Semillas: los cambios no llegan y peligra la normal comercialización de soja 2016/17

2016/09/30

Está por comenzar la siembra de soja 2016/17 en Argentina y en materia de semillas no han habido cambios significativos que mejoren el entorno, la fiscalización, la aplicación de la Ley de Semillas 20.247 y la transparencia en la comercialización de soja.

A pesar de la conciencia de las autoridades acerca de la necesidad de avanzar en fortalecer el INASE, sigue sin constituirse su directorio y no se vislumbran acciones contundentes en pos de combatir el comercio ilegal de semillas para hacer cumplir la Ley.

Adicionalmente el INASE continúa aprobando variedades que tendrían doble protección legal por la Ley de Semillas y la Ley de Patentes, contrariando lo que establece la legislación vigente adherida desde 1994 al Acta 1978 de la Convención Internacional para la Protección de las Obtenciones Vegetales (UPOV). Argentina no admite esta doble protección, o se está en el sistema de obtentor (semillas ley 20.247) o en el sistema de patentes.

Al respecto, Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) solicitó al INASE por nota que se expida sobre la doble protección en variedades de soja y luego de 3 meses no hemos obtenido respuesta por parte del presidente del INASE Raimundo Lavignolle, a pesar de haberle presentado toda la información formal solicitada sobre CRA.

Por otro lado, a pesar de los esfuerzos del ministerio de Agroindustria, en nuestro país Monsanto insiste con su sistema de intervención privado en el comercio de soja, principal producto de exportación donde Argentina es líder en harina y aceite de soja, imponiendo su cláusula en los contratos de venta de soja y la fiscalización sobre toda esta producción, sea o no soja Intacta, lo que entorpece la comercialización.

Recordemos que Monsanto para realizar esta presión sobre el sistema comercial argentino se apoya en una patente que fue otorgada 10 días después de la asunción como presidente de Cristina Fernández de Kirchner en 2007 y que tendría vicios de nulidad. La ley de nuestro país es clara respecto a qué es lo que se puede patentar y qué requisitos una patente debe cumplir, parámetros que la patente sobre la que Monsanto basa sus derechos obviamente no se cumplirían.

Es por todo esto que para generar una oferta integral que provea soluciones de alto nivel a los agricultores y la creación de un motor de innovaciones para la agricultura de nueva generación es necesario fortalecer y eficientizar los mecanismos de fiscalización y el INASE, hacer cumplir la ley vigente, derogar los sistemas de intervención privados sobre la comercialización de soja que lleva adelante Monsanto y trabajar en una legislación moderna que respete los derechos de los agricultores, fomente la utilización de semilla fiscalizada, genere mayor investigación, desarrollo local y competencia entre los proveedores de tecnologías en semillas a precios competitivos.


De no producirse los cambios necesarios, se vislumbra un nuevo escenario de incertidumbre sobre la comercialización y exportación de soja, y en la incorporación de innovaciones al proceso productivo.

Confederaciones Rurales Argentinas

¿Una apuesta alcista por la soja?

2016/09/26

Durante la última semana los fondos de inversión incrementaron su posición compradora sobre los contratos de la oleaginosa en el mercado de Chicago. 
 
Por Análisis de mercado fyo 

Posición de los fondos

Soja

Durante la última semana los especuladores compraron 793 mil toneladas, llevando la posición neta COMPRADORA a 7,8 millones de toneladas.
En soja la presión bajista de corto plazo es muy fuerte a partir del ingreso de una cosecha récord estadounidense. Pero la evolución de los precios de la oleaginosa, luego de esta presión, pasarán a depender de la oferta sudamericana. En su último informe el USDA proyecta producciones de soja 16/17 en niveles, tanto para Brasil como para Argentina, difícilmente realizables dadas las superficies a sembrar esperadas en ambos países.
Por otro lado, los precios de la soja durante esa misma semana registraron subas del 2,2%.
apuesta alcista soja

Maíz

En esta oportunidad, los especuladores incrementaron sus posiciones vendidas de maíz. El martes pasado la posición VENDEDORA se ubicó en -21,2 millones de toneladas, luego de vender 1,1 millones de toneladas.
En la misma semana, las cotizaciones de maíz lograron repuntar un 6,6%. Si bien está comenzando a ingresar al mercado una cosecha histórica de maíz estadounidense, existen factores alcistas que evitan que los valores del cereal se destruyan. Como los ajustados stocks de maíz en Brasil y Argentina, que mantienen a las exportaciones de maíz estadounidense en una situación muy competitiva.
apuesta alcista soja

Trigo

Los fondos de trigo vendieron 182 mil toneladas, quedando en una posición neta VENDEDORA de -19,5 millones de toneladas.
Durante la misma semana el precio del cereal registró subas de 8,4%.
apuesta alcista soja

 

Posibles lluvias para el viernes

La semana estará caracterizada por la presencia de condiciones de tiempo estable durante la mayor parte del período. Recién será a partir de la mitad de la semana se prevén condiciones inestables, que podrían desarrollar algunas precipitaciones sobre la porción central y norte del país.

Miércoles

El miércoles, se intensificará el viento prevaleciente del sector norte, con lo cual se espera que las marcas térmicas sigan incrementándose. La única diferencia con los días previos será el incremento de la nubosidad en algunos sectores del centro del país, pero en general se mantendrán las condiciones de tiempo estable.

Jueves

El jueves es el momento de la semana en la que empiezan a cambiar las condiciones meteorológicas. La llegada de un sistema frontal frío que avanzará desde el oeste hacia el este-noreste, con un centro de baja presión asociado, promoverá el desarrollo de lluvias y chaparrones de variada intensidad, generando núcleos de precipitación especialmente sobre el oeste de la zona pampeana y toda la región de Cuyo.
Si bien no se prevén grandes acumulados de lluvia, de todas maneras pueden ser muy importantes para aquellos sectores que están necesitando agua. Las precipitaciones podrían extenderse hasta el norte de la región de la Patagonia.
Hay que destacar que sobre la franja norte del país, se mantendrán las condiciones de tiempo estable, con temperaturas elevadas, viento norte y nubosidad variable.

Viernes

El viernes, las lluvias ganarán algo más de importancia y se generalizarán a todo el centro y norte de la región patagónica, gran parte de la zona pampeana e inclusive se extenderán por el Litoral argentino. Los acumulados más importantes están previstos para el sudoeste de Buenos Aires y el noreste de Río Negro, disminuyendo hacia la zona del Litoral.
En tanto, se prevé la rotación del viento al sector sur en gran parte del territorio nacional, con lo que se prevé que las marcas térmicas presenten una moderada disminución en todo el país.

Fin de semana

Para el fin de semana, se prevé que las lluvias se desplacen hacia el norte, por lo que prácticamente toda la zona del NEA y del NOA presentarán lluvias y chaparrones de variada intensidad. En general los fenómenos serán moderados.
Por otro lado, se prevé que sobre la porción oeste del centro del país, empiece a estabilizarse la situación, y aunque se mantendrá con abundante nubosidad, ya no se prevén precipitaciones en ese sector del país.

Domingo

En cuanto a la jornada del domingo, se prevé que las lluvias comiencen a disiparse en todo el país, aunque todavía quedará un resto sobre la porción norte del territorio nacional, que se presentará con fenómenos débiles y en forma aislada.

La soja evidencia sus ganas de salir del fango EMILCE TERRÉ

Los precios de la oleaginosa volvieron a levantar cabeza esta semana en la plaza, al tiempo que se espera que en breve se normalice el ritmo de recepción de mercadería en las fábricas de la región. El segmento de soja nueva también se muestra activo, igualando ofrecimientos con los mercados a términos.
La semana que pasó trajo consigo el regreso de los $ 4.000/ton ofrecidos abiertamente por soja disponible, notándose con ello un incremento en el flujo de negocios en el recinto de nuestra Bolsa de Comercio de Rosario. Al contrario de lo que habíamos resaltado para la semana anterior, la mayor parte de la operatoria giró en torno a la venta de mercadería nueva y no tanto en fijaciones por contratos pactados con anterioridad.

De cualquier modo, aún se nota la renuencia de la mayoría de las fábricas a pactar bajo la modalidad con entrega frente a una combinación de escasos compromisos de embarques inminentes y un nivel confortable de inventarios en planta. Sin embargo, algunos rumores apuntan a que el escenario podría ser diferente entrado el mes de octubre y vuelva a privilegiarse la entrega inmediata en las negociaciones. 

En tanto por soja 2016/17 sobresale el interés de parte de la exportación de asegurarse la mercadería a los valores actuales, estando dispuestos incluso a ofrecer el mismo precio que se ve en los mercados a término, en torno a los u$s 255 a 260 por tonelada.

El repunte en la actividad estuvo sostenido fundamentalmente por la recuperación que mostró gran parte de la semana el precio de la soja en el mercado de Chicago y la expectativa de una recuperación de los precios del subproducto en el mediano plazo, más que en las condiciones actuales de mercado para el sector orientado a la exportación.

El FAS teórico informado por el Ministerio de Agricultura, o “capacidad de pago de la industria”, se ubica al cierre de la semana en $ 3633/ton, muy por debajo de lo que se cotiza el FAS de mercado. En este contexto el margen de utilidad para las empresas por comprar el poroto, procesarlo y exportar los subproductos es negativo, desalentando la actividad. Del lado vendedor, aún se esperaban definiciones en torno a la posibilidad de cumplir con la rebaja adicional del 5% en las alícuotas de DEX del complejo oleaginoso, decisión que ya casi todos descartan.

En este contexto el bajo volumen de soja negociado en lo que va de la campaña 2015/16 muestra un fuerte retraso en comparación con ciclos anteriores. Las 35,4 millones de toneladas que el sector exportador e industrial habían comprado al 14 de septiembre, según lo que informa el Ministerio de Agroindustria, representa apenas el 56% de la oferta total estimada. En promedio durante las cinco campañas anteriores ya para esa fecha se había negociado el 70% de la oferta disponible. Al mismo tiempo, el porcentaje de operaciones realizadas a fijar precio excede a lo que es usual, en detrimento de las operaciones realizadas con precio en firme. 

Ahora bien, las condiciones demasiado secas para avanzar con las siembras soja en Brasil y demasiado húmedas para cosechar en Estados Unidos venían generando nerviosismo en el mercado. Luego de una cosecha mundial 2015/16 que no llegó a cumplir con las expectativas iniciales, especialmente en Sudamérica, y que quedó por debajo del récord del ciclo 2014/15, la dependencia en la soja estadounidense se hizo muy aguda. Prueba de ello ha sido el espectacular ritmo de embarque de los últimos meses, que obligó al USDA a recortar el stock final previsto en lo que fue el último informe antes de darse por concluida la campaña 2015/16 para el Hemisferio Norte.

Si bien la oferta estadounidense será record, cada vez quedan menos dudas al respecto, la demanda mundial tampoco se queda atrás y se muestra más que complaciente para “engullirse” el exceso. En este escenario, el momentum que están viviendo los embarques norteamericanos probablemente resulte en que la mayor parte de sus exportaciones para toda la campaña sean colocadas entre hoy y febrero del año próximo. A partir de allí, el mundo volteará sus ojos a Sudamérica quien con un área sembrada prácticamente estancado en el nivel del año anterior, deberá pasar su etapa crítica prácticamente sin sobresaltos para no potenciar una volatilidad por encima de lo usual en el mercado.

No solo la demanda externa de aceites vegetales está llamada a ser un gran elemento de sostén de los precios de cara al mediano plazo, sino que la industria de biocombustibles podría revitalizarse, habida cuenta del fallo de la corte de la UE que permite ilusionarse con una normalización de los embarques a este destino y un repunte del precio del petróleo que mejora la competitividad relativa de los combustibles no fósiles.

En un plazo más corto, las lluvias en Estados Unidos no sólo podrían generar subas temporales de precios por el retraso en las labores de recolección y aún más potenciales daños en los rindes, sino porque tienen la posibilidad de elevar en demasía el nivel de agua en sus ríos domésticos. Norteamérica transporta alrededor del 60% de toda su cosecha sojera por hidrovía, por lo que cualquier retraso importante en el ritmo de entrega de la mercadería a las plantas se hará sentir en las bases de su mercado.

En este contexto y tal como puede verse en el gráfico adjunto, a los niveles esperados de devaluación del tipo de cambio actuales, hay una prima de $ 468/tonelada para la mercadería a entregar en el mes de enero de 2017.
 
 


Y el premio revelación va para el maíz

Si bien esta semana trajo dos sorpresas, el reingreso de los consumos ofreciendo abiertamente comprar sorgo empardando las condiciones que ofrece la exportación (y motivados porque el mismo se encuentra relativamente más barato como insumo para la producción animal) y la suba de precio de la cebada cervecera, Scarlett, hasta los u$s 180/tonelada, el maíz continúa siendo la estrella impensada de la temporada e incluso hoy es el producto que más atención convoca. Cuando dijimos que las fábricas prefieren retrasar la recepción de soja, para el maíz están más que dispuestas a hacerle lugar ofreciendo en nuestro piso de operaciones hasta $ 2.370/tonelada durante esta semana, y $ 2.400/tonelada para mercadería comprometida de grado 2.

Además, no sólo existe interés en la mercadería disponible, sino que hay compradores activos para toda la cadena hasta maíz de la nueva campaña, tanto de primera como a descargar en junio/julio. El segmento que más interés despierta, de todos modos, es por el maíz a descargar entre febrero y hasta abril/mayo del año próximo, donde se ofrecen abiertamente u$s 160/tonelada. 

En el caso del maíz, el FAS teórico o capacidad de pago que informa el Ministerio de Agricultura se ubica entorno a los u$s 161/ton, por encima de lo que arroja el FAS de mercado dando aliento a la actividad de exportación. Con ello, las DJVE presentadas ya suman compromisos de embarque de maíz para la campaña 2015/16 por más de 20 millones de toneladas, un récord histórico.

 

Del total de compromisos para toda la campaña 2015/16 por 20 millones, los embarques efectivos a la fecha suman alrededor de 13,8 millones, un 70% del total. La exportación en tanto ya lleva compradas unas 17 millones de toneladas de acuerdo a lo que informa el Ministerio de Agroindustria por lo que, de base, aún debe originar unas tres millones de toneladas en el mercado disponible.

 
 
En el mercado externo de referencia en tanto el maíz cerró en baja, presionado por la estacionalidad de la oferta estadounidense que se ya está dio comienzo a su temporada de trilla. Si esta mayor disponibilidad de grano todos los años debilita los precios en época de cosecha, ello se intensifica este ciclo de la mano de una producción récord para la historia estadounidense. Según el USDA, EE.UU. estaría en condiciones de obtener esta campaña unos 383,4 millones de toneladas de maíz, casi 40 millones de toneladas por encima de lo que fue el output 2015/16. 

Ya en la última jornada hábil del mercado de Chicago, a este panorama general se le sumó la noticia que China impondría aranceles anti-dumping del 33,8% a los DDGs (un subproducto de la destilería de granos para etanol que se utiliza para forraje) importados desde Estados Unidos. Si bien algunos creen que este tema viene afectando el volumen comercializado desde hace meses y por tanto no tendrían gran efecto sobre el mercado, otras voces no acuerdan y creen que los precios del maíz podrían mostrar alguna reacción frente a esta noticia de última hora. 

Sucede que China es el principal importador mundial de DDGs como sustituto de maíz y harina de soja en la alimentación animal, y compra prácticamente el 100% del volumen a Estados Unidos, el mayor exportador mundial. El valor del negocio alcanzó los u$s 1.600 millones en el año 2015. Si bien este punto exigirá estar atentos a la apertura del mercado de Chicago la semana próxima, se descuenta que son otros los temas que hoy por hoy son susceptibles de generar radicales movimientos de precios, fundamentalmente todo lo referido al cuándo y cómo llegue la ingente producción estadounidense a los compradores. 


Trigo de EE.UU. sigue exhibiendo pérdida de competitividad

En el mercado de Chicago el cereal sufrió una nueva caída esta semana, vinculado a la falta de competitividad del cereal estadounidense en el mercado internacional, que ensombrece las previsiones de exportación del trigo de la nueva campaña, justo cuando la oferta global alcanzaría niveles récord. 

La agencia de compras estatal de Egipto, GASC, el principal país importador mundial de trigo, lanzó una licitación internacional para adquirir 240.000 toneladas resultando Rusia el ganador de la contienda en la primera operación exitosa luego de abolir la regla de “tolerancia cero” al hongo Ergot que había dejado vacante sus últimas tres licitaciones. El cereal es para entrega entre el 21 y 31 de octubre a un valor C&F de 178,68/179 por tonelada.

En relación a ello, Rusia ha anunciado que llevaría a cero la alícuota de derechos de exportación de trigo, lo cual refuerza la opinión que sus colocaciones se verán impulsadas en detrimento de las norteamericanas. 

Del lado opuesto, India anunció que bajaría su arancel de importaciones del trigo al 10%, desde el 25% que se encontraba anteriormente en la búsqueda de frenar la suba de precios de los alimentos. Sucede que la producción sufrió un duro revés y ha quedado lejos del pico obtenido en la campaña 2014/15, llevando el nivel de stocks a un mínimo de casi una década y los precios internos a niveles récord. Si bien ello alentaría el comercio internacional, no fue suficiente para revertir la tónica bajista de los precios. 

En el área núcleo que recorre GEA – Guía Estratégica para el Agro, el trigo presenta situaciones muy diferentes entre el este y el oeste, lo mismo que sucede a nivel nacional. Los ingenieros mencionan que se verifican situaciones muy disímiles dentro de las mismas zonas entre los ciclos largos y cortos, porque estos últimos siguen con poco desarrollo vegetativo. De todos modos, en profundidad el agua sigue estando, y por eso, a pesar de que se ven más lotes deteriorados y el trigo avanza hacia etapas más sensibles, siguen estimándose buenas perspectivas en la región.
Oficialmente, el Ministerio de Agroindustria redujo ligeramente la estimación de superficie sembrada con trigo a 5,17 millones de ha, comentando que con la fecha tan avanzada no se habría logrado terminar con la intencionalidad de los productores. El cultivo se desenvuelve bajo condiciones de humedad regulares a óptimas en buena parte de la provincia de Buenos Aires, en el sur santafesino y región mesopotámica. No pasa lo mismo si nos desplazamos hacia el oeste de esta zona, donde los lotes muestran condiciones menos ventajosas, con reservas de agua en suelo escasas. 

En el mercado no hay grandes novedades, aunque sí hubo mayor presencia de compradores buscando cereal para embarcar en la tira noviembre/diciembre/enero. Los valores ofrecidos abiertamente estuvieron en U$S 140 /t condición cámara, pero se podrían haber pagado U$S 145. Por trigo con calidad los vendedores estaban pidiendo U$S 160 pero no encontraban eco en los compradores. Algunos estaban en los U$S 155.

Hay fundamentos para una suba del aceite de soja EMILCE TERRÉ

La revista alemana Oil World estima que los efectos de la merma en la producción de aceite de palma se harán sentir en el mercado al menos hasta febrero del próximo año. El aceite de soja deberá cumplir el indelegable rol de compensar al menos parte de ese faltante, lo cual le dará sostén a su precio en el mediano plazo.
Esta semana Oil World dio a conocer su diagnóstico y escenario previsto del mercado global de aceites vegetales, remarcando que la diezmada producción de aceite de palma actual extenderá sus efectos en el mercado al menos hasta entrado el próximo año. El aceite de soja deberá cumplir el indelegable rol de compensar al menos parte de ese faltante, lo cual le dará sostén a su precio en el mediano plazo. En contraste a la escasez relativa de aceites y grasas vegetales, la oferta mundial de las semillas oleaginosas y las harinas proteicas se encuentra en niveles más confortables y hasta parcialmente amplia.

Sucede que la producción mundial 2015/16 estimada de aceites vegetales de 203,8 millones de toneladas resulta insuficiente para satisfacer una demanda que se ubicaría hoy en torno a los 208,2 M ton, lo que ha ajustado los stocks hasta niveles críticos. En particular, la producción mundial de aceite de palma, tomando el año comercial que va de octubre a septiembre de cada año tal como trabaja Oil World, pasó de 62,06 M ton en la campaña 2014/15 a 59,20 millones en la 2015/16, al combinarse un menor output en todos los principales abastecedores globales (Indonesia, Malasia y Tailandia, fundamentalmente). 

Semejante caída no tiene precedentes. Si bien en 1998 los rindes promedio de aceite de palma mostraron una caída comparable, la dependencia del mundo en esta oleaginosa particular no lo era en absoluto haciendo que el efecto de su escasez se intensifique. Sumado a ello, el faltante de producto no podría revertirse al menos hasta febrero del año próximo.

Por un lado, si bien la producción de aceite de palma muestra su pico estacional alrededor de los meses de septiembre y octubre, no se prevé que este año el output logre crecer al ritmo que se requiere para recomponer los alicaídos stocks globales del producto, fundamentalmente en los países importadores. Cualquier aumento en la producción es rápidamente absorbida en el mercado, y se prevé que el stock final que supo ser de 13 millones de toneladas en la campaña 2014/15, no alcance los 10 millones al cierre de la 2015/16.

Sumado a lo anterior, para el trimestre enero/marzo 2017 la producción muestra su mínimo estacional con lo que los stocks normalmente tienden a ajustarse. En un contexto como el actual, no se descarta que la volatilidad de los precios de los aceites vegetales se incremente notablemente en los próximos tres a seis meses.

A su vez, esta escasez relativa de aceites vegetales no sólo actúa como sostén para sus precios sino que el faltante puntual de aceite de palma en el mercado internacional se ha traducido en un achicamiento de su discount en relación al aceite de soja, tendencia que podría verse fortalecida en los próximos meses si se confirma la baja oferta exportable en septiembre/octubre.

Recién a medida que avance la nueva campaña 2016/17 la producción de aceites vegetales a nivel global podrá ir normalizándose, hasta llegar a los 213,7 M ton, con un consumo que se ubicaría en torno a los 213,1 M ton. Ello facilitaría una necesaria reconstrucción de stocks pero que aún se insinúa insuficiente: los inventarios sumarían menos de un millón de toneladas, y la relación de stocks/consumo de 12,7% de la campaña 2016/17 quedaría apenas por encima del 12,6% de la 2015/16, lejos aún del 15,2% y 14,9%, respectivamente, de las dos campañas precedentes.

Por otro lado, Oil World prevé que probablemente el precio de los aceites vegetales se mantenga relativamente más firme que el de las harinas vegetales. Se requerirá entonces que los aceites aumenten su participación en el valor de crushing para alentar un mayor procesamiento de oleaginosas.
 
Para la harina de soja en particular, es dudoso que a los precios actuales el aumento estimado en la producción mundial durante la campaña 2016/17 pueda ser absorbido por la demanda. Ello podría ejercer una presión adicional sobre su precio, reforzando la idea que el aceite verá aumentar su participación en el valor de la molienda.

En relación a las oleaginosas (semillas, porotos y frutos) se prevé también que el consumo exceda a la producción por segundo año consecutivo, ajustando los stocks globales. Si bien mucho se ha hablado de la cosecha de soja récord para Estados Unidos este 2016, la misma es necesaria para satisfacer las necesidades de la demanda global de semillas oleaginosas y suplementar la insuficiente oferta de otros países, según Oil World.

El organismo prevé que la producción mundial conjunta de 10 semillas oleaginosas probablemente sume 535,2 M ton en la campaña 2016/17, y si bien ello resulta aproximadamente unas 23 M ton superior a la reducida producción del 2015/16, quedaría sólo 5 M ton por encima de la obtenida en la 2014/15. El consumo mundial combinado de las 10 oleaginosas, en tanto, aumentaría unas 22 M ton hasta los 537 millones en la nueva campaña, excediendo a la producción prevista en casi dos millones de toneladas. Como resultado, los inventarios al final de la campaña se ajustarían y la relación stock/consumo global llegaría a 17,4%, por debajo del 18,5% de la campaña anterior y del 19,3% de dos años atrás.

Entre las oleaginosas que más aumentarían su producción de cada al nuevo ciclo se encuentra el girasol, que captaría una mayor superficie y mejoraría sus rindes promedio, dando lugar a un aumento del output por segundo año consecutivo y hasta colocarlo en un máximo histórico de 46 M ton. Sin embargo, en la visión de Oil World, la dependencia mundial en poroto de soja continuará aumentando a paso firme en el ciclo comercial 2016/17. 


¿Qué escenario se prevé para el complejo sojero en particular?

La oferta insuficiente de colza y canola, así como la comentada menor disponibilidad de aceite de palma, deberán estimular un aumento considerable en el crushing de soja, que podría aumentar hasta un 5,6% o 15M ton a nivel mundial entre octubre de este año y septiembre de 2017, hasta un récord de 70,4 M ton. El crushing del resto de las nueve semillas oleaginosas combinado no estaría en condiciones de aumentar más de 3,6 M ton tomadas en forma conjunta.
 
Al mismo tiempo, las importaciones mundiales de poroto de soja continúan aumentando a paso firme, y podrían alcanzar los 137,9 M ton en el ciclo comercial Oct-2016/Sep-17; 5,2 M ton por encima del año anterior. Como referencia, este mismo guarismo el USDA lo estimó en 135,7 millones, con una suba anual idéntica de 5 millones de toneladas. 

 

Según Oil World, China estaría importando 85 millones de toneladas el próximo ciclo (2,1 millones más que en la campaña 2015/16), mientras que el USDA prevé que el gigante asiático absorba del exterior 86 millones de toneladas, 3,5 millones más que el ciclo precedente. El aumento se justifica, en parte, en la necesidad de China de compensar la fuerte caída en el crushing de colza y semilla de algodón. 

Si bien Estados Unidos estaría llamado a ser quien satisfaga la mayor parte de los requerimientos de exportación entre hoy y hasta febrero del año próximo, merced a su cosecha récord, a partir de allí la dependencia global en la oferta sudamericana se verá exacerbada en un marco como el presentado. Así las cosas, todo retraso en la cosecha o eventualidad climática que perjudique las perspectivas de rinde en Sudamérica se sentirán muy fuerte en el mercado.

La producción de aceite de soja a nivel mundial, en tanto, aumentaría unas 2,7 M ton en la campaña 2016/17 hasta sumar 53,7 millones de toneladas, lideradas por las subas en China, según la agencia alemana. El volumen comercializado internacionalmente, sin embargo, no mostrará el vigor de otros años frente al mayor consumo doméstico en Argentina y Brasil por la demanda proveniente de la industria de biocombustibles, resultando clave el inminente aumento del corte obligatorio en Brasil al 8%. El espacio que deje Sudamérica será probablemente ocupado por Estados Unidos, quien podría llegar a embarcar un millón de toneladas más que el ciclo precedente.

 

Para Oil World, el aumento de la producción de harina de soja como correlato del mayor output de aceite para el nuevo ciclo comercial, sin embargo, está llamado a debilitar su precio con el fin de poder ser colocado en el mercado. 

La producción mundial de harina de soja podría alcanzar los 226,4 millones de toneladas, 12,2 millones por encima de la campaña anterior. La mayor parte de esos aumentos se darían en Estados Unidos, Sudamérica y China. Las exportaciones mundiales, en tanto, tocarían un máximo histórico de 69,5 millones de toneladas gracias a los mayores embarques desde Argentina (+1,3 millones hasta los 33,1 M ton), India (+1,2 M ton) y EE.UU. (+0,4 M ton). Las exportaciones del subproducto desde Brasil, en cambio, podrían estancarse en los 15,4 millones de la campaña precedente. 

Con un interesante panorama planteado para los complejos oleaginosos de cara al próximo año, no caben dudas que el girasol y la soja se enfrentarán al desafío de satisfacer una ingente demanda de aceites vegetales. Argentina por primera vez en muchos años se enfrenta a la posibilidad de un leve ajuste a la baja en el área a sembrar con el poroto de cara al nuevo ciclo y, en este contexto, el mundo depende de una campaña productiva de excelencia. Caso contrario, con alta demanda y bajos stocks, la volatilidad en los precios estará a la orden del día.

Por el campo, aumentan las ventas en pick-ups y maquinarias agrícolas y la recaudación impositiva JULIO CALZADA Y FEDERICO DI YENNO

En el año 2016 se venderían –en todo el país- unas 19.362 pick-ups más, por encima de las ventas del año pasado. De esa cifra el campo sería responsable de comprar cerca de 9.600 pick-ups más que el año pasado (2015). Esta mayor demanda generaría un aumento en las ventas de este año de 4.800 millones de pesos por encima de lo que se vendió en el 2015. Esto equivale a 320 millones de U$S adicionales en el 2016. Le estaría dejando a las arcas fiscales unos 128 millones de U$S adicionales. Una situación similar se da maquinaria agrícola.

Resumen: 

Esta semana, un amigo nuestro, Javier Preciado Patiño emitió una interesante nota sobre la evolución del patentamiento de camionetas “4x4” en la República Argentina en los primeros 8 meses del año. Javier expresaba en la nota: “aunque -tal vez- no con toda la fuerza que podría haber generado el impacto conjunto de devaluación más eliminación de retenciones, los productores agropecuarios reaccionaron positivamente al nuevo marco económico renovando su flota de vehículos”. Nos pareció oportuno complementar la excelente nota de Javier con un análisis adicional. Ante la eliminación de retenciones y de restricciones a las exportaciones realizada por el Gobierno Nacional en la mayor parte de los granos, y la consiguiente mejora en la rentabilidad de los productores; nos formulamos estas cuatro preguntas: 

• ¿Cuál podría ser el incremento final en las ventas de pick-ups en todo el año 2016 respecto del año anterior, producto de la mayor actividad del campo?
• ¿Cuál sería el consiguiente incremento en la recaudación impositiva por las mayores ventas de pick-ups en el 2016, gracias al campo?
• Nos formulamos similares preguntas a las anteriores pero para las ventas de maquinaria agrícola. 

Recordamos que nuestros análisis son ejercicios de simulación donde aplicamos supuestos. De allí que recomendamos tomar las cifras estimadas de ventas y recaudación impositiva con precaución y los debidos recaudos. De todos modos, entendemos que los supuestos adoptados y sus resultados numéricos no invalidan las conclusiones finales: El campo, con mejores números y rentabilidad, responde aumentando su demanda de equipamiento. Esto genera mayores ventas e ingresos para la economía nacional y una mayor recaudación impositiva. Trabajando más, se recauda más. 

Las respuestas que obtuvimos a nuestros interrogantes fueron las siguientes: 

• De acuerdo a nuestras estimaciones, en el año 2016 se venderían –en todo el país- unas 19.362 pick-ups más, por encima de las ventas del año pasado. De esa cifra el campo sería responsable de comprar cerca de 9.600 pick-ups más que el año pasado (2015). Esta mayor demanda de pick-ups por parte del campo argentino y la agroindustria (por encima de lo que compraba el año pasado) generaría un aumento en las ventas de este año de 4.800 millones de pesos (por encima de lo que se vendió en el 2015). Esto equivale a 320 millones de U$S adicionales en el 2016. Este incremento en las ventas le estaría dejando a las arcas fiscales (Gobierno Nacional, provinciales y municipales) aproximadamente unos 128 millones de U$S adicionales en el corriente año.  ​
• La mayor demanda de maquinaria agrícola por parte del campo argentino generaría un aumento en las ventas este año de 2.010 millones de pesos respecto del total del año 2015. Esto equivale a 133 millones de U$S adicionales. Este incremento le estaría dejando a las arcas fiscales (Gobierno Nacional, provinciales y municipales) aproximadamente unos 49 millones de U$S adicionales en el año 2016. 


Nota completa: 

Esta semana, un amigo nuestro, Javier Preciado Patiño emitió una interesante nota sobre la evolución del patentamiento de camionetas “4x4” en la República Argentina en los primeros 8 meses del año. Javier indicaba que “aunque -tal vez- no con toda la fuerza que podría haber generado el impacto conjunto de devaluación más eliminación de retenciones, los productores agropecuarios reaccionaron positivamente al nuevo marco económico renovando su flota de vehículos”. Nos pareció oportuno complementar la excelente nota de Javier con un análisis adicional. Ante la eliminación de retenciones y de restricciones a las exportaciones realizada por el Gobierno Nacional en la mayor parte de los granos, y la consiguiente mejora en la rentabilidad de los productores; nos formulamos estas cuatro preguntas: 

• ¿Cuál podría ser el incremento final en las ventas de pick-ups en todo el año 2016 respecto del año anterior, producto de la mayor actividad del campo?
• ¿Cuál sería el consiguiente incremento en la recaudación impositiva por las mayores ventas de pick-ups en el 2016, gracias al campo?
• Nos formulamos similares preguntas a las anteriores pero para las ventas de maquinaria agrícola. 

Recordamos que nuestros análisis son ejercicios de simulación donde aplicamos supuestos. De allí que recomendamos tomar las cifras estimadas de ventas y recaudación impositiva con precaución y los debidos recaudos. De todos modos, entendemos que los supuestos adoptados y sus resultados numéricos no invalidan las conclusiones finales: El campo, con mejores números y rentabilidad, responde aumentando su demanda de equipamiento. Esto genera mayores ventas e ingresos para la economía nacional y una mayor recaudación impositiva. Trabajando más, se recauda más. 

Las respuestas que obtuvimos para nuestros interrogantes fueron las siguientes: 

• De acuerdo a nuestras estimaciones, en el año 2016 se venderían –en todo el país- unas 19.362 pick-ups más, por encima de las ventas del año pasado. De esa cifra el campo sería responsable de comprar cerca de 9.600 pick-ups más que el año pasado (2015). Esta mayor demanda de pick-ups por parte del campo argentino y la agroindustria (por encima de lo que compraba el año pasado) generaría un aumento en las ventas de este año de 4.800 millones de pesos (por encima de lo que se vendió en el 2015). Esto equivale a 320 millones de U$S adicionales en el 2016. Este incremento en las ventas le estaría dejando a las arcas fiscales (Gobierno Nacional, provinciales y municipales) aproximadamente unos 128 millones de U$S adicionales en el corriente año.  
• La mayor demanda de maquinaria agrícola por parte del campo argentino generaría un aumento en las ventas este año de 2.010 millones de pesos respecto del total del año 2015. Esto equivale a 133 millones de U$S adicionales. Este incremento le estaría dejando a las arcas fiscales (Gobierno Nacional, provinciales y municipales) aproximadamente unos 49 millones de U$S adicionales en el año 2016. 

A continuación explicamos la metodología de cálculo empleada: 

Estimación del incremento en las ventas y recaudación en pick-ups para el año 2016. Metodología empleada. Cuadro N°1: 

 

a) Procedimos a computar y sumar aquellos vehículos que- por lo general- son utilizados por los productores agropecuarios y empresas del sector. Las pick-ups seleccionadas fueron la Toyota Hilux, Volkswagen Amarok, Ford Ranger, Chevrolet S-10, Ram 1500, Nissan Frontier y las recientemente incorporadas al mercado Fiat Toro y Renault Duster Oroch. 
b) En el período Enero- Agosto de 2016 se comercializaron –en todo el país- cerca de 60.243 unidades. En el mismo período del año 2015 las ventas ascendieron a 47.332 vehículos. Esto significa un incremento en las ventas de 12.911 unidades, lo que implica que en estos 8 meses del 2016 hubo un aumento en la comercialización de pick-ups del 27% respecto de igual período del 2015. 
c) Posteriormente procedimos a anualizar este incremento registrado en los 8 primeros meses del año a nivel nacional. Estimamos un incremento en el año 2016 de 19.367 vehículos respecto de los registros evidenciados en el 2015 para todo el país. 
d) Luego nos formulamos la siguiente pregunta: de este gran aumento en las ventas a nivel nacional de pick-ups en el corriente año ¿Qué porcentaje habría surgido de la demanda de productores agropecuarios o empresas del sector agroindustrial? Informalmente, referentes de concesionarias automotrices nos indicaron que en el caso de las pick-ups Amarok cerca de un 40 % aproximadamente lo adquieren productores agropecuarios y el resto de las unidades se comercializan a Industrias, empresas de todo tipo o personas físicas. En el caso de la Toyota Hilux esta cifra sería algo mayor, quizás del 50%. No son cifras oficiales. Son opiniones de gente del sector. Con estos datos, supusimos en el estudio que el 50% del incremento en las ventas de pick-ups en Argentina obedecería en el 2016 a la mayor demanda del campo. En consecuencia, en el año 2016 la mayor demanda de unidades producto de la mejor rentabilidad del campo argentino respecto del 2015 podría ser de 9.683 unidades, casi 10.000 pick-ups más que el año pasado. 
e) Luego quisimos valorizar este posible aumento –generado por el campo- tanto en pesos como en U$S. Procedimos a adoptar un precio promedio por pick-up de $ 500.000.-. Tengamos presente que se trata de un supuesto simplificador, adoptado únicamente a los fines del estudio.  Así llegamos a la conclusión de que la mayor demanda de pick-ups por parte del campo argentino y la agroindustria en este año generaría un aumento en las ventas este año de 4.841 millones de pesos respecto del 2015. Esto equivale a 320 millones de U$S adicionales, adoptando un tipo de cambio de 1 U$S= 15,1365 $. Una cifra por cierto sumamente importante y que evidencia que a Argentina le conviene bajar la presión impositiva al campo para generar una fuerte reactivación en la demanda doméstica de bienes de capital. 
f) Este aumento en las ventas de casi 320 millones de U$S adicionales, le estaría dejando a las arcas fiscales (Gobierno Nacional, provinciales y municipales) aproximadamente unos 128 millones de U$S adicionales en el año 2016. Para ello computamos una presión impositiva del 40% sobre el valor de venta promedio de cada unidad. 
g) En relación al punto a anterior, informantes del sector nos indicaron que tanto en las Pick Ups medianas grandes (Toyota Hilux, Volkswagen Amarok, Ford Ranger, etc), como en las medianas chicas (Saveiro) la incidencia de los impuestos en el precio total que paga el público son las mismas y, a diferencia de los automóviles que tributan el 21 % de IVA, los comerciales pagan el 10,5 %. A este valor hay que sumarle los impuestos internos de cada vehículo y agregarle los impuestos que se tributan en toda la cadena de producción (por ejemplo en cada pieza o cada insumo). También deben agregarse los gastos de patentamiento que son una sumatoria de impuestos nacionales, provinciales y municipales y que representan aproximadamente el 6 % del valor del vehículo. Informalmente siempre se habla de que en nuestro país la carga total de impuestos en el precio de venta de un automóvil es del 50 % aproximadamente. En los comerciales (como las pick-ups) puede ser algo menor por el efecto de una más reducida alícuota en el Impuesto al Valor Agregado. No poseemos datos ciertos al respecto. Por tal motivo, decidimos adoptar un porcentaje del 40% sobre el valor del vehículo para totalizar el efecto conjunto de todos los impuestos nacionales, provinciales y municipales. 
h) No hemos computado en la estimación de recaudación impositiva el denominado efecto multiplicador. Estos 4.800 millones de pesos de ventas adicionales en pick-ups se multiplicarán en numerosas operaciones comerciales dentro de la economía del país, generando en todas ellas, aumentos en la recaudación de impuestos nacionales (por ejemplo, el IVA), provinciales (por ejemplo Impuesto a los Ingresos Brutos) y municipales (derecho de registro e inspección), etc. Por ejemplo, el que provee autopartes percibirá ingresos adicionales al venderse más pick-ups, pagando a su vez a sus proveedores de servicios, insumos, bienes de capital o a su propio personal, quien a su vez volverá a gastar dicho ingreso en la compra de otros bienes y servicios. Todo eso genera aumentos sucesivos en la recaudación. Es lo que se conoce habitualmente como efecto multiplicador del gasto. Teóricamente se define al efecto multiplicador como el conjunto de incrementos que se producen en la Renta Nacional de un sistema económico (PBI) a consecuencia de un incremento externo en el consumo, la inversión, el gasto público o las exportaciones. Este efecto multiplicador genera nuevos impuestos para todas las jurisdicciones. 

Estimación de incremento en las ventas y recaudación en maquinaria agrícola para el año 2016. Metodología empleada. Cuadro N°2: ​
 

a) Procedimos para el caso de la maquinaria agrícola a tomar los datos del INDEC vertidos en el “Informe de la Industria de la Maquinaria Agrícola” del segundo trimestre de 2016. Allí constan los datos sobre las ventas de maquinarias agrícolas en pesos y unidades físicas para los cuatro rubros: cosechadoras, tractores, sembradoras e implementos agrícolas. 
b) En el cuadro N°2 puede verse que en el primer semestre del 2016 se comercializó un total de 7.322 millones de pesos en operaciones de compraventa de cosechadoras, tractores, sembradoras e implementos agrícolas. En el mismo período pero en el 2015, el total fue de 4.357 millones de pesos. Las ventas de sembradoras y tractores presentan aumentos en el 2016 de alrededor del 100%, en tanto que los implementos y cosechadoras aumentaron un 50% aproximadamente. 
c) Para poder medir el aumento en términos reales que se registra en este primer semestre de 2016 respecto a idéntico período del 2015, procedimos a ajustar por inflación el registro del año 2015. Le aplicamos una tasa de inflación del 45% anual a las ventas del año 2015: a precios actuales serían de 6.317 millones de pesos. En consecuencia, en el primer semestre de 2016 el aumento en las ventas habría sido de 1.000 millones de pesos, respecto a idéntico período del 2015. Si anualizamos esta cifra, posiblemente este año las ventas aumentarían unos 2.000 millones de pesos respecto del año 2015.
i) Recordemos la opinión de representantes del sector: en materia de ventas el año 2015 fue el peor año de la última década de la maquinaria agrícola. Los datos del INDEC indican que en el primer semestre de este año se vendieron casi la misma cantidad de cosechadoras que en el 2015 (330 vs. 352, con un 6% de disminución), un 15% más de tractores (2293 vs. 1999) y un 45% más de sembradoras (646 vs. 445). Informantes indican que este sector era uno de los que registraba un mayor atraso en términos productivos, ya que el año pasado estado trabajando a 25-30% de su capacidad teórica instalada. Este incremento en las ventas “ayuda a transcurrir mejor el año” pero sigue existiendo una alta capacidad ociosa. Es importante destacar que durante todo el período de crisis en los últimos años la mayor parte de las empresas mantuvieron su plantel como en las mejores épocas de ventas. Una de las razones para sostener la estructura es el trabajo y tiempo que lleva capacitar al personal, optándose por retenerlos debido al esfuerzo que implica profesionalizar a los recursos humanos. 
j) Es importante destacar las declaraciones de directivos y gerentes del sector que ponderan las decisiones del Gobierno Nacional de fomentar las compras de maquinaria con líneas de crédito subsidiadas con una tasa de interés del 3,5% para la campaña de trigo. Subsiste en el sector la preocupación por el ingreso de sembradoras importadas.
k) De todos modos, esa cifra estimada de aumento en las ventas de 2.000 millones de pesos en el año 2016, en dólares equivale a 133 millones de U$S. Le estaría dejando a las arcas fiscales (Gobierno Nacional, provinciales y municipales) aproximadamente unos 49 millones de U$S adicionales en el año 2016. Para ello computamos una presión impositiva del 37% sobre las ventas totales. Informantes del sector indican que en el caso de la maquinaria importada, entre el 40 y el 47% del precio de venta son impuestos, aranceles y gastos de nacionalización, dependiendo del origen del bien (USA, Brasil u otros países proveedores). En tractores y cosechadoras locales, el componente impositivo sobre el precio de venta de las unidades oscilaría entre el 33 y 35%. Son opiniones informales. De allí que adoptamos una cifra del 37% sobre el precio de venta para computar el total de impuestos nacionales, provinciales y municipales.

Argentina crecería más del 3,5% en 2017. Salvador Di Stefano

La tasa a nivel internacional no mostraría una suba importante. Argentina con mejores indicadores mundiales. El dólar muy tranquilo, inflación a la baja, la economía comienza a crecer.

Te veo muy optimista.

. - Estamos preparando el desayuno off the record del miércoles próximo, y surgen datos que nos hacen muy optimista, desde el punto de vista internacional y nacional.

¿Por ejemplo?

. - Argentina es uno de los países con menor endeudamiento a escala mundial. Esto nos hace un país elegido para el desembarco de inversiones ligadas al consumo, construcción y servicios del mercado interno. En el desayuno mostraremos como el mundo desarrollado, tiene un endeudamiento del 250% del PBI en promedio, y Argentina no llega al 70% de endeudamiento. Esto dispara grandes posibilidades de llegada de capitales externos en un mercado que tiene por delante un alto crecimiento. Contamos con información internacional para validar estos números. La traemos directo de Chicago.

¿Qué endeudamiento contempla?

. - Presentaremos el endeudamiento total de los países, que contempla el endeudamiento del Estado, el sector privado y hogares de familia. En los dos últimos tenemos un endeudamiento mínimo, y si se explota la posibilidad de deuda nueva, a largo plazo y tasas razonables, tendremos por delante un crecimiento muy fuerte de la construcción, consumo, servicios y turismo.

¿Para esto es central que baje la inflación?

. - Esta tarde el presidente del Banco Central presentara las metas de inflación que vamos a explicar y desarrollar en el desayuno del miércoles.

¿Cómo ves la inflación?

. - Con una fuerte desaceleración. Las principales variables monetarias están mostrando un crecimiento no superior al 18% anual, estamos hablando de la circulación monetaria; el agregado monetario de pesos, cuenta corriente y caja de ahorro en pesos; como también el agregado monetario de la cuenta corriente, caja de ahorro y plazo fijo en pesos.

¿La tasa seguirá bajando?

. - Creo que vamos a una nueva baja de tasa del 26,75% al 26,25% anual. Sera un descenso muy importante. La inflación de septiembre se proyecta en el 1% mensual. Si bien hay razones estacionales, creemos que la inflación se estacionaría en torno del 1,5% mensual, lo que implica una inflación menor al 20% anual.

¿Cómo ves al mercado de dólar futuro?

. - Lo vemos con muchos lanzamientos, pero en la medida que el mercado busca un precio de referencia a futuro, los precios ceden. Asegurar el dólar a agosto de 2017 te cuesta el 18,6% anual, esto explica una tasa de interés claramente a la baja. El total de lanzamientos de todas las series suman U$S 2.370 millones, de los cuales más del 50% está concentrado en los próximos 90 días, pero no mueve el amperímetro del tipo de cambio en plaza. El dólar a diciembre de 2016 se ubica en $ 16,06, y rondaría este nivel.

¿Cómo ves el dólar 2017?

. - Lo abordaremos el día miércoles en el desayuno, con las proyecciones del presupuesto 2017, no vemos nada muy distinto a este año. Creo que el gobierno comenzó su carrera electoral, y diseño un plan para llegar a las elecciones con buena cantidad de votos. Para eso necesita un gasto público en expansión, tasas en baja, y un tipo de cambio planchado. Creo que vamos directo a ese escenario. Esto explica la tranquilidad del gobierno en esta coyuntura.

El presidente no para de viajar.

. - Es muy importante que siga mostrándose en el exterior para capturar la mayor cantidad de inversiones posibles. Si logra paz en el mercado interno, lograra que llegue dinero de terceros países. El 15 de octubre visita la Papa, o recibirá en Santa Marta y con una sonrisa de oreja a oreja, te lo adelanto.

Para crecer tenemos que tener un mercado de consumo más activo.

. - Correcto, por eso se postergo hasta el 31 de enero el ahora 12. Hubo rumores que se cortaba, pero finalmente seguirá unos meses más. Creo que va a seguir prorrogándose hasta las elecciones del año 2017.

Si el dólar está planchado, y baja la inflación, es la hora de los activos.

. – Por supuesto, para que esto se pueda materializar necesitamos algunas noticias positivas. Como por ejemplo el resultado del debate entre Hilary Clinton y Donald Trump que se llevará adelante este lunes por la noche.

Este lunes pasa de todo.

. - Justo para analizarlo el miércoles por la mañana en el desayuno de la fluvial.

¿Como ves a Brasil?

. - El lunes 3 de octubre llega a la Argentina Michel Temer, comenzará a definirse un Mercosur sin Venezuela, y una política de acuerdos internacionales más allá de los acuerdos internos.

Esta semana viene el secretario del tesoro americano.

. - No viene solo a la Argentina, también llega a Brasil, se le va pasando un hilván a los acuerdos regionales, entre Estados Unidos y la región, como también los que vendrán con la Unión Europea.

Estamos en un cambio de las relaciones internacionales.

. - Correcto, la idea es prepararnos para recibir capitales, y poder exportar al mundo.

¿Cómo viene el blanqueo?

. - No viene bien, pero siempre define el último mes. El viernes vence el plazo para los que quieran adherirse sin pagar la multa y comprando un bono a 3 años a tasa 0%. Esta alternativa está casi congelada, creo que será un fiasco. El 31 de octubre vence el plazo para el blanqueo de dinero efectivo, creo que allí estaremos en una recaudación más interesante. Hay versiones que indican que hasta ahora solo hay blanqueado U$S 60 millones, el Estado deberá brindar más información al respecto. En esta página en columnista enviados tenemos una nota que refleja lo que le falta al blanqueo para ser más atractivo.

¿Las provincias ayudan?

. - Muy poco, en Santa Fe el Senado provincial aprobó un proyecto de ley que envió a diputados, que adhiere al blanqueo, pero que te cobra el 1% por monto que se blanquea. Mis informantes dicen que estuvo consensuado con el ministro de economía de la provincia, aunque lo presentaron senadores provinciales justicialistas.

¿Qué te parece?

. - Un verdadero espanto. El blanqueo surge de una ley nacional donde los diputados y senadores de Santa Fe participaron de dicho debate, y se suponía que las provincias estaban representadas por sus Senadores, y que una vez aprobada la ley, solo adherían, y no tomaban al dinero blanqueado como nueva base imponible para incrementar la recaudación provincial.

No hay tracción entre la nación y provincias.

. - Te diría que Santa Fe no apoya las medidas del gobierno nacional. Después cuando la Nación hace algo que perjudica a Santa Fe están las lágrimas sobre la mesa, pero en que ayuda con esta medida Santa Fe al ingreso de capitales al país.

Poco no.

. - Mientras en Argentina el que está en la provincia no sigue la línea de la Nación estamos en problemas. El gobernador de Santa Fe quiso emitir deuda por U$S 1.000 millones y la oposición lo limito a U$S 500 millones. En Rosario y Santa Fe ciudad no se emitió nueva deuda, pero el Banco Municipal de Rosario participo de la colocación de deuda del Municipio de Córdoba por U$S 150 millones. Evidentemente Santa Fe no quiere que lleguen capitales del blanqueo, descree de la posibilidad de endeudarse para realizar obras públicas, y prefiere manejarse de contado, cuando en el mundo el endeudamiento no es mala palabra.

Largó la cosecha en EE.UU. y el maíz argentino aún resiste

Indicadores agrícolas// Campaña 2016/2017. Con el avance de la recolección en Estados Unidos, el precio local del maíz debería bajar para ser competitivo.

Pablo Adreani

Comenzó la cosecha de maíz estadounidense; esta semana llegaba al nueve por ciento de acuerdo al informe del Departamento de Agricultura (Usda). Se trata del mismo porcentaje que a igual fecha de la cosecha anterior y tres puntos por debajo del promedio de los últimos cinco años.

El dato para destacar es que desde principio de septiembre a la fecha Chicago ha consolidado una tendencia alcista, y está continuando en pleno comienzo de la cosecha.

A comienzo del mes, la primera posición futura (septiembre) cotizaba a 122,4 dólares; hoy la primera posición futura, diciembre, está cotizando a 133,85 dólares. Una suba de 11,45 dólares que nos obliga a profundizar nuestro análisis de lo que puede suceder con la tendencia del mercado de aquí a las próximas semanas.

El primer dato que surge es que todo indica que el precio del maíz ha tocado un piso y ahora está comenzando un camino ascendente ante la incertidumbre que todavía genera el volumen real de la cosecha de maíz.

Algunos análisis de cosecha proyectan rendimientos por debajo de las estimaciones preliminares. Además se están detectando ataques de Diploia en algunas zonas del Medio Oeste.

Se trata de un hongo que produce moho blanquecino entre los granos, afectando su calidad comercial y provocando descuentos en el precio de compra. Las exportaciones semanales se estiman en un rango de 700.000 a 900.000 toneladas. Si el informe oficial se acerca a un millón de toneladas podrá tener un impacto alcista sobre los precios.

El otro dato que no es menor es que los fondos mantienen una posición de 200.000 contratos vendidos, en un mercado en suba. Por este motivo lo que más interesa a los fondos es que el mercado baje, y no suba. Sin embargo, el análisis de los fundamentals está mostrando un mercado que puede consolidar más una tendencia alcista que bajista.

Los farmers saben que el peor momento para vender su cosecha es ahora, y por este motivo van a retener lo máximo posible. Además las posiciones futuras largas en Chicago ya están mostrando una suba de 10 dólares, con julio a 143,20 dólares y diciembre a 133,85.

Mercado local

Los precios del disponible mantienen una tendencia sostenida a firme. En estos momentos el maíz argentino es más caro que el estadounidense. El FOB del cereal argentino cotiza a 173 dólares, mientras que el FOB Golfo lo hace a 166.

Esto es posible porque la oferta de maíz estadounidense en el mercado mundial no es fluida, pues recién está comenzando la cosecha.

Se supone que a medida que avance la cosecha, y aumente la oferta, los precios del maíz en Argentina deberían bajar para poder ser competitivos con respecto al maíz estadounidense.

La exportación local ha estado comprando muy buen volumen de maíz en estas últimas semanas, como consecuencia del ingreso al circuito comercial de la cosecha de maíz tardío o de segunda. En la última semana los productores vendieron a la exportación casi 300 mil toneladas, el registro más alto para septiembre.

Las compras totales de la exportación llegan a 16,9 millones de toneladas mientras que el volumen embarcado acumulado es de 13,8 millones. Quiere decir que la exportación tiene un saldo sin embarcar de 3,1 millones de toneladas, suficiente para abastecer las ventas ya efectuadas.

En conclusión, es probable que cuando ingrese la cosecha americana al mercado mundial y en nuestro país la exportación se vaya quedando sin destinos para exportar, los precios del maíz disponible debieran acusar la baja. Por este motivo la posición octubre en el Matba cotiza a 163 dólares, una prima muy chica con respecto a los 161 que vale el maíz disponible.


Beneficio para pequeños productores de cereales: ya no estarán sujetos a retenciones de Ganancias en ventas inferiores a 100.000 pesos

Lo dispuso la Afip.
Las autoridades de la Afip actualizaron por inflación el monto no sujeto a retención del Impuesto a las Ganancias para las operaciones de venta de granos: pasó se 12.000 a 100.000 pesos.
En lo que respecta a las comisiones de corredores –según lo dispuesto por la resolución 3939 publicada hoy en el Boletín Oficial– el monto no sujeto a retención es ahora de 7500 pesos (versus 5000 pesos vigente hasta ayer).
Ambas medidas sólo comprenden a las empresarios que se encuentren incluidos en el Registro Fiscal de Operadores en la Compraventa de Granos y Legumbres Secas.
La normativa vigente determina que los productores incluidos en el “Registro de Granos” están sujetos a una retención de Ganancias del 2,0% al momento de realizar una operación de venta (para los no inscriptos en dicho registro la misma es del 15%).
Cuando la sumatoria de diferentes pagos efectuados a productores en un mes calendario supere el monto de 100.000 pesos, la normativa dispone que el comprador deberá practicar la retención de Ganancias sobre los pagos que excedan a dicha suma.
Eso implica, por ejemplo, que al comercializar un solo camión de maíz o trigo, cuyo monto de facturación – los valores actuales– es inferior a 100.000 pesos, los productores inscriptos ya no serán pasibles de retención alguna de Ganancias.
La resolución 3939 de la Afip indica que la medida “será de aplicación a los pagos que se efectúen a partir del quinto día hábil administrativo posterior a dicha publicación”, es decir, a partir del próximo miércoles 21 de septiembre.

Doble comando: especuladores aumentaron posiciones bajistas en maíz al tiempo que se muestran más optimistas con la soja

El factor monetario juega a favor de los commodities.
Esta semana los operadores especulativos que operan en el mercado de Chicago (CME Group) incrementaron las apuestas vendidas (“bajistas”) en maíz al tiempo que aumentaron las posiciones compradas en contratos de soja.
El martes pasado –último dato informado por la Commodity Futures Trading Commission– la posición neta especulativa en futuros y opciones de maíz del CME Group se ubicó en -51.189 contratos versus -42.314 contratos el mismo día de la semana anterior. Y en soja se ubicó en 101.274 versus 95.567 contratos (ver gráfico).
Si bien está comenzando a ingresar al mercado un cosechón histórico de maíz estadounidense, existen factores alcistas que evitan que los valores del cereal se destruyan.
“Los ajustados stocks de maíz en Brasil y Argentina mantienen a las exportaciones de maíz estadounidense en una situación muy competitiva”, indica el último informe de mercado semanal de US Grains Council.
“La elevado nivel de exportaciones de maíz estadounidense registrado en lo que va del presente ciclo comercial es vital para que aparezcan datos favorables en el próximo informe del USDA del 30 de septiembre, en el cual se conocerá el nivel de stock interno del cereal”, añade el informe.
Esta semana las autoridades de la Reserva Federal de EE.UU. (Fed) decidieron mantener estable la tasa de interés interbancaria referencial (Federal Funds Rate), lo que implica una buena noticia para el mercado de commodities.
Todo lo que contribuya a evitar apreciaciones adicionales del dólar estadounidense –como la medida de la Fed tomada esta semana– es favorable para las cotizaciones de las materias primas, dado que las mismas, al estar denominadas en dólares, tienden a registrar una relación inversa al valor relativo de la moneda estadounidense.
En soja la presión bajista de corto plazo también es enorme a partir del ingreso de una cosecha récord estadounidense. Pero –descontando ese dato– la evolución de las cotizaciones de la oleaginosa ahora pasará a depender de la suerte del cultivo en el Mercosur.
El último informe del USDA prevé –a la Bartola– una cosecha de soja 2016/17 de Brasil y Argentina de 101 y 57 millones de toneladas. “En nuestra opinión, volúmenes casi imposibles. Aquí (en la Argentina) el área cae, mientras que nuestro vecino (Brasil) aumenta área muy marginalmente”, proyecta el analista de mercados agrícolas Enrique Erize.
Ayer viernes el contrato de Soja CME Noviembre 2016 cerró en 350,9 u$s/tonelada versus 354,9 u$s/tonelada el mismo día de la semana anterior, mientras que la posición Maíz CME Diciembre 2016 terminó en 132,4 u$s/tonelada contra 134,2 u$s/tonelada una semana atrás.
Las posiciones netas surgen de la diferencia entre las posiciones compradas (“long”, que fijan un precio techo y por ende apuestan a un mercado alcista) y las posiciones vendidas (“short”, que fijan un precio piso y por lo tanto apuestan a un mercado bajista).

Campaña 2016/17: Avanza la siembra de maiz y girasol

Así lo informó la Bolsa de Cereales de Buenos Aires para la campaña actual. 
 
 
La Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) registró que el 86% del trigo implantado posee condiciones buenas a muy buenas, al mismo tiempo que la siembra de maíz alcanzó el 15,2% y la de girasol al 30% de la superficie total estimada.
Según el relevamiento realizado por la entidad financiera, el 48,5% de las 4,3 millones de hectáreas sembradas estimadas presentaban condiciones "muy buenas", mientras que el 37,6% se encontraba en un estado "bueno" y un 2,8% del trigo implantado se encontraba en condiciones "regulares", sobre todo en el Noroeste y Noreste Argentino (NOA y NEA), por la escasa humedad que precisa el cultivo.
El informe detalló que el cultivo en el NOA se encontraba "transitando las etapas de grano lechoso y pastoso" y en el NEA el cereal se encuentra en el estado de llenado de grano.
En la franja central del país la mayor proporción de lotes de trigo se encuentran entre encañazón y principios de espigación, "con una condición de humedad adecuada y baja presión de sanidad".
En las regiones del Norte de La Pampa - Oeste de Buenos Aires y Centro de Buenos Aires, el cereal transitaba las etapas de macollaje y principios de espigación, presentando condiciones "muy buenas".
La siembra de maíz llegó al termino de esta semana al 15,2% de las 4,5 millones de hectáreas proyectadas por la Bolsa de Cereales, que de concretarse, significaría un incremento interanual en el área ocupada del 25%.
Con un avance intrasemanal en los trabajos de 8,5 puntos porcentuales, el área implantada ascendió a 685.000 hectáreas.
Las labores se concentraron en el centro del área agrícola nacional, en especial, en las provincias de Córdoba, Santa Fue, Buenos Aires y Entre Ríos.
Sin embargo, la entidad advirtió que "la falta de humedad superficial en sectores altos de los cuadros pone en duda la concreción de los planes de siembra, por lo cual no se descarta un pasaje a fechas tardías en lotes que inicialmente fueron presupuestados como siembras tempranos".
En este sentido se expresó la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) durante la semana, al informar que las pocas lluvias que se registraron en la zona núcleo productora podrían afectar o retrasar la siembra.
Según la entidad "crece la ansiedad y los temores ante el pronóstico de tiempo estable en la semana entrante" y "que la falta de oportunidad de siembra encimaría la siembra de maíz con la de soja, aparte de retrasar el período crítico y dejarlo más cerca del pico de estrés termohídrico del verano".
En lo que respecta a girasol, su siembra avanzó sobre el norte del área agrícola nacional, con un progreso intrasemanal de 1,1 puntos porcentuales.
De esta manera, ya se llevan implantadas 480.000 hectáreas y se logró cubrir el 30% de las 1,6 millones de hectáreas proyectadas por la Bolsa de Cereales.
Si se concreta esta estimación, el área sembrada sería un 31% mayor a la de la campaña 2015/16.
"La adecuada oferta hídrica que se presentó durante gran parte de la ventana óptima de siembra en los núcleos girasoleros del centro del Chaco y norte de Santa Fe, permite mantener un adelanto interanual de 6,9 puntos porcentuales", consideró el informe.


 

El nuevo orden mundial de los agroquímicos.

La compra de Monsanto por parte de Bayer implica un fuerte cambio en un negocio global que mueve más de US$ 100.000 millones anuales

Autor: Sandro Pozzi EL PAIS en La Nacion - 26/09/2016

Andrew Liveris lo admitía el pasado otoño cuando tomaba cuerpo la nueva ola de fusiones en el sector agroquímico, la segunda en dos décadas. "Todos hablamos con todos", comentaba el consejero de Dow Chemical, mientras sus rivales echaban cuentas. El desplome que hace cuatro años acumula los precios de los granos está forzando la reorganización de un negocio que mueve US$ 100.000 millones con la venta de semillas y pesticidas. Si las operaciones en marcha prosperan, el 70% del mercado quedará concentrado en tres manos y el resto tendrá que conformarse con las migajas que vayan soltando.

Todo ha sucedido tan rápido que se ha comparado en Wall Street con las citas rápidas para buscar pareja. Monsanto fue el primero en mover ficha en mayo del año pasado con una oferta por Syngenta. Aquella operación no prosperó. China National Chemical vio que se le abría una oportunidad y actuó sin esperar más postulándose por el control de la compañía suiza para ganar escala. Lo consiguió. DuPont también se aproximó a Syngenta, pero acabó con Dow Chemical.

Monsanto pasó así en un año de pretendiente a ser objeto de compra. Tras cuatro meses de negociaciones, el productor de semillas transgénicas acabó tendiendo la mano a la alemana Bayer y acaba de aceptar su oferta para crear el mayor grupo agroquímico del mundo. Y la semana pasada también Potash y Agrium anunciaban la fusión de sus negocios de fertilizantes.

El valor combinado de las operaciones anunciadas este año en la industria agroquímica asciende así a US$ 125.000 millones, según la agencia Bloomberg; cifra que se suma a los casi US$ 60.000 millones desembolsados en 2015. La de Monsanto es, además, la mayor compra en efectivo hecha hasta la fecha en Wall Street y también las más importante por parte de una compañía alemana, de acuerdo con Dealogic.

La labor de persuasión que hizo desde mayo Bayer refleja con claridad el delicado momento por el que atraviesa el negocio agrícola. La continua caída del precio de cereales como el maíz y de la soja está provocando que los productores busquen ahorros comprando menos semillas, menos fertilizantes y menos productos químicos para la protección de cosechas como herbicidas, pesticidas y fertilizantes.

Este efecto en cascada hace que las grandes compañías de la industria agroquímica tengan más complicado pagar sus deudas y eso incentiva las fusiones. De esta manera consiguen, por un lado, reforzar su posición en el mercado y, por otro, crean sinergias. Los inversores activistas también han presionado para que se produjeran estas uniones en busca de una mayor rentabilidad.

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos anticipa que los beneficios del sector caerán por tercer año consecutivo. El frenesí por forjar estas fusiones, sin embargo, indica que la industria ve un punto de inflexión en el mercado y que necesitan reordenarse para aprovechar el nuevo ciclo. Además, hay una necesidad cada vez mayor de innovar para afrontar la demanda de alimentos ante una población que llegará a los 3000 millones de personas en 2050.

Riesgo bajista latente para la soja

Cada semana que pasa, el precio de la soja se comporta con la misma tendencia que un carrito en la montaña rusa. A comienzos de semana Chicago reaccionó con subas de medio límite ante los pronósticos de clima lluviosos para las próximas dos semanas. Unos días después, el mercado reaccionó con tendencia bajista ante el cambio en los pronósticos, que no sólo no confirmaban las lluvias, sino que reducían la chance de registros por arriba de lo normal.
En tanto, los fondos siguen reduciendo su posición comprada. El miércoles liquidaron 9000 contratos de soja, equivalentes a 1,22 millones de toneladas, una clara posición que se juega a la baja del mercado.
¿Cuáles son los factores que pueden tener impacto negativo en los precios? La súper cosecha récord en EE.UU., de 114,3 millones de toneladas, y el hecho de que los analistas están estimando rindes por arriba de la última estimación del USDA. En términos generales, los mercados se mueven por expectativas y en este momento están enfocadas en los súper rindes que se están estimando, con algunos muy optimistas que sugieren una cosecha aún mayor a la prevista por el USDA. Si ese es el caso, estaríamos ante otro caso de "historia de una baja anunciada". Mientras tanto, la relación de precios soja/maíz de la nueva cosecha comienza a ser nuevamente más favorable al maíz y nos demuestra que no todo está dicho. Estamos en el medio del río, habrá que esperar que culmine la cosecha de soja y de maíz en los EE.UU. para ver en qué precio se estabilizan ambos productos y, a partir de allí, tendremos tiempo para decidir.
P Adreani

Bayer-Monsanto: la mayor operación de la historia, bajo la lupa de los productores. Fernando Bertello LA NACION

Los agricultores argentinos creen que se podrá mejorar la oferta de tecnologías y adaptarlas a adversidades locales, pero temen por la reducción de competidores


Hay tres cosas que los productores tienen claro tras la compra de Monsanto por parte de la alemana Bayer a la hora de trasladar su impacto a la realidad local. Quieren que no se afecte la competencia en el mercado de insumos, que continúe la diversidad de productos y tecnologías y que cambie la postura que ha tenido la compañía estadounidense en la disputa por las regalías. En ese combo anotan, además, un poroto a la imagen pública: esperan que mejore la consideración que ha tenido Monsanto ante la sociedad, donde las buenas tecnologías no han recibido justamente una valoración positiva.
Si bien recién a fines de 2017 la firma norteamericana ya estaría, en los hechos, manejada completamente por el management de Bayer, los productores argentinos van anticipando las consecuencias que, a su entender, tiene esta megaoperación por US$ 66.000 millones. Megaoperación que se suma a la fusión de iguales entre Dow y Dupont y a la adquisición de Syngenta por la china ChemChina. Una nueva reconfiguración del mapa global de agroquímicos que dará lugar a tres empresas que manejarán el 63% del mercado de agroquímicos.
Entre las conjeturas y las inquietudes, muchos, no obstante, descuentan que se potenciará la inversión en investigación y desarrollo. Sumadas las inversiones de ambas empresas, Bayer calculó recientemente que se volcarán a ese fin más de 2500 millones de euros por año. En la Argentina, dos sojas que se vienen, la resistente a Dicamba (Xtend, de Monsanto) y a glufosinato de amonio (con tecnología Bayer) quedarán bajo el control de la compañía alemana.
"Se ve con preocupación que un mercado ya de por sí concentrado se sigue concentrando cada vez más", expresó Pablo Ginestet, productor. Lo que aguarda, dice, es una mejor imagen en el país con la historia reciente de Monsanto en temas centrales como semillas.
"Es esperable que la actitud de Bayer sea de lograr consensos, más amigable y no de imponer las cosas a la fuerza como ha sido la actitud de Monsanto", opinó Ginestet.
Alberto Marchionni, productor, también se detiene en el capítulo de "la concentración" que habrá en el mercado. Pero en ese contexto ve, igual, cuestiones a destacar. "Bayer tiene la posibilidad de mejorar el manejo de los eventos biotecnológicos", proyectó.
Concentración y, también, competencia. ¿La compra de Monsanto y la reconfiguración del mercado permitirán mantener la competencia? Para Santiago del Solar, esto último es clave.
"Sin lugar a dudas, los productores necesitamos variedad de oferta de semillas y agroquímicos, para lo cual es importante que haya competencia. De esta manera, lograr variedad a la hora de elegir alternativas. Eso es importante, que se mantenga la competencia en el mercado", expresó.
Del Solar observa, como otros productores, que la adquisición que hizo Bayer puede ser una estrategia que busca complementariedad y volumen para trabajar en un mercado que requiere cada vez más investigación y desarrollo. Además, sería una estrategia que va en línea con regulaciones cada vez más exigentes para la aprobación de eventos biotecnológicos y nuevas moléculas de agroquímicos.
Juan Pablo Ioele, asesor, no se imagina un beneficio directo para el productor argentino por este movimiento de piezas. Afirma que, tal vez, Bayer pueda "lavar" la imagen de productos y tecnologías que se discuten en la sociedad. Y se detiene en el capítulo de la competencia. "Siempre que se pierde un actor en determinados insumos, se pierde competencia, generando un mercado de menos marcas que cada vez ocupan un mayor número de cadenas de productos", dijo.
Marcos Rodrigué no ve puntos negativos en el avance de Bayer. Al contrario, cree que la empresa, a la que juzga seria, va a poder ofrecer más tecnología. De hecho, considera que las sojas que comenzó a vender en el país están "al mismo nivel que otros semilleros".
"Bayer es una empresa internacional que escucha y propone reglas de juego comerciales adaptadas al país, acompañando al productor. En cambio, una multinacional impone reglas de juego comerciales, condicionando así la afinidad entre el proveedor y el cliente", opinó.
César Belloso no se imagina mayores cambios para los productores hasta que se termine de concretar la operación, algo que será recién a fines de 2017 o principios de 2018. Visualiza que la compañía alemana apunta a una complementariedad al adquirir una firma biotecnológica como Monsanto y, entre otras cosas, se pregunta: "¿Cómo va a manejar Bayer la imagen de Monsanto"?
Otros productores destacan que detrás de la transacción hay una respuesta de la industria para adaptarse a las nuevas adversidades, como las diversas resistencias y la forma de afrontarlas. En esa línea se inscribe el asesor Carlos Grosso.
"No veo que estas fusiones generen consecuencias relevantes en el productor. Sí las veo como parte del nuevo orden organizacional que exige el actual contexto productivo, de alta tasa de aparición de nuevas adversidades y resistencias y baja tasa de aparición de nuevas moléculas o eventos de alto impacto. Las compañías se están adaptando a esta nueva realidad, que exige diversidad y generación de conocimiento local. Es el desafío de las compañías globales y la gran oportunidad para los generadores de conocimiento local", concluyó.

Las causas del batacazo de los CREA

Félix Sammartino LA NACION

Después de la demostración de fuerza que realizó esta semana el movimiento CREA con la gran convocatoria de productores, empresarios, políticos y funcionarios en su Congreso, hay que preguntarse seriamente: ¿cuál es su fórmula?
"El mejor secreto que tienen los productores argentinos es que no tienen secretos." Fue la mejor conclusión que eligió el norteamericano Jason Clay, vicepresidente de World Wildlife Funds (WWF) para cerrar una de las participaciones más comentadas de la primera jornada del Congreso. Y quizás sea también la que mejor explica el fenómeno que se viene desarrollando con este movimiento de productores que desde 1957 vienen compartiendo abiertamente la información de sus establecimientos al adoptar una metodología de trabajo traída de Francia por su fundador, Paul Hary.
Esta propuesta, cercana a la cristiana "es mejor dar que recibir", genera evidentemente una mística entre sus integrantes que supera a la de cualquier entidad gremial. De ahí la constante alusión que hacen a los valores CREA, a los que también se refirió el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, en el discurso de inauguración del encuentro.
Para preservar la mística, los dirigentes CREA han sido muy cuidadosos en no dejar atascado al movimiento en los problemas que hacen a la renta empresaria, las técnicas o el aumento de la productividad. Y han mantenido una prudente distancia de los reclamos sectoriales. El esfuerzo estuvo puesto siempre en tener una mirada de mediano y largo plazo y adelantarse a lo que viene. A pesar de que algunas indefiniciones en el corto plazo en momentos que las papas quemaban les valiera críticas y recriminaciones, el rumbo que se impusieron les terminó redundando en un activo muy preciado: la muy buena imagen del movimiento. La construyeron a fuego lento y sin demasiados aspavientos.
Lo cierto es que la fórmula CREA ha sido por demás exitosa y explica el nivel de convocatoria logrado esta semana en su Congreso, el primero que se realiza en Buenos Aires. Fue un verdadero batacazo. Asistieron 7000 personas pero quedó mucha gente enojada por no poder asistir al superarse el cupo. A lo que hay que agregar las figuras que participaron como el ex presidente de Chile, Sebastián Piñera, la vicepresidenta Gabriela Michetti o empresarios como Paolo Rocca, presidente y CEO del Grupo Techint.
Hay que entender también que los grupos CREA se vienen moviendo a un ritmo muy particular. Crecen silenciosamente hasta que cumplido el tercer año pegan un campanazo con sus Congresos, para que tanto propios como extraños descubran sus nuevas dimensiones.
Después de esta última demostración es indudable que el movimiento CREA adquirió un peso político relevante. "No hay duda que hoy generamos lazos que antes no teníamos" afirmaba un dirigente CREA que prefirió el anonimato, al referirse al nivel de políticos y empresarios que se dieron cita. "Todos quieren estar aquí, para ver y ser vistos", fue otra de las observaciones.
No es casual entonces que muchos de sus integrantes y técnicos se encuentren hoy con altas responsabilidades en el Ministerio de Agroindustria. La conciencia de este mayor peso político del movimiento CREA hizo que incrementaran el celo y el control de sus declaraciones públicas. Si antes eran medidos, ahora lo son aún más.
En este ritmo con que se mueve el movimiento, los Congresos cumplen además una función vigorizante. Como en ediciones anteriores, se espera que los productores CREA, después de haber ingerido el energizante de este año que llevó como lema "La re-evolución de la empresa", tengan las pilas cargadas para enfrentar los desafíos de la producción.
Para lograrlo, durante las tres jornadas del Congreso se descargó una amplia batería de charlas, algunas en el extremo de lo que puede ser un área de interés agroempresario como "Las neurociencias y las decisiones para la transformación" o "El futuro del futuro". Sin embargo, todas tuvieron la intención de dejar en claro que los grandes cambios que están ocurriendo en el mundo no pueden dejar indiferentes a los productores. Para su crecimiento necesitan de una nueva cultura empresaria. Agregar valor, innovación y tecnología en las empresas ya no son cuestiones optativas sino centrales.
En este sentido, el Congreso de los CREA fue otro buen disparador de la agenda que se viene.

Etchevehere sobre la baja de las retenciones a la soja: "Hoy no tenemos por qué poner en duda que no vayan a cumplir"

El presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA) se refirió a las versiones sobre una postergación de la reducción de los derechos de exportación; criticó a los empresarios que "estaban cómodos" con el kirchnerismo


El presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Luis Miguel Etchevehere, se mostró confiado en que el Gobierno cumpla su promesa de bajar otro 5% las retenciones a la soja. En declaraciones a Radio Continental, dijo que no pone en duda el cumplimiento de la medida.
En la campaña electoral, Mauricio Macri prometió al campo reducir 5 puntos por año las retenciones a la soja. Cuatro días después de haber asumido, el jefe de Estado bajó los derechos de exportación del 35 al 30 por ciento y los eliminó para otros productos.
"El año pasado fue en diciembre (la rebaja) y faltan tres meses para diciembre todavía. Hoy no tenemos por qué poner en duda que no vayan a cumplir (con aplicar una nueva reducción)", afirmó el dirigente al programa La Hora del Campo de esa emisora.
El presidente de la Rural
El presidente de la Rural. Foto: Archivo
Etchevehere apuntó que tras la disminución de las retenciones el año pasado se generó "mucha confianza en el campo y eso se vio en inversiones".
"Las retenciones eran malísimas con el gobierno anterior y siguen siendo malísimas, sin ningún tipo de dudas", expresó.
El dirigente, que acaba de ser reelecto hasta 2018, criticó la actitud de ciertos empresarios durante el kirchnerismo. "Desaparecían; salvo honrosas excepciones, el resto parecía que estaban cómodos con las políticas que llevaba adelante el gobierno anterior. Entre cuatro paredes resolvían precios, vida y obras de productores y consumidores", fustigó.
El presidente de la Rural también criticó a "algunos gremialistas" que "están con un discurso contra el campo".
"Todavía no se dieron cuenta que gracias a esto hubo cinco millones de viaje de camión y habría seis millones el próximo año (con mayor cosecha)", expresó. "No se quejen tanto porque esto significa trabajo, no se equivoquen de enemigo", agregó. "No se metan con nosotros; estamos generando trabajo en toda la Argentina", opinó luego.

Qué va a pasar con el precio de la soja

Los elevados stocks y las proyecciones de buenas cosechas para los principales granos en el ciclo productivo 2016/17 han mantenido los precios deprimidos y por debajo de los picos históricos, pero aún por arriba del promedio de los últimos 15 años. Los elevados ratios de stock/consumo reducen los niveles de volatilidad y especulación, al tiempo que constituyen una barrera difícil de superar para el aumento de precios.
Esta recuperación de inventarios actúa como una suerte de colchón para las malas noticias en materia de cosechas. Salvo una disrupción en la oferta, pareciera que no hay perspectivas de subas dramáticas de precios en el corto plazo. Esta situación se ha visto potenciada por el fortalecimiento del dólar así como por el amesetamiento de la demanda de granos para biocombustibles.
Los niveles de stock/consumo se ubican por sobre el 20% para los principales cultivos, según proyecciones USDA. Aun así, es válido preguntarse si hay alternativas de recuperación de precios. ¿Es lo mismo para trigo, maíz y soja o esta última tiene alguna oportunidad? Prima facie pareciera que la soja puede tener un rebote dentro de un mar de interrogantes.
Aquí, la primera duda está generada por las compras chinas. ¿Hay chances de que la aspiradora del gigante rojo caliente la demanda de soja más allá de las 86/87millones de ton que prevé el USDA?
¿Y qué sucede por el lado de la oferta de soja, donde se estima una producción global de más de 330 millones de toneladas?
Con una previsión de un record de 114 millones de toneladas en los Estados Unidos, los ojos del mercado se posan en el hemisferio sur, donde las proyecciones para Brasil se ubican levemente por sobre los 100 millones de toneladas, mientras que para la Argentina se estiman 57 millones de toneladas. Con semejantes cosechas, manda la incertidumbre climática, que ya juega en el norte.
Más allá del clima, nos queda mirar el contexto local. ¿Guarda la soja un potencial alcista por el lado de la indefinición del área a sembrarse en la Argentina? Un crecimiento de las áreas de maíz y girasol en desmedro de la soja puede alterar la ecuación de precios.
Cabe preguntarse cuanto debería caer la producción de soja local para que la menor oferta impacte en Chicago, donde los stocks americanos solo se proyectan en 10 m de ton. La venta anticipada de semillas de maíz y girasol superó en más de un 40% las de la campaña anterior. ¿Qué pasará con lo que resta vender?
La caída de los precios durante los últimos meses y las condiciones climáticas pueden dar un giro en el cálculo final del área por cultivos. La siembra de la gruesa ya se ha iniciado. La moneda está en el aire.

Horacio Busaniche La Nación

Cerraron casi 3 tambos por día en los últimos 20 años en el país

Desde 1995, se perdieron 19.041 pero aún restan computar los que desaparecieron este año, con la profundización de la crisis del sector. Sin embargo, la producción va en alza. Hay gran concentración.
La crítica situación que la lechería viene atravesando en la Argentina sigue sin encontrar una solución de fondo, lo que sostiene las protestas de los tamberos y entidades que los representan, especialmente en Córdoba y Santa Fe, las dos principales productoras del país y que juntas cuentan con la mayor cuenca lechera de Sudamérica.
El cíclico problema del sector tiene números contundentes: en los últimos 20 años la Argentina pasó de tener poco más de 30 mil tambos a sólo 11.600 el año pasado. Sobre esa cifra, las entidades del campo aseguran que hay que descontar muchos que se cerraron en lo que va de 2016, con la profundización de las dificultades por el derrumbe de los precios y la escalada de los costos.
Sin embargo, la producción en litros de leche no decayó, por el contrario: pasó de 6 mil millones de litros en 1995 a más de 11 mil millones este año. Eso evidencia que casi se duplicó la cantidad de litros con un tercio de los tambos, lo que implica que se produjo una fuerte concentración en el primer eslabón de la cadena.
Esta es una de las conclusiones del último trabajo de investigación que realizó la Fundación Fada, y que hoy a las 15.30 presentará en la Comisión de Agricultura del Senado de la Nación junto a una serie de sugerencias para tratar de revertir la tendencia de achicamiento del sector.
Según el informe “Propuestas para el sector lechero”, parte de la complejidad del sector lechero tiene que ver con la característica de mercado imperfecto que desarrolló la cadena láctea en nuestro país. Esto refiere a la alta concentración que se da tanto en el tambo como en la industria.
Según el economista de Fada, David Miazzo, “desde 1995 hasta 2015 hay 19.041 tambos menos, es decir que es como si perdiéramos 952 tambos por año, casi mil desaparecen al año”.
Para Miazzo, “hay que lograr mayor eficiencia para que nuestros tambos dejen de desaparecer. Para ello hay una serie de medidas que necesita este sector para mejorar su funcionamiento”.
En la industria, la concentración también es profunda: de mil empresas lácteas, sólo 4 concentran el 40% del procesamiento de leche. Además, también presenta un problema de eficiencia como en el área tambera, ya que hoy un operario produce mil litros de leche al día, cuando el promedio ideal es de 2.500 a 3.000 litros por empleado.
Según Nicolle Pissani Claro, investigadora de Fada, las características del producto, que al ser perecedero obliga a la entrega inmediata más allá de las condiciones, y también la volatilidad de los precios y cuando suben los precios en el mercado internacional, esto no se traduce en una mejor paga en el mercado interno.
De acuerdo con el informe de Fada, otro ítem de problemas cruciales es el que alude a que es un mercado no institucionalizado y poco transparente. “En la relación tambo-industria casi no existen los contratos y tampoco precios pizarra o de referencia en tiempo real. La mesa de productores lecheros de Fada declaró que es muy alto el perjuicio que les genera el hecho de que no se establezcan las fechas y montos a pagar en el momento lógico: ‘Tenemos que entregar la leche sin saber cuántos nos van a pagar’”, explica el informe que hoy presentarán en la Cámara Alta del Congreso.
Propuestas. El estudio de Fada propone algunas soluciones para las problemáticas que arrastra la cadena láctea. Entre ellas menciona los precios de referencia.
Según Miazzo se proponen dos sistemas simultáneos: por un lado, generar un “precio teórico” de la leche de las industrias en base a datos de precios de exportación, de góndola y estructuras de costos.
Por otro lado, se impulsa un precio de referencia o “pizarra” en base al mercado de la leche cruda. Este valor deberá estar diferenciado por zonas de producción (cuencas), estándares y condiciones de entrega y pago, y la publicación debe ser en tiempo real y de libre acceso.
Con respecto a los contratos, Fada propondrá hoy “que la compra-venta de leche cruda se realice con contratos que garanticen el cumplimiento de las voluntades de las partes. Esto le dará transparencia, previsibilidad, e institucionalidad al mercado. Para operar con contrato se necesita una estandarización de la leche para lo que se propone utilizar la reciente publicación del Ministerio de Agroindustria de los parámetros de referencia para la producción de leche”.
También, y tal como lo señaló el ministro de Agroindustria Ricardo Buryaile en su paso por Río Cuarto, Fada impulsa la creación de un fondo anticíclico. El aporte se realizaría en función de los vaivenes del valor internacional, el cual se basa en el precio de la leche en polvo y el tambero haría uso en época de crisis. Tiene el fin de aliviar al productor en momentos de rentabilidad negativa, evitar el cierre de tambos y asegurar el suministro de materia prima a las industrias.
En cuanto a las exportaciones, Fada afirma que “no puede pensarse un proceso de crecimiento de la lechería si no es a través del mercado externo.
Para ello son centrales dos acciones: desarrollar mercados internacionales con una agresiva estrategia comercial y sanitaria para ampliar los mercados internacionales para toda la gama de productos lácteos; mejorar la competitividad del sector, trabajando desde programas de mejora e inversión en tambos, caminos rurales transitables e inversiones e incremento de la productividad en las industrias lácteas”, concluyó la Fundación.

Fuente: Diario Puntal - Autor: Gonzalo Dal Bianco.
 
Design by Grupo Delecluse | Published by Widgets para blogger | Powered by Blogger.com.
© Copyright 2012-2013 Asociación de Productores Rurales de Marcos Juárez All Rights Reserved.