COMUNICADO APR - NUEVAS AUTORIDADES

2018/12/27

La Asociación de Productores Rurales de Marcos Juárez INFORMA a sus asociados, y a la comunidad en general, que por decisión de la Asamblea General Ordinaria realizada el día 28 de Noviembre del 2018, el funcionamiento de nuestra ENTIDAD ha quedado totalmente normalizado.

El contenido del Informe de la Comisión Normalizadora (aprobado por unanimidad en la Asamblea Ordinaria) demuestra que no existieron problemas o irregularidades, de ningún tipo o naturaleza; en consecuencia los integrantes de la Comisión Directiva que conducían la Asociación, antes de la normalización, actuaron de manera correcta y legal.-

No obstante ello, designada una Comisión Normalizadora por Inspección de Sociedades Jurídicas, se procedió al desarrollo de los pasos impuestos, los cuales fueron ejecutados con total normalidad.

Luego de poner a disposición de los asociados los ejercicios contables correspondientes a los periodos 2016/2017/2018 los mismos fueron aprobados por unanimidad, hecho que demuestra y ratifica la regularidad y legalidad de los actos ejecutados en el pasado.

A su vez se procedió a la elección de las autoridades que dirigirán la entidad por el término de 2 años.

La comisión quedo confirmada, de la siguiente manera:

PRESIDENTE: Dellarossa Luis
VICE - PRESIDENTE: Pautassi Juan Guillermo
SECRETARIO: Pautassi Aida
PRO - SECRETARIO: Lambertucci Martin
TESORERO: Brusa Alejandro
PRO - TESORERO Arregui Ricardo
VOCALES TITULARES:
1) Canale Julián
2) Dal Pos Pablo
3) Depetrini Diego
4) Pierdominici Iñaky

VOCALES SUPLENTES:
1) Libra Francisco
2) Pautassi Pedro

REVISADORES DE CUENTAS:
TITULAR : Dellarossa Carlos Cesar
SUPLENTE: Miotti Juan Jose


En consecuencia, con la satisfacción de haber cumplido con la tarea encomendada y necesaria para el correcto desenvolvimiento, tenemos el agrado de comunicar que la Asociación de Productores Rurales ha prestado y continúa prestando eficientemente los servicios comprometidos a sus asociados, sin ningún tipo de interrupción.

La actual Comisión Directiva saluda y queda a disposición de todos aquellos que necesiten ampliar la información brindada en este comunicado.

Felices Fiestas!!

2018/12/21


CONVOCATORIA A ASAMBLEA GENERAL ORDINARIA

2018/11/08


ASOCIACIÓN DE PRODUCTORES RURALES de MARCOS JUÁREZ – ASOCIACIÓN CIVIL.

Por Acta Nº 1592 de la Comisión Normalizadora de fecha 30/10/18, se convoca a los asociados a la ASAMBLEA GENERAL ORDINARIA, a celebrarse el día veintiocho (28) de noviembre de 2018, a las 20:00 hs., en el salón de eventos “EL GLOBO” situado en calle Lavalle Nº 342 de la ciudad de la Marcos Juárez, para tratar el siguiente orden del DÍA:

1. Designación de dos asociados que suscriban el acta de asamblea junto a los miembros de la Comisión Normalizadora.

2. Tratamiento del Informe Final de la Comisión Normalizadora;

3. Consideración de los Balances de los períodos pendientes, correspondientes a los ejercicios cerrados los días 30/09/16; 30/09/2017 y 30/09/2018;

4. Elección de nuevos asociados para cubrir los cargos en los siguientes órganos: a) Comisión Directiva, doce (12) miembros titulares que se desempeñaran en los siguientes cargos: Presidente, Vicepresidente; Secretario; Prosecretario, Tesorero, Protesorero, Cuatro Vocales Titulares y Dos Vocales Suplentes por el término de dos ejercicios; b) Comisión Revisadora de Cuentas: Un revisor de cuentas titular y un revisor de cuentas suplente por el término de dos ejercicios. Art. 42º del Estatuto: Cuando no hubiere reunido quórum suficiente vencido el plazo de una hora a la fijada en la convocatoria, la Asamblea podrá deliberar, cualquiera sea el número de socios presentes.

Fdo. Comisión Normalizadora Integrantes Héctor L. Bravín y José R. Cesanelli.-

“Dialoguemos con los candidatos”

2018/08/22


Se viene la quinta Jornada "Dialoguemos con los candidatos", organizada por la Asociación de Productores Rurales de Marcos Juárez. La misma se realizará el miércoles 29 de agosto desde las 20 horas en Gimnasio del Club Argentino de Marcos Juárez.

La motivación de la jornada es un análisis propio de cada tema y no un debate, donde el público evaluará lo propuesto por cada candidato de cara a las elecciones municipales del 9 de septiembre.

Previo a las elecciones legislativas del año 2009 se organizó un evento similar a sala completa al que asistieron los candidatos a Diputados Nacionales por Córdoba y de ahí continuamos con las elecciones a Legisladores e Intendentes. Esta  es la segunda vez que se realizará con los candidatos a intendente de la ciudad y participarán todas las fuerza políticas.

Modalidad
Los candidatos se ubicarán en mesas individuales en el escenario con un cartel identificatorio. El procedimiento para la presentación será de dos (2) minutos por tema y por candidato, determinándose el orden de inicio mediante un sorteo ante escribano público. Es decir que  al haber cuatro temas a desarrollar, las exposiciones se alternaran del primero al cuarto. Al final todos tendrán tres (3) minutos libres que utilizarán en base al sorteo realizado al comienzo del evento.

El moderador será el periodista Valentín Maximiliano Venier y avisará treinta (30) segundos antes de finalizar el tiempo acordado, no permitirá que un candidato realice comentarios sobre la exposición de otro e interrumpirá la exposición cediendo el espacio al siguiente expositor cuando se acabe el tiempo. El moderador no podrá hacer preguntas y comentarios durante las exposiciones. Se realizarán dos preguntas del público, por escrito, y por candidato. Se dará aviso al público -antes del inicio- que estarán prohibidos los silbidos y/o arengas.

Temas a exponer:

1. Criterio de desarrollo urbano y de producción de energías alternativas para la ciudad.
2. Proyectos de futuras obras públicas. Viabilidad del sistema de participación financiera pública y privada.
3. Propuestas de solución a la problemática vial y de convivencia urbana.
4. Como va a enfocar en su Gobierno el tratamiento de la basura. Proyecto futuros.


Con fin solidario.
El evento será a beneficio de Guardería Hijitus, por lo que se solicitará un alimento no perecedero o un bono contribución a voluntad. 

Televisado
El evento será emitido en vivo y en directo por TRU desde las 20 horas.

Mesas bien atendidas, integrantes satisfechos. Alejandro Rollán

2018/08/06

En forma personal, cada 60 días, Macri gestiona las necesidad de la agroindustria. La considera clave para salir de la tormenta.

Cuando el Gobierno decidió su implementación a comienzos del año pasado, muy pocos en el sector privado creían en sus resultados.

A priori lo consideraban un espacio más para la catarsis colectiva que para generar políticas públicas, que era la verdadera génesis de la convocatoria oficial.

Sin embargo, cuando el propio presidente Mauricio Macri decidió encabezar estas reuniones, la percepción inicial de estos ámbitos de interacción pública y privada cambió.

A poco más de 18 meses de su puesta en marcha, las mesas de competitividad para diferentes sectores de la agroindustria muestran sus logros. Algunas, quizá, son más rápidas y concretas, pero en todas se valora el mismo denominador: trabajo y ejecución.

Mucho, poco y nada
Desde el primer encuentro en enero de 2017, la mesa de ganados y carnes, que reúne a 25 eslabones de la cadena, ya se reunió siete veces con Macri, en el marco de un calendario que prevé cónclaves cada 60 días.

Apertura de nuevos mercados, implementación de controles fiscales para reducir la evasión en la actividad, simplificación de trámites y alivio impositivo son algunos de los logros que hoy exhibe la mesa. Todo con el gran objetivo de hacer que la carne argentina vuelva a ser competitiva tanto en el mercado interno como en el exterior.

La maquinaria agrícola es otro de los sectores que tiene su propia mesa. Si bien lleva apenas dos reuniones con el Presidente, sus participantes están satisfechos con el desenvolvimiento.

“Atravesamos una coyuntura muy difícil, con una caída en las ventas que supera el 30 por ciento, y necesitamos medidas urgentes. Por eso celebramos el financiamiento que pone en marcha el Banco de Intercambio y Comercio Exterior y la inclusión de aspectos impositivos en la agenda”, dijo un industrial que participó de la última reunión que Macri mantuvo con ellos, durante la visita que realizó a la ciudad de Córdoba el lunes pasado.

Por primera vez en 15 años, la industria de la maquinaria agrícola logró que el Estado se siente a discutir la forma de compensar los saldos de IVA que tiene la actividad, por comprar los insumos con una alícuota del 21 por ciento y vender los equipos al 10,5 por ciento.

Hasta el gobernador de Córdoba, ocasional participante de la mesa, dejó su opinión sobre el destino que deben tener esos fondos que la Afip retiene a los fabricantes. Para Schiaretti, ese saldo a favor debe ser de libre disponibilidad, lo que fue bien recibido por los industriales.

Una mesa que todavía tiene las patas algo flojas es la de la lechería. La coyuntura que atraviesa la actividad, con tambos trabajando a pérdida, hace que sus integrantes no vean en resultados concretos el tiempo invertido.

La intervención del Estado en la fijación del precio de la materia prima es el pedido de algunos representantes de la producción. Desde el Gobierno, descartan esa posibilidad y proponen acompañar con políticas la recuperación de los precios; por ejemplo, vía exportaciones.

Con matices, las mesas de competitividad agroindustriales han demostrado ser un ámbito operativo para gestionar necesidades.

Y tienen una mayor representatividad cuando es el propio Presidente el que lleva la agenda de temas. Es que las considera claves para salir de la tormenta.




Un mercado dominado por el clima y la guerra de los aranceles

Pablo Adreani
La administración Trump redobla la apuesta y anuncia el aumento de los aranceles a la importación de productos chinos del 10 al 25 por ciento. La medida afecta el comercio por un valor de 200 mil millones de dólares. Implica castigar a China con el pago de aranceles por 50 mil millones de dólares. Además, el presidente estadounidense anunció esta semana un plan para restringir las inversiones chinas en compañías tecnológicas de Estados Unidos. El objetivo es combatir el robo de propiedad intelectual. Ésta es, en realidad, la madre de todas las batallas: el control de la tecnología mundial. Estados Unidos no está dispuesto a ceder terreno en este negocio que se proyecta como el futuro control de todas las redes globales.
Impacto en los granos
Esta guerra comercial tuvo y tendrá consecuencias sobre el mercado de commodities. La primera víctima fue la soja que en los últimos 45 días mostró una baja de 80 dólares en Chicago. Esta semana la soja se recuperó, con ganancias de 10 dólares, ante los rumores de una nueva negociación por los aranceles entre China y Estados Unidos. Pero volvió a bajar cuando se conoció el aumento de aranceles anunciados por Trump. El principal producto perjudicado en el trading de commodities es la soja; pues Estados Unidos es el segundo exportador a China, detrás de Brasil. Y esta nueva arremetida de Trump podrá tener un nuevo impacto bajista sobre la soja.
A todo esto hay que agregar las estimaciones de producción de soja estadounidense por parte de las consultoras privadas. FC Stone proyecta un volumen de 124,3 millones de toneladas, mientras que el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (Usda) estimaba en su informe de julio un de producción de 117,3 millones de toneladas. De confirmarse el estimado de la consultora, el volumen tendrá un fuerte impacto bajista sobre los precios internacionales. En Brasil se estima un volumen de 120 millones de toneladas y en Argentina, si el clima se comporta normal, podremos tener un volumen récord de producción superior a los 60 millones de toneladas. Estamos ante la tormenta perfecta, triple cosecha récord en los tres principales países productores y exportadores, que representan el 90 por ciento del comercio mundial.
El trigo, en alza
Mientras la soja y el maíz en Estados Unidos se proyectan con rindes récord, no podemos decir lo mismo con el trigo. La falta de lluvias en las planicies produjo una baja del 30 por ciento en la producción del cereal duro de invierno. Europa ha sufrido temperaturas abrasadoras que han devastados campos de trigo en el norte. Mientras que una combinación de condiciones de seca y lluvias extremas, en la región del Mar Negro, han hundido las estimaciones de producción, con temores de mayores daños. A medida de que avanza hacia el norte en Alemania, el segundo productor de trigo de la UE después de Francia, la cosecha muestra serios daños en los cultivos, que hacen que los consultores y observadores reduzcan sus estimaciones repetidamente para los 28 miembros del bloque. En estas condiciones se apoya el trigo para subir en el mercado local. La posición enero en el Matba supera los 220 dólares, una excelente oportunidad para cubrir 30 por ciento de la cosecha.
Como dice el refrán: nadie se fundió por ganar poco.

Producción porcina: el escenario económico, con números en rojo

En un año, el precio del maíz subió 135 por ciento; el del cerdo, 16 por ciento.

A los cerdos les gusta refrescarse en el barro y así empantanado es como se presenta en estos días el escenario económico para la producción de estos animales.
La 8° Jornada Porcina fue una fiel muestra: José Luis Careggio, presidente de la filial Oncativo de Federación Agraria Argentina –organizadora del encuentro– calificó de “oscuro” el panorama que enfrentan los productores, como consecuencia de un escenario en el que todo sube: el maíz, el dólar, las tasas de interés, las tarifas y los impuestos.
Del otro lado, el dinero que reciben al vender sus animales no alcanza a equiparar esta inflación. “Muchos productores están liquidando sus explotaciones; venden las madres o mandan ejemplares con bajo peso a faena, lo que eleva la oferta y plancha aún más los precios”, mencionó Careggio.
Francisco Servetto, presidente de la Asociación de Productores de Cerdos (Aprocer), hizo algunos números que sirven como botón de muestra de esta coyuntura.
“De agosto del año pasado a julio actual, el maíz pasó de 1,70 pesos por kilo a cuatro pesos; la soja, de 3,8 a 7,80 pesos; y el dólar, de 17 a 28,50 pesos”, precisó Servetto. Teniendo en cuenta que engordar un cerdo hasta su peso de faena requiere unos 200 kilos de maíz y 100 de soja, más otros costos extra nutricionales, producirlo cuesta 1.350 pesos más que hace un año.
El primer problema es que, en el caso de Aprocer, el costo de producir cada kilo ronda los 30 pesos, cuando su precio de venta se ubica en 29 pesos. A esta pérdida de un peso por kilo, hay que agregar –según Servetto– que 80 por ciento de la producción se hace con un IVA del 21 por ciento, pero a la hora de comercializar el animal, hay que venderlo al 10,5 por ciento. Esto genera un saldo negativo de 220 pesos, que se supone los productores deberían recuperar, pero en un plazo que normalmente tarda y genera una pérdida financiera.
Mientras tanto, el precio de venta por kilo vivo avanzó apenas 16 por ciento en un año, de 25 a 29 pesos. Esto quiere decir que un ejemplar de 110 kilos se paga hoy 3.190 pesos, contra 2.750 pesos de un año atrás.
En resumen, sumado el aumento de los alimentos más el saldo de IVA, producir cada animal tiene un costo 1.570 pesos superior al de un año atrás, que se compensa con sólo 440 pesos más de precio de venta. “Nos cuesta 1.130 pesos más por cerdo. Para recuperar el poder adquisitivo, necesitaríamos 10,27 pesos más por kilo”, sintetizó Servetto.
Márgenes
En este contexto, el Instituto de Estudios (Ieral) de la Fundación Mediterránea publicó un informe que también hace foco en el escenario complicado que atraviesa la ganadería porcina.
“Se profundizan los márgenes negativos en las granjas de producción intensiva de cerdos”, se titula el reporte elaborado por los economistas Juan Manuel Garzón y Valentina Rosetti.
“Luego de márgenes positivos y firmes durante todo 2017, los números se han deteriorado sensiblemente en lo que va de 2018, sin piso hasta junio. Sucede que los costos subieron más del 60 por ciento en un año, mientras que los ingresos sólo 21 por ciento”, señala el estudio. Y ejemplifica: en junio, la granja de 250 madres y eficiencia baja que se usa de referencia en el informe muestra un margen neto negativo de 6,8 pesos por kilo producido, si se considera su ubicación sur de Córdoba (Malena); y de 8,3 pesos si está en Rosario.

Dos de cada tres empresas del agro están peor que hace un año, pero hay optimismo para 2019

Según una encuesta de Crea entre sus asociados, el 53 por ciento espera una mejor situación económica y financiera el año próximo. Cómo le está yendo y qué proyecta cada actividad.
Para el presidente Mauricio Macri, “lo que está haciendo el campo es un ejemplo”. Así lo expresó durante el 41° aniversario de la Fundación Mediterránea, en referencia a la decisión de incrementar la siembra de trigo, pese a haber sufrido la mayor sequía en 50 años.
La última encuesta cuatrimestral realizada por los Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (Crea), realizada entre el 1° y el 13 de julio con 1.541 respuestas (1.354 miembros y 206 asesores), le da la razón al mandatario: pese a que dos de cada tres empresas agropecuarias están peor que hace un año, la mitad espera un 2019 mejor.
“El 66 por ciento de los empresarios percibió que la situación de su empresa es peor que hace un año atrás, y sólo 10 por ciento expresó que mejoró. Pero el 53 por ciento de los encuestados consideró que la situación económica y financiera de su empresa será mejor el próximo año, y sólo un 12 por ciento estimó que será peor”, resumió Crea. 
Asimismo, destacó el relevamiento mensual complementario a la encuesta cuatrimestral mostró que el 70 por ciento de los grupos Crea proyecta resultados económicos favorables para el próximo ciclo. 
Pérdidas
Según la consulta de Crea, la sequía impidió cosechar el 5,9 por ciento de la soja de primera y el 10,2 por ciento de la de segunda, mientras que afectó al 3,6 por ciento del maíz temprano y el 8,6 por ciento del tardío. En rendimientos, se registraron caídas promedio de 16,9 por ciento en soja de primera, 28,5 por ciento en soja de segunda y 21,1 por ciento en maíz tardío, sin grandes cambios en el maíz temprano.
Para los tambos, la producción de alimento cayó 19 por ciento en silo y 10 por ciento en pasturas. El escenario económico de la producción lechera es difícil: se está produciendo entre uno y dos pesos por debajo del precio de indiferencia. 
Optimismo
“Pese a las adversidades, los empresarios Crea planean mantener e incluso aumentar el nivel de producción. En este sentido, ninguna de las actividades proyecta reducir el nivel de empleo en relación al ciclo anterior y el seis por ciento de empresas ganaderas, incluso, programa mayores contrataciones”, manifestaron desde el Movimiento.
En relación a la agricultura, por ejemplo, se estima un aumento de 6,9 por ciento en el área arrendada, con alquileres en promedio 2,2 por ciento superiores a la campaña pasada. 
Asimismo, el 52 por ciento de las empresas ganaderas proyecta aumentar la retención en sistemas de cría, mientras que sólo 12 por ciento planea reducirlo, continuando con la tendencia observada desde 2016. 
Finalmente, el 60 por ciento de las empresas tamberas considera aumentos de producción en los próximos 12 meses y 24 por ciento planea mantener los niveles de actividad, situación que generaría un aumento esperado de producción del 3,9 por ciento.

El agro, en la agenda de los empresarios mediterráneos

La sequía hizo perder 7.500 millones de dólares al sector privado, pero la cosecha 2018/19 vendría con 11 mil millones más que en la última campaña.

–¿No le dije que el dólar se iba a frenar, Don Tecnológico?
–Es usted una pitonisa, Don Productivo. Leí que el campo hizo un buen aporte para esto.
–Efectivamente, la liquidación de divisas de los últimos dos meses fue altísima. Entre junio y julio, las aceiteras y cerealeras ingresaron casi seis mil millones de dólares, un tercio más que en el mismo bimestre de 2017. Fue el segundo mejor julio de la historia, según los datos que se dieron a conocer esta semana.
–Y todo, siempre hay que recordarlo, en el marco de la peor sequía en medio siglo, que nos quitó casi 30 millones de toneladas respecto a la campaña anterior.
–Precisamente ahí está una de las principales causas, si no la principal, de las turbulencias económicas que han sacudido a nuestro país. Cómo será, que el agro estuvo en el tope de los temas más conversados durante el 41° aniversario de la Fundación Mediterránea.
–Qué interesante, teniendo en cuenta que no se trata de una audiencia precisamente rural. Más de un empresario que suele concurrir a esos ágapes no se debe haber sentido cómodo: no son pocos los que, muy cómodamente por cierto, se sumaron en las últimas semanas al coro de voces que reclamaron frenar la baja de retenciones a la soja, y hasta reimplantarlas a trigo y maíz.
–El encuentro comenzó con un panel económico liderado por uno de los investigadores más importantes de la Fundación Mediterránea, Jorge Vasconcelos, que comparó el crecimiento que tuvo Australia en las últimas décadas con el vaivén argentino. Dijo que el único sector que ha estado más o menos a la misma altura que el país oceánico es la agroindustria.
–Siga, mientras compartimos el pan casero.
–Luego, el director del Banco Central, Enrique Szewach, vinculó la caída de la economía a la sequía pero se entusiasmó con que si el agro se recupera para fin de año, de la mano del impulso que trae el trigo, el PIB 2018 podría finalmente cerrar empatado con el de 2017; inclusivo hasta con un leve crecimiento. Pero el más enfático defensor del rol del campo como motor de la economía fue el experimentado economista, Ricardo Arriazu, que recordó que nunca hubo dos cosechas seguidas con sequía en la Argentina.
–Toquemos madera.
–El cálculo de Arriazu es que la reducción de la cosecha le hizo perder al sector privado 7.500 millones de dólares, pero que el horizonte 2018/19 asoma con la posibilidad de que la producción de granos esté cerca de su récord histórico del ciclo 2016/17. Lo que significaría sumar 11 mil millones de dólares más que este año. Y la frutilla del postre vino de boca de Mauricio Macri.
–¿Qué dijo el Presidente?
–Les expresó a los empresarios que el campo es un ejemplo de lo que hay que hacer: seguir apostando, pese a haber sufrido un gran problema con la sequía. Como bien señaló usted, más de uno se debe haber incomodado en su silla.

Con el cerdo, el maíz tiene abono para "viajar" a más rindes

Tres ensayos realizados por el Inta, para la Cámara de Productores Porcinos, mostraron en la última campaña el beneficio productivo que tiene sobre el cereal la fertilización con desechos de las granjas.

Fue en Francia, a fines del siglo 18, cuando un químico –Antoine Lavoisier– pronunció una frase que quedó en la historia: "Nada se pierde, todo se transforma". Más de 200 años después, puede considerarse una de las bases de lo que hoy se denomina "economía circular". El concepto que engloba a todas las estrategias que apuntan a una producción más sustentable, mediante el reciclado o reutilización de los recursos.
La producción de cerdos es un ejemplo perfecto de cómo puede funcionar este círculo virtuoso: los animales se alimentan de maíz y, con sus deposiciones, luego pueden nutrir y mejorar los rindes de este cultivo. Incluso por encima del rendimiento que aporta un fertilizante químico.
CASI UNA TONELADA. Los maíces en La Constancia, que llegaron a rendir 91,2 quintales por hectárea. Atrás, la granja de cerdos de donde salieron los efluentes que los potenciaron. (Inta Manfredi)
Así lo determinaron tres ensayos realizados por técnicos del Inta Manfredi, en el marco de un convenio con la Cámara de Productores Porcinos de Córdoba (Cappcor). Los resultados preliminares de estos estudios, efectuados granjas de Villa María de Río Seco, Despeñaderos y San José de la Dormida, fueron presentados durante la 8° Jornada Porcina que tuvo lugar en el Club Unión de Oncativo.
Ciclo cerrado
Nicolás Sosa, uno de los técnicos que encabezó la investigación, utilizó un concepto similar al de economía circular. Dijo que "hay que pensar en un ciclo cerrado de nutrientes, que todo vuelva al sistema productivo". "No hay que dejar un litro de efluente sin reincorporar al sistema", mencionó.
CICLO CERRADO. "Hay que pensar en un ciclo cerrado de nutrientes; que todo vuelva al sistema productivo", dijo Nicolás Sosa, del Inta Manfredi. (Agrovoz)
Las ventajas agronómicas son varias: el efluente porcino aporta macro y micro nutrientes, mejora la parte física del suelo y adiciona materia orgánica, "algo que no se puede comprar en ninguna fábrica", subrayó Diego Mathier, otro de los investigadores del Inta. Y también, al reutilizar desechos, se beneficia la variable ambiental, aspecto clave si se tiene en cuenta que muchas granjas están ubicadas cerca de municipios y cursos de agua.
Marcos Bragachini, en tanto, consideró que debe cambiarse la noción de que un efluente es igual a un residuo: "Hay que considerarlo un aporte a la materia prima".
Los ensayos
Villa de María del Río Seco. En el establecimiento La Constancia, que cuenta con un criadero de cerdos de ciclo completo con 500 madres, se realizó una aplicación de efluentes con cañón regador. El ensayo abarcó seis lotes con diferentes tipos de tratamiento: un testigo sin aplicaciones, dos a los que se incorporaron desechos en láminas de 15 y 30 milímetros; y los otros tres, con una aplicación similar pero con el agregado de fertilizantes químicos (urea y fosfato).
Los resultados fueron elocuentes: el testigo sin fertilizar rindió 51 quintales por hectárea, valor que mejoró hasta 53,8 quintales con 15 milímetros de efluentes y hasta 59,3 quintales con 30 milímetros. El rendimiento supera los 58,8 quintales que arrojó el testigo fertilizado sólo químicamente. Los mayores rendimientos, como era de esperar, estuvieron en los maíces con doble aplicación: el de 15 milímetros llegó a 61,5 quintales; el de 30, a 68,6. En resumen, el doble tratamiento de nutrientes elevó 34,5 por ciento el rinde en relación a un testigo que se desarrolló sin “ayudas”.
EFLUENTES. En La Constancia, de Villa María de Río Seco, se aplicaron con cañón regador. (Inta Manfredi)
Despeñaderos. En el establecimiento Dos Ríos, el ensayo se hizo por medio de pivote central y abarcó dos círculos de aplicaciones, realizadas un mes antes de la siembra. También con una estrategia que combinó el suministro sólo de efluentes, comparado con lotes que también fueron beneficiados con un complemento de nitrógeno y fósforo.
La conclusión más importante fue que el lote que absorbió una lámina de 12,5 milímetros de efluentes y nutrientes adicionales llegó a rendir 92,5 quintales por hectárea, ocho quintales más que el que sólo recibió una lámina de 25 milímetros; y casi 10 quintales más que el testigo sin fertilización.
APLICACIÓN. En el establecimiento Dos Ríos, de Despeñaderos, el ensayo se hizo con fertilización por pivote. (Inta Manfredi)
San José de la Dormida. En el establecimiento El Cebil, donde funciona una granja con mil madres, la aplicación fue 22 días antes de la siembra y por medio de estercolera. Allí se comparó directamente el rendimiento obtenido con el abono porcino contra una fertilización puramente química.
El ensayo arrojó un rinde de 91,2 quintales por hectárea para los maíces que recibieron 60 mil litros por hectárea de efluentes; y 87 quintales para los que contaron con 30 mil litros; en ambos casos, superaron a las aplicaciones químicas que lograron 85,5 quintales, contra un testigo de 83,8 quintales. Es decir, los efluentes elevaron el rinde 8,8 por ciento; los nutrientes químicos, sólo dos por ciento.
MAÍZ. Así lucieron los híbridos en El Cebil, de San José de la Dormida. (Inta Manfredi)

Tambero cordobés, cara a cara con Macri: “Lo que necesitamos es precio”

El vicepresidente 2° de Caprolec tuvo un breve contacto con el presidente, durante la reunión de la Mesa de Competitividad Lechera. Créditos UVA y refinanciación de pasivos con Afip, entre los temas tratados.

La jornada del jueves fue histórica para la cadena láctea argentina: por primera vez, un presidente se sentó a escuchar los pedidos y reclamos de los actores de ese sector.
Mauricio Macri encabezó una nueva reunión de la Mesa de Competitividad Lechera, junto al ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, y parte de su equipo de trabajo.
Del lado de productores e industriales, hubo representación cordobesa: el vicepresidente 2° de la Cámara de Productores Lecheros de Córdoba (Caprolec), Luis Beltramino. Por la Provincia, estuvo la directora de Producción, Liliana Allasia.
Consultado por Agrovoz, Beltramino señaló que se llevó “una buena impresión” de la participación del presidente, aunque manifestó que “no hubo tanto detalle en el tema de los precios”, que es lo que demandan los tamberos para poder subsistir.
“Junto al representante de los productores de Santa Fe pudimos darle la mano al finalizar la reunión y ahí le dijimos que lo que necesitamos es precio, y que los responsables de que ese precio no nos llegue son las industrias”, indicó el dirigente a este medio.
Ecuación
Según Beltramino, el presidente hizo una breve referencia a este tema durante la reunión: les recordó a las industrias que las exportaciones crecieron 25 por ciento en el primer semestre y que esos mayores ingresos deberían trasladarse a los productores. 
El cálculo de los tamberos es que, hoy en día, sólo para cubrir los costos necesitan alrededor de 7,60 pesos, aunque lo ideal sería más de 8 pesos para lograr una renta mínima. Históricamente, 30 centavos por dólar es la cifra con que los establecimientos lecheros han podido trabajar bien.
MACRI. El presidente, en el centro de la mesa, con los productores e industriales lácteos. (Presidencia)
Las liquidaciones de la leche entregada en julio, que comenzarán a llegar en estos días, se situarían en torno a 7 pesos por litro, aunque hay expectativas de que algunas empresas paguen hasta 7,40. “Lo bueno es que muchas, por ejemplo en la zona de Villa María, ya anticiparon que van a subir un seis por ciento más para septiembre”, mencionó Beltramino.
Y agregó: “Por este fenómeno de mayor exportaciones y porque se prevé una mayor demanda de las industrias en estos meses, sabemos que los 30 centavos de dólar van a llegar; para algunos será para la leche de agosto, para otros en septiembre. El problema es que lo necesitamos hoy”. 
Financiamiento
Por este motivo, uno de los temas concretos que se planteó en la Mesa fue una nueva línea de financiamiento del Banco Nación, por hasta cinco millones de pesos y plazo máximo de pago de siete años. 
Según informó el Ministerio de Agroindustria, “esta línea posee dos particularidades: tiene modalidad UVA (con una reducción de la cuota inicial respecto del resto de las líneas en pesos) y es clave la participación de la usina, que actúa como "agente de retención" para el repago del préstamo, y asimismo da una referencia sobre la antigüedad y habitualidad del productor respecto de la entrega de leche a la usina”.
MACRI. El presidente, en el centro de la mesa, con los productores e industriales lácteos. (Presidencia)
Asimismo, la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip) aprobó la refinanciación de pasivos que tienen los productores a 48 meses, con tasas preferenciales, a partir del próximo lunes. 

La nutrición de los cultivos, cada vez más dependiente de las “4C”

De su adecuada administración depende de que se pueda producir más con menos recursos, según un especialista internacional que disertará en el Congreso de Aapresid en Córdoba.

La nutrición de cultivos y el cuidado del suelo constituyen una de las principales preocupaciones del presente y futuro de la agricultura.
Es por ello, que su foco será parte del 26° Congreso de la Asociación Argentina de Productores de Siembra Directa (Aapresid) que se desarrollará entre el miércoles 8 y el viernes 10 en Córdoba. 
Terry Roberts, Presidente del International Plant Nutrition Institute (Ipni), es un referente en nutrición de cultivos, sus más de 160 documentos técnicos y no técnicos lo han convertido en un reconocido orador a nivel internacional. Será uno de los disertantes del Congreso. 
Visión
Para el especialista, la nutrición de cultivos es de vital importancia de cara a una sociedad siempre creciente. "Para el año 2030 se estima que la población mundial alcanzará los 8.600 millones de personas”, manifestó Roberts, y fue por más: "Vamos a tener que producir más cantidad de alimentos en menos superficie", adelantó.
PRESENCIA. Terry Roberts, presidente del International Plant Nutrition Instit
Regla de las "4C"
No es casual, entonces que se insista en la necesidad de comenzar ahora. En palabras del Presidente de Ipni: "Es fundamental que llevemos a cabo una adecuada administración de nutrientes y un uso racional del recurso agua".
Es cierto que los avances en materia de biotecnología, la agricultura de precisión y todas las innovaciones que se registran claramente colaboran en este sentido. No obstante, con ello sólo no alcanza; y por este motivo Terry Roberts define las 4R (por su significado en inglés) a las que nosotros podríamos denominar las 4C:
Fuente de nutrientes correcta.
Dosis de nutrientes correcta.
Momento correcto.
Lugar correcto.
"Aplicar los principios científicos de las 4C será determinante en la nutrición sustentable de cultivos de cara al año 2030", resumió el referente de IPNI.

Reglamentan el plan de pavimentación de caminos rurales: cómo se implementará. Redacción Agrovoz

Se publicó en el Boletín Oficial el decreto que reglamenta la ley que creó un programa para asfaltar, en su primer año, unos 100 kilómetros, con un presupuesto de 400 millones de pesos.

Con las firmas del gobernador, Juan Schiaretti; y de los ministros de Agricultura y Ganadería, Sergio Busso; y de Obras Públicas y Financiamiento, Ricardo Sosa; se publicó este lunes en el Boletín Oficial el decreto N° 1.053 del Poder Ejecutivo que reglamenta la Ley N° 10.546, que creó el “Programa de Pavimentación de Caminos Rurales de las Redes Secundaria y Terciaria de la Provincia”.
Se trata de una iniciativa que comenzó a debatirse en febrero, que el propio mandatario provincial finalmente presentó junto a la Comisión de Enlace cordobesa el 17 de abril, y que fue aprobada por la Legislatura un mes después. Sólo restaba la reglamentación para que el plan tenga “operatividad plena”, señaló el Gobierno en el decreto.
El proyecto contempla, en su primer año de vigencia, el asfaltado de 100 kilómetros de caminos rurales, con un fondo de 400 millones de pesos. 
Ejes
En este marco, la reglamentación define las pautas específicas que impone la ley: la constitución de un consorcio único que ejecutará las obras, la delimitación del área geográfica que abarcará el programa, y la determinación y demás aspectos relativos a la contribución por mejoras, a través de la cual se afrontarán los costos de realización de las obras.
Consorcio caminero único. Tendrá a su cargo todos los trabajos incluidos en el programa y estará compuesto por seis integrantes: dos de la Autoridad de Aplicación (el Ministerio de Agricultura y Ganadería) y cuatro designados por las entidades agropecuarias (que elegirán, además, el presidente).
Contribución por mejoras. Los contribuyentes podrán afrontar hasta el 100 por ciento del costo total de la obra, lo que puede incluir el monto correspondiente a expropiaciones. El Importe será “un monto definido con los alcances previstos en el artículo 5°, prorrateado por la superficie total del área contributiva, y entre los contribuyentes por unidad de superficie, teniendo en cuenta los parámetros del artículo 13°”, precisa la reglamentación. De todos modos, “en ningún caso, el monto total de la contribución podrá superar el 25 por ciento del valor de la superficie afectada”, agrega.
Pago de la Contribución. Cada contribuyente pagará, del monto total que le corresponda, un 20 por ciento al inicio de la obra, y el saldo en cuatro cuotas anuales y consecutivas. Eventualmente, la Dirección General de Rentas podrá otorgar descuentos de hasta el 25 por ciento del monto que le corresponda abonar a cada contribuyente, en caso de pago anticipado de la totalidad de la Contribución por Mejoras.
Donaciones y expropiaciones. En caso que un contribuyente done fracciones de terreno para la realización de las obras, se le reconocerá como pago de la Contribución, el valor correspondiente al terreno donado, hasta la concurrencia del monto a su cargo. En caso de expropiaciones parciales de inmuebles para el mismo fin, el contribuyente podrá solicitar la acreditación del importe de la indemnización que le corresponda.
Zona de influencia. Se considerarán como potenciales beneficiarios a los establecimientos que estén a una distancia de hasta 10 kilómetros del camino mejorado. 
Conformidad. Una vez que se delimite el área contributiva, la Autoridad de Aplicación requerirá la conformidad de los contribuyentes: la obra avanzará cuando se logre el aval del 60 por ciento de los mismos. Las características y presupuesto de los trabajos se publicitarán en el Boletín Oficial durante cinco días. “Vencida la publicación a que hace referencia el párrafo anterior, intimará mediante notificación al domicilio fiscal de los sujetos alcanzados por la contribución, para que expresen su voluntad para la imposición de la contribución, en el término que a tal fin fije. En caso de silencio, se considerará conformidad con la propuesta”, finaliza la reglamentación.

Bioeconomía: una oportunidad estratégica. Fernando Vilella

La bioeconomía es un nuevo paradigma de las ciencias económicas, biológicas y agrícolas. Puede ser entendida como toda actividad económica basada en la biología, la biotecnología y la agronomía, destinada a la producción y transformación sostenibles de toda la biomasa renovable. Consiste en combinar biomasa y conocimiento avanzado para el mejor aprovechamiento integral de la misma, reduciendo al mínimo el impacto ambiental y generando crecimiento en lo económico y social. Ese conocimiento generado, en laboratorios o en empresas, debe concertarse con profesionales que puedan escalar y llevarlo al mercado, con empresarios que arriesguen su capital, tiempo y talento en generar bionegocios con productos a precios competitivos globales y con un sistema institucional alineado con estos objetivos.
Estamos en transición hacia un nuevo paradigma económico caracterizado por la inclusión social, la eficiencia en el uso de los recursos naturales y las bajas emisiones de dióxido de carbono (CO2). El desarrollo de empresas de bionegocios es una prioridad estratégica para la mayoría de las naciones del mundo porque permite, por un lado, reducir la dependencia en petróleo y, por el otro, atenuar el impacto ambiental de la actividad humana.
Las plantas interceptan luz solar y, a través de la fotosíntesis, generan tejidos y órganos; es la biomasa constituida por múltiples y diversas moléculas. De ellas, solo aprovechamos una parte; el resto, rico en energía, biomoléculas valiosas, productos medicinales o insumos industriales, es desaprovechado por falta de conocimiento, de tecnologías, de logística o de infraestructura. De los cultivos solo usamos sus granos; de los animales, sus músculos y alguna víscera; de un árbol, en el aserradero, solo el 55% del volumen de madera; en frutihorticultura desechamos más del 30% de lo cosechado, y así en todos los rubros productivos.
El maíz es un cultivo líder y clave en la visión de la bioeconomía, ya que es sin dudas uno de los más eficientes en acumular energía solar en sus tejidos, con productividades que pocas especies logran. Es probablemente la especie más mejorada, totalmente diferente a sus antecesores originales, y es muy dependiente del hombre, desaparecería junto a este. La acumulación de conocimiento incorporado al genoma durante siglos, desde las comunidades americanas a los más modernos laboratorios biotecnológicos, genera múltiples oportunidades de uso en países con las cuencas fotosintéticas per cápita más grandes y excedentarias del planeta. La Argentina tiene solo el 0,6% de la población global y más del 2% de la biocapacidad (el triple por habitante medio mundial), más profesionales y empresarios de alta calidad que generaron un sistema productivo que, aplicado integralmente, es el más sustentable a gran escala.
Hay que tener presente que, mientras la producción mundial de grano de maíz está en el orden de los 1000 millones de toneladas, solo el 14% se comercializa internacionalmente, negocio en el que la Argentina tiene un rol importante: tercer exportador, lejos del cuarto. Podemos crecer si vamos a rotaciones más equilibradas, pero cada millón de hectáreas genera un equivalente a casi un 6% del mercado. Así, si reemplazáramos un quinto del área actual de soja (18 millones de hectáreas) se agregaría un 20% de mercado, lo que derrumbaría los precios. Por ello, es estratégico transformar ese maíz en etanol, química verde, carnes, biogás, energía eléctrica, biomoléculas, etcétera.
El autor es director del Programa de Bioeconomía de la Fauba

Biogás: energía renovable para el largo plazo. Juan Córdoba

La oportunidad de transformar el maíz en biogás tiene varias virtudes. Es un claro ejemplo de agregado de valor en origen, no sólo porque transforma un producto primario, sino porque puede convertirlo en el producto más demandado a nivel mundial, la energía eléctrica, y hacerlo en el propio campo. Tal transformación implica un cambio de estado de la energía del maíz al metano y del metano al electrón, y tiene el beneficio de poder utilizar los subproductos asociados a la generación de energía eléctrica, como es el caso de la energía térmica, a través de un equipamiento de cogeneración, y el biofertilizante.

La tecnología de cogeneración es la más utilizada en el mundo, ya que permite un aprovechamiento más de la actividad. Esta energía, en forma de agua caliente o vapor, se encuadra muy bien para calefacciones de granjas, invernáculos o secado de granos. Con respecto al biofertilizante, éste contiene todos los nutrientes que utilizó el maíz para su crecimiento, en forma inorgánica y en medio líquido, para ser devueltos a la tierra utilizada para cultivar. Puesto en números, para una planta de biogás que utiliza 500 ha de maíz, el biofertilizante retorna a la tierra 128 kg de nitrógeno (N) y 55 kg de fósforo (P) por hectárea.


La producción de biogás se completa muy bien con el aprovechamiento de efluentes pecuarios, como estiércol de granjas de cerdo, establecimientos lecheros o feedlots que logren colectarlos libres de contaminantes como tierra o arena. Las plantas de biogás también pueden sumar otros cultivos, como sorgo, alfalfa o centeno, utilizando la planta entera. Los cultivos son picados y se conservan a través del ensilado, sistema muy establecido actualmente en feedlots y tambos. Para el caso del maíz, se pica con entre 30 y 35% de humedad, aprovechando no sólo el grano sino también el marlo, las hojas y los tallos.


El biogás da la oportunidad de triplicar la facturación de una hectárea de maíz, con una unidad productiva que se suma a la actividad de cualquier establecimiento, pero sobre un producto demandado por el mercado eléctrico argentino.



El Ministerio de Energía promueve la instalación de este tipo de proyectos a través del programa RenovAr, ofreciendo contratos en dólares por 20 años. Su objetivo es incentivar la generación de energía renovable y, de esta manera, cumplir con la Ley 27.191, que busca para 2025 que el 20% de la energía generada sea renovable.

Esta es la oportunidad para dar un sentido a la rotación de los cultivos, convertir el campo en una generadora eléctrica renovable cercana a los consumidores finales, generar empleo genuino, optimizar la estructura, pasar de una facturación estacional a una mensual y cuidar el medio ambiente.

Si se instalaran 50 plantas de 1MW, se estarían quitando 7000 camiones de maíz por año hacia los puertos, descongestionando rutas, generando energía en origen, creando 350 puestos directos de trabajo y otros 700 indirectos, tributando más impuestos todos los años, reduciendo la huella de carbono, entre otras ventajas. Si pensamos que la Argentina tiene un extenso territorio de tierras cultivables, que es pionera en la producción agrícola, que el futuro es la energía eléctrica distribuida y que el objetivo está planteado con marco regulatorio establecido, sólo falta el ánimo de embarcarse en este tipo de proyectos a largo plazo.


El autor es ingeniero de la compañía Bioeléctrica

El aporte del maíz a la expansión de la economía Martín López - Agustín Tejeda

Luego de varias campañas de retroceso en el área sembrada, a partir del ciclo 2015/16 el cultivo de maíz entró en un sendero de crecimiento en la Argentina, que convierte a la cadena de valor en una de las de mayor aporte al sistema productivo y la economía nacional.
La eliminación de los derechos y las restricciones que existían para las exportaciones del cereal fueron determinantes en este cambio de tendencia. Con un nuevo marco de política agropecuaria, los precios domésticos subieron y se acercaron a los internacionales, lo que permitió una mejora en la relación insumo-producto y, por tanto, en las señales que percibe el productor.
Los nuevos incentivos resultaron en un aumento de la superficie sembrada con maíz con destino grano comercial, que alcanzó el récord histórico de 5,4 millones de hectáreas durante la campaña 2017/18. Además del área, también mejoró el paquete tecnológico aplicado al cultivo. En la campaña 2016/17 se incrementó de 39 a 52 el porcentaje de productores que adoptaron planteos de alta tecnología. Como consecuencia, la producción alcanzó durante ese ciclo la cifra récord de 39 millones de toneladas. Lamentablemente, el clima no permitió un nuevo hito productivo durante la campaña que estamos finalizando: una de las peores sequías de los últimos años generó pérdidas de producción del 24,4%, lo que puso sobre la mesa la necesidad de una política integral para la gestión del riesgo agropecuario.
El aumento de la producción favoreció el incremento de los distintos destinos del maíz, entre ellos, las exportaciones. Con ventas externas por 26 millones de toneladas a 120 países en la campaña pasada, la Argentina se consolida como el tercer exportador mundial del cereal. Si se tienen en cuenta todos los productos derivados, incluyendo carnes y lácteos -que tienen al cereal como insumo principal-, durante 2017 la cadena del maíz exportó por más de US$ 6.600 millones, y explicó el 20% de la generación neta de divisas del sector agroindustrial.
La expansión del maíz se dio en todas las regiones, lo que lo convirtió en el cultivo más federal de la Argentina. Se abren, de esta manera, oportunidades para la transformación de la biomasa en origen, como es el caso de la producción de etanol en la provincia de Córdoba, donde se instalaron cuatro de las principales plantas del país. Promovido por el mandato de corte obligatorio de las naftas, el uso de maíz para la generación de combustibles ha crecido significativamente. En la campaña 2016/17, se destinaron 1,5 millones de toneladas de grano para satisfacer esta nueva demanda.
En términos de su contribución al PBI, la cadena del maíz ha liderado el crecimiento de la economía argentina. En la primera campaña posterior al cambio de políticas, debido al incremento de las actividades relacionadas aguas arriba y abajo del cultivo, el Producto Bruto Maicero creció un 21,5%, alcanzando US$ 9.600 millones. Esta cifra es mayor si se consideran los eslabones vinculados a la industria de segunda transformación. La importancia de la cadena se hace notar no solo en años buenos, sino especialmente en años como el que estamos atravesando. Durante 2018, la economía argentina perderá alrededor de US$ 1.700 millones de valor agregado por los impactos directos de la sequía sobre la cadena maicera.
Pero la importancia de la cadena del maíz no se limita a su aporte económico. La inclusión del cereal permite diversificar la producción y dar sustentabilidad a las explotaciones agropecuarias. Desde el punto de vista técnico, la siembra de maíz mejora la relación cereales/oleaginosas, lo que aporta mayores volúmenes de rastrojo a los lotes y, en el mediano plazo, regenera los niveles de materia orgánica de los suelos. Otro punto que viene cobrando importancia durante las últimas campañas es el vinculado al cereal como herramienta para los sistemas de manejo de malezas resistentes.
De cara a una nueva campaña maicera, que se iniciaría con las primeras siembras tempranas en las provincias de Santa Fe y Entre Ríos, las expectativas son positivas. A pesar de los magros resultados durante el actual ciclo, hay zonas, como el NEA y el NOA, donde los rindes no sufrieron un impacto tan alto como sucedió en el centro del país. Esto, sumado a la necesidad de mantener una rotación equilibrada debido a la fragilidad de la estructura de sus suelos, se trasforma en un incentivo para incluir maíz en las rotaciones del nuevo ciclo. En paralelo, las perspectivas climáticas para la ventana de siembra temprana son interesantes en el centro y sur del área agrícola nacional.
Hacia el mediano y largo plazo, las perspectivas también son prometedoras. La demanda de alimentos en los principales mercados del mundo continuará en aumento de la mano del crecimiento poblacional y la mejora en los ingresos. Asimismo, surgen nuevas demandas vinculadas a la producción de un amplio abanico de productos biobasados, con centro en el grano de maíz.
Gracias a sus recursos naturales y humanos, y a un modelo productivo competitivo y más amigable con el medio ambiente, la Argentina tiene los atributos necesarios para aprovechar estas ventanas de oportunidad y potenciar el aporte de la cadena del maíz. Hacerlo dependerá de la superación de los cuellos de botella que hoy existen en términos de logística, incorporación de tecnología, comercio exterior y gestión del riesgo, entre otros.

.Los autores son analista agrícola y economista jefe de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, respectivamente.

Maíz: a recuperar mercados en América Latina. Nelson Illescas

El crecimiento de la producción argentina de maíz se vio acompañado por un aumento de las cantidades disponibles para su exportación. Ante esto, se vuelve estratégico asegurar los mercados existentes y ampliar el abanico de oportunidades hacia nuevos destinos, teniendo presente la posibilidad de competir contra abastecedores globales como Brasil y Estados Unidos.
Es pertinente destacar aquí los casos de Perú y Colombia, que han sido mercados de importancia para el maíz argentino, pero se ha perdido participación. En el lustro 2008-2012, estos destinos representaron cerca de una quinta parte de las exportaciones de maíz argentino. Pero para el siguiente período (2013-2017), la participación cayó por debajo del 5%, en particular en los últimos años, cuando casi no se registraron exportaciones. El lugar ha sido ocupado principalmente por Estados Unidos y una de las razones radica en la existencia de acuerdos de libre comercio entre este último y los países mencionados.
Tanto Perú como Colombia -ambos miembros de la Comunidad Andina o CAN- aplican un sistema de franja de precios a varios productos, entre ellos, el maíz. Lo hacen imponiendo aranceles variables que se incrementan al reducirse el precio de importación por debajo de un determinado límite establecido, con el fin de estabilizar el precio interno del producto. Esto cobra especial relevancia en un contexto de bajos precios internacionales del grano.
Sin embargo, en base a los acuerdos firmados con Estados Unidos, se le permite ingresar con un volumen determinado (cuota arancelaria) libre de impuestos. Según lo establecido, esa cuota aumentará progresivamente hasta su liberalización total en los próximos años, al tiempo que se aplica un cronograma de desgravación para el arancel ad valorem por fuera de la cuota y no se utiliza la franja de precios en el comercio.
La Argentina, por su parte, tiene un Acuerdo de Complementación Económica con Perú (ACE 58) y otro con Colombia (ACE 59), y en ambos casos el arancel aplicado para maíz ha llegado a cero. Pero, a diferencia de Estados Unidos, nuestro país no ha establecido en tales acuerdos una cláusula relativa a las franjas de precios, razón por la cual siempre que los valores internacionales del maíz estén por debajo del límite inferior de la franja y, en consecuencia, se active el derecho de importación móvil, Estados Unidos goza de una ventaja de acceso frente a la Argentina.
Desafortunadamente, en el caso de Colombia, la reciente firma del ACE 72 despilfarró una oportunidad de equiparar el terreno de juego, ya que lejos de eliminarse esta medida, se confirmó. De esta forma, el maíz continúa sujeto a este arancel móvil, que en la actualidad es de entre 16% y 21% para maíz amarillo y de entre 3% y 4% para el blanco.
Teniendo en cuenta que las medidas tomadas por el Gobierno han incentivado notablemente la producción y exportación de maíz, es fundamental asegurar la mayor cantidad de mercados de destino. En este sentido, la estrategia de convergencia entre Mercosur y Alianza del Pacífico -de la que ambos países son miembros- podría incorporar estos elementos. Si en realidad se desea avanzar en negociaciones entre ambos bloques, se debe incluir un tema fundamental como la franja de precios, que no sólo afecta al maíz, sino también a varios productos de interés para el sector, como poroto y aceite de soja, cebada, azúcar, leche entera, carne de cerdo y trozos de pollo, entre otros.
El autor pertenece a la Fundación INAI
 
Design by Grupo Delecluse | Published by Widgets para blogger | Powered by Blogger.com.
© Copyright 2012-2013 Asociación de Productores Rurales de Marcos Juárez All Rights Reserved.