El gasto público es el origen de nuestra inseguridad jurídica, por Roberto Cachanosky

2018/06/18

Nada hace suponer que el gasto público alto permita el crecimiento de la economía en largo plazo...


En principio el acuerdo con el FMI le permite al gobierno intentar salir del atolladero financiero en que se fue metiendo por no acelerar, en su momento, la baja del gasto público.
Tres problemas simultáneos se le presentaron al gobierno por el hipergradualismo que adoptó. Por un lado, fue acumulando un fenomenal stock de LEBACs fruto de los dólares que el BCRA le compraba al tesoro para financiar el déficit fiscal. Ese stock de LEBACs se convirtió en un dolor de cabeza a resolver cada 30 días. En segundo lugar, la fenomenal tasa de interés que tuvo que poner el BCRA para frenar la corrida hacia el dólar, paraliza cualquier intento de reactivación y de inversión. Finalmente, en tercer lugar, a pesar de la esterilización de buena parte de la expansión monetaria por los adelantos transitorios al tesoro y por la comprar de dólares a Finanzas, la tasa de expansión monetaria se mantuvo en el 27% anual sosteniendo una elevada inflación.
Si se cierran los dos grifos de expansión monetaria: 1) para financiar el déficit fiscal y 2) para comprarle los dólares a Finanzas, entonces la tasa de inflación debería tender a desacelerarse rápidamente y se frenaría la bola de nieve en que se convirtieron las LEBACs transformándose en un alud en los últimos meses.
Todavía no queda claro cómo hará Hacienda para limpiar las LEBACs del mercado. Hay U$S 1,3 billones en circulación, es decir, el equivalente a U$S 50.000 millones al tipo de cambio de $ 26, cifra que es la que recibe el gobierno de apoyo del FMI y todavía falta enfrentar los vencimientos de deuda externa por el capital e intereses, más el bache fiscal que sigue quedando para este este año y el que viene.
En principio uno debería esperar que se desacelere la actividad económica, en particular por el menor ritmo de la obra pública. Recordemos que el gobierno mantenía buen ritmo de obras en rutas, puentes, etc. financiándose con deuda externa. Es decir, sin necesidad de restringir el consumo interno gracias a que recurría al ahorro de los norteamericanos, japonés o alemanes, podía financiar más obra pública sin que el consumo interno se resintiera. Ahora, al cortarse el financiamiento externo de la obra pública y por la necesidad de bajar el déficit fiscal, ésta dejará de ser el motor que mueva la economía. Además, la fiesta de consumo de la era k ya no tiene lugar para ser motor y solo queda las exportaciones, en la medida que el tipo de cambio real mejore. Esto quiere decir que el BCRA debería dejar correr un poco más el tipo de cambio y pisar el freno de la expansión monetaria para frenar la inflación y dejar que suba el tipo de cambio real. Me apuro a aclarar que no soy de los que cree que las devaluaciones generan competitividad. Si así fuera, los argentinos deberíamos ser campeones en productividad con todas las devaluaciones que tuvimos a lo largo de nuestra conflictiva historia monetaria. Pero tampoco soy de los que cree que la inflación se contiene frenando artificialmente el tipo de cambio.
A 17 meses de las elecciones, al gobierno no le queda mucho más margen que apostar a frenar la inflación e intentar mejorar el tipo de cambio real para ver si puede empezar a mover la economía por el lado del sector externo.
Pero en términos de políticas de largo plazo queda mucho camino por recorrer. Además de la reforma laboral, impositiva y del sector público, el gobierno debería replantearse su estrategia de creer que el crecimiento de la economía va a lograr licuar el gasto público sobre el PBI.
En general tienden a creer que como en otras partes el gasto público también es alto, el problema no está en el gasto sino en crecer. En ese punto están cometiendo un grosero error de política económica.
Gráfico 1
El gráfico 1 muestra la evolución del gasto público/PBI en la UE. Claramente ha crecido de 25 puntos del PBI desde inicios de los 70, para mantenerse en el rango de 35 a 40 por ciento del PBI actualmente. Tomando este dato, pueden suponer que el problema no está en el nivel de gasto sino en la forma en que se gasta.
Gráfico 2
¿Pero qué ocurrió con el crecimiento de la UE a medida que iba aumentando el gasto público/PBI? Claramente las tasas de crecimiento fueron bajando como lo refleja el gráfico 2. Una clarísima tendencia decreciente en las tasas de aumento del PBI hubo en la UE en los últimos 55 años hasta llegar a niveles de estancamiento.
Si hacemos el mismo ejercicio para Argentina vemos lo siguiente.
Gráfico 3
Tomando los últimos 35 años, vemos un gasto público consolidad del orden del 30% del PBI que se acelerar en la era kirchnerista, en particular con Cristina Fernández. La ex presidente llevó el nivel de gasto público consolidado a niveles récord haciendo que el peso del estado sobre el sector privado sea tan intolerable que la economía se mantenga estancada.
En rigor, la economía se mantiene estancada en los últimos 35 años como puede verse en el gráfico 4
Gráfico 4
El gráfico 4 muestra auges artificiales de reactivación y caídas en recesión. Refleja una economía histérica que pasa del auge artificial a la recesión en forma violenta.
De los gráficos 3 y 4 no se desprende que un alto nivel de gasto público haya incentivado el crecimiento económico. Más bien se observa estancamiento, con lo cual, nada hace suponer que congelando el gasto el peso del estado sobre el PBI vaya a disminuir. No se verifica en los datos de ambos gráficos.
Si hacemos la misma comparación con los dos períodos de gobierno de Cristina Fernández, cuando el gasto público consolidado se disparó, vemos que no hubo esa relación de a mayor gasto público más crecimiento.
Gráfico 5
En los años de mandato de Cristina Fernández, el gasto público consolidado pasa del 34% del PBI al 46%. 12 puntos de aumento del gasto público récord se generaron en los gobiernos del vamos por todo. ¿Qué pasó con el nivel de actividad? Veamos el gráfico 6. La economía se mantuvo casi estancada con fuertes variaciones y tres años de recesión. Semejante incremento del gasto público no produjo en absoluto un aumento de la actividad económica. Directamente la ahogó y dejó un tendal de pobreza, inflación, cepo cambiario y déficit fiscal.
Gráfico 6
En definitiva, nada hace suponer que el gasto público alto permita el crecimiento de la economía en largo plazo. No ocurrió ni en la UE ni aquí. En Argentina fue más patético todavía porque el gasto público llevó a recurrentes crisis fiscales que derivaron en confiscaciones de depósitos, ahorros como los que teníamos en la AFJP, destrucción de los signos monetarios, pesificaciones, etc. Es decir, estos niveles de gasto público destruyeron la seguridad jurídica en Argentina al ser el estado un gran confiscador en forma directa o indirecta, destrozando el sistema monetario y el mercado de capitales (los ahorros se fugaron al exterior).
En síntesis, el acuerdo con el FMI puede servir para pasar la tormenta de las LEBACs, pero el gran desafío ya no es solamente cerrar la brecha fiscal, sino, directamente, bajar notablemente el gasto público que está aplastando al sector privado y es la causa principal de nuestra inseguridad jurídica (el populismo hay que financiarlo como sea) y estancamiento económico.
La baja del gasto público no va a traer recesión. Queda demostrado que por más que se suba la economía no reacciona. Lo que nos traerá será crecimiento.
Fuente: Economía para Todos

Un otoño en el que soplan vientos bajistas

A excepción del maíz, que mantiene una tendencia sostenida, el trigo y la soja reflejan una baja en los valores.

Esta última semana se fue consolidando un sostenido cambio de tendencia en los precios de los principales commodities agrícolas en el mercado de Chicago. A excepción del maíz que mantiene tendencia sostenida, en el caso del trigo y la soja se puede apreciar una clara tendencia a la baja.
Un mes atrás, la soja posición agosto en Chicago cotizaba a 375 dólares y el miércoles cerró a 346 dólares, una baja de casi 30 dólares que equivale al nueve por ciento.
Para tener una idea de la magnitud de la baja, equivale a cuatro años y medio de colocación al dos por ciento anual a la tasa de la FED en Estados Unidos. En el mismo periodo, la soja disponible en la Argentina bajo de 324 a 291 dólares, el equivalente a más del 10 por ciento. Nuestro mercado estaba “sobre pagado” por la pérdida de 25 millones de toneladas en la producción de soja.
Para aquellos productores que los sorprendió la baja, les recuerdo que ya la veníamos anticipando; es decir o no leyeron con detenimiento mis sugerencias o las leyeron y no tomaron ninguna decisión. Recuerden que cocodrilo que se duerme es cartera.
Los que no pudieron vender la soja a 324 dólares, les aconsejamos ahora hacer lo siguiente: vender soja posición enero a 313 dólares en el Mercado a Término (Matba) y cerrar el tipo de cambio vendiendo dólar futuro en el Rofex a 31,82 pesos por dólar. Con esta estrategia se van a encontrar en el mes de enero con una soja equivalente a 9.960 pesos por tonelada. Equivalente a un aumento en pesos del 34 por ciento entre junio y enero. Si este aumento lo anualizamos equivale a una tasa del 60 por ciento.
No hay mejor inversión que ésta; en las condiciones actuales del mercado y en la coyuntura del tipo de cambio que tendrá cada vez una mayor volatilidad hasta que ingresen los dólares del FMI. Sumada a la promesa de los exportadores que van a liquidar el récord de 4.000 millones de dólares durante junio.
Trigo
Veamos ahora qué está sucediendo con el trigo. Decíamos en columnas anteriores que estábamos ante la historia de la baja anunciada. Y eso fue lo que sucedió en tan solo la última semana. Ahora solo queda el análisis de la sintonía fina para poder sacar ventaja de las mínimas oportunidades que nos puede dar el mercado. Si bien el trigo disponible mostró cierta recuperación en la semana. El cierre del miércoles en el Matba fue de 243 dólares, luego de haber tocado el mínimo de 240 dólares durante la jornada previa.
El dato a tener en cuenta es la fuerte baja que se produjo en las posiciones futuras del trigo de la vieja cosecha. Los 244 dólares de la posición julio se alejaban de los 251/252 dólares de la jornada anterior. También recomendábamos tomar posición de venta cuando noviembre estaba a 220 dólares; por lo menos tener cubierto el costo de producción. Esa misma posición hoy está cotizando a 208 dólares, marcando el camino de la baja entre el nivel de precios del trigo disponible cosecha vieja y el trigo de la nueva cosecha 2019.
Recordamos la frase que destacamos al final de nuestra columna de la semana anterior: “Análisis del mercado de trigo primicia, para aquellos productores que están en zonas donde se cosecha el trigo en octubre y noviembre. Comenzó a cotizar en el Matba la posición noviembre, con un precio de ventana de 220 dólares. Para estos productores la sugerencia de la semana es vendan y cubran el 30 por ciento de su producción en estos niveles”. No hay mucho mas para decir, solo que la no toma de decisiones por parte de los productores, deja el precio de venta del trigo o de cualquier producto en manos del azar.

Un “seguro verde” para plantar y tener más árboles

El "seguro verde" prevé recaudar el uno por ciento de cada póliza en automotores para promoción forestal. 
–¿Ha oído hablar del “seguro verde” por el cual, compañero don Productivo, usted, este servidor y todo ciudadano de a pie cuando paga una póliza por un auto, moto o camión de carga estará contribuyendo al fomento de la plantación de árboles y a la promoción forestal?
–Diga qué se trae bajo el poncho, camarada don Tecno, mientras voy preparando los amargos.
–Nada de ponchos, mi amigo, porque todo está bajo la luz del día. La Asociación Forestal Argentina (Afoa) dice haber recibido “con altas expectativas” el acuerdo anunciado por el presidente Mauricio Macri y que compromete a la Superintendencia de Seguros y las compañías aseguradoras para crear el susodicho “seguro verde”.
–¿Y me puede explicar de qué se trata?
–Este convenio crea un fondo que, como le señalo, está pensado para promover la forestación y favorecer el enriquecimiento del bosque nativo. La meta es pasar de 1,3 millones a dos millones de hectáreas con plantaciones forestales en 2030.
–¿Y entonces?
–Según lo anunciado, el llamado “seguro verde” destinará un uno por ciento del valor de cada póliza de automotores, motos y camiones de carga, a la Ley de Promoción Forestal (N° 25.080). Entre sus objetivos está fomentar la plantación de árboles con el fin de mitigar el cambio climático y favorecer el desarrollo económico y social, con la posibilidad de recibir inversiones, generar valor agregado y crear empleo sustentable.
–Un fin loable, compañero, si todo eso se lleva a la práctica. Porque convengamos que nuestro querido país tiene un territorio lo suficientemente amplio y diverso como para desarrollar la industria forestal, entre otras.
–También se argumenta que este acuerdo permitirá reducir la huella de carbono del parque automotor, y generar una compensación por los gases que emiten los vehículos.
–Y yo le apunto, al respecto, de que tomen nota en particular algunos muchachos que viven en las ciudades y se rasgan las vestiduras ante la huella ecológica del agro y nada dicen de toda la contaminación que vemos cada día en las ciudades.
–Al que le quepa el sayo, que se lo ponga, camarada. Don Osvaldo Vassallo, titular de Afoa, sostiene que con más bosque cultivado no sólo tendremos un mejor ambiente, sino se atraerán inversiones en construcción con madera, generación de energías renovables y papel, entre otras.
–Interesante…
–Llegar a dos millones de hectáreas en 2030 implica incorporar unas 62.000 hectáreas de patrimonio forestal adicional por año. Se estima que esto permitirá absorber alrededor de 15,6 millones toneladas de dióxido de carbono equivalente y compensar el consumo anual de electricidad de alrededor de 1,5 millones de viviendas o el uso anual de 564.000 vehículos.

Con rotación, se reduce 50% el nacimiento de malezas

Así lo expresó uno de los expertos que disertó en el 14° Encuentro de Monitoreo y Control. Recomendaciones para el manejo de herbicidas.

La rotación de cultivos no sólo es una práctica sustentable por su colaboración para el cuidado de los suelos; también es una gran aliada para combatir una de las mayores amenazas que ha enfrentado la producción agrícola en los últimos años: las malezas.
El dato fue refrescado durante el 14° Encuentro Nacional de Monitoreo y Control de Plagas, Malezas y Enfermedades que se llevó a cabo en Córdoba, por el ingeniero agrónomo Eduardo Cortes, que dictó el curso “Malezas: ¿Es posible simplificar los sistemas?”.
Este especialista trabaja en la zona de San Francisco y mostró datos de ensayos realizados tanto a campo como en laboratorios, que muestran una reducción de entre 45 y 50 por ciento de los nacimientos para dos malezas de las más propagadas en el país: Echinocloa y Amaranthus, cuando se utilizaron estrategias de rotación de cultivos.
Según Cortes, la explicación es que “el cultivo de cobertura baja la temperatura del suelo y les quita luz a las malezas”. 
Monitoreos
Los beneficios de la rotación fue uno de los tres ejes en los que Cortes estructuró su disertación; los otros fueron monitoreo y manejo de herbicidas.
Sobre los monitoreos, manifestó que son la clave para poder formular una estrategia correcta: “Tenemos que saber qué maleza tenemos en el lote, diferenciarla entre géneros y especies, y tomar decisiones a partir de ello”, puntualizó.
Por ejemplo, para casos de productores que siembran en campos arrendados, es fundamental. Según Cortes, “hay que ir y observar los esqueletos, evaluar cuáles eran las malezas preexistentes, anotarlas, llevar un registro lote por lote. No encontrarse al momento de sembrar con una maleza que no sabíamos que estaba”.
Aplicaciones
En relación al manejo de herbicidas, recordó la necesidad de sectorizar los lotes al momento de las aplicaciones de pre emergentes, en función de la maleza detectada o el cultivo que se vaya a sembrar.
“Si a la reducción de los nacimientos por la cobertura, le sumamos un pre emergente acorde a la maleza, prácticamente podremos eliminarla”, manifestó Cortes.
Esto es fundamental para eludir el error que llevó a esta expansión del problema: la aplicación de siempre el mismo principio activo, que elimina sólo los individuos susceptibles y permiten que se reproduzcan sólo los tolerantes y resistentes.
En cuanto a los post emergentes, mencionó como un aspecto muy importante la evaluación de las incompatibilidades que puede haber entre los graminicidas y los pre emergentes, que pueden reducir la eficacia de las aplicaciones.

Debido a la seca, hay síntomas de una liquidación muy moderada

La primavera puede traer un alivio; el stock bovino no seguirá cayendo, pero tampoco crecerá en forma significativa.

¿En qué punto del ciclo ganadero estamos hoy? A fines de 2015, con las expectativas favorables que despertaba el nuevo gobierno, agregado a la quita de retenciones, a la devaluación, y a la liberación total de las exportaciones, se inició una fase de retención del ciclo. Que determinó a principios del 2016 una caída moderada de la oferta y una suba del precio del ganado, que se dio más acentuadamente en el precio de la invernada que en el del gordo.
Se redujo abruptamente la participación de las hembras en la faena, hasta caer por debajo del 40 por ciento y la ganadería inició un proceso de acumulación de existencias -principalmente hembras- que permitió que el stock al 30 de marzo del 2017 creciera 718 mil cabezas.
La restricción de oferta de ganado para faena de 2016, unas 500 mil cabezas menor que el año anterior, permitió que los precios de la hacienda se mantuvieran ese año relativamente firmes.
Pero ya para 2017 la retención empezó a mostrar signos de debilidad. El volumen de producción mensual de carne, que en el 2016 promediaba las 220 mil toneladas, en el segundo semestre de 2017 comenzó a ubicarse sostenidamente en el orden de las 245-250 mil toneladas mensuales. En el marco de una fuerte competencia de los sustitutos, especialmente del pollo.
Números
La participación de las hembras en la faena creció a lo largo del año pasado hasta rozar 45 por ciento en los últimos meses del 2017.
La retención, tomando en cuenta tanto la tasa de extracción como el porcentaje de hembras, se había detenido.
Los ganaderos habían dejado de retener y vendían –apartando la reposición–, todo lo que producían. Los precios reales del novillito, que habían comenzado en 2016 a unos 50 pesos de hoy por kilo vivo, cayeron durante ese año y en 2017. Terminaron el año pasado a 38,5 pesos por kilo. Más cayó el ternero, que bajó de 66 pesos por kilo a (a plata de hoy), en enero de 2016, a 51 pesos a fines de 2017.
A principios de 2018 se agregó un componente: la intensa seca (diciembre-marzo), que gatilló una aceleración de la faena, especialmente de vacas. Si se toma la extracción de los cinco primeros meses del año –cuya tendencia puede extenderse varios meses más–, la faena equivalente anual sería del orden de las 13,2 millones de cabezas, ubicándose por encima de los niveles de equilibrio. Lo mismo puede decirse de la participación de las hembras, que fue en abril del 46,2 por ciento, por encima del 45 por ciento que marcaría el límite entre liquidación y retención.
Esta “fotografía” del momento del ciclo ganadero puede revertirse, si en la primavera próxima el clima acompaña y la actual tendencia a la liquidación se revierte. La situación que se presenta desde hace unos meses –a causa de la seca–, tiene los síntomas de una liquidación muy moderada; es posible que a partir del último trimestre de este año esa situación se revierta y pasemos a una fase de equilibrio entre faena, nacimientos y mortandad. El stock no seguirá cayendo, pero tampoco crecerá significativamente.

Tambos en jaque: en 4 años, el dólar subió 68% más que el precio de la leche cruda

Según un informe del Observatorio de la Cadena Láctea, el valor que se paga a los tambos está 10 centavos de dólar por debajo del que se abonaba en mayo de 2004.
La Dirección de Lechería del Ministerio de Agroindustria difundió el último viernes su tablero de comando sectorial mensual con los datos correspondientes a la producción de los tambos en mayo.
La foto fue buena: un aumento del tres por ciento en relación a abril y del dos por ciento en comparación con el mismo mes del año pasado, que lleva al acumulado en cinco meses de 2018 a un crecimiento del 7,8 por ciento.
Sin embargo, son muchas las voces de la lechería que advierten sobre un escenario crítico para la actividad y los números muestran que es uno de los sectores a los que más les cuesta seguir la marcha de la inflación y el aumento del tipo de cambio.
Datos
De acuerdo a un informe elaborado por el Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (Ocla), entre mayo de 2014 y el último mes, el precio de la leche pagada al productor aumentó 115,6 por ciento, cuando la inflación –en base al IPC San Luis empalmado con el Indec– fue del 179,8 por ciento, mientras que el dólar oficial se incrementó 194,3 por ciento.
Es decir, en cuatro años, el costo de vida aumentó 55,5 por ciento más y el dólar 68 por ciento más, que lo que subió el valor cobrado por cada tambero. 
Los productores son los más perjudicados dentro de una cadena láctea que, en general, mira de atrás a los aumentos de los precios y la divisa estadounidense: los lácteos subieron 168,4 por ciento en el período mencionado, mientras que el Valor por Litro de Leche Equivalente (facturación total a consumidor final en el mercado interno, dividida por el total de litros de leche cruda utilizados para elaborar esos productos) creció 136,5 por ciento. 
“El retraso se hace más evidente para el sector primario ya que la leche tuvo, para mayo un precio de $ 6,41 o de 0,271 dólares por litro; cuando esos valores para mayo de 2014 fueron (en términos reales) de 8,32 pesos y 0,370 dólares, respectivamente”, indicó la Ocla.

De la vaca, se exportan hasta los labios: es uno de los "cortes" más demandados en Tailandia

El Grupo Beltrán, de capitales cordobeses, es el mayor faenador de hacienda del país y es una de las empresas que participó de una misión comercial por el sudeste asiático. Tailandia y Vietnam se suman al listado de destinos con alto potencial para Argentina. 

En Tailandia viven 70 millones de personas; en Vietnam, 100 millones. Son parte de la gigantesca población mundial situada en el sudeste asiático que cada año suma más ciudadanos a la clase media, lo que implica una mayor demanda de proteínas para alimentarse; fundamentalmente, las cárnicas.
Y la oportunidad para los productores locales no sólo reside en esta creciente demanda, sino también en que los productos que se consumen en estas latitudes, en muchos casos, en Argentina son consideradas "sobras" que nadie pensaría en poner en su plato.
Por ejemplo, labios de vaca. El Grupo Beltrán, de capitales cordobeses, es el mayor faenador del país y uno de los principales exportadores de menudencias; fue una de las firmas que participó recientemente de una misión comercial por Tailandia y Vietnam, organizada por la Región Centro. Su encargado de exportaciones de menudencias, Lautaro navarro, explicó que, en Tailandia, "cocinan los labios en cuadraditos y los ponen en una sopa característica de ellos. Es una forma de consumir proteína, pero más barata”.
El Grupo Beltrán es una de las cinco empresas de Córdoba que fueron a estos países a intentar abrir el mercado o expandir sus negocios allí, según una nota publicada por La Voz que puede verse completa aquí: Alimentos exóticos, de Córdoba a las mesas de Tailandia y Vietnam.

Agroexportadores: "Somos los primeros interesados en que se estabilice el dólar"

El presidente de la Cámara de la Industria Aceitera y el Centro de Exportadores de Cereales (Ciara-CEC), Gustavo Idígoras, aseguró este lunes que "todos los días hay conversaciones y tenemos un diálogo permanente con el Gobierno a los efectos de monitorear el ingreso de divisas y la evolución de la cotización del dólar".

"Como exportadores y compradores de soja, nos interesa que se estabilice el dólar por una simple razón: que el productor comience a vender las 20 millones de toneladas de soja que todavía tiene en su poder y, para eso, es imprescindible recuperar la estabilidad del dólar", dijo el directivo a Télam. 

En ese contexto de cooperación, desde el sector cerealero se ratificó el compromiso de acelerar todo lo posible el ingreso de divisas desde el exterior, aunque siempre en concordancia con la compra de mercadería a los productores para evitar así que las firmas del sector puedan quedar "descalzadas". 

Esta definición implica que los grandes "traders" agrícolas no asumirán el riesgo de perder dinero cambiando más dólares de los que necesiten para comprar granos, ya que si así lo hicieran podrían quedar posicionadas en pesos mientras el dólar y el valor de los granos podrían seguir incrementando su valor

Debido a la fuerte sequía estival que provocó la pérdida de 20 millones de toneladas de soja y 10 millones de toneladas de maíz, por el equivalente a unos u$s 8.000 millones según estimaciones oficiales, la industria aceitera está trabajando este año con una elevada capacidad ociosa y necesita adquirir la poca materia prima disponible

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires y la de Rosario estimaron que la cosecha local de soja será de apenas 35 a 37 millones de toneladas, una magra oferta a la que se sumarían unas 5 millones de toneladas más del poroto proveniente de importaciones temporales desde Estados Unidos y los países vecinos, en especial Paraguay. 

De todos modos, ante la incertidumbre que existe en el mercado cambiario, los productores locales detuvieron en las últimas jornadas sus ventas de soja, ante la perspectiva de que el dólar pueda seguir subiendo de valor y así se incremente el valor del grano en pesos.

Las empresas nucleadas en Ciara-CEC, en este contexto, introdujeron al país en lo que va de junio unos 2.300 millones de dólares para comprar la escasa oferta de soja que existe en el mercado, lo que implica un crecimiento del 50 por ciento en el ritmo de liquidaciones que se registraba el mes pasado.

En plena guerra comercial y de cara al mercado climático norteamericano

Las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China junto al accionar de los fondos no comerciales llevaron a los precios de la soja a mínimos de un año mientras que los valores de maíz alcanzaron los niveles más bajos de los últimos seis meses...


Estados Unidos anunció el último viernes que impondrá aranceles a las importaciones Chinas por U$S 50 mil millones que se desprenden de una lista de aproximadamente 800 productos de China que estarían sujetos a gravámenes del 25%.
Como contrataque de la medida anunciada por la administración de Trump, El Ministerio de Comercio chino anunció que respondería con medidas arancelarias de igual escala y fuerza e invalidó cualquier acuerdo comercial previo con Estados Unidos.
Los productos agrícolas han sido un campo de batalla clave en la escalada de la guerra comercial entre las dos economías más grandes del mundo y el accionar de los fondos así lo dejo ver tras buscar neutralizar sus posiciones compradas en las últimas dos semanas al vender alrededor de 13 millones de toneladas de soja y más de 21 millones de maíz.
Por otro lado, de cara al mercado climático norteamericano la mayor parte de los lotes de maíz en Estados Unidos estarán transitando su etapa clave para la definición de rendimientos durante el transcurso del mes de Julio, mientras que para la soja el mes crítico será Agosto. Siendo Estados Unidos el principal productor mundial de ambos commodities, los pronósticos climáticos y el accionar de los fondos los meses venideros le proporcionarán al mercado una alta volatilidad en las cotizaciones y con ello muchas oportunidades de negocios.
Frente a este panorama, debemos encontrar el mejor balance de comercialización acompañando las decisiones con herramientas de administración de riesgo, cubriendo márgenes y no precios, trabajando con presupuestos y operaciones de coberturas que deben ser vistas como pólizas de seguro ante eventuales siniestros.
Por Pablo Pochettino – Intagro - Docente de Agroeducación
Fuente: Agroeducacion

AGRO “Hay que preparar los campos más para la sequía que para las inundaciones”

El Dr. José Cisneros dijo en PUNTAL Tranquera Abierta Digital que a pesar de que en los últimos años hubo inundaciones y anegamientos de campos en la región, está estadísticamente demostrado que los períodos secos son más frecuentes que los de lluvias.
El Dr. José Cisneros (UNRC) manifestó que a pesar de que en los últimos años hubo inundaciones y anegamientos de campos en la región, está estadísticamente demostrado que los períodos secos son más frecuentes que los de lluvias.

El ingeniero agrónomo titular de la cátedra de Uso y Manejo de Suelos de la Facultad de Agronomía de la UNRC y Director del Servicio de Conservación y Ordenamiento Territorial, dijo al periodista Jorge Vicario y al Dr. Carlos Peñafort, coordinador técnico del CREA Región Centro y docente de la UNRC, que una estrategia de preparación de los campos está vinculada con el ordenamiento territorial a diferentes escalas, comenzando por los trabajos prediales, como la rotación de cultivos, el uso de cultivos de cobertura o de servicio, o la siembra cortando la pendiente.

Luego de señalar que hay varios indicadores que pueden medirse para prevenir el comportamiento agronómico de un suelo, como su capacidad de infiltración del agua, el nivel de la napa freática o el contenido de materia orgánica, aseguró que también habrá que acostumbrarse a convivir con las napas altas, “que llegaron para quedarse por varios años”.

Se refirió también al excelente trabajo que se está realizando en el Consejo Regional de Conservación de Suelos del Departamento Río Cuarto, que derivó en la conformación de cinco nuevos consorcios de conservación de suelos, más otro que se formará próximamente en General Deheza.





Efecto Trump

POR DIEGO DE LA PUENTE

La guerra comercial entre Estados Unidos y China parece todavía no haber marcado su último round. Mientras los emisarios desde un lado y el otro del Océano Pacífico tratan desesperadamente de acercar las puntas, el primer mandatario estadounidense pareciera empeñarse en querer transmitirle al mundo que “es El” el presidente del país más importante de la tierra. Tal como he comentado desde estas páginas algunas ediciones anteriores, el mayor problema es que nosotros como uno de los países más estructuralmente exportadores de granos del planeta, asistimos a este conflicto entre las dos Naciones más poderosas sin poder ni siquiera emitir palabra, pero donde en estos momentos claramente estamos siendo perjudicados.

Por supuesto que la baja de los precios evidenciados por la soja desde prácticamente fines de Mayo, no sólo está vinculada a estas cuestiones geopolíticas. En tal sentido, la buena condición de los cultivos en Estados Unidos, sumada a una posición de los fondos de inversión en Chicago netamente comprada, ayudan a precipitar las cotizaciones. No obstante, pareciera demasiada exagerada la caída si tenemos en cuenta que el momento crítico del cultivo recién llegaría en el mes de Agosto y, además, que la cosecha tiene que ser perfecta. Resulta difícil encontrar en la estadística una seguidilla de tantos días con signo negativo en los precios. Pero claramente si Trump termina por imponer aranceles a productos Chinos y, el Gigante Asiático hace lo propio (donde se incluiría un impuesto del 25% a las importaciones de soja estadounidense), los precios de la oleaginosa podrían seguir cayendo en Estados Unidos. La pregunta es ¿Qué pasará con los valores en los otros países proveedores? (léase Sudamérica)

Los números duros de este mercado no parecen ser tan desalentadores. Si se observan las proyecciones con “faros” un poco más largos y nos olvidamos un rato de la coyuntura, se podrá llegar rápidamente a la conclusión que aún con una muy buena cosecha estadounidense, el déficit entre la producción y el consumo mundial de los principales granos (Trigo, maíz y soja) podría ampliarse por segundo año consecutivo. Manejar correctamente el “timing” del mercado resultará fundamental, teniendo en cuenta que una buena condición de los cultivos al arranque el ciclo no implica una buena cosecha al final, pero en donde las cuestiones de política internacional suelen resultar, en muchos casos, imponderables.

Fijaron los criterios para distribuir la cuota Hilton: qué cambia



Desde el gobierno buscan simplificar el acceso a la cuota y premiar el cumplimiento por parte de los operadores, en el ciclo 2018/2019.

Por Diario La Nación
    El Gobierno publicó este lunes en el Boletín Oficial el régimen para la exportación del ciclo comercial de la cuota Hilton de cortes cárnicos de alto valor para Europa que va desde el 1° de julio de 2018 al 30 de junio de 2019.
    Según la resolución 166/2018 del Ministerio de Agroindustria, que aborda las categorías de industria y proyectos (productores, asociaciones y plantas industriales), entre otros puntos se facilitará la solicitud para los interesados en obtener este cupo de 29.500 toneladas.
    Así, los interesados deberán ingresar a la Plataforma de Trámites a Distancia (TAD), cumpliendo diversos requisitos formales.
    De acuerdo a la norma, los "proyectos nuevos" (productores y asociaciones de criadores) podrán realizar una solicitud de cupo por un máximo de hasta 25 toneladas.
    La resolución también tiene otras precisiones para las industrias que no ejecutaron cuota en el ciclo 2017/2018. Así, fija que los adjudicatarios de la categoría industria que hubieren registrado un 0% de ejecución durante el ciclo comercial 2017/2018 podrán solicitar hasta un máximo de 50 toneladas.
    También menciona a los proyectos conjuntos (productores, asociaciones y una planta frigorífica). "Los adjudicatarios de la categoría proyectos conjuntos que hubieren registrado cero por ciento (0%) de ejecución (certificado) durante el ciclo comercial 2017/2018, podrán solicitar hasta un máximo de doce toneladas (12 t)", indica.
    Agrega que estos topes se asignarán en aquellos casos en que lo efectivamente certificado no hubiera alcanzado 50 toneladas en el caso de la categoría industria y 12 toneladas en el caso de la categoría proyectos conjuntos.
    Después de que los intersados presenten su solicitud de cuota, Agroindustria distribuirá el cupo de la siguiente forma:
    Para los postulantes de ambas categorías que hubieren participado del ciclo comercial 2017/2018se utilizará como criterio de asignación de la cuota las toneladas que efectivamente hubieren certificado ese ciclo comercial.
    Se descontará la diferencia del tonelaje no exportado a las empresas y proyectos conjuntos que no hubieren exportado la totalidad del cupo adjudicado.
    Para los postulantes nuevos se utilizará el criterio de un máximo de 25 toneladas para los proyectos nuevos.
    Según la norma, de producirse volúmenes disponibles, dentro de 30 días hábiles administrativos de publicada la distribución se establecerá el procedimiento para acceder a un fondo de libre disponibilidad de la cuota.
    Entre otros puntos, se determina que las plantas frigoríficas y proyectos conjuntos que al 1° de febrero de 2019 no hubieren exportado al menos el 60% del cupo asignado "perderán la diferencia de tonelaje no exportado hasta alcanzar dicho porcentaje, el cual integrará el referido Fondo de Libre Disponibilidad".
    Agroindustria estableció que en la utilización de ese saldo remanente sólo podrán participar quienes hayan sido adjudicatarios en la distribución inicial de la cuota.

La Argentina exportará gas y petróleo a partir de 2020



Así lo afirmó el ex ministro de Energía, Juan José Aranguren, ante el Foro Latinoamericano de Energía que se desarrolló en Bariloche.


El ex ministro de Energía, Juan José Aranguren, afirmóel jueves que a partir de 2020 la Argentina revertirá la balanza comercial de hidrocarburos y será un exportador de petróleo y gas, en un proceso que busca terminar con el despilfarro de energía contaminante.

Ante el Foro Latinoamericano de Energía que se desarrolló en Bariloche con la participación de funcionarios y empresarios, Aranguren repasó los objetivos del gobierno para cambiar hábitos de consumo y pasar de combustibles líquidos al mayor uso del gas.

En ese marco, destacó el extraordinario aumento productivo no convencional de gas y petróleo en Vaca Muerta, en Neuquén, al asegurar que aportará gas en forma creciente para contribuir a equilibrar la balanza comercial y en los próximos años sólo importar cargamentos para cubrir los días o semanas de demandas pico en invierno.

Este desarrollo "incentivado" por el Estado nacional en el "único subsidio que resta en la producción energética", aportará a otras variables de desregulación del mercado con las que el precio del gas irá a la baja y será clave para ir dejando los combustibles líquidos más contaminantes en la matriz energética.

También destacó que la producción no convencional de petróleo de Vaca Muerta, cuyo aporte a cambiar importaciones por exportaciones "llegará mucho antes, en 2020", y garantizó que la normalización del país en materia de tarifas y regulación del mercado se irá adaptando gradualmente a los valores internacionales.

"Con el aporte de Vaca Muerta y todas las formaciones rocosas podremos evitar lo máximo posible el despilfarro de energía contaminante" afirmó el ministro al ratificar que con los excedentes de gas se comenzará a exportar hacia Chile en forma firme a partir de este verano sin necesidad de tomar ningún compromiso de re-importación.

El ministro expresó preocupación por el alto consumo de combustibles líquidos y carbón en la producción de energía, lo que consideró un despilfarro de energía contaminante. Asimismo informó que hoy el país usa 25.800 metros cúbicos de gasoil, 8.500 toneladas de fueloil y 3.500 toneladas de carbón para producir electricidad.

"En los próximos meses se va a permitir que las generadoras de energía eléctrica compren sus propios combustibles y se comenzarán a realizar licitaciones vía Cammesa para lograr tener competencia en el mercado del gas natural y asegurar mayor volumen y certeza en la disposición de ese producto en los meses de verano", señaló. Y agregó: "la Argentina siempre estuvo a contramano del mundo con el petróleo". Asimismo recordó los precios extremos que alcanzó entre los U$S 25 y los U$S 147 en distintos períodos desde 2001, y durante los cuales la cotización local tuvo momentos de fuertes divergencias. Para corregir ese camino, Aranguren señaló que el Gobierno intentó acompañar los precios internacionales pero "subieron más de lo esperado, por lo que se acordó con la industria amortiguarlos".

Tras la salida de Aranguren, podrían renegociar precios de combustibles



La idea sería una "liberación" del mercado de combustibles, para que funcionen sin mayor intervención estatal.

La salida de Juan José Aranguren del ministerio de Energía podría desencadenar en la reversión de una de sus políticas. Se trata de la "liberación" del mercado de combustibles, para que funcionen sin mayor intervención estatal. El alto precio del petróleo crudo a nivel internacional y la devaluación del peso gatillaría mayores valores para las naftas locales. El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y Jefatura de Gabinete le plantearon a Aranguren que el Gobierno quería salir de esa situación. Fue la última de varias disputas.

Javier Iguacel, titular de Vialidad pero con experiencia en la petrolera Pluspetrol, reemplazará a Aranguren. Se lo considera como alguien más "alineado" con el estilo de Poder Ejecutivo. Además, tiene rodaje político, ya que buscó ser intendente de Capitán Sarmiento y en el Gobierno lo avizoran como futuro candidato.

Aranguren llegó a la campaña presidencial de Mauricio Macri con un plan para disminuir los gigantescos subsidios energéticos, que eran de US$ 8.000 millones anuales en 2015. A través de sucesivos aumentos de tarifas, lo fue logrando, con una pauta de US$ 2.000 millones para este año. Sin embargo, también se convirtió en la cara de medidas impopulares, aunque Macri en persona siempre lo ratificó y le pidió que siguiera avanzando en esa dirección.

En el presupuesto de 2018, las subvenciones para Energía estaban pautadas en $ 125.000 millones, mientras que Transporte se llevará $ 140.000 millones. Pero esas cifras podrían ser distintas por el impacto de la devaluación.

Energía anotó inversiones por US$ 18.000 millones en el sector y un desarrollo inédito de energías renovables. Pero Aranguren, que viene de ser número uno de Shell en el país, tuvo un estilo de conducción propio de un líder acostumbrado a que se sigan sus órdenes. Ese rasgo colisionó con el ala política, que lo prefería menos sincero y más callado.

Cuando Aranguren hacía declaraciones, cerca de Marcos Peña se fastidiaban. El ministro de Energía cuestionó -por ejemplo- ciertafalta de inversiones de YPF durante 2017.

La devaluación desató a los críticos de Aranguren. Por ejemplo, porque se comprometió a pagar gas en dólares a un precio atractivo para el sector. Esa medida fue tomada con la anuencia de presidente y entendida como inexorable para atraer inversores y revertir la falta de abastecimiento: el país tiene que importar un 30% del gas que necesita durante los inviernos.

Iguacel deberá encargarse de seguir con la disminución de subsidios, como anuncia el ministro Dujovne, pero con mayores costos, ya que los precios energéticos son en dólares. La devaluación del peso frente al dólar todavía no se puede establecer con certeza, pero es la mayor de cualquier economía emergente.

Según detalla Clarín, la decisión de frenar la "liberación" del mercado petrolero ya venía siendo analizada desde hace unas semanas. Aranguren arrancó en mayo con un congelamiento de precios acordado con las petroleras. Pero luego hubo que suspenderla -y autorizar un aumento- porque los valores de referencia (petróleo crudo y dólar) se escaparon.

El próximo paso que le pedían al ministro era establecer límites a las exportaciones de las petroleras. Se trata de una medida con la que Aranguren está conceptualmente en contra, ya que descree de las regulaciones y cupos, porque los considera negativos en el largo plazo.

Al ex Shell le reprochan que decidió liberar el mercado de los combustibles justo cuando el barril de crudo comenzó una escalada. Durante los últimos años del kirchnerismo, los precios de los combustibles estaban atados a una serie de variables locales: estaban caros en dólares comparados con el resto del mundo.

Aranguren se propuso alinear el funcionamiento de las petroleras en el país con las prácticas del sector en la mayoría de los países. Eso hubiera servido a los bolsillos de los consumidores locales entre 2013 y 2016, pero justo cambió la tendencia hacia 2017. Para este año, el Gobierno estima que autorizará algunos aumentos más para las petroleras.

Los diez compromisos centrales que el Gobierno asumió con el FMI.

Se conocieron los términos del acuerdo. Ajuste, subsidios, PBI, inflación, tipo de cambio y reforma jubilatoria. El Gobierno difundió este jueves la carta de intención y el programa económico en el que se basa el acuerdo entre la Argentina y el FMI, por un monto de US$50.000 millones a lo largo de 36 meses. Lo hizo mediante la difusión del Memorándum de Políticas Económicas y Financieras (MPEF) y Memorándum de Entendimiento Técnico (MET), las bases del pacto con el organismo.
Autor: Annabella Quiroga en Clarin - 15/06/2018

Crecimiento

Entre los primeros datos que surgen del documento, se destaca que para este año, el Gobierno está trabajando con un crecimiento de apenas 0,4% y una inflación del 27%. "Esperamos que el crecimiento se sitúe este año entre 0,4% y 1,4% interanual". El texto destaca que prefirieron ser "conservadores" a la hora de hacer las proyecciones fiscales, por lo que están trabajando "con un supuesto del 0,4%". Hasta hace tres meses, la expectativa del Gobierno era que el PBI aumentara 3,5% este año y que la inflación se ubicara en 15%. Para 2019, Hacienda prevé un incremento de 2% en el PBI.

Control del tipo de cambio

El documento asegura que el Gobierno está comprometido con mantener "un tipo de cambio flexible y determinado por el mercado". Y que se limitarán las ventas de reservas internacionales a períodos en que haya "una clara disfunción del mercado".

Para vender los dólares en el mercado de contado y futuros, "el BCRA publicará a fines de septiembre una regulación que introduzca un mecanismo de subasta de divisas. Esto es una meta estructural para el programa".

Banco Central

Antes de marzo de 2019 enviarán al Congreso un proyecto de ley para dotar al Banco Central de una nueva Carta Orgánica para que tenga "mayor autonomía". Además se suspenderá la financiación de la entidad hacia el Tesoro. El ministerio de Hacienda tiene la intención de recomprar gradualmente una porción significativa de la Letras Intransferibles que están en poder del Central. ?A su vez, la autoridad monetaria reducirá el stock de Lebac.

Inflación

En el memorándum, el Gobierno admite que la inflación de este año será 27%, en línea con las expectativas de mercado que refleja el REM, el relevamiento que realiza el Central entre economistas. Para 2019 establece una meta de 17%, de 13% para 2020 y de 9% para 2021. El texto detalla que la política monetaria seguirá siendo el instrumento para intentar encauzar la escalada de precios. El Gobierno se compromete a "mantener nuestra actual política monetaria restrictiva", hasta que vea "una señal tangible" de la baja de la inflación para 2019.

Política fiscal

Aquí se reafirma el compromiso de llevar al déficit primario a 2,7% del PBI este año, a 1,4% en 2019 y a cero en 2020. ?Pero advierten que estas proyecciones son conservadoras y que por eso incluirán, en forma prudencial, "reservas de gasto que serán usadas únicamente en el caso de que ocurran imprevistos". Y garantizan que "si los resultados económicos fueran peores" a los esperados, "estamos preparados para identificar medidas adicionales que nos permitan alcanzar nuestros objetivos" de déficit primario para 2018 y 2019. Además detalla que en este camino, el gobierno nacional "estará acompañado por el esfuerzo de las provincias", dejando en evidencia que los gobernadores tendrán que sumarse al ajuste. En este sentido, el acuerdo especifica que se espera que el balance primario consolidado las provincias pase de un déficit de 0,4% en 2017 a un superávit de 1,4% del PBI hacia 2021.

Tarifas e impuestos

Continuará el sendero se reducción de subsidios a la energía y el transporte. Así, los consumidores pasarán de pagar el 80% en promedio del costo de la producción de gas en 2017 a abonar el 90% en 2020, mientras que para el gas se pasará del 60 al 90% en el mismo período. Al mismo tiempo prometen mantener los programas de tarifa social para los sectores más vulnerables.

El acuerdo mantiene el compromiso de "reducir y eventualmente eliminar los impuestos distorsivos"? en línea con la reforma tributaria de 2017, aunque advierte que podrían "extender el período de implementación de algunas de estas modificaciones". En concreto, este párrafo podría estar vinculado con la reformulación de la escala de reducción de las contribuciones patronales sobre el salario mínimo, que se extendía hasta 2021, o bien con la rebaja del esquema del pago de Ganancias para las empresas.

Obra pública 

Este rubro será una de las variables centrales del ajuste. El Gobierno ya había pisado el freno en este rubro, al anunciar hace dos meses que no ejecutaría una partida de $30.000 millones que tenía prevista este año para proyectos de infraestructura adicionales. Ahora, advierte que continuará con "los proyectos de obra pública esenciales para dinamizar al competitividad, pero pospondrá "aquellos que no lo sean".

El texto también menciona a las asociaciones de participación público- privada (PPP) y dice que al ser financiadas por el Gobierno "serán tratadas como adquisiciones públicas tradicionales", por lo que se medirán como parte del déficit nacional. Esto podría comprometer la realización de algunos proyectos, ya que al contabilizarlos dentro del rojo fiscal pondrían en riesgo las metas fiscales del acuerdo.

Jubilaciones y empleos

Aseguran que trabajarán para introducir mejoras en el sistema de pensiones que lo hagan "financieramente sostenible y más justo". El texto no detalla si con esto se refiere a la modificación del sistema de jubilaciones especiales que el Gobierno ya había esbozado o si esto supone una reforma más profunda del sistema general, en la línea de la extensión voluntaria de la edad jubilatoria que se implementó en la reforma previsional del año pasado.

Además, el texto abre la puerta para vender las acciones que están en manos del Fondos de Garantía de Sustentabilidad (FGS) del ANSES para pagar la reparación histórica. "Vamos a amortizar activos de los fondos de pensión", detalla el texto. También se acordó revisar la contabilización de los activos de FGS, lo que podría devenir en un a modificación del sistema de pensiones para que sea "consistente".

En cuanto al empleo público, congelan las vacantes por dos años y "se eliminarán "las posiciones redundantes", un eufemismo para reducción de personal.

Gasto social

El programa promete "sostener el gasto en asistencia social" y en el "improbable" caso de que la situación social se deteriore, asumen el compromiso de "destinar recursos adicionales". Así, el plan incluye una "salvaguarda" para permitir gastos adicionales de $13.500 millones -equivalente al 0,2% del PBI- por año.

Políticas de género

Además prometen abordar las "inequidades de género arraigadas en el sistema económico argentino". En este punto, Nicolás Dujovne le hace un guiño a la directora del Fondo, Christiane Lagarde, al decirle: "buscamos especialmente su respaldo personal en este aspecto". "Estás corto de mujeres", le había dicho Lagarde a Dujovne en el último encuentro que tuvieron en Washington, en referencia a que no había presencia femenina en el equipo económico.

"Para ver el documento haga click aqui
 
Design by Grupo Delecluse | Published by Widgets para blogger | Powered by Blogger.com.
© Copyright 2012-2013 Asociación de Productores Rurales de Marcos Juárez All Rights Reserved.