Menos inflación y crédito más barato, claves del porvenir, por Nicolás Dujovne

2016/10/17

La Argentina acaba de colocar deuda en pesos a tasa fija a 10 años. Quien piense que esta información sólo es relevante para los participantes del sistema financiero se equivoca de cabo a rabo...

La capacidad del Gobierno de financiarse en pesos a largo plazo se explica por causas que aún no son visibles para toda la sociedad y, a su vez, tiene consecuencias que determinarán en buena medida el devenir económico de la Argentina de los próximos meses.
En primer lugar, la tasa de 15,5% a la que se emitieron los bonos aporta información crucial, ya que revela qué nivel de inflación esperan quienes los compraron, es decir, gente que, además de opinar, arriesga su patrimonio: la inflación esperada en la tasa de los bonos es cercana al 17% para 2017 y a 14 y a 8% en los dos años subsiguientes, es decir, apenas dos puntos porcentuales por encima del objetivo del Banco Central. Si esa expectativa de los inversores comienza a extenderse hacia los consumidores, sindicatos y empresarios, el país podrá comenzar a sentir los efectos virtuosos de la desinflación: los consumidores perderán el miedo, la conflictividad sindical será menor y la reactivación acelerará su paso.

Entre los bonos en pesos que el Gobierno colocó la semana pasada y los vendidos en las semanas anteriores, el Tesoro logró recaudar casi $ 170.000 millones. Ese flujo de dinero termina de cerrar el programa financiero para este año. Además, al endeudarse en pesos, la Argentina abre un nuevo mercado que le permite depender un poco menos de la colocación de bonos en moneda extranjera, donde la demanda ya daba muestras de alguna fatiga. Adicionalmente, poder mantener una buena parte de la deuda nominada en pesos disminuye el riesgo de un aumento súbito en términos del endeudamiento en relación con el PBI ante una eventual depreciación del peso.
Mañana, cuando ingresen los fondos por los bonos colocados el jueves, las reservas internacionales pegarán un salto, hasta casi US$ 39.000 millones, cifra que se compara con los muy escasos US$ 25.000 millones que tenía el Banco Central el 10 de diciembre de 2015. La calificación de riesgo soberano del país es una de las peores del mundo, especialmente por tres factores: la historia reciente de defaults y vandalismo financiero, el bajo nivel de reservas y el elevado déficit fiscal. El efecto negativo del alto déficit fiscal probablemente se compense, en parte, por el bajo nivel de endeudamiento, y en relación con la historia reciente sólo se puede esperar que pase el tiempo. Por ello, tener más reservas es clave para que mejore la calificación crediticia, ya que permitirá que baje aún más el costo del endeudamiento, tanto para el Gobierno como para el sector privado.

El experimento fiscal por el que transita el Gobierno consiste en reducir gradualmente el déficit a la vez que se va elevando lentamente el nivel de deuda, tomando ventaja del bajo punto de partida de ésta. En ese plan, poder emitir deuda en pesos acota en parte los riesgos financieros a los que se expone la Argentina por mantener un déficit elevado por mucho tiempo. Si la carambola funcionara y el déficit fiscal primario se terminara de eliminar en 2022, la deuda con los privados, que hoy se sitúa en 22% del PBI, terminaría ese año en un 40% del PBI. En ese nivel, tanto el déficit como la deuda se parecerían al que exhiben en promedio las economías emergentes.


Paradojas
Paradoja número uno. Las quejas más fuertes hacia la expansividad fiscal del Gobierno y el uso del endeudamiento no provienen de la oposición, sino de la ortodoxia económica. Esas críticas, acertadas en señalar la kafkiana presión tributaria, pero poco tamizadas por la lógica de quien debe tomar decisiones, ayudan al Gobierno a ocupar el centro del espectro en lo que hace al posicionamiento de su programa económico. Lo vuelven progre, algo útil para un gobierno que es percibido por buena parte de la sociedad como representante de empresas y otros monstruos horribles.
Curiosamente, desde la oposición no ha sonado todavía la previsible acusación de que Macri se ha embarcado en un festival de endeudamiento. Si lanzaran esa consigna (¿cuánto más esperará don Roberto Lavagna?), los miembros de la oposición tendrían que ubicarse en una posición poco atractiva: el menú para emitir menos deuda debería combinar más impuestos, menos gasto o más inflación.
Paradoja número dos. Mientras el Ministerio de Hacienda logra emitir deuda en pesos a largo plazo, a su vez se sigue quejando del daño que sobre el nivel de actividad generan las altas tasas que paga el Banco Central por sus letras a 35 días (26,75%). El éxito en las emisiones de deuda en pesos a largo plazo es, en buena medida, subsidiario de la credibilidad antiinflacionaria que comienza a generar un Banco Central que muestra que está dispuesto a pagar costos de corto plazo en la búsqueda de beneficios de largo plazo. Así, la visible disidencia entre el Central y Economía genera la dinámica virtuosa que se busca con el diseño institucional que supone contar con un Banco Central independiente.
El nivel de actividad hizo piso en agosto y muy gradualmente comienza a mejorar. La inflación consolida una baja que la ubica ahora en un nivel anualizado del 20%, que convierte el objetivo de 17% para el año próximo en una meta desafiante pero no imposible. El financiamiento del experimento Cambiemos sigue fluyendo. La economía, que fue una fuente de malas noticias en la primera mitad del año, comienza a dejar de ser un lastre político para el Gobierno.

El mejor plan social es un puesto de trabajo, por Roberto Cachanosky

La mayoría de los políticos suelen hablar de los pobres, unos de buena fe pero equivocados sobre cómo solucionar la pobreza y otros felices, aunque no lo digan, que hayan tantos pobres para ellos mantenerlos y tenerlos cautivos con el voto. En realidad no los mantienen ellos, los mantiene el contribuyente.
La semana pasada en IDEA hubo dos afirmaciones, una de Carolina Stanley y otra de Macri que me generaron preocupación sobre la posibilidad de ir terminando con la pobreza. Personalmente a Macri y a Stanley los colocaría en la categoría de los políticos que realmente están preocupados por la pobreza pero proponen hacer exactamente lo contrario a lo necesario para poder terminar con ella. Voy a ponerlo de esta manera, para el kirchnerismo fabricar pobres es su negocio. A mayor cantidad de pobres, más planes sociales a repartir y en cada elección la amenaza que si ellos no ganan les quitarán los subsidios. Una vil extorsión de una asociación ilícita que necesita que los pobres les mendiguen un plan social para ellos, mientras ellos se dedican a robar descaradamente todo lo que pueden. Posiblemente los k no sean progres, pero aplican políticas progres sabiendo que generarán más pobreza y más clientelismo político. Que el país se destroce económicamente a ellos no les preocupa demasiado porque su objetivo no es mejorar la situación económica del país, sino acumular para ellos los bolsones de euros. Es como el ladrón, no le interesa dejar sin nada al que roba porque su objetivo es maximizar su ingreso, no el de la víctima. En todo caso, el ladrón eficiente dejará que cada tanto la víctima pueda producir algo para luego ir robársela.
Ahora bien, la semana pasada el presidente Macri dijo en IDEA, dirigiéndose a los empresarios: “pueden generar riqueza y ahí uno puede pensar en distribuir”. Lo que Macri le pide a los empresarios es que inviertan, aumenten la productividad, generen riqueza que luego el estado va y les quita esa riqueza (en parte o todo) para redistribuirla. Es decir, le quita lo que le pertenece legítimamente a uno para dárselo a quien no le pertenece. Desconozco quién asesora a Macri en temas económicos, pero claramente no pasa el filtro de un examen de introducción a la economía.
¿Cuál es la propuesta de Macri? Ud. invierta, asuma los riesgos empresariales correspondientes (vender, cobrar lo que vende, asumir los riesgos laborales, etc.) que luego viene el estado, le quita lo que ganó asumiendo el riesgo empresarial y lo reparte entre los pobres.
Con semejante propuesta, solo otro delincuente al que le ofrezcan un negocio cautivo puede llegar a invertir en Argentina. Y al ser un negocio cautivo (proteccionismo, subsidios, etc.) son inversiones de baja productividad, escasa generación de riqueza y, por lo tanto, poco para redistribuir. En rigor este es el modelo de decadencia de Argentina. Empresarios con baja competitividad que piden proteccionismo, subsidios o directamente alianzas corruptas con el estado para hacer obras públicas, y como todo consuelo le tiran un hueso a la gente del producido de ese sistema ineficiente bajo la forma de planes sociales para mantenerla tranquila y siempre enganchada como cliente político.
Quien asesoró a Macri en semejante disparate, claramente desconoce la relación entre crecimiento económico y calidad institucional. No ha leído nada al respecto. Pocos van a invertir en un país para que luego el estado los exprima impositivamente en nombre de la justicia social. Por eso Argentina tiene tanta desocupación y pobreza, porque se persigue impositivamente al que produce. Al que genera riqueza. Al que invierte y crea puestos de trabajo.
El camino es otro, el estado no tiene que redistribuir nada, lo que tiene que hacer el estado es no entorpecer al sector privado para que pueda producir, invertir y hacer crecer la economía. El mejor plan social es un puesto de trabajo. No hay nada más digno para una persona que poder sostener a su familia con el fruto de su trabajo. Y no hay nada más denigrante para una familia que vivir de la dádiva del político de turno.
Cambiar es, justamente, dejar la cultura de la dádiva y del clientelismo político y pasar a un sendero de crecimiento económico basado en inversiones competitivas. Para eso se necesita un estado que no derroche los recursos de los contribuyentes en un gasto público descomunal, que encima no brinda ningún servicio de seguridad o salud para la población. La contracara de un estado sobredimensionado es una presión impositiva asfixiante para el sector productivo. Y la contracara de asfixiar al sector productivo es la desocupación y la pobreza.
Para ver lo confundido que están en el gobierno, recurro a otra declaración de la semana pasada, en este caso de Carolina Stanley que sostuvo en IDEA: &"Este país no puede crecer con un 32% de pobreza&" No, Carolina, es al revés. Sin crecimiento no se puede eliminar la pobreza. Estás poniendo el carro delante del caballo. ¿Cómo hago para terminar con los pobres si no logro inversiones? ¿Y cómo logro inversiones si me la paso matando al sector privado con regulaciones e impuestos siderales?
No creo que el gobierno de Macri esté buscando generar más pobreza, pero claramente sus medidas de ayudar a los pobres terminan convirtiéndose en más pobreza.
De todo lo anterior no pretendo que de un día para otro se solucione mágicamente el tsunami de desastres económicos que dejó el kirchnersmo. No estoy diciendo que en 10 meses el gobierno tendría que haber terminado con la pobreza y resuelto todos los problemas fiscales, de regulaciones, estados sobredimensionado, etc., pero sí era posible ir a un discurso de grandeza. Un discurso que transmita los valores que alguna vez hicieron grande a la Argentina. Y ese camino no pasa por decir que la gente tiene que producir para que luego el estado le confisque lo producido para poder redistribuir. Ni pasa por demostrar que son sensibles diciendo que este gobierno tiene más planes sociales que el gobierno anterior. Afirmar semejante cosa es afirmar que está fracasando en atraer inversiones, genera puestos de trabajo y lograr que la gente logre sostenerse con el resultado de su esfuerzo.
En síntesis, tengo toda la impresión que Macri está muy mal asesorado económicamente y lo están llevando por el camino del mismo progresismo que condujo a la economía argentina a esta situación de colapso social con millones de pobres.
El primer paso es empezar a cambiar el discurso mostrándole a la gente que el cambio va en serio. El segundo es implementar un plan económico que permita obtener resultados diferentes a los que dejaron los k.
Ayudar a los pobres se logra con calidad institucional e inversiones. El discurso progre de redistribuir solo lleva a hundirlos más en la miseria. Sugiero que dejen de hablar de los pobres y comiencen a aplicar políticas que produzca el mejor plan social que puede haber para un pobre: puestos de trabajo.
Fuente: Economía para Todos

Calendario de Cursos para Operadores de Máquinas Terrestres de Aplicación de Agroquímicos

Fuente: Agroverdad.

En lo que resta de octubre, noviembre y diciembre, se dictarán 2 Cursos Iniciales y 8 de Capacitación para Operadores de Máquinas Terrestres de Aplicación de Agroquímicos, imprescindibles para obtener o renovar la habilitación para poder desempeñar esa labor. Como los cupos de asistentes son limitados se aconseja realizar pre-inscripción con algunos días de anticipación a la fecha en que se dictará la capacitación, llamando al teléfono 0351 – 4342092, Interno 103 o 218.

El cronograma dado a conocer por el Ministerio de Agricultura y Ganadería de la Provincia para las últimas semanas del año marca las siguientes fechas:

Cursos iniciales.



Cursos de actualización.

Revista CARTEZ N° 6 - Acceda a la edición digital

Podrá leer el último número de la Revista CARTEZ si accede al siguiente link: https://www.yumpu.com/es/document/fullscreen/56058386/revistacartezoctubrepdf

 

Primeros cambios en la cúpula de Agroindustria de la Nación

El Ministerio informó que se modificarán las autoridades de la Secretaría de Agricultura Familiar, que era conducida por Oscar Alloatti.

Sin mayores explicaciones por los motivos de su salida, el Ministerio de Agroindustria de la Nación informó cambios de autoridades en la Secretaría de Agricultura Familiar de la Nación. La repartición era conducida por Oscar Alloatti, ex secretario de Agricultura de Santa Fe.

Se trata del primer recambio de funcionarios en la cartera agropecuaria, en los 10 primeros meses de la gestión del ministro Ricardo Buryaile.

"De esta manera, luego de un intenso trabajo de organización, de una importante presencia territorial y cumplimiento de objetivos, se da por cumplida una primera etapa en la que sus directivos llevaron adelante un gran trabajo. Es importante resaltar que se continuará con los enfoques productivos, de acompañamiento y políticas para el desarrollo para los pequeños productores familiares", indicó Agroindustria a través de un comunicado.

El Ministerio agradeció "el gran trabajo y responsabilidad de las autoridades correspondientes, quienes seguirán siendo fuente de consulta ya que su profesionalismo permitió luego de 10 meses evaluar y proyectar acciones directas en territorio".

Por el momento, la dirección de la Secretaría de Agricultura Familiar estará a cargo del jefe de Gabinete, Guillermo Bernaudo. En los próximos días, Agroindustria informará sobre cuáles serán las modificaciones en la estructura de la repartición.

Además de la Secretaría de Agricultura Familiar, el ministerio de Agroindustria está integrado por otras cuatro secretarías: de Agricultura, Ganadería y Pesca, a cargo de Ricardo Negri; de Valor Agregado, que tiene al frente al cordobés Néstor Roulet, y de Mercados Agroindustriales, a cargo de Marisa Bircher y de Coordinación y Desarrollo Territorial, bajo la conducción de Santiago Hardie.



Fuente: Agrovoz.

Argentina, el segundo país del mundo que más aumentará la producción de maíz

Es una previsión del Departamento de Agricultura de Estados Unidos. La cosecha 2016/17 crecerá 30,4%, una cifra que sólo es superada por Sudáfrica.

El economista en jefe adjunto del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (Usda), Warren Preston, destacó el rol que tiene la argentina en el mapa agrícola global, en el marco de una visita que realizó a la Bolsa de Cereales de Córdoba, en la que habló de las perspectivas para los mercados de granos y carnes.

Y uno de los datos que mostró y que sustentan este rol relevante de Argentina a nivel mundial, es que será el segundo país con mayor crecimiento en la producción de maíz para la campaña 2016/17, según las previsiones del Usda.

Números. El organismo estadounidense actualizará este miércoles sus perspectivas de oferta y demanda de granos, pero en base a los datos informados en septiembre, Preston armó un cuadro que presentó en Córdoba sobre los principales países productores de maíz y qué se espera de cada uno de ellos para el ciclo que en Argentina está recién comenzando.

Del mismo se desprende que, con un crecimiento de 28 a 36,5 millones de toneladas; es decir, del 30,4 por ciento, Argentina será la segunda nación con mayor variación intercampaña, viéndose superada sólo por Sudáfrica, donde se proyecta un incremento del 85,7 por ciento, de siete a 13 millones de toneladas.

El promedio mundial de crecimiento esperado por el Usda es del siete por ciento, hasta superar las mil millones de toneladas, de las cuales entre Estados Unidos y China aportan más de la mitad. Argentina es la cuarta nación que más produce maíz, por detrás también de Brasil.



Fuente: Agrovoz.

Cuáles son los 25 mercados agroalimentarios que abrió Argentina en 2016

A través de gestiones del ministerio de Agroindustria, el país intensificó sus relaciones comerciales o inició unas nuevas con destinos de todo el mundo.

El Ministerio de Agroindustria de la Nación emitió un comunicado en el que destacó las acciones desarrolladas para recuperar y abrir nuevos mercados para la producción agropecuaria local.

Actualmente, el 66 por ciento de las exportaciones nacionales dependen del sector agropecuario y, en ese sentido, el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, destacó "el proceso de integración de Argentina con el mundo" al señalar que se han abierto 25 destinos en distintos continentes para la exportación de 18 productos de diversos complejos agroalimentarios y genética argentina.

“Este es el comienzo de una etapa superior de la Argentina como góndola del mundo, porque a la exportación de alimentos, le sumamos la transferencia de tecnología como un aporte sustancial en la lucha contra el hambre en el mundo", puntualizó el funcionario.

El listado. Sudáfrica. Aceite de girasol y lana sucia. Nigeria. Reproductores bovinos, caprinos y ovinos; además de semen y embriones bovinos para desarrollar su ganadería. Angola. Bovinos para engorde. Vietnam. Trigo, carne caprina y gelatina bovina. Kuwait. Abejas reinas. Indonesia. Equinos en pie. Camboya. Harina de carne y hueso. China. Uvas. Emiratos Árabes. Forraje de cebada, miel, embutidos, bovinos en pie, abejas reinas, caninos y felinos. Nepal. Aceite de mezcla. Marruecos. Trigo. Egipto. Aceite de girasol. India. Equinos en pie y aceite de girasol. Birmania. Arvejas. Alemania. Calabaza. Gran Bretaña. Garbanzos. Serbia y Montenegro, Turquía, República Checa y Rumania. Tabaco. México. Arroz, gelatina comestible bovina y soluble de pescado. Perú. Arvejas, garbanzo y sésamo. Ecuador. Reproductores bovinos. Colombia. Arroz, embriones bovinos y equinos en pie.

Más mercados. En este marco, Agroindustria informó que Buryaile participará, junto a la secretaria de Mercados Agroindustriales, Marisa Bircher; y el secretario de Agregado de Valor, Néstor Roulet; de una gira internacional por Italia, Francia y Rusia en la que se buscará expandir los mercados para productos argentinos.

En primer lugar, el Ministro junto a los funcionarios de la cartera nacional visitará Roma donde participará del Acto de Apertura del Día Mundial de la Alimentación en la sede de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación (FAO).

Luego, visitará una muestra de Maquinaria Agrícola y mantendrá una reunión con su par italiano.

En segundo término, la comitiva irá a París a visitar la Ferial SIAL donde se mantendrán reuniones con el ministro de Agricultura francés, Stéphane Le Foll y Monique Eliot, directora General de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE).

Por último, Buryaile visitará la Federación Rusa donde establecerán contacto con su par, Alexander Tkachyov, a la vez que junto a funcionarios y empresarios argentinos participarán de un seminario de Oportunidades de Negocios Agroindustriales.



Fuente: Agrovoz.

Rige la nueva ley sobre gestión de envases de fitosanitarios

En una primera etapa, los usuarios y aplicadores deberán entregarlos un Centro de Almacenamiento Transitorio (CAT)

La nueva ley que prescribe cómo deben gestionarse los envases vacíos de agroquímicos para proteger el ambiente entró en vigencia este martes tras ser publicada en el Boletín Oficial.

La ley 27.279 de Productos Fitosanitarios, aprobada por el Congreso el 26 de septiembre pasado, alcanza a todos los envases vacíos de fitosanitarios utilizados en el territorio nacional, los cuales deberán ingresar a un Sistema de Gestión Integral de Envases Vacíos de Fitosanitarios, creado por la norma, consigna la Agencia Télam.

Objetivos. La ley tiene por objetivos asegurar que estos envases no sean empleados en usos que puedan implicar riesgos para la salud humana o el ambiente, mejorar la eficiencia de la gestión y dinamizar el procedimiento administrativo para el registro y autorización de comercializadores, usuarios, operadores y aplicadores.

Etapas. El sistema de gestión integral de envases vacíos de fitosanitarios se articula en tres etapas, de las cuales la primera involucra el pasaje del envase vacío del usuario al Centro de Almacenamiento Transitorio o CAT, que son instalaciones utilizadas para recepcionar, acondicionar, acopiar y derivar los envases vacíos a los canales de valorización o disposición final.

Vaciado un envase contenedor de fitosanitarios, el usuario y aplicador serán objetivamente responsables de garantizar el procedimiento de reducción de residuos. Asimismo deberán separar los envases vacíos en las dos clases establecidas, según sean sometibles o no al procedimiento de reducción de residuos, indica la norma.

Almacenamiento. Posteriormente, deberán trasladarlos y entregarlos a un Centro de Almacenamiento Transitorio (CAT), para lo cual no requerirán de ninguna autorización específica; el usuario tiene hasta un año de plazo a partir de la fecha de compra.

Una segunda etapa abarca el camino desde el CAT al operador, es decir, aquellas persona física o jurídica autorizada por las autoridades competentes para modificar las características físicas y/o la composición química de cualquier envase vacío de fitosanitario, de modo tal que se eliminen sus propiedades nocivas, se recupere energía y/o recursos materiales, o se obtenga un residuo menos tóxico o se lo haga susceptible de recuperación o más seguro para su transporte o disposición final.

Clasificación. Recibidos los envases en los Centros de Almacenamiento Transitorio (CAT), deberán ser clasificados y acopiados en espacios diferenciados según la tipología establecida en el artículo séptimo. Los envases serán derivados para su valorización o disposición final, según corresponda, mediante transportista autorizado.

En una tercera etapa, los envases vacíos procesados por el operador pasan a la industria para su posterior reinserción en un proceso productivo.

La norma establece, además, una jerarquía de opciones para la gestión integral de envases vacíos de fitosanitarios: prevención en la generación, reutilización, reciclado, valorización y disposición final.

Restricción. Además, prohíbe toda acción que implique abandono, vertido, quema y/o enterramiento de envases vacíos de fitosanitarios, del mismo modo que la comercialización y/o entrega de envases a personas físicas o jurídicas por fuera del sistema autorizado.

La autoridad de aplicación de la nueva ley será el Ministerio de Agricultura y la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Jefatura de Gabinete de Ministros de la Nación.



Fuente: Agrovoz.

INTA: más críticas al recorte en el presupuesto para 2017

Mientras Came señaló que podría "condicionar" al organismo, Carbap expresó que haría "retroceder" su trabajo
Came criticó el recorte en el INTA.
La Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) se sumó a otras entidades que expresaron su preocupación por la reducción presupuestaria prevista para el INTA en el Presupuesto 2017.

Este año, el INTA tuvo un presupuesto de 4374,7 millones de pesos. Para 2017 sus autoridades habían solicitado $6400 millones. Sin embargo, el presupuesto llegó al Congreso con 5112 millones de pesos, mucho menos de lo que requería el organismo.

"Este recorte podría condicionar el trabajo científico y técnico que desarrollan profesionales e investigadores del INTA, y perjudica el normal desenvolvimiento de los programas, capacitaciones y actividades que realiza el Instituto, en el momento que el presidente Mauricio Macri anunciara el Programa de Fortalecimiento de las Economías Regionales y la Ley Pyme 27.264, medidas que fueron bien recibidas por la CAME", indicó Came en un comunicado.

Came criticó el recorte en el INTA.

"Esperamos que el gobierno nacional garantice el objetivo de mantener las fuentes laborales, el régimen de becarios y las líneas de investigación de tan importante institución para el campo argentino y, sobre todo, para las economías regionales", agregó la entidad.

Además de Came, hoy la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap) también se solidarizó con el INTA. "Desde Carbap entendemos que dicho recorte de recursos haría retroceder el trabajo que viene desarrollando el Instituto a través de todas sus estaciones y agencias para promover un mayor desarrollo productivo, como así también tendría impacto negativo en las acciones que viene generando en innovación tecnológica de insumos y procesos para el sector agroindustrial, agroalimentario y forestoindustrial", indicó la entidad.

El viernes pasado, la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid), una entidad técnica del agro, señaló que el recorte en el INTA "traería aparejadas consecuencias negativas".

Cómo hizo la agricultura de Brasil para independizarse de los vaivenes políticos del país. Horacio Busanello

Durante los últimos 50 años, Brasil ha apoyado sin reparos su desarrollo agroindustrial. Los vaivenes de la política no afectaron el rumbo de su crecimiento. La combinación de inversiones, adopción de tecnología, acceso a financiación, altos estándares de calidad fijados por regulaciones gubernamentales y apoyo estatal ha creado un fructífero y potente ecosistema.

El área sembrada supera las 70 millones de hectáreas, donde el 80% está representado por la soja (33 millones), el maíz (15 millones) y la caña de azúcar (10 millones). Sin embargo, no pueden dejar de destacarse otros cultivos como poroto (2,7 millones), trigo (2,1 millones), arroz (2,1 millones), café (2 millones) y algodón (1 millones).

Esta es la base sobre la cual tomó impulso el desarrollo del gigante del Mercosur. A diferencia de nuestro país, los líderes brasileños han entendido que apoyar la producción agrícola es generar una mayor oferta para abastecer el mercado local a precios más baratos, generar valor agregado transformando el potencial de las plantas en carnes, lácteos, textiles, energía y alimentos de todo tipo al tiempo de crear millones de puestos de trabajo y generar excedentes de exportación.

Los agricultores tienen acceso a créditos agrícolas a tasas subsidiadas, los industriales han sido financiados por bancos estatales a largo plazo y en condiciones ventajosas para crear una industria cárnica líder en el mundo, los productores de caña son parte central de la política energética nacional a través de la producción de etanol mientras que las economías regionales han florecido y ganado masa crítica para abastecer al mercado local y exportar.

Es importante destacar que el cooperativismo ha sido parte destacada de este desarrollo y que gigantes como COAMO han florecido a la luz de estas políticas de largo plazo.

Es materia de gran discusión cuanto más se puede expandir la frontera agrícola de una manera sustentable. El rango es muy amplio. Algunos mencionan otras 10 o 20 millones de hectáreas mientras que los más aventureros hablan de cifras superiores a 30 millones.


Sin embargo, hay límites. El desarrollo agrícola está restringido por graves problemas de infraestructura básica. La dilatada geografía brasileña y los enormes volúmenes de producción requieren urgentes inversiones en rutas, puertos, ferrocarriles, obras hídricas, etc. para viabilizar la producción actual y potencial el desarrollo futuro.

Por otra parte, la destrucción indiscriminada de hábitats naturales, la pérdida irreparable de flora y fauna locales así como el desplazamiento de comunidades autóctonas en búsqueda de tierras productivas son el lado oscuro del crecimiento brasileño. La legislación actual ha mejorado las condiciones de sustentabilidad con respecto al pasado pero es importante que la misma sea de aplicación efectiva para asegurar un equilibrio entre el crecimiento económico, el desarrollo social y la protección del medioambiente.

Hay que pasar de la media res al corte. Arturo Vierheller (h.) PARA LA NACION

Es necesario encarar en forma rápida e integral el ordenamiento la cadena de la carne, una tarea inexcusable que debe llevar adelante el Ministerio de Agroindustria.

No es preciso ser originales, ya está todo escrito desde hace años. El sector ganadero, especialmente las cabañas y los criadores, que son quienes hacen la inversión "fuerte" de toda la cadena, no pueden pensar en invertir en tecnología, esto es genética y forraje, si no tienen las señales por tanto tiempo esperadas: el premio económico a la calidad de la carne y la supresión del comercio de media res para pasar al corte.


Estas son dos medidas absolutamente imprescindibles a las que se debe poner fecha lo antes posible. Luego que el resto de la cadena se vaya reconvirtiendo durante el tiempo concedido.Hay que ordenar la cadena de la carne.

En cuanto a la calidad de la carne, medida esencialmente por el ojo de bife, el marmoleado y las grasas, debemos pasar a tener un sistema de tipificación que en forma obligatoria -y no opcional- pague la prima por calidad. Si dejamos que los frigoríficos consumeros y los matarifes tengan la opción, está claro que se va a escapar una parte enorme de la faena y eso no servirá a generar la competitividad deseada.

Claro, para medir estos atributos hay que cortar la res. Es justamente por eso que hay que terminar "de un seco" -como se dice en el campo- con ambas cosas: nueva tipificación y paso de la media res al corte, y que se corten todas las reses para medirlas.

Otro cambio que debería introducirse es la maduración de la carne a la salida del frigorífico. Cuesta entender cómo, en "el país de la mejor carne del mundo" puede tocarnos la experiencia de comer un corte duro comprado hasta en una buena carnicería.


Los productores ganaderos deben reclamar acciones que permitan ganar competividad en la cadena. Y esta competitividad tiene que ser construída en el plano institucional. Este es el gran atraso de la cadena de la carne si la comparamos con la de los granos. Fue ese andamiaje institucional lo que le permitió a nuestra agricultura ser del primer mundo, y su inexistencia lo que dejó la cadena de la carne sumergida en el doble standard sanitario, la competencia desleal, el abigeato y "el negro". Nuestro organismo sanitario exige en algunos casos, para importar semen o embriones, mayores requisitos que los que pide el propio organismo sanitario de los Estados Unidos, pero al mismo tiempo en cualquier pueblo se faenan en forma clandestina cientos de cerdos y a la vuelta de la esquina, en la carnicería compramos salamines que, a la vista de todos no tienen ni marca ni control sanitario. Es necesario que los funcionarios se arremanguen a ordenar la cadena de la carne. ¿Habrá que tocar intereses? Ésa es la tarea del Estado. El bien superior es lo que está en juego. Rescatar de su largo letargo a la ganadería nacional.

La soja, entre el reporte del USDA y China retirada del mercado

Pablo Adreani
Esta semana se conocieron dos hechos que podrán tener cierta influencia en el mercado de soja en la Argentina. El primera, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) aumentó su estimado de producción de soja estadounidense al súper record histórico de 116,18 millones de toneladas. Contrariamente a lo pensado, la reacción del mercado de Chicago sorprendió a algunos operadores, que pensaban en una respuesta bajista ante semejante tamaño de cosecha.

Sin embargo no hay que perder de vista que estamos ante un mercado de demanda, donde la oferta por mayor volumen que aparezca no es factor suficiente para arrastrar a la baja. El dato que hay que monitorear son las existencias finales proyectadas de soja de China. En el informe se proyectan existencias finales de 13,66 millones de toneladas, 1 millón de toneladas más que las proyectadas el mes anterior, pero todavía 2,34 millones de toneladas por debajo de los registros de la campaña anterior.


Y aquí puede estar uno de los factores que dan sostenimiento al mercado, todo indica que la demanda (países importadores no solamente de poroto de soja sino también de harina y de aceite) está privilegiando el físico real hoy a las expectativas de un potencial mayor volumen mañana cuando ingrese la cosecha de soja de Sudamérica.



Los compradores no quieren pasar por la misma experiencia que pasaron el año pasado, cuando la sequía en Brasil y el exceso de lluvias en la Argentina provocaron una pérdida de oferta de 15 millones de toneladas de poroto de soja y de sus derivados, en el mercado global.

El otro tema que no es menor es la caída de las compras de aceite de soja de la Argentina por parte de China. La explicación del gobierno chino indicando que el aceite de soja argentino es varios cientos de dólares más caro que el aceite proveniente de otros orígenes choca contra la realidad del mercado. El análisis de las series de precios de aceite de soja FOB origen Brasil y Argentina desde comienzos de 2015 a la fecha nos muestra que el aceite de soja argentino ha sido siempre más barato que el aceite de soja brasileño. Todo indica que estamos ante un nuevo caso de barreras para arancelarias, pero donde no sabemos cuál es el motivo.

Córdoba, la provincia más “importadora” de invernada

La provincia recibe 1,11 millones de cabezas por año; Buenos Aires es el principal origen, con 312 mil cabezas.

Ignacio Iriarte

En su informe “Movimientos de Ganado Bovino en 2015”, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) registra los bovinos movilizados desde establecimientos rurales o remates feria con destino a otros establecimientos rurales, siendo la mayor parte de estos animales destinados a invernada (95 por ciento), componiéndose el resto de cría y reproductores (cinco por ciento).

Si se toma el origen de este flujo, se observa que de los establecimientos de Buenos Aires salen 5,78 millones de cabezas, de las cuales 4,8 millones se destinan a campos de la misma provincia, yendo del resto, 312 mil cabezas a Córdoba, 247 mil a La Pampa, 216 mil a Santa Fe y 59 mil a Entre Ríos.

Santa Fe aporta 2,1 millones de cabezas, de las cuales 1,62 millones quedan en la misma provincia y del resto 228 mil van a Córdoba, 52 mil a Santiago del Estero, 52 mil a Entre Ríos y 51 mil a Buenos Aires. Córdoba, la provincia más “importadora” de invernada y cría, aporta desde sus establecimientos en total 1,35 millones, de los cuales 1,15 millones quedan en el mismo distrito, y enviando sólo 71 mil cabezas a Santa Fe, 43 mil a San Luis y 34 mil a Buenos Aires. De Córdoba salen por año unas 200 mil cabezas de cría e invernada y entran 1,11 millones de animales, 312 mil de Buenos Aires, 208 mil de Santa Fe, 135 mil de San Luis, 117 mil de Entre Ríos y 130 mil de Corrientes.

Corrientes, por su parte, registra salidas de los campos de 1,58 millones, de las cuales 660 mil animales quedan en el distrito, yendo del resto 263 mil a Entre Ríos, 180 mil a Santa Fe, 125 mil a Buenos Aires y 130 mil a Córdoba.

La Pampa registra salida de establecimientos de 916 mil cabezas, de las cuales 596 mil quedan en la provincia, yendo del resto 185 mil cabezas a Buenos Aires, 75 mil a Córdoba y 31 mil a San Luis.

Retención

Si la ganadería argentina no estuviera en una fase de retención, y se enviara a faena todo lo que el stock ganadero produce anualmente, la situación actual sería bien diferente.

Con un stock de 53 millones de cabezas, y una tasa de extracción de equilibrio del 25 por ciento, la faena sería de 13,3 millones de cabezas, o sea 1,7 millones de cabezas por encima de la faena prevista para este año.

Esto supondría una producción de carne de tres millones de toneladas, cerca de 400 mil toneladas superior a la producción de carne prevista para este año; en términos per cápita, la disponibilidad de carne vacuna por habitante, que sería este año de unos 62 kilos, sería del orden de los 70 kilos, generándose unos ocho kilos adicionales per cápita que provocarían probablemente una baja en los precios.

Las exportaciones serían algo mayores, pero el grueso de la producción adicional se colocaría, como siempre, en el mercado local.

Aun si la ganadería sigue en retención, la oferta de carne el próximo año sería más alta que en 2015: crece el stock, crece la cantidad de terneros destetados, y en algún momento, aun acumulando stock, la oferta de carne también crecerá.

En 2010, a la salida de la liquidación 2007-2009, la producción de carne cayó a 2,6 millones de toneladas, 783 mil toneladas menos que el año anterior, de fuerte liquidación.

La oferta de carne cayó a 2,5-2,6 millones de toneladas en los dos años siguientes, dando lugar a los precios más altos en 50 años, pero para 2013 la producción se recuperó a 2,8 millones, los precios cedieron y la fase de retención se enfrió. La oferta será baja y los precios del ganado altos, mientras las expectativas de los ganaderos sigan siendo tan favorables como ahora.

¿También las provincias pedirán una “gauchada”?

Carlos Petroli

Las señales oficiosas que abundaron en precampaña terminaron por ser confirmadas. Ahora, cuando todavía no se iniciaron las siembras en la zona núcleo agrícola, el cambio de marcha en el cronograma de quita de retenciones a la soja al menos no luce extemporáneo.

Muy distinto a los tiempos del “viento de cola”, cuando los derechos de exportación saltaban para arriba en medio de la campaña, alterando las reglas.

Desde este flanco, el “timming” del Gobierno no desairó al sector agrícola; las entidades aceptaron la prórroga, con el subrayado de que el potencial ahorro fiscal sea empleado para atender otras urgencias del Estado, entre ellas a las economías más alejadas de los puertos.

Mientras tanto, se deposita para más adelante la expectativa de una reforma integral y la simplificación del sistema impositivo. Uno de los desafíos es bajar la presión (de cada 100 pesos que genera la soja, el Estado se lleva 66, según Ernesto Ambrosetti, economista de la SRA).

También se aguarda que el esfuerzo tributario alcance a otras actividades (renta financiera, juego, minería, entre otras).

Trato diferencial

Con los anuncios del lunes, el Gobierno postergó para la campaña 2017/2018 la rebaja de derechos sobre la soja, con una progresión de 0,5 por ciento mensual recién a partir de enero de 2018.

No obstante, un trato diferencial alcanzará a las 10 provincias incluidas en el “plan Belgrano” (Corrientes, Misiones, Chaco, Santiago del Estero, Formosa, Tucumán, Salta, Jujuy, La Rioja y Catamarca). Para la producción originada en estas regiones correrá una devolución del cinco por ciento en el valor FOB a partir de marzo próximo.

Por la misma cuerda, se anunció un fondeo por 7.100 millones de pesos para economías regionales, que se volcaría a reintegros, sanidad, capital de trabajo, infraestructura.

La postergación de la rebaja de las retenciones empalmará con las actualizaciones impositivas que plantearán los presupuestos provinciales para 2017. ¿Las provincias irán también por otra “gauchada” del campo, como definió el ministro Buryaile? Buenos Aires hizo punta con el anuncio de la administración de María Eugenia Vidal de que postergará un revalúo de inmuebles urbanos y rurales y que, como alternativa, ajustará alícuotas entre 30 y 35 por ciento.

En la provincia, las centrales rurales están a la espera de una inminente reunión para abordar el punto, en principio con el ministro de Agricultura, Sergio Busso. Junto con el Impuesto Inmobiliario, el “costo Córdoba” incide con Ingresos Brutos y Sellos sobre los arrendamientos rurales y contratistas (según estos, la inscripción de la maquinaria nueva o usada incide con un tres a cuatro por ciento).

En el frente interno de las entidades se analiza que la supresión de las retenciones al trigo y al maíz le quitó presión a la ecuación agrícola, pero se citan otros frentes: la inflación se “comió” el beneficio del sinceramiento cambiario; en el caso de la lechería se busca un mejor reparto entre cadenas, y es menester defender la competitividad con otras herramientas.

Grandes stocks ya estarían descontados en los precios

Los stocks son grandes pero ya estarían descontados en los precios. La última semana culminó positivamente en cuanto a las cotizaciones de Chicago.

Por Dante Romano* | Ambito Financiero


La semana pasada estábamos a la espera de los datos del USDA, con los ojos puestos en el tamaño de la cosecha norteamericana. El dato revelado mostró niveles de stocks finales por debajo de los esperados tanto para maíz, como soja y trigo. Y la reacción inicial del mercado fue positiva, pero luego los operadores se enfocaron en que el nivel de existencias resulta de todas formas muy elevado, y ese día cerramos con bajas importantes. No obstante, luego los valores rebotaron y cerraron una semana positiva. La conclusión que sacamos de este comportamiento es que tanto el tamaño, como la presión de entrada de cosecha en EE.UU., están ya descontados en el mercado, y ahora nos queda enfocarnos en otros fundamentos.

Recordemos que esperábamos una fuerte presión negativa por la entrada de la cosecha norteamericana. En el caso del maíz, los fondos habían ya descontado los grandes rendimientos con ventas fuertes. Su posición neta muy vendida mostraba que habían descontado ya gran parte de la baja. Y en efecto el mercado no cayó. Es más ya vimos la conformación de un piso y esta semana incluso se dieron señales técnicas de mejora.

En el caso de la soja, los fondos aún mostraban antes del arranque de la recolección norteamericana, una posición neta comprada. Aquí radicaba el mayor riesgo. Ya que la presión de una cosecha, que además se hacía más grande reporte tras reporte, terminaría generando ventas importantes. Sin embargo las cotizaciones resistieron la presión, también se conformaron pisos sólidos, y ahora vemos intención de ir por los techos.

La razón por detrás de todo esto pasa inicialmente por la demanda, que sigue muy activa, con buenas exportaciones semanales norteamericanas, así como cifras de importación por parte de China.

A ello deberemos sumar en breve el mercado climáticos Sudamericano. Ya se está comenzando a seguir más de cerca los comentarios de variaicón de área en Sudamérica y la marcha del clima. En Argentina las cosas vienen bien, con una siembra de maíz que arrancó con ganas y buena humedad inicial para la siembra. En cuanto a superficie, se esperan unas 900.000 ha adicionales de maíz, con una merma de soja en torno a 600.000 ha.

Por el lado de Brasil se incrementaría tanto el área de maíz como la de soja, pero en el caso de la oleaginosa, al menor ritmo en más de 20 años. Por otro lado las lluvias en el centro y norte se están haciendo rogar. Pero es poco habitual que Brasil tenga problemas de falta de humedad.

De todas formas el período clave para el clima sudamericano es diciembre/enero, y allí estará el próximo hito para los precios.

En el caso del trigo las cifras marcaron una leve baja de stocks, pero en el contexto de niveles de producción y existencias enormes. No obstante también es cierto que los fondos mostraban una posición neta vendida enorme, y viendo mayor interés comprador de parte de distintos países sobre EE.UU., esto causó una recuperación.

Localmente las lluvias recientes aportaron humedad para los lotes, que fue tomado en forma positiva. Sin embargo, debemos estar atentos a que si la humedad sigue, con presencia de temperaturas, podríamos ver problemas sanitarios.

“Antes nos daban bifes a cada rato”

Así lo manifestó Ángel Girardi al ser consultado por el pasado, presente y futuro de la ganadería argentina. Como si esto fuera poco, en diálogo exclusivo, el referente del sector habló de todo. 
 
Carlos Misuraca, de Agrofy News, dialogó en exclusiva con el presidente de la Asociación Productores de Carne Bovina Argentina (Aprocaboa), Ángel Girardi y le preguntó de todo.
Para empezar, el referente del sector de la carne fue consultado por el presente y futuro del sector y, realmente, fue tajante: “Antes Argentina que tenía forma de costeleta pero nos daban bifes a cada rato; hoy veo un país que mantiene esa forma de costeleta pero requiere ser llenada”, sostuvo, al momento que añadía: “Nos están faltando vacas, terneros y las dos generaciones que se fueron: los hombres de campo y las vacas”.
Sin embargo, y de acuerdo a los dichos de Girardi, este inconveniente no se revierte de un día para el otro ni por “obra y gracia del Espíritu Santo”. Y explicó: “Se requiere un proceso lento y creíble. No va a cambiar la historia repentinamente de un gobierno a otro. Tengamos en cuenta que venimos de 10 años  de un ciclo ‘minero’, donde lo único que se hacía era sacar, sacar y sacar. Es importante comprender que el vientre materno lleva el ternero 9 meses, criarlo al pie de la madre demora 6 meses y engordarlo, otros 14 o 15 meses”.

La vuelta al mundo

En este sentido, el presidente de Aprocaboa, insistió en la necesidad de “mirar con más ganas” a la exportación. “El consumo interno no se va a ver perjudicado en la medida en que enseñemos a los consumidores a comer verdadera carne, aumentar el peso de faena y llevar a que cada corte se pague mejor. Ese es el ABC de la ganadería en nuestro país”, manifestó.
¿Y la confianza que perdimos? Ante este interrogante Girardi fue más que optimista: “Recuperar la confianza es difícil en un producto general pero no para el caso de la carne; por eso tenemos que seguir para adelante y aprovechar esta oportunidad que nos da la carne argentina porque es un speciality y no un commodity. Tal es así, que nuestros competidores venden usando nuestro apellido”, afirmó en diálogo con Misuraca y ejemplificó el caso de Brasil que vende carne bajo la denominación “Sudamericana” o “Pampeana”.
“Cuando Argentina se consolide en el mundo, no habrá quién la desplace”, explicó, pero fue cauto: “Debemos ser conscientes de que hoy no tenemos novillos, no tenemos frigoríficos con capacidad de faena y no tenemos hombres que vayan a trabajar al campo, que conozcan el trabajo ganadero: no hay oficios claves como alambrador, domador o molinero”.

Ganadería: ¿una pasión o un negocio?

De acuerdo a los dichos de quien también es prosecretario 2° de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), antes dedicarse a la ganadería prácticamente era un sentimiento; hoy están cambiando los eslabones pero aún no puede decirse que sea un verdadero negocio porque no tenemos quién lo compre, no tenemos la cadena bien aceitada y no tenemos un estándar sanitario unificado. En palabras de Girardi: “El ganadero no está tirando manteca al techo, pero lentamente está dejando de ser perdedor”.

“Sin mercados no hay futuro”

Así definió el referente la importancia de mercados como el Rosgan o el Mercado de Ganado Rosario: “Constituyen el ABC para el comprador, el consumidor, el productor y el criador; por eso, como directivo de la BCR, trato de hacer valer cada vez más nuestros mercados”, concluyó.
 

La nueva campaña de soja va por 19,6 M de ha

Se tratan de unas 600 mil ha menos que el año pasado. La superficie de la oleaginosa retrocedería un 3%, a pesar del importante avance del maíz.

La intención de siembra de soja 2016/17 se proyecta en 19,6 millones de hectáreas, mientras que la de maíz está estimada en 5,7 millones de ha. Un contexto positivo propicia la reincorporación de tierras para la agricultura, con espacio aún para crecer, calculándolas en casi 300 mil ha.

En septiembre, y con recargas apretadas, las labores de implantación de maíz comenzaron a ritmo lento. El patrón de lluvias de la primera quincena de octubre da buenas señales para lo que resta del mes, con lluvias más importantes y extensas, acordes con el régimen de este período. Tras las lluvias del importante frente que irrumpió en la franja central se avanza a mayor ritmo. El avance de las labores de siembra cubre 1,5 M ha, 26% de una intención de 5,7 millones ha. Se mantiene la estimación de una suba de área del 18% respecto del año anterior.

En trigo, falta bastante para superar etapas claves, pero las recientes lluvias y las reservas de humedad en profundidad en la región pampeana permiten proyectar una producción de 13 millones de toneladas. Después de realizar controles de enfermedades, se mantienen adecuadas condiciones de sanidad. También se han reforzado las fertilizaciones y se observan buenos niveles de desarrollo, incluso en los lotes trigueros de zonas mediterráneas, que empiezan a recibir a tiempo el auxilio de las lluvias. El regreso de las lluvias tras las persistentes semanas de mayores temperaturas y viento, mantienen al cereal en carrera hacia una campaña prometedora. 
  
  

Trigo 2016/2017

Para el trigo no se han efectuado ajustes significativos en la superficie implantada respecto de la estimación anterior. De esta forma, con 4,6 millones de hectáreas, el cultivo de trigo consolida un aumento interanual del área del 18%.

En las principales regiones trigueras se mantienen las condiciones buenas a muy buenas, lo que permite proyectar un rendimiento nacional de 29,2 qq/ha. Si bien falta atravesar etapas claves para el cultivo, se proyecta una producción triguera en torno a los 13 millones de toneladas.

En el área del NOA, la falta de agua se ha marcado en este último tiempo. A pocas semanas de comenzar la cosecha de los primeros lotes, se espera que se expresen resultados que estén por debajo de los rindes normales de la zona.

Las lluvias ocurridas durante la anterior semana han alcanzado la zona oeste del país. La falta de agua que amenazaba extenderse en la provincia de Córdoba, y afectar el desarrollo empieza a quedar atrás. A pesar de que es necesario que continúen las lluvias, en profundidad sigue habiendo buenas reservas de humedad. Han sido muy importantes las lluvias registradas en la provincia de Córdoba. La falta de agua acechaba a la región del sur-oeste de la provincia. El cereal comienza a transitar el período crítico de espigazón y floración. Este arribo de lluvias ha sido fundamental para el trigo y la provincia tiene buenas posibilidades este año de expresar rindes superadores.

En el área central del país, la provincia de Santa Fe observa un desarrollo bueno a muy bueno en los cuadros sembrados. Hacia el norte santafesino, los avanzados, ya en espigazón, con las recientes lluvias se desarrollan sin problemas de déficit hídrico, y los problemas sanitarios de enfermedades de hoja están siendo controlados. Sobre el centro-oeste, en el área de influencia de Rafaela, los cuadros se observan sin amarillamiento, o con manchones afectados por el stress hídrico. Las últimas lluvias en el sur de la provincia también fueron muy oportunas para el trigo. El cereal transita el periodo crítico de espigazón, y predomina el muy buen estado de los lotes. Se afianzan las posibilidades de que la provincia alcance productividades promedio en torno a los 32 qq/ha.

En la provincia de Buenos Aires, si bien se mantiene cierta vulnerabilidad por la falta de agua, se destaca también la importancia que ha tenido el paso del reciente frente sobre toda la provincia. Las últimas lluvias hicieron retroceder los efectos del desecamiento. En general, Buenos Aires mantiene un potencial muy bueno en términos de rinde, de no mediar mayores inconvenientes. Se espera en este año que se pueda expresar una productividad unitaria superior a la de campañas pasadas, y también una mejor calidad, dado los niveles de fertilización que se han aplicado. Por todo esto, hay buenas posibilidades de que la provincia esté por encima de los 30 qq/ha y, por lo tanto, llegar a una producción nacional de trigo 2016/17 de 13 millones de toneladas.


Maíz 2016/2017

Se sostiene la intención de superficie sembrada de maíz para la campaña 2016/17 en 5,7 millones de hectáreas, lo cual expresa una suba del 18% sobre el área maicera nacional cultivada en el ciclo pasado.

Se está en presencia de una campaña con mejores valores en rindes de indiferencia que en los últimos años, a pesar de algunas recientes variaciones de precio que afectaron su relación con la soja. Por otro lado, el cultivo parte con excelentes reservas en profundidad y los pronósticos de largo plazo, que siguen el comportamiento de la fase fría, conocida como “La Niña”, señalan la debilidad del fenómeno, noticia que siempre es bien recibida por el cultivo. Aparte, las recientes lluvias que parecen marcar un cambio de escenario en octubre, han permitido que las labores de implantación avanzaran con mejor ritmo en esta segunda semana de octubre. El avance de la siembra maicera cubre 1,5 millones de ha, lo que representaría el 26% de las 5,7 millones ha estimadas como intención final para el maíz 2016/17.


Soja 2016/2017

En los próximos días comenzará la campaña de soja 2016/17, para la que se proyecta una superficie de intención de 19,6 millones de hectáreas. Más allá de algunas dudas, en campos que podrían volver a reincorporarse a la actividad agrícola en esta temporada, el escenario es favorable para la actividad agrícola que vuelve a tomar un rumbo expansionista. En lo que respecta a la región pampeana, en general, las condiciones agroambientales son muy favorables. Se observan buenos perfiles de humedad y los pronósticos de lluvias señalan un período de mejor oferta de agua, más ajustado a la estadística de octubre. El comportamiento del Pacifico Ecuatorial señala un escenario en el que habría una “Niña” desenvolviéndose con menor gradualidad de la que se esperaba. Este sería más acotada y relajaría su influencia sobre Argentina, dejando de lado su papel determinante sobre los pulsos secos del verano. 

Cómo son las reserva de agua en suelo para pradera permanente de setiembre del 2016 y las de setiembre del 2015:

Volvieron los $ 4.000/ton y se calentó el mercado SOFÍA CORINA

El USDA ratifica mes a mes la producción récord y, pese a ello, los precios no parecen sentir la presión. El mercado externo se sostuvo en la suba del aceite de soja y la robusta demanda, arrastrando consigo al mercado local donde se volvieron a gritar los $4.000/ton dando lugar a un vendaval de ventas.

En Chicago, la demanda dio sostén a los precios pese a la cosecha récord

Los precios de la soja en Chicago vienen en caída desde el mes de junio de este año, cuando todavía se creía que la Niña podía dañar los cultivos en Estados Unidos. Sin embargo, por el contrario, el rinde de la oleaginosa explotó al contar con las lluvias más abundantes de los últimos 30 años en el periodo crítico del cultivo durante el mes de agosto. Si bien, esto hubiese podido generar enfermedades, las mismas no se visualizan en los resultados obtenidos. Con un avance de trilla reportado por el USDA el lunes pasado del 44%, se vislumbran rindes promedios de 34,6 qq/ha. 

Frente a los niveles récord de rindes de la presente campaña, incluso hasta 3 qq/ha superiores a los anteriores máximos históricos, es esperable que los precios se hundan. Sin embargo, los valores promedio del mes de octubre en el mercado de Chicago se mantienen estables respecto a la campaña 2014/15 y están aún u$s 25/tonelada por encima de la campaña pasada. 

Es evidente que la demanda, especialmente de la exportación, está jugando un papel crucial en el sostenimiento de los precios en Chicago. Según el reporte mensual de oferta y demanda del USDA conocido el miércoles 12/10, la nueva campaña proyecta un uso total de 111,6 millones de toneladas en EE.UU, siendo que la campaña pasada a esta misma altura del año se proyectaban 4,3 millones de toneladas menos.  

Frente a ello, los stocks mundiales de soja, al contrario de lo que ocurre con la producción, no llegan a tocar su valor más alto ya que en la campaña 2014/15 los stocks se contaron 78,5 millones de toneladas, y hoy se prevén 77,36 millones para la campaña entrante. Si miramos la relación stock/consumo, en tanto, podemos observar en el gráfico que la misma se mantiene invariable respecto al año pasado. 


Para el gigante brasileño se estimó una suba en su oferta que llegaría  a los 102 millones de toneladas de soja, mientras que para nuestro país, el mismo organismo sostiene una producción de 57 millones de toneladas, basado en un rinde nacional de 29 qq/ha. Sin embargo, falta un largo trecho por recorrer siendo que el grueso del área no está aún sembrada y los pronósticos de La Niña, aunque leve, podrían recortar la producción en Sudamérica. 

En este sentido, los organismos nacionales  son más cautos con las estimaciones de la oleaginosa. Según la Guía Estratégica para el Agro de la BCR, la superficie se contraería un 3% respecto a la campaña pasada mientras que para la Bolsa de Cereales de Buenos Aires la producción de la oleaginosa sumaría a 53 millones de toneladas. Ambas bolsas coinciden que la superficie implantada seria de 19,6 millones de ha.  

En tanto en el recinto del Mercado Físico rosarino, la actividad se desarrollaba con parsimonia hasta que el día viernes las ofertas por soja disponible llegaron a los $ 4000/tn y activaron las negociaciones, principalmente para la oleaginosa con descarga inmediata. Según fuentes del mercado, los volúmenes negociados podrían haberse ubicado  entre los 170 y 180 mil toneladas.

Sucede que la barrera psicológica de los $ 4.000/ton está muy presente en la mentalidad del sector oferente. Frente a ello, los restantes cuatro días de la semana con ofertas abiertas en torno a los $ 3.900/tn, la motivación para cerrar negocios era prácticamente nula. Prueba de ello, de acuerdo a los datos brindados por el Ministerio de Agroindustria, al 05 de octubre sólo se había comprado un 68% de las 55,3 millones de toneladas producidas, volumen muy por debajo del promedio de los últimos cinco años (76%) y de la campaña pasada (73%). Además, del total de compras realizadas, quedan 19,6 millones de toneladas sin precio firme. 


Respecto a la nueva campaña, la semana no ha traído grandes novedades ya que sólo un exportador hizo ofrecimientos abiertos de u$s 255/tonelada, mientras que los vendedores esperan cifras cercanas a los u$s 260/tonelada para desprenderse de sus lotes. Sin embargo, con un FAS teórico para la exportación del grano en las terminales de nuestra región que pivotea en torno a los u$s 250/tonelada, no hay de momento incentivo para mejorar los ofrecimientos.  

Mirando hacia adelante, cabe destacar que  las previsiones globales del USDA se basan en estimaciones muy preliminares para el Hemisferio Sur, donde las siembras recién están dando comienzo. Habida cuenta que la producción combinada de América del Sur suma casi 175 millones de toneladas, más de la mitad de la producción mundial, queda claro que cualquier problemática productiva tendrá un fuerte impacto en los precios. Es de suponer por ello que el mercado climático sudamericano, a desarrollarse en los próximos meses pueda imprimir de una notable volatilidad a los precios.

La exportación mantiene al trote el mercado de cereales EMILCE TERRÉ

Si no fuera por la presión que vienen sufriendo los cereales en el mercado externo, las condiciones del mercado local salen a pedir de boca. Precios sostenidos, aumento de la superficie sembrada de trigo y maíz, fuertes inversiones y activa comercialización se combinan para dar un renovado aire al sector cerealero.

2015/16, la campaña del maíz 

El maíz ha sido, por lejos, la estrella de la semana en nuestro recinto físico de granos. Con la referencia del pico máximo en los últimos tres meses alcanzado en el mercado de Chicago y frente a la necesidad de la exportación de originar mercadería, los valores ofrecidos lograron sostén. Abiertamente se dieron los ansiados $ 2.500/ton disparando las órdenes de ventas. A los compradores que ya venían operando en el mercado se le sumaron incluso nuevas empresas interesadas en hacerse del grano, y se calcula que se podrían haber negociado entre 40.000 y 50.000 toneladas por rueda, muy por encima de la actividad de las semanas previas. 

Fuera de la entrega disponible, se sucedieron las ofertas de compra por entrega diferida. Para el mes de diciembre se daban u$s 160/ton, que al tipo de cambio esperado de Rofex significaría hoy unos $ 2.544/tonelada. También existían puntas abiertas por maíz nuevo, a u$s 145/ton para el grano a descargar entre febrero y mayo, y u$s 142/ton ya para el maíz de segunda o tardío a entregarse entre los meses de julio y agosto.

Este gran interés de los exportadores encuentra sustento en los márgenes positivos que muestra actualmente la actividad. Según nuestras estimaciones, el FAS Teórico o capacidad de pago del sector para embarques desde el Up River es de u$s 165,4/tonelada, por lo que a u$s 160/tonelada deja una ganancia teórica bruta de cinco dólares por tonelada exportada.

En este contexto, la actividad programada para las próximas semanas muestra gran dinamismo. Por un lado, según surge de SIO Granos, ya existen casi 1,4 millones de toneladas de maíz agendadas para descargarse en los puertos de nuestra región en el mes de octubre. No habiendo alcanzado la mitad del mes, ello ya supera el total registrado para el mes de septiembre y casi duplica el de octubre de 2015. 

Mientras tanto, según información suministrada por la agencia marítima NABSA se están cargando o se cargarían en los próximos 15 días buques con maíz en los puertos del Up River Rosario un total de 900.000 toneladas de grano, de las 1,4 millones que están programadas para enviar al exterior desde todos los puertos del país. 

Es probable que el despegue del maíz esta campaña quede en la memoria durante mucho tiempo. En lo que va de octubre, se anotaron DJVE (compromisos de exportación) por 101.671 toneladas de grano de la campaña 2015/16 y 380.000 por adelantado de la 2016/17. Con ello, ya suman 20,7 millones de toneladas las presentaciones para la campaña actual, un valor máximo para esta altura del año, seis millones más de lo que en promedio se registraba para esta altura del año en los últimos cinco ciclos comerciales. Además, hace cuatro años que no se adelantaban en octubre DJVE para la campaña siguiente. 

De las 20,7 millones de toneladas comprometidas para exportar, se han embarcado 15,7 millones (el 75%), pero ya se han comprado en el mercado doméstico 17,6 millones de toneladas, que alcanzan a cubrir el 85% de los compromisos. En otras palabras, al sector exportador le restan comprar algo más de tres millones de toneladas para cubrir el volumen de negocios de exportación que cerraron a la fecha para la campaña actual. 


Este panorama consolida las intenciones de siembra para el nuevo ciclo. Según el informe mensual de estimaciones de GEA las coberturas con el cereal podrían sumar 5,7 millones de hectáreas, de las cuales ya se implantaron un cuarto del total, casi 1,5 millones. Tomando una pérdida de superficie promedio de las últimas cinco campañas y el rinde tendencial que arrojan los diez ciclos previos, la producción 2016/17 podría arrojar entre 34 y 35 millones de toneladas. Sin embargo, los stocks iniciales más ajustados y la robusta demanda para exportar podrían ser los elementos que den sostén a los precios. 

A nivel global, el USDA dio a conocer esta semana su informe mensual de estimaciones oferta y demanda (WASDE), ratificando la previsión de una oferta global récord para la campaña 2016/17 incluso a pesar de una revisión a la baja de los rindes en Estados Unidos. Sucede que si bien los stocks finales proyectados a nivel mundial cayeron 2,7 millones de toneladas respecto al reporte del mes de septiembre, la producción mundial superaría los mil millones de toneladas por primera vez en la historia. 

Pese a ello, la demanda no amaina y, según prevé el organismo, sería capaz de digerir el salto de producción con lo que la relación stock/consumo se mantendría prácticamente sin variaciones respecto a las últimas tres campañas aunque sí aún en niveles muy altos en términos históricos. En Estados Unidos, particularmente, se prevé que el stock/final de la campaña 2016/17 acumule casi 14 millones de toneladas más que el ciclo precedente hasta casi 59 millones de toneladas.


En este contexto, si bien no quedan dudas que nos encontramos en una fase decreciente del ciclo que marcan en el largo plazo los commodities agrícolas en general y los cereales (maíz y trigo) en particular, los precios en Chicago encuentran sostén en la fuerte demanda externa y en la reticencia de los farmers americanos a desprenderse de su producción a los actuales valores y gracias a ello las cotizaciones tocaron su mayor valor en los últimos tres meses durante esta semana, una buena noticia tratándose del mes cúspide para las labores de cosecha estadounidense. 
 

El trigo en contango

El título de película refiere a una situación muy poco frecuente en el mercado de granos: el valor del cereal en cosecha es superior a su precio disponible, cuando normalmente las épocas asociadas a la trilla suelen presionar a la baja los valores que se pagan ante la llegada de la nueva oferta al mercado. 

Sin embargo, en nuestro mercado local, se ofrecieron abiertamente entre $ 2.100 y $ 2.150 por tonelada para la entrega contractual, mientras que por el cereal a entregar entre los meses de diciembre y enero se alcanzó la barrera psicológica de u$s 150/tonelada que, al tipo de cambio operado en Rofex para dicho momento, se convertirían en unos $ 2.400 la tonelada.

En este contexto el grueso de la operatoria en la semana se centró en trigo nuevo, a descargar entre los meses de diciembre de 2016 y mediados de enero de 2017. El sector oferente hace tiempo tenía como objetivo los u$s 150/tonelada para desprenderse de su grano, por lo que cuando en la rueda del jueves éstos se dieron abiertamente se calcula que podrían haberse negociado 60.000 y 70.000 toneladas, según indicaron algunas fuentes del mercado.

Sucede que con las exportadoras liquidando gran parte de sus stocks de mercadería en la campaña actual y ya habiendo asumido compromisos para la entrega de grano en los primeros meses de la campaña próxima, la necesidad de asegurarse la entrega de mercadería ha motivado la mejora de sus ofrecimientos. Señal de ello ha sido semanas atrás los rumores de negocios que pactaban la posibilidad de entregar en cosecha pero con precios a fijarse hasta el mes de junio/julio de 2017, mientras que esta semana se cree que se podrían haber hecho negocios acordando el pago adelantado del cereal contra entrega futura en cosecha. 

La liquidación de stocks del sector exportador surge de la comparación de las 6,59 millones de toneladas que se compraron de trigo 2015/16 con las 7,77 millones que se embarcaron, de acuerdo a información promulgada por el Ministerio de Agroindustria al 05 de octubre. El millón cien te toneladas restante por fuerza salió de mercadería comprada y no exportada con anterioridad, lo que da la pauta que muy probablemente la exportación deba salir a comprar la casi totalidad del grano que planee enviar al exterior en el nuevo ciclo comercial.

A la fecha, según datos de la UCESCI, se anotaron declaraciones juradas de ventas al exterior (DJVE) por un total de 7,85 millones de toneladas de trigo 2015/16, quedando muy cerca de las 7,77 millones que ya se embarcaron. Al mismo tiempo, se comprometieron 630.000 toneladas para embarcar de la campaña 2016/17, el mayor volumen en cuatro años, 100.000 de las cuales se anotaron en lo que va del mes de octubre. 

Con un FAS Teórico para los embarques desde las terminales del Up River para la cosecha nueva de u$s 157/ton, el margen para la exportación resulta positivo con una ganancia teórica bruta de 7 dólares por tonelada embarcada. Ello sustenta el volumen de negocios y permite adecuar los valores ofrecidos a las puntas vendedoras, facilitando el cierre de negocios.

Ampliando la mirada al mercado global, el USDA actualizó sus previsiones de oferta y demanda esta semana ratificando la cosecha récord para la campaña 2016/17, pese a algunos problemas puntuales a raíz del clima en algunos países productores como Australia. 

Según el organismo, la producción mundial de trigo alcanzará los 744,4 millones de toneladas, casi 10 millones de toneladas por encima de la campaña anterior. Sin embargo se espera que la demanda acompañe este aumento con lo que la relación stock/consumo global se mantiene prácticamente sin cambios en 33,8%. Los principales aumentos de producción, a la postre, se registran en algunos de los principales países exportadores, tal como muestra el gráfico adjunto. Para Argentina particularmente, el organismo prevé una producción 2016/17 de 14,4 millones de toneladas, casi tres millones por encima del ciclo previo. 


A futuro que la demanda externa por trigo argentino se sostenga, en una campaña de oferta holgada a nivel internacional, dependerá en gran medida de que el país pueda posicionarse nuevamente como proveedor de trigo de calidad, tal como lo ha sido tradicionalmente.

Hasta la campaña 2015/16 el contenido proteico medio había caído por tercer año consecutivo, llegando a promediar por debajo del 10% y un peso hectolítrico que apenas araña los 80 kg/hl. según surge de los resultados de las muestras analizadas en nuestro complejo de Laboratorios y se muestra en el cuadro a continuación. 


En principio, el target debiera ser recuperar un PH 80 y un contenido proteico del 11,5%, segmento en el que logrará explotar su mejor nicho de mercado. De momento el desarrollo de la campaña luce promisorio, ya que el productor ha tomado todos los recaudos necesarios para maximizar el contenido proteico del grano que obtendrá.

La inversión en los campos se ha acercado al óptimo, cosa que no ocurrió en los últimos ciclos, y los monitoreos se encuentran a la orden del día. De cualquier modo, la palabra final la tendrá el clima, especialmente desde mediados del mes de octubre hasta mediados de noviembre, cuando según la zona –de norte a sur- el cultivo ingrese en la etapa crítica de llenado de granos.

En la 2015/2016 Argentina cada vez mejor como líder en el mercado mundial de granos y subproductos JULIO CALZADA - FEDERICO DI YENNO

Analizamos el posicionamiento de la República Argentina en el mercado mundial de granos, harinas, aceites y biodiesel para la campaña que se viene cerrando: la 2015/2016. Las cosas para Argentina parecen ir cada vez mejor, al menos en los indicadores. Seguiríamos siendo el principal exportador mundial de Harina y Aceite de soja, pero estaríamos mejorando en el ranking mundial de exportaciones de maíz, trigo, semilla de girasol y aceite de girasol y en la producción internacional de harina y aceite de soja.

Como habitualmente hacemos todos los años, analizamos en la presente nota el posicionamiento de la República Argentina en el mercado mundial de granos, harinas, aceites y biodiesel para la campaña que se viene cerrando: la 2015/2016. Para ellos utilizamos información y estimaciones del USDA (Departamento de Agricultura de los Estados Unidos) y de Oil World Statistic. Nuestro país tiene una ubicación de relevancia en el ranking mundial de los principales países que lideran la producción mundial y comercio exterior de estos productos. 

En la campaña 2015/2016 Argentina seguiría siendo el principal exportador mundial de Harina y Aceite de soja, pero estaría mejorando respecto de la campaña anterior en los siguientes productos: 
Argentina estaría pasando en esta campaña de ser el 4° exportador mundial de maíz a segundo exportador mundial. 
Nuestro país del ser el séptimo exportador mundial de semilla de girasol, se ubicaría en el segundo lugar.
De ser el cuarto exportador mundial de aceite de girasol en la campaña 2014/2015 pasaría a ser el tercer exportador mundial en la campaña que finaliza (2015/2016).
De cuarto productor mundial de harina de soja (en la 2014/2015) a tercer productor mundial, superando a Brasil en la 2015/2016.
Lo mismo estaría sucediendo en aceite de soja. De cuarto productor mundial (en la 2014/2015) a tercer productor mundial, desplazando también a Brasil. 
De octavo exportador mundial de trigo a séptimo exportador.

A continuación analizaremos la posible evolución de la campaña 2015/2016 por cada producto:

Argentina. Primer exportador mundial de Harina de soja: Nuestro país, en la campaña 2015/2016 y como sucedió en las anteriores, sigue firme como principal exportador mundial de este producto con 30,6 millones de toneladas vendidas. Estaría superando a Brasil quien despacharía cerca de 15,4 millones de toneladas y a los Estados Unidos de América, país que ocuparía el tercer lugar con 10,75 millones de tn. Cuando los demás países casi no han modificado sus exportaciones, Argentina incrementó sus despachos al exterior en al menos 2 millones de toneladas más.

Argentina. Primer exportador mundial de aceite de soja: Sin cambios en el posicionamiento en esta campaña comercial. Argentina, en el ciclo 2015/2016, mantiene el primer puesto en ventas al exterior de este aceite. Colocaría cerca de 5,9 millones de toneladas, superando a Brasil quien remitiría a otros países aproximadamente 1,55 millones de toneladas. La Unión Europea y Estados Unidos compartirían prácticamente el tercer lugar en despachos al exterior de aceite de soja con aproximadamente 1 millón de toneladas cada uno.

Argentina. Segundo exportador mundial de maíz: Argentina recupera el segundo lugar como exportador de maíz principalmente debido a una caída en la producción en Brasil. Los resultados para la campaña 2015/2016 muestran en el primer lugar a Estados Unidos de América que llegaría a vender un total de 48,2 millones de toneladas, segundo quedaría Argentina con 19,5 millones de toneladas y el tercer puesto lo comparten Ucrania y Brasil con 16,5 millones de toneladas. En la 2014/2015 habíamos exportado 18,9 millones de toneladas, razón por cual la actual campaña 2015/2016 evidenciaría una leve suba. Las proyecciones para la campaña 2016/2017 muestran una importante suba en torno a las 25 millones de tn. Este gran incremento también está previsto que pueda darse en la cosecha actual de EE.UU. y posteriormente en la de Brasil 

Argentina. Pasaría al 2do puesto de ser el séptimo exportador mundial de semilla de girasol: Nuestro país destina la mayor parte de su producción de girasol, unas 3 millones de toneladas, a su procesamiento para obtener harina y aceite. Para la campaña 2015/2016 ascendería momentáneamente al segundo lugar como exportador de semilla, con despachos de 300 mil toneladas al exterior. Obviando este año, su participación en el mercado mundial de semilla de girasol es de escasa relevancia en valores absolutos.

Argentina. Tercer productor mundial de biodiesel en base a aceite de soja: La Industria del Biodiesel en la República Argentina ocupó hasta el año 2012 el primer lugar como productor mundial de biodiesel en base a aceite de soja. Diversos factores tales como los altos derechos de exportación fijados por el Gobierno Nacional, un régimen impositivo local no conveniente, las medidas antidumping aplicadas por la Unión Europea y la posterior acción del gobierno español de excluir a las fábricas argentinas de biodiesel para vender a dicho país –entre otros- fueron generando una caída en el nivel de actividad de la industria del biodiesel argentino que la llevó en el año 2013 a perder ese sitial de privilegio en manos de los Estados Unidos de América. Según información de Oil World Statistic Update, en el año 2014 nuestro país recuperó la primera posición registrando una producción de 2.580.000 toneladas, superando a Brasil cuya industria generó cerca de 2.240.000 toneladas. En tercer lugar se ubicó Estados Unidos con 2.180.000 toneladas. 

En el año 2015 Argentina habría bajado al tercer lugar con una producción de 1,81 millones de toneladas, siendo superada por Brasil y USA. 

La proyección para este año 2016 muestra que Argentina volvería a quedar en un tercer lugar en el ranking de producción con cerca de 2,05 millones de toneladas. Si bien se estaría dando este año un aumento en la producción, el mismo no alcanza para ubicar a argentina en los primeros puestos que ostentó en su momento. Hay que esperar a ver los efectos del fallo de la Organización Mundial de Comercio que obliga a la Unión Europea a levantar medidas antidumping contra el biodiesel producido en el país, que se ha ratificado por el Órgano de Apelaciones de la OMC el pasado 7 de octubre. 

Argentina. Tercer productor mundial de poroto de soja: Sin cambios en su posición respecto de la campaña anterior. Estados Unidos en el ciclo 2015/2016 fue el principal productor de poroto de soja con 106,85 millones de toneladas. Le seguiría Brasil con 96,5 millones de toneladas y en tercer lugar, Argentina, con 56,8 millones de toneladas según estimaciones del USDA.

Argentina. Tercer exportador mundial de poroto de soja: Sin cambios en su posición respecto del año anterior. Brasil en el ciclo 2015/2016 se consolida como principal exportador mundial de poroto de soja con ventas equivalentes a 54,38 millones de toneladas. Muy cerca le seguiría Estados Unidos con 52,68 millones de toneladas. Argentina quedaría ubicada en el tercer lugar, con 10,3 millones de toneladas según estimaciones del USDA. Un dato a destacar nuevamente este año son las exportaciones de Paraguay, quienes se quedarían en esta campaña con el cuarto lugar en el ranking mundial de ventas externas de poroto de soja con 5,3 millones de toneladas aproximadamente. 

Argentina. Tercer exportador mundial de Harina de girasol: Sin modificaciones. Argentina ocuparía este año el puesto N°3 a nivel mundial en ventas externas de este bien. Vuelve a ser superada por Ucrania (1°) quien estaría exportando en el año comercial 2015/2016 cerca de 4,1 millones de toneladas. Rusia nuevamente se llevaría el segundo lugar con 1,3 millones de toneladas y Argentina quedaría relegada a la tercera posición con 700.000 toneladas. El año pasado nuestro país comercializó a terceros países aproximadamente 556.000 toneladas de harina de girasol. Y a su vez para la anterior campaña había exportado 250 mil tn, lo que muestra un notable avance.

Argentina. Tercer exportador mundial de Aceite de Girasol: Argentina se impondría en el tercer puesto del ranking superando a Turquía. Argentina se ubicaría en el 3er lugar, superada por Ucrania (1°) quien despacharía en la 2015/2016 unos 4,3 millones de toneladas, Rusia (2°) con 1.550.000 toneladas y Turquía pasaría a localizarse en la cuarta posición con 570.000 toneladas. Se puede observar una variación significativa en las exportaciones de Ucrania respecto del año anterior. Las exportaciones de Argentina vienen aumentando año a año evidenciando un buen desempeño.

Argentina. Tercer productor mundial de Harina de soja: Como viéramos anteriormente, nuestro país es el principal exportador mundial de harina de soja. A nivel de producción de este bien Argentina ascendió al tercer lugar superando a la producción del Brasil. Se estima que la producción argentina en la campaña 2015/2016 podría cerrar en 33,22 millones de toneladas. Superan a Argentina: China (1°) con 64,39 millones de toneladas y Estados Unidos (2°) con 40,5 millones de toneladas. Brasil generaría un total de 30,88 millones de tn. Es muy interesante resaltar el gran salto en el crushing de China produciendo 59, 64,3 y 68,5 millones de tn de harina de soja para las campañas 2014/2015, 2015/2016 y 2016/2017, respectivamente.

Argentina. Tercer productor mundial de aceite de soja: En los primeros párrafos de esta nota se expuso que nuestro país es el principal exportador mundial de aceite de soja. A nivel de producción mundial de este bien, Argentina ocupa el tercer lugar en el ranking mundial igual que con la Harina de soja. Se estima que la producción nacional de aceite de soja en la campaña 2015/2016 podría cerrar en 8,41 millones de toneladas. Están por encima de Argentina: China (1°) con 14,56 millones de toneladas y Estados Unidos (2°) con 9,96 millones de toneladas. Brasil se quedaría en el cuarto puesto con 7,66 millones de tn.  

Argentina. Cuarto productor mundial de semilla de girasol: Sin cambios en la posición argentina  de este año. Nuestro país llegó a estar ubicado en el tercer lugar en la producción mundial de esta semilla para caer en el 2013/2014 al quinto lugar. En la presente campaña comercial logra ubicarse en el cuarto lugar. Se ubicaría primero Ucrania (1°) quien registraría en la 2015/2016 una cosecha de 11,28 millones de tn., segunda estaría Rusia con 9.173.000 toneladas y tercera la Unión Europea (3°) con 7.611.000 toneladas con una producción sensiblemente menor al año pasado. Argentina produciendo cerca de 2,7 millones de toneladas sobrepasa por muy poco a la producción de China quien estaría produciendo cerca de 2.500.000 toneladas.

Argentina. 5to productor de Biodiesel a nivel mundial computando todas las fuentes de materias primas: Argentina retrocede varios puestos con respecto a años anteriores. Nuestro país en el año 2012 fue el tercer productor mundial de biodiesel, computando todos los aceites utilizados como materia prima. En el año 2013, nuestro país descendió al 5to lugar con una producción de 2 millones de toneladas de biodiesel. En el 2014, con una producción de 2,58 millones de toneladas, siguió ocupando el quinto lugar, siendo superada por la Unión Europea con 11.750.000 toneladas de biodiesel (principalmente por procesamiento de aceite de colza), Estados Unidos con 4,25 millones de toneladas (insumo principal el aceite de soja), Brasil con 3 millones de toneladas (principalmente aceite de soja) e Indonesia con 2,9 millones de toneladas, producto del procesamiento de aceite de palma. Para el año 2015 seguiría en el puesto N° 5 con un guarismo muy bajo de 1,81 M de tn. Se espera para el 2016, según Oil World una producción de 2,05 millones de toneladas, que le permitiría ubicarse en el cuarto lugar, superando a Francia. 

Argentina es el séptimo exportador mundial de trigo: Gana un lugar nuestro país respecto del año anterior. Argentina estaría exportando en el 2015/2016 cerca de 9,1 millones de toneladas de trigo. En el ranking mundial de exportadores el primer lugar lo ostenta la Unión Europea con 34,67 millones de toneladas, segundo se ubicaría Rusia con 25,54 millones, tercero cayendo de posición Canadá con 22,13 millones de toneladas, cuarto Estados Unidos con una producción menor de 21,1 millones de toneladas comercializadas, quinto Ucrania con 17,43 millones, sexto Australia con 16 millones de Tn., séptima Argentina con 9,1 millones de toneladas y octavo Kazakhstan con 7,6 millones.

Argentina se encuentra en el puesto N°13 como productor mundial de trigo: Nuestro país mantiene retrocede una posición respecto al año anterior, con una producción anual del orden de las 11,3 millones de toneladas. El primer lugar lo ostentó la Unión Europea con 160 millones de toneladas, segundo China con 130 millones, tercero India con 86 millones de toneladas y cuarto Rusia con 61 millones de toneladas de trigo.

Por último resulta importante consignar que la producción mundial de granos (cereales y semillas oleaginosas) habría alcanzado –en la campaña 2015/2016- unos 2.975 millones de toneladas. Este total está compuesto por una producción de 2.455 millones de TN de cereales y 520 millones de toneladas de semillas oleaginosas. La producción argentina de granos con un total de casi 120 millones de toneladas equivale al 4% del total de la producción mundial de cereales y oleaginosas. 
 
El comercio internacional de granos y subproductos, según datos del USDA, en la campaña 2015/2016 habría ascendido un volumen bruto de 690,62 millones de Toneladas. Esta cifra está compuesta por 375,17 millones de toneladas de granos exportadas, 153,4 millones de toneladas de semillas oleaginosas, 87,28 millones de tn. de harinas oleaginosas y 74,77 millones de toneladas de aceites vegetales que se transaccionaron entre países. 

Argentina exportaría cerca de 84 millones de toneladas de granos y productos derivados de su industrialización para la próxima campaña 2016/2017. Esto representa una participación relativa del 11,5% en el comercio mundial medido en volúmenes físicos (727,72 millones de tn). Como puede verse se mantiene la relevancia de la República Argentina en el comercio mundial de granos, aceites y subproductos.
 
Design by Grupo Delecluse | Published by Widgets para blogger | Powered by Blogger.com.
© Copyright 2012-2013 Asociación de Productores Rurales de Marcos Juárez All Rights Reserved.