del destino que le dará a los granos. La industria evaluará sus márgenes de procesamiento, dados por los costos operativos de molienda y el precio que pueda obtener de los bienes finales que produce, mientras que los exportadores prestarán atención a la evolución de los valores FOB en la zona portuaria. Estos precios se formarán sobre la base de diferenciales sobre los futuros del mercado de Chicago.
En el negocio de la exportación, la gran distancia existente entre las zonas de producción y los puertos -alrededor de 1.200km- complejiza la tarea de coordinar la logística. Ante este desafío las firmas dedicadas al trading internacional de granos participan del transporte ferroviario y operan puertos a lo largo del río Mississippi, abocados a la carga de barcazas con destino a las grandes terminales del Golfo. Cada unidad dedicada a la originación en el centro del país debe monitorear la evolución del mercado CIF, que valúa la mercadería en el puerto donde se hará el embarque definitivo hacia el exterior. Ese mercado es muy transparente y presenta baja dispersión de precios. Asimismo, deberá sopesarse con el "barge market", en el cual los participantes compran y venden "lotes" de barcazas (con frecuencia, de a 100) en cada origen y para distintas fechas del año. Esta operatoria -por lo general muy líquida- es telefónica y se ha estimado que explica entre 2 y 4% de los precios del maíz y la soja.

Estructura y logística
En el último censo agrícola (2012) realizado por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos se relevaron 2,1 millones de explotaciones agropecuarias en todo el país, aunque aproximadamente la mitad declaró que el "farming" no era su única actividad. Dichas unidades cumplían el requisito de facturar más de u$s 1.000 anuales por venta de productos agrícolas, suma que a los fines prácticos algunos analistas consideran exigua. Del total, el 56,6% facturaba menos de u$s 10.000 al año, es decir, una gran proporción eran establecimientos muy pequeños. Para tener una idea de magnitud, en el año de realización del censo la venta de un solo camión de soja (el producido de unas 10 hectáreas de campo) generaba un flujo de fondos bruto cercano a u$s 15.000.
El tamaño promedio de la explotación norteamericana es de 175 hectáreas, naturalmente con una alta dispersión. En algunas regiones es muy común la figura del productor-propietario capitalizado, que vive en el campo con su familia y se encarga de llevar adelante las principales funciones relacionadas con el día a día de la actividad. Para ello suele contar, entre otras cosas, con maquinaria y camiones propios. Tal es así que el censo reportó que los productores eran propietarios de 4,2 M de tractores, mientras que la suma de camiones y pick-ups en su poder llegaba a 3,3 M. Alrededor del 80% de las explotaciones cuenta con este equipamiento.
En cuanto al almacenaje, se observa que el silo bolsa no tiene el mismo nivel de difusión que en Argentina, sencillamente porque suele haber una alternativa logística más viable. El costo de utilizar esta herramienta se estima en torno a u$s 8/ton entre la bolsa y el embolsado. Los productores tienen en general capacidad de almacenaje en instalaciones fijas y el remanente se envía a cooperativas o elevadores zonales. Por ejemplo, en función de los últimos relevamientos se cree que en Missouri la capacidad de almacenaje en Chacra es aproximadamente el 50% de la producción, aunque en algunos estados del norte esta es todavía mayor.
Los granos recorren las rutas en camión generalmente por distancias muy cortas, por lo que no tienen grandes requerimientos de documentación. Las unidades están identificadas con un código QR y en las terminales de descarga más modernas el peso y la calada son automáticos. Incluso en los períodos de mayor congestión los camiones entran y salen en pocos minutos, ya que por lo general el grueso del volumen llega por ferrocarril. El productor que envió la mercadería puede seguir en forma satelital la ubicación de su camión y saber si descargó o no. Cuando la mercadería llega en ferrocarril la calidad se analiza en origen y la certifica el Estado.


 (1) Esto es así pues, expresado en dólares corrientes, el PIB argentino es aproximadamente el 3% del norteamericano.

El que no se cubrió, se embromo. Salvador Di Stefano

Suben las tasas de plazo fijo. Las aseguradoras están obligadas a vender, pero resisten. Cambios brutales en las reglas del mercado de futuro. El dólar blue, al compás electoral.

¿Qué paso con el mercado de futuros?

.- La oposición le hizo una denuncia penal al presidente del Banco Central por las ventas en el mercado de futuros. Al día viernes se ubicaban en torno de los U$S 12.000 millones, de los cuales la mitad vence entre enero y marzo de 2016.

¿Es correcta la denuncia?

.- Muy mal planteada.

¿Por qué?

.- El problema no es la cantidad vendida, el verdadero foco está en el cambio de reglas permanentes que realiza el Banco Central en dicho mercado.

¿Por ejemplo?

.- Vender más de lo permitido, subir el nivel de garantías. Y lo último que realizo es un abuso total, ya que sube el nivel de garantía y cambia el menú de garantías.
El gobierno caza inversores en el zoológico.

¿Me lo explicas mejor?

.- Hasta ahora la garantía era de aproximadamente un 10% de lo que negociabas, y pagabas una comisión del 0,25% de entrada y salida. Podáis dejar en garantía bonos en pesos, dólares o plazos fijos. De esta forma dejabas en garantía un activo que rentaba, y te permitía cubrirte o especular en el mercado de futuros.

¿Entonces?

.- Para todos los que realizaron operaciones, siguen las mismas reglas, y no deben cambiar el nivel de garantía, ni elevarla. Es a priori lo que sabemos.

De ahora en adelante

.- Debes constituir garantías en pesos, y debe ser el equivalente al 20% del contrato que constituyas. Esto cambia la ecuación del negocio, ya que no puedes dejar un activo que renta, e inmovilizas pesos.

Le quitará volumen al mercado.

.- Correcto, le quitara volumen y presión sobre el tipo de cambio.

Es la semana de Jorge Vanolli.

.- Correcto, subió la tasa de plazo fijo al 26% anual para 30 días, y al 29% anual para más de 180 días. Como en el sistema bancario todo está regulado, automáticamente suben las tasas de las financiaciones documentadas, prendarias y personales, en niveles que van del 36% al 52% anual.

Esto enfría la economía.

.- Correcto, son tasas positivas contra la inflación.

¿Cómo se comportará el mercado?

.- Las compañías aseguradoras se han pintado la cara, e irán a la judicialización de la norma que los invita a vender la tenencia de bonzo dolarizados.

Eso quiere decir que el 3 de noviembre no venden.

.- Me parece que algo de los U$S 4.000 millones que tienen venderán, pero no será la totalidad.

¿Hacen pata ancha porque Mauricio Macri lidera la intención de voto?

.- Es lo que esta moviendo al mercado. Por todo lo sucedido en el mercado de futuro, suba de tasas y la intervención en las aseguradoras, el mercado debería bajar. Si el mercado no baja hoy y mañana, es que la onda compradora del exterior es más elevada de lo que creemos, y eso indicaría que el mercado tiene una suba adicional del 20% entre manos, como mínimo.

¿Vos qué harías?

.- Creo que se ganó mucho dinero, y estamos en las puertas de una toma de ganancias. Te recuerdo algo más, el mercado de futuros no operará nuevos contratos por 48 horas, ya que tendrá que adaptar sus sistemas a las nuevas normas.

¿Cómo ves el dólar blue?

.- Lo veo tranquilo por ahora, no hay que fiarse, la ecuación base monetaria versus reservas nos da $ 20,00.

Porque vale en el mercado $ 16,00.

.- Maurcio Macri revelo su estrategia con los fondos buitres. Pediría un Stay, que significa un compás de espera en la negociación, sin que le embarguen una nueva emisión de títulos, aceptaría al mediador, y arreglaría en un periodo de tiempo prudente. La suma a negociar rondaría los U$S 15.000 millones. Si le conceden el Stay podría colocar deuda pública y con ese dinero capitalizar el Banco Central, por ende el dólar blue y las tasas estarían a la baja.

Me conviene colocar pesos a 180 días.

.- No creo, si gana Maurico Macri el dólar oficial subiría mucho más.

Compro dólar blue.

.- Podría quedarse igual, ya que bajaría el dólar de convertibilidad, subirían las reservas y no se emitirían nuevos pesos.

Me decís que compró?

.- No te queda más remedio que ir al mercado de bonos, acciones, o comprarte un activo físico, por ejemplo propiedades.

Los bonos y acciones ¿pueden bajar?

.- Toda baja será una oportunidad de compra, hay que asegurarse en la baja tomar posición, veremos si el mercado te deja.

¿Cómo te fue en México?

.- Muy bien hablamos en el Congreso Alimentario Global, el Foro convoco a 6.227 personas, y se constituyó en un record Guines, nos tocó dar la conferencia magistral inaugural, fue muy difícil, porque era un mar de gente. Nos fue muy bien, en Facebook colocamos algunas fotos, y en Twitter hubo repercusiones de la conferencia. Es el congreso más grande del mundo en esta materia.

¿Cómo esta México?

.- Muy deteriorada, su aeropuerto colapsado, están haciendo uno nuevo para el año 2020, el actual tiene solo dos pistas. La infraestructura muy deteriorada, tecnología muy cara, y una desigualdad inimaginable. Nunca observe tantas Ferraris, con un escenario tan dual en la calle. El salario de un trabajador ronda los U$S 200, se hacen contratos anuales para no pagar vacaciones. Si estas registrado por 5 años de trabajo tienes una semana de vacaciones, y a partir de allí un día más por año, hasta solo 12 días. La calidad de vida Argentina es inigualable, a pesar de los problemas que tenemos.

¿Que decían los catedráticos del mundo?

.- El mundo está muy endeudado. Se dieron lindos debates en las mesas de trabajo. Una gran parte de Europa no puede repagar su deuda, España e Italia con endeudamientos muy críticos podrían ir a una renegociación de deuda en un par de año. China con problemas financieros inimaginables. En América Latina las primeras devaluaciones no pasaban a precio, hoy la inflación comienza a crecer, para paliarlo, países como Colombia y Chile están subiendo la tasa de corto plazo, ni hablar Brasil que tiene su tasa en dos dígitos largos. El escenario de desaceleración económica está instalado.

¿La Reserva Federal sube la tasa?

.- Hacer esa pregunta es mirar la consecuencia y no la causa del problema. Lo que tenemos que preguntar es cuando los países desarrollados van a dejar de tener déficit fiscal. El mundo es una gran fiesta, en donde todos gastan, y nadie tiene equilibro presupuestario. Desde que la tasa está en 0%, el mundo desarrollado tiene más déficit que antes, y la deuda sobre PBI es más elevada. Las materias primas tienen más volatilidad, y han caído más de lo que han subido. Hay terminar con las teorías Keynesianas que pretenden postergar los problemas mediante el somnífero de una baja tasa de interés. La tasa debe subir, de lo contrario, nadie hará el ajuste, y se tratara de guardar los problemas debajo de la alfombra.

El diciembre granario viene con fortuna. Manuel Alvarado Ledesma

Las especulaciones no se basan en una fantasía. El único actor que opera sobre la fantasía es el Gobierno y el Banco Central...

Un fenómeno inédito, al menos de los últimos años, está sucediendo.
Las cotizaciones locales de los granos, con entrega a partir de enero, se vienen desarrollando en suba. Y al hacerlo no muestran correlato alguno con el comportamiento de los mercados externos, como el de Chicago.
Los futuros del trigo llevan una suba de casi un 9%, los del maíz de más o menos un 6% y los de la soja de alrededor de 5% en dólares.
Macri habla de una política dirigida a promover la producción mediante la eliminación de los derechos de exportación en todos los granos con la sola excepción de la soja. Para ésta, habría una rebaja 5 puntos porcentuales.
A su vez, Scioli, en los últimos días, después de las elecciones, ha definido su política en forma similar a la de Macri. Promete anular los derechos de exportación para los granos y bajar hasta 25% para el caso de la soja.
Las especulaciones sobre una eventual (y visible) devaluación del peso pesan sobre las decisiones de los productores.
Los tenedores de granos, los sembradores y los agentes de la cadena viven un clima de expectativa que condiciona toda decisión.
Las especulaciones no se basan en una fantasía. Porque a esta altura el único actor que opera sobre la fantasía es el Gobierno y el Banco Central.
No se puede hablar de fantasía con la fuerte devaluación del real de Brasil.
No se puede hablar de fantasía en vista de las amenguadas reservas del Banco Central, el atraso acumulado del tipo de cambio, y la subsecuente contracción de la actividad exportadora y, además, por la fortaleza del dólar en el mundo, con una alta posibilidad de aumento de la tasa de interés en EE.UU.
Mientras tanto, lo que se hace es aguardar al 22 de noviembre. Y trabajar sobre la producción relegando las decisiones comerciales para diciembre.
El comportamiento resulta más que lógico. En principio, sea quien fuera el que gane, se descuenta el cumplimiento de las promesas.
Es posible que no se cumpla inmediatamente. Pero, es obvio que algo habrá de darse al respecto.
Evidentemente, la eliminación/reducción de estos impuestos tendrá la magnitud que le permita el grado de devaluación. Si ésta resulta de proporción amenguada, la eliminación de muy factible.
Una cosa parece muy segura: la eliminación de los ROEs. Así, el mercado de los cereales lo está descontando.

Por ahora, sin cambio de planes. GEA BCR

La siembra de soja avanzó 6 puntos en esta semana, cubriendo el 11% de la superficie de intención. Falta humedad en el norte y este de la región núcleo, por lo que se requieren lluvias para reanudar las siembras; sin embargo, deberían ser suaves y no mayores a los 30 mm. Las atípicas temperaturas frescas de octubre reforzaron las expectativas de rindes en trigo. En tanto el maíz crece fuerte y vigoroso en su etapa vegetativa. En maíz de segunda no hay manifestación de cambios en los planes de intención de siembra si bien hay tiempo para alterarlos. En general, no hay actividad que indique refuerzos en la tecnología aplicada o compras de insumos para más adelante. Por ahora, la estrategia sigue siendo comprar lo necesario y pedir financiación en pesos al plazo más largo posible.

Se cubrió 11% del área sojera
La siembra de soja avanzó lentamente esta semana y llegó a cubrir un 11% del área de intención. Falta humedad superficial en el norte de la región y al este. Allí solo se comenzó a sembrar en los lotes con cobertura (rastrojos de gramíneas) que presentan mejores condiciones para la siembra. El mapa de reservas de humedad copia el avance de siembra en las distintas zonas. En el área con condiciones de reserva regular o deficiente se necesitan precipitaciones en torno a los 30 mm para que la siembra fluya cómodamente. Las lluvias también son necesarias para terminar los controles de pre-siembra. Los primeros lotes sembrados están emergiendo normalmente.
 

Mejora el rinde del trigo con un quintal más
Las condiciones ambientales están favoreciendo al cultivo en su periodo crítico (40% del área) y llenado de granos (60% del área). La posibilidad de conseguir mejores resultados sube el promedio esperado en un quintal, respecto a las semanas previas, llevándolo a 36 qq/ha. En general, la región alcanzaría marcas entre los 27 a 47 qq/ha. Si bien, no se esperan rindes excepcionales, se consideran buenos resultados. La mejora en los lotes de trigo se refleja por el 53% de la cobertura que se califica con condiciones muy buenas a excelentes. La condición buena agrupa al 46% mientras que sólo el 3% se considera regular. Se espera ansiosamente que el trigo también mejore su contexto comercial. 

Sin daños, las temperaturas retardan el crecimiento del maíz
El maíz crece vegetativamente bajo casi óptimas condiciones. El crecimiento es lento por las temperaturas por debajo de lo normal pero no llegan a dañar al cereal. Presenta el 100% del área con 4 a 6 hojas y no se reportan problemas de índole alguna. Es factible que el maíz de segunda pueda tener chances de sumar superficie, pero por el momento no se informan de cambios significativos en los planes de siembra.


Por qué el voto de los más pobres dejó de ser cautivo.Jorge Ossona

Establecer una línea de continuidad entre la fe peronista de los trabajadores desde los años 40 y la fidelidad electoral de los pobres contemporáneos constituye un error conceptual. Sin duda, el peronismo siguió rigiendo durante casi los últimos veinticinco años los destinos de la nación, y la mayoría de las provincias y municipios según la vieja tradición de “partido de gobierno”. Hasta ahí, una continuidad que el kirchnerismo perfeccionó. Sin embargo, el recuerdo de los dorados 40 resulta insuficiente al momento de explicar la dominante inclinación del voto de los humildes hacia distintas líneas del justicialismo.
Como nos lo ha enseñado Luis Alberto Romero, la pasión peronista histórica de los trabajadores fue el producto de la convergencia de varios procesos de fondo: una democracia de líder carismático que encarnaba a una nación homogénea en torno de los tres relatos esencialistas sobre la nacionalidad argentina: el Ejercito, la Iglesia y el Pueblo expresado por las organizaciones sindicales de una sociedad que se industrializaba. Fundada en la igualdad, la épica regeneradora peronista se sustentó en el refuerzo de la integración de las masas mediante una nueva ciudadanía social casi universalmente extendida.
Desde el comienzo de la reestructuración socioeconómica seguida por la instauración democrática de 1983, la adhesión al peronismo de los sectores populares ya no se asienta en esa fe. El empobrecimiento sentó las bases de una cultura política por la que micro jefaturas de base territorial negocian con el gobierno ya no políticas universales sino subsidios bajo la forma de alimentos, tierras, planes o dinero a cambios de votos colectivos. La homogeneidad de las sociedades populares transmutó, así, en un complejo mosaico de situaciones cuyo común denominador es solo la pobreza crónica.
A treinta años de reinstalada la democracia, en esos mundos son pocos los que sueñan con el progreso meritocratico individual de los viejos trabajadores. Incluso los jóvenes socializados por familias integradas encuentran en los estudios calificados un límite simbólico difícilmente franqueable. Las “políticas inclusivas” kirchneristas –la cara social del denominado “relato”- han consistido en perfeccionar ese régimen fragmentario. La mutación cultural ha resignificado, a su vez, valores como la educación, la vivienda, la salud, y también la política.
Hasta mediados de los 90, estos eran juzgados como “de emergencia”, pero subrepticiamente se fueron volviendo más densos y definitivos.
Es ahí donde confluyen los dirigentes políticos del partido de gobierno con los nuevos jefes territoriales sustitutos de las antiguas representaciones sindicales. Para los primeros, la pobreza terminó siendo sorprendentemente útil para preservar la gobernabilidad en la que se cimentan sus privilegios, cada vez más próximos a los de una cerrada casta oligárquica de contornos hasta familiares. Sin embargo, los votos no son siempre seguros porque la pobreza es plural y las políticas focalizadas no se administran homogéneamente; ello incuba una debilidad congénita.
Hay “hijos y entenados” aun en los propios armados territoriales: sus jefes configuran un estrato percibido como privilegiado por sus franjas subordinadas; y entonces la simulación de la “ayuda desinteresada” puede desenmascararse. Los intendentes lo saben; y por ello lanzan a sus operadores a corroborar el descontento mediante el “voto delivery” consistente en inducir a armados disgustados –o a fracciones de estos- a votar candidatos a gobernador y presidente distintos a los de su partido de manera de “cubrirse”. No dejan de ser signos inequívocos de crisis en la conducción de los oficialismos del “partido-Estado”.
Los territorios populares, por lo demás, son archipiélagos entre o aun dentro de los barrios según los saberes o la calidad de las relaciones de sus referentes con los gobiernos, principalmente con los municipales. Estos procuran producir los votos mediante una acción política continua y cotidiana que supone trabajosas negociaciones de resultados nunca del todo cerrados ni previsibles. Por caso, la tolerancia por el narcotráfico puede resultar indispensable para el financiamiento de muchas “cajas negras” políticas y policiales; pero esa actividad delictiva suscita un amplio rechazo social por parte de vecinos que luchan a veces impotentemente con las bandas para evitar la ruina y aun la muerte de sus hijos. A veces, ello se paga con defecciones tan silenciosas como masivas.
Por lo demás, los referentes a ambos lados de la amplia brecha no están unidos por el amor sino por una desconfianza atenuada por la recurrente reformulación de pactos a cargo de militantes locales –usualmente llamados “punteros”- y operadores de base que solo se cumplen parcialmente.
A diferencia del entusiasmo que suscitaban Perón y Evita, extensible a intendentes y gobernadores de extracción popular, la nueva dirigencia es concebida por los pobres como una mafia voraz necesaria, pero no siempre eficiente al momento de repartir prebendas. Para estos últimos, por su parte, el distante paternalismo gerenciado por sus emisarios tampoco expresa empatía sino más bien oportunismo.
Ambos han aprendido a jugar el juego en el que se cimentan las maquinarias electorales oficialistas. Pero aun así, nada es seguro. Los resultados de las últimas elecciones lo confirman.
Jorge Ossona
Historiador (UBA), miembro del Club Político Argentino

Etchevehere a Scioli: "El productor no le cree"

El titular de SRA se mostró desconfiado de los dichos de Scioli sobre las retenciones y la idea de "revisarlas". Además comparó sus propuestas con las de Cambiemos y UNA.

En el marco de la campaña hacia la segunda vuelta del 22 de noviembre, el gobernador bonaerense dijo que revisará cada retención aplicada al campo por el kirchnerismo. Etchevere se mostró reacio en diálogo con La Once Diez: "Si durante 12 años respaldaron políticas que perjudicaron a los productores, este anuncio, a último momento, parece una cuestión de desesperación más que una política buscada, sobre todo porque no solucionan los problemas", reclamó el dirigente rural en diálogo con el programaJardín de Gente de Ana Gerschenson.

"Tanto en el caso de Cambiemos o de UNA, por escrito y con mucho nivel de detalle presentaron una plataforma al campo. Lo otro, es un enunciado, sin mayores detalles", sostuvo en referencia a las propuestas de Scioli. Y agregó que el gobernador de la provincia de Buenos Aires "se tiene que esforzar más que el otro candidato [por Macri] porque ahora el productor no le cree por las políticas aplicadas en los últimos años".
Consultado por la actitud de Scioli con respecto a la Mesa de Enlace bonaerense, respondió: "Los recibió dos o tres veces pero cada vez que le pedían que reclamase para que se sacaran las retenciones decía que de ese tema no iba a hablar. La postura no era para nada como la que [plantea] ahora", sostuvo.

Días atrás, Scioli afirmó que si llega a la Casa Rosada revisará las retenciones que se aplican a las exportaciones agropecuarias, al sostener que "se está trabajando en cada una de las problemáticas de las economías regionales". Consultado durante su visita a Mar del Plata sobre si planeaba bajar las retenciones a exportaciones en distintos rubros como la pesca y el agro, Scioli indicó que "el Gobierno ya está trabajando para esto. No hay una medida única que les pueda dar competitividad a cada economía regional, porque son temas distintos", dijo.

Sus declaraciones se suman a lo que hace semanas había anticipado su principal funcionario en el área agropecuaria, Alejandro "Topo" Rodríguez, ministro de Asuntos Agrarios, quien dijo que "eliminarán las retenciones a las economías regionales", bajarán los derechos de exportación al trigo y se removerán "todos los obstáculos que impiden la exportación" si Scioli llega a la presidencia.

Trigo: en el sudeste de Córdoba, rendimientos aceptables a muy buenos


Un informe elaborado por los técnicos Álvaro Andreucci, del Área Suelos y Protección Vegetal de la Estación Experimental Agropecuaria (EEA) del Inta Marcos Juárez; y Juan Pablo Ioele, de la Agencia de Experimentación Regional (AER) del Inta Corral de Bustos, asegura que el trigo en el sudeste cordobés tendrá rendimientos “de aceptables a muy buenos”.
“Los resultados esperados respecto de rendimiento para esta campaña son de aceptables a muy buenos, ya que el ambiente para la implantación del cultivo fue bueno, principalmente por un comienzo con buena humedad en el suelo. Luego las precipitaciones se cortaron hasta fines de julio complicando la incorporación del nitrógeno en algunos casos”, manifiesta el reporte.
De todos modos, puede haber algunos cultivos afectados. “El invierno benigno con pocas heladas y sin bajas temperaturas perjudicó a los materiales con requerimiento de frío. A su vez, desde septiembre hasta ahora las temperaturas se mantuvieron en un rango donde no tuvimos ‘sopletes’ sostenidos durante largos períodos de tiempo con altas temperaturas que pudieron haber complicado el cultivo desde floración hasta las instancias de llenado que estamos transcurriendo”, señala el documento.
Lluvias
El análisis de Andreucci y Ioele repasa que la campaña fina en el sudeste arrancó con el perfil en muy buen estado debido a la excelente recarga proporcionada durante el primer trimestre del año.
“Quizás esta tendencia húmeda relajó muchas de las decisiones de siembra y fertilización  sobre el cultivo, lo que se vio reflejado en varios lotes que no terminaron de incorporar sus fertilizaciones por ausencia de precipitaciones  importantes desde su implantación hasta salida de macollaje”, sostienen los especialistas.
Un dato a destacar es que el cultivo no atravesó instancias de deficiencias hídricas importantes que le hayan podido causar algún estrés hídrico principalmente por el buen estado de los perfiles al inicio, pero la distribución de las lluvias, en cambio, complicó en algunos casos la correcta incorporación del nitrógeno principalmente.
Efecto clima
En este contexto, las temperaturas parecieran ser el factor que más afectó el desarrollo de la campaña, estableciendo los principales perjuicios en los trigos con requerimiento de frio. Es que durante la campaña no se registraron  grandes heladas ni temperaturas bajas mantenidas durante grandes lapsos de tiempo, siendo solamente durante junio y julio donde se dio un comportamiento similar a la media histórica.
Enfermedades y plagas
En lo que refiere a protección del cultivo, la presente campaña estuvo signada por la presencia de enfermedades entre las que se destacaron roya (no solo de la hoja sino en algunos casos del tallo también), mancha amarilla y tizón bacteriano con distinto grado de afección según materiales usados y controles efectuados.
Respecto de plagas se detectaron numerosos lotes con presencia de pulgón, que dependiendo del estadio del cultivo fue variando su especie. El pulgón verde de los cereales se presentó desde su nacimiento hasta encañazón y se ubicó generalmente en el envés de las hojas, en algunos lotes los mayores daños se observaron durante las dos semanas posteriores a emergencia.
A su vez hubo gran cantidad de consultas por pulgón amarillo de los cereales, que apareció con la primavera y se localizó en el envés de las hojas inferiores causando daños por succión de la savia que provocó amarilleamiento de hojas y en algunos casos la reducción de altura de las plantas donde las poblaciones fueron importantes, pero el mayor daño lo manifestó en el número de granos por espiga.
La sorpresa de esta campaña es sin dudas la altísima población de pulgón de la espiga, en algunos casos con reincidencia de aplicaciones para su control en un mismo lote: este insecto es crítico en el llenado de los granos y está en las raquillas de las espigas, ubicación que dificulta la llegada de savia a los granos, provocando una disminución en el rendimiento por la reducción de su tamaño y peso.
 
Design by Grupo Delecluse | Published by Widgets para blogger | Powered by Blogger.com.
© Copyright 2012-2013 Asociación de Productores Rurales de Marcos Juárez All Rights Reserved.