Por decreto, pero en favor de la libertad. Martín Krause

2016/01/12

A veces resulta costoso respetar el estricto funcionamiento formal de instituciones en las cuales predominan el abuso de poder, las restricciones y los controles

Imagine el lector una situación en la cual, siendo la libertad su valor fundamental, tuviera la oportunidad de imponerla mediante un decreto que derogara todas las restricciones existentes. ¿Lo haría? ¿O, conociendo que la libertad solamente florece dentro de un cierto marco institucional, buscaría fortalecerlo para que la libertad pudiera resurgir y avanzar en el futuro?

En el primer caso puede alcanzar su objetivo, pero con un instrumento que el día de mañana cualquier otro puede utilizar para volver a imponer las restricciones existentes e, incluso más, profundizar un modelo autoritario. No hay garantía de que eso no vaya a suceder, ya que, al utilizar ese instrumento, aquellos que defienden la libertad (quienes la denigran ya lo habían hecho) le dan legitimidad y poco podrán hacer para oponerse. La libertad conseguida puede resultar un beneficio temporal.

Sin embargo, tal vez eso sea mejor que respetar el estricto funcionamiento formal de las instituciones existentes, en las cuales predominan el abuso de poder, las restricciones y los controles, no se puede avanzar mucho y la libertad continúa languideciendo.

Una cosa es la forma y otra el contenido. Tuvimos un gobierno que durante doce años avasalló la libertad en su contenido y muchas veces en su forma. Es decir, obtuvo poder y control a través de medios formalmente legales y otras veces no. El contenido fue, casi siempre, contrario a la libertad, aunque puedan rescatarse algunos avances en términos de derechos civiles.

Ahora, el nuevo gobierno ha tomado algunas medidas que tienen como objetivo fortalecer la libertad, pero utilizando un instrumento que debilita la calidad institucional. El nombramiento por decreto de dos jueces de la Corte Suprema o la intervención a la Afsca son dos ejemplos, aunque en uno se haya dado luego marcha atrás, al menos por el momento. El contenido no era objetable en sí: el Gobierno no buscaba nombrar a sus militantes en la Corte, sino a prestigiosos abogados con los que parece no tener vínculo; la política de medios de comunicación busca eliminar el impulso sectario que tiñó a la gestión anterior, que buscó controlar a los medios para apuntalar el relato.

La libertad y la calidad institucional parecen contraponerse en esta instancia: es una o es la otra. Una difícil elección para todo el que valore la libertad y las instituciones que la garantizan.

El Gobierno parece haber elegido la primera opción. No quiso verse en una situación en la cual cumplía con todos los requisitos formales pero no lograba resultados y sólo le quedaba el honor de haber respetado los procedimientos, como debería suceder en todo país serio. Éste es un dilema político que se presenta a todos los gobiernos que quieren llevar cambios adelante: he recibido un enorme poder; ¿debo utilizarlo como un "dictador benevolente" (según lo llamamos en economía) para conseguir la libertad y luego tratar de reducirlo para que quienes me sucedan no tengan ese instrumento poderoso o debo reducirlo primero para dar el ejemplo?

Esta segunda opción tiene pocas chances en la política; para los políticos, sería como hacerse el harakiri. Persiguiendo los políticos sus propios intereses, como cualquier otro, va a ser muy difícil que acepten recortar su propio poder.

Por otro lado, las medidas liberalizadoras ya de por sí reducen el poder del gobernante y mejoran la calidad institucional, que no se refiere sólo a la calidad de las instituciones políticas y judiciales, sino también a las que permiten las acciones a realizar en los mercados: el respeto al derecho de propiedad, la mayor libertad para realizar contratos, para establecer precios, para importar o exportar, para elegir la moneda en que se realizarán los intercambios.

En el análisis institucional que realizan los juristas o los politólogos suelen reflejarse nada más que las instituciones políticas o jurídicas tales como la división de poderes, la independencia de la Justicia, la renovación de los mandatos, el respeto a los derechos civiles. Es muy correcto, pero deja afuera toda un área de suma importancia para los individuos. Todos tenemos, en verdad, dos caminos a través de los cuales buscamos satisfacer nuestras necesidades: uno de ellos es el gobierno, por supuesto, del cual buscamos obtener seguridad, resolución de disputas, protección de ciertos derechos; pero tal vez la mayoría de nuestras necesidades se resuelven a través de los mercados: trabajamos o producimos y luego, con el ingreso obtenido, aprovechamos la división del trabajo para conseguir todo lo demás. Al negar este aspecto de nuestro proceder, el análisis institucional jurídico/político lo menosprecia.

El levantamiento del cepo cambiario deja en mayor proporción que antes la decisión acerca del uso de la moneda en manos de las personas, no de los funcionarios. Por supuesto, los exportadores están todavía obligados a entregar sus dólares al Banco Central, aunque éste ahora no los castiga además después. Pero al menos la gente ya no tiene que esconderse para tomar decisiones respecto de su propiedad, en este caso, de dinero. La reducción y eliminación de las retenciones a ciertas exportaciones devuelven nuevamente a los productores parte de la propiedad que les había sido expropiada a través de ese impuesto. Estaría por cesar la discrecionalidad existente en las importaciones a través del otorgamiento de licencias DJAI, pero se mantienen otras no discrecionales en muchos rubros; cesaron también las licencias para exportar (ROE) que se utilizaban para autorizar o negar las operaciones, pero se mantienen como "registro".

Esas medidas amplían algo la libertad de acción de los argentinos, aunque se podría también plantear el mismo problema que generan los otros cambios a través de decretos: el control se modera, pero el instrumento persiste. Hoy la licencia de importación puede ser utilizada nada más que estadísticamente, pero lo cierto es que está ahí para que cualquiera pueda después utilizarla como control. Lo mismo puede decirse sobre las leyes de lealtad comercial o de terrorismo económico. Es como guardar el revólver en el sótano, pero todos sabemos que sigue existiendo.

En definitiva, la elección es difícil, las alternativas son imperfectas. Pero claro, uno no puede dejar de preguntarse si no es posible algún camino que busque conciliar la libertad y la calidad institucional. Uno de ellos parece que sería explorado: es obtener consenso sobre esas medidas a posteriori.

Sin embargo, si se va a instalar todo un debate institucional respecto de cierto tipo de medidas, tal vez sería mejor apelar a la población para alguna reforma "institucional" más profunda, que respete las formas para alcanzar un cambio más profundo en los contenidos.

Tomemos el caso de la Afsca. Se interviene, se desplaza a alguien que tenía mandato por un par de años más (aunque no para hacer lo que hacía). Se creará una nueva agencia. Pero quienquiera que sea nombrado en esa agencia estará sujeto al mismo antecedente por más que se lo nombre de por vida. Otro futuro gobierno podrá "intervenirlo". La cuestión que tenemos que plantearnos es si no resulta peligroso tener agencias de ese tipo. Tal vez mejorar la calidad institucional es desistir de que exista ninguna ley y ninguna agencia para controlar los medios (o los recursos de los que el Estado se ha apropiado, como las frecuencias). La experiencia de estos controles no ha sido buena. Además, hemos vivido décadas sin leyes de medios o agencias de control. Y en el mundo de hoy accedemos a los medios de todo el mundo: la competencia nos protege más que nadie.

Es cierto, esto no quiere decir que el día de mañana no venga otro gobierno y vuelva a crear la agencia de cero. Y eso dependerá, en definitiva, de los valores que quieran promover los argentinos: si valoran la libertad o están dispuestos a entregarla. Si ahora dieron una señal de que quieren el cambio, tal vez quieran también dar una señal de que quieren ser más libres.

Profesor de Economía de la Universidad de Buenos Aires

Pide ayuda una firma de cosechadoras que vendía a Venezuela

Ese país incumplió un contrato; le debería $ 180 millones al Banco Nación 
 
pide ayuda firma cosechadoras que vendia venezuela 
 
Otra empresa que realizó negocios con Venezuela quedó en la cuerda floja y ahora le pide ayuda al Gobierno.
En 2014, Vassalli Fabril, la mayor fábrica nacional de cosechadoras, cerró un convenio para vender 245 máquinas a ese mercado. Así se firmó. Sin embargo, Venezuela incumplió y sólo se llevó 50 cosechadoras. En los patios de la empresa, en Firmat, en el sur de la provincia de Santa Fe, quedaron 70 máquinas en stock que, por sus características específicas, no tienen ubicación en el mercado interno. A la empresa, que había recurrido al Banco Nación para financiar su operación, se le generó un enorme agujero financiero y hoy le adeudaría a esa entidad, según trascendió de diversas fuentes consultadas, $ 180 millones.La crisis ya pegó en los empleados de la firma. A unos 580 operarios se les adeudan los dos medio aguinaldos de 2015 y el 50% de los sueldos de diciembre pasado. Además, está complicado el funcionamiento de la compañía. El próximo lunes, los trabajadores deberán volver de sus vacaciones, pero no hay insumos suficientes para volver a fabricar.
La situación llegó a oídos del presidente Mauricio Macri. El viernes pasado, cuando fue a anunciar un plan de compensaciones para los productores de leche a Venado Tuerto, Macri aceptó reunirse unos minutos con los responsables de la empresa. Los escuchó y luego los derivó al Banco Nación. Esa misma tarde, los directivos conversaron telefónicamente con el presidente del banco, Carlos Melconian, y hoy se verán con el vicepresidente, Enrique Szewach, entre otras autoridades.Por lo pronto, la empresa buscará que el banco le refinancie al mayor plazo posible y le dé oxígeno financiero para capital de trabajo.
"Estamos sin poder comprar algunos insumos", admitió Silvana Bincoletto, gerenta general de Vassalli Fabril, para quien "lo más grave", además de la baja de las ventas que hubo en el mercado interno el año pasado, fue la caída del mercado de exportación a Venezuela.
"Estamos tratando de solucionar esto por el no cumplimiento del contrato, donde nos quedaron 70 máquinas en stock", precisó.
 

¿Qué cabe esperar para el mercado de granos en el 2016? Emilce Terré y Sofía Corina

El año 2016, de la mano del recambio gubernamental, ha traído consigo una serie de cambios fundamentales en las normas que rigen la comercialización de granos en nuestro país. Tipo de cambio más alto, rebaja de derechos de exportación al complejo soja y exención del mismo al resto de los productos, eliminación de ROE, entre otros, han sido recibidos con gran beneplácito por el sector.
Algunas de las nuevas disposiciones caen a pedir de boca para la cadena, mientras otras se han quedado, de momento, algo cortas en relación a las pretensiones de sus jugadores. En este contexto cobra especial interés detenerse a analizar la situación actual para, a partir de allí, poder trazar algunas líneas de acción que a la fecha lucen como más probables para lo que definirá la realidad del mercado agrícola en los próximos doce meses.
Por un lado, la virtual eliminación de las restricciones para la compra de moneda extranjera trajo consigo un salto devaluatorio que, al cierre de esta edición, deja al valor del dólar gravitando en torno a los 14 pesos y en una tendencia al alza. Si bien ello representa una suba del 43% respecto al tipo de cambio vigente hasta el recambio presidencial, si se lo compara con el "dólar ahorro" que surgía de sumar una retención del 20% a la compra de divisas para tenencia, la suba resulta más moderada y no llega a alcanzar el 20%.


Ahora bien, es sabido que las retenciones al agro actúan, en la práctica, ajustando a la baja el tipo de cambio al cual el sector puede realizar envíos al exterior. En otras palabras, si un exportador debe abonar un derecho de exportación del 35% por su operatoria, el tipo de cambio efectivo al cual vende será el vigente en el mercado menos ese 35%.
A raíz de lo anterior y pese a que se descontaba una corrección cambiaria más sustanciosa, el "dólar agro" muestra una clara mejora para incentivar las exportaciones argentinas. Tal como puede observarse el cuadro 1 adjunto, el tipo de cambio al cual se estaría exportando trigo de continuar vigentes los derechos del 23% sería de $ 10,6/dólar, cuando hoy sin derechos de exportación accede a $ 13,8 por cada dólar exportado, un 30% más alto. En caso del maíz, dicha corrección alcanza el 25% mientras que para el girasol la corrección suma ya un 47%. Ahora bien, para poroto de soja la mejora es de "apenas" un 8%, y sólo el 7% para la harina y el aceite que de él se derivan.
Por otra parte, la eliminación de los ROE como mecanismo de restricción cuantitativa para los envíos al exterior (subsiste el requisito de informar mediante Declaración Jurada la operación)ha significado un gran alivio para toda la cadena. Las restricciones a la exportación de trigo, por caso, han originado en los últimos años una sobreoferta (especialmente en toda la zona del sur de la provincia de Buenos Aires) que mantuvo los precios pisados. Retirado el sector exportador, la demanda industrial no encontraba competencia por lo que los valores negociados se mantuvieron relativamente bajos. Éste ha sido el grano que más sufrió el mecanismo de Registro de Operaciones de Exportación, aunque según el momento del año, era el maíz el que podía resultar más golpeado. Siempre que la mayor fluidez en las ventas externas redunde en mayor presión de los exportadores para originar la mercadería, es evidente que el cereal experimentará una importante suba de su precio.
Para el complejo sojero, en cambio, el consumo interno representa alrededor del 5% de la producción por lo que limitar los embarques nunca fue relevante. Nuevamente, al ser el grano menos afectado por dicha política comercial su modificación no se traduce en lo inmediato en una mejora sustancial para los precios que están dispuestos a pagar los compradores en el mercado interno.

Frente al panorama planteado podemos sacar dos conclusiones. Por un lado, y a las claras, la cadena agroindustrial es uno de los sectores más beneficiados por las nuevas medidas económicas mientras que, por el otro, en términos relativos productos como el maíz, el girasol y el trigo han ganado mucho más que la soja.
Como muestra de lo anterior, el Cuadro 2 muestra las variaciones de precios de los cuatro granos de referencia, según los establece la Cámara Arbitral de Cereales (el valor en dólares se calcula tomando el tipo de cambio comprador del BNA). En el mismo puede verse a las claras que en ambos casos la mejora en las cotizaciones de los cereales y el girasol supera ampliamente a los de la soja e incluso que en dólares ésta ha mostrado una retracción en los últimos dos meses y medio.
En base a lo anterior puede hoy preverse que para las siembras del 2016 el trigo finalmente logrará recuperar una parte sustancial del terreno que perdió en los últimos años. La combinación de mejores condiciones del mercado y la necesidad de hacer rotaciones podrían impulsar una suba de la superficie del orden del 35% a nivel nacional. Es importante aclarar, sin embargo, que el área triguera se encuentra en niveles muy bajos en esta campaña respecto a otros años por lo que en base al incremento planteado se podría llegar a valores similares a la campaña 2014/15, con 4,6 millones de hectáreas, o incluso superarlo.
En lo que respecta a la gruesa, es dable prever que el maíz le gane en ecuación a la soja. En base a ello puede proyectarse que el área maicera se ampliará, a costa posiblemente de parte de la soja de primera. Sin embargo, la soja de segunda aún mantendrá el atractivo para complementar los planes de siembra de la mayor superficie triguera que estamos proyectando, por lo que en términos globales la soja podría mantener su superficie.

No todo lo que brilla es oro

En tanto el escenario actual parece dominado por la política interna, no debe dejarse de lado que el precio de exportación de los commodities, en tanto bienes homogéneos, depende de su cotización internacional, y allí las malas noticias se suceden.
La suba de tasas de la FED que resta atractivo a la inversión de fondos en mercados de commodities, la caída del petróleo que desmotiva su sustitución por biocombustibles, las fuertes turbulencias económicas que viene sufriendo China como principal importador mundial de soja, especialmente, han golpeado al mercado.
Del lado de la oferta, las provisiones de granos en las últimas dos campañas han sido notablemente más holgadas que la demanda dando lugar a una recomposición de los niveles de stock globales. Con ello, en un año los precios que se negocian en Chicago, mercado de referencia a nivel global, han caído un 16% en el caso de la soja y el trigo, y un 10% para el maíz.
De momento, para peor, no existen señales que indiquen una potencial reversión de la tendencia a no ser que inclemencias climáticas extremas recorten sustancialmente el volumen de producción a obtener. En este sentido, algunos meteorólogos internacionales se aventuran en pronosticar que el próximo año podría registrarse un fenómeno Niña, con la consecuente escasez de lluvias para la cosecha gruesa en Sudamérica.
Por tanto en el largo plazo tendremos que los costos de producción probablemente se acoplarán a los valores del mercado actual. En consecuencia, las ganancias extraordinarias en esta campaña por haber sembrado con un dólar de $ 9 y cosechar con un tipo de cambio de $ 14 serán simplemente eso: "extraordinarias". No se reflejarían de la misma forma en la próxima campaña, máxime viendo la tendencia general a la baja de los precios internacionales de los granos.
De allí que mantener los beneficios derivados de la producción primaria estará atado a la incorporación de tecnología, mejoras de las prácticas de producción y estrategias de negocios, y el desarrollo de la infraestructura necesaria para asegurar la fluidez y eficiencia de la comercialización agrícola.

Informativo Semanal

índice de Contenidos

Publicaciones

Clima: lo que sucedió en los últimos 15 días y lo que sigue en los próximos tres meses José Luis Aiello, Alfredo Elorriaga y Cristian Russo

Parados en el medio de la campaña de granos gruesos 2015/16, charlamos con el Dr. José Luis Aiello y Alfredo Elorriaga, integrante y asesor del grupo GEA, acerca del año que comienza modelado por la intensa actividad del Niño sobre Argentina y Sudamérica y analizamos cómo está Argentina frente al paso de los últimos frentes.

-Alfredo, que fue lo que pasó en estos últimos quinces días con las lluvias en Argentina. ¿Cómo estás viendo la situación?
- Se concentraron dos grandes eventos, el primero sucedió entre el 21 y el 23 de diciembre, y luego, entre los días 1 y 6 de enero. Para todo este período, en el norte del país hubo acumulados de 342 mm en Formosa, 284 mm en Resistencia y 256 mm en Corrientes. Bella Vista registró 216 mm, Posadas 198 mm, Paso de los Libres 180 mm y Santiago del Estero 164 mm. Pero tal vez el problema más importante, para el litoral, no proviene del cielo, sino de las cuencas del Paraná y Uruguay, porque la zona de mayor impacto del Niño está siendo el sur de Brasil. Entonces tienes una situación, por un lado semejante al año pasado, porque la problemática está definida por los excesos hídricos, pero con patrones muy diferentes, porque esta vez está presente el Niño operando con intensidad.

-¿Estamos con más riesgos de inundaciones que el año pasado?
-El año pasado fue un año muy difícil, con mucha agua y fenómenos de lluvias convectivas que ocasionaron muchos problemas. Este año tiene más factores de riesgo, y hay que ir viendo cómo van interactuando. Hay varias cosas que hay que tener en cuenta, primero que la situación viene con cola, porque se bate sobre un escenario marcado por una seguidilla de años con lluvias por encima de lo normal. Estamos hablando de los años 2012, 2014 y 2015, lo que implica napas fluctuando en límites muy altos del suelo y aparte el año arrancó con mucha agua en el oeste. Por otro lado está el problema de la zona del litoral, agravado por el Niño, y eso fenómeno estaba fuera de juego el año pasado.  
Siguiendo el análisis de lo que sucedido en la zona núcleo, tomando el período que va desde el 22 de diciembre hasta el 6 de enero, se destacan máximos de 250 mm en Chovet, 192 mm en Canals, 187 en Rufino mm, 176 mm Godeken, 174 en Bigand, 140 en Guatimozin, y 130 en Noetinger. Esta zona que se extiende sobre el sur de Santa Fe y el sureste de Córdoba, enciende la alarma naranja por problemas de excesos. Esto ya está provocando pérdidas sobre lotes bajos y avanza sobre sectores más altos con escurrimientos lentos en cultivos de soja y maíz tardío. 
Otra cosa que destacamos en el mapa, es que en el oeste hay zonas atravesadas por isocurvas de 100 mm. Se tratan del oeste de San Luis, o el oeste de Santiago del Estero, junto a Salta y hasta Jujuy.  Se tratan de zonas mediterráneas, en la que es inusual que esto suceda. Esto también marca otra de las diferencias con lo que ocurrió el año pasado, cuando las descargas se recostaban sobre el este del País.

-¿Y lo que sigue?
Esto es lo que conversamos con el Dr. Aiello para saber qué es lo que podemos esperar en el trimestre más importante para la agricultura nacional y sacar algunas conclusiones.

- José Luis, ¿Cuál es el estado del Niño en estos momentos?
- Sumamente activo. El Niño sigue instalado en el Pacífico Ecuatorial Central y todas las variables que lo definen (temperatura superficial del Océano, radiación de onda larga, vientos, variaciones de presión Tahití-Darwin) ubican su intensidad entre las más fuertes que hemos conocido.

-¿Hasta cuándo?
Al menos, hasta abril del 2016.

- ¿Qué pasó en los meses de noviembre y diciembre?
- El actual Niño se comportó como "de manual" y va a seguir así. Los efectos que se han dado obedecen a la topología siguiente: lluvias por encima de lo normal en el sudeste sudamericano, por debajo de lo normal en el noreste brasileño, algo por encima de lo normal en la región de la Pampa Húmeda hasta el centro de la Provincia de Buenos Aires y condiciones de precipitaciones por debajo de lo normal en el NOA argentino.

- ¿Qué se puede decir del clima de los próximos meses?
- La salida de los modelos de pronóstico indican que para el período enero-febrero-marzo, las lluvias en el sudeste sudamericano (Sur de Brasil, Paraguay, Bolivia, Uruguay y parte de Argentina) se ubicarán por encima de sus valores normales.
- ¿Qué zona es la que va a estar más afectada?
El sur de Brasil y el Noreste de Argentina. Esa subregión será donde el ENSO opere con la mayor intensidad, lamentablemente. Como lo hemos indicado en anteriores informes GEA, este patrón de comportamiento se ha venido observando durante los meses pasados y el efecto hidrológico del fenómeno operó sobre las Cuencas de los Ríos Uruguay y Paraná produciendo ondas de crecidas en los ríos y un impacto de inundaciones en varias ciudades de la región con efectos sociales y en la ganadería y la agricultura.

- Entonces el trimestre comienza con más lluvias, con el litoral con una situación muy comprometida, pero ¿y con las temperaturas? 
Exacto, el trimestre enero-febrero-marzo 2016 tendrá lluvias por encima de lo normal y las temperaturas también estarán por encima de lo normal, o sea, estaríamos influenciados por un episodio lluvioso, con predominancia en el Litoral, y caluroso, donde se darían algunos pulsos muy intensos de calor. También estarán activos los fenómenos convectivos, que no son obviamente pronosticables en cuanto a la oportunidad y la subregión donde aparezcan.
Si bien falta por recorrer un tramo de suma importancia para los cultivos de soja y maíz todo parece indicar que nos alejamos de un escenario donde se instale un pulso seco lo suficientemente intenso y largo como para limitar los rendimientos en las zonas más importantes de la Argentina por falta de agua. Por el contrario, parece que se va consolidando un entorno, por un lado de graves problemas y pérdidas por inundaciones, pero también una situación de alta productividad para los dos cultivos más importantes del país, soja y maíz.
Desde el servicio GEA-Guía Estratégica para el Agro- de la Bolsa de Comercio de Rosario, los invitamos a seguir, el continuo monitoreo que realizamos diariamente a través de la red de estaciones en la zona núcleo, y los informes que elaboramos, tanto climáticos como de estimaciones del estado y la producción de los cultivos.

Breve historia de los pronósticos climáticos - Parte I Cristian Russo

Si delante nuestro, se corporizase la máquina del tiempo y no tuviésemos mejor idea, que la de retroceder en las irrefutables aguas de Heracles para conocer la historia de los pronósticos meteorológicos, tal vez nos encontraríamos ante un universo extraño pero fascinante: libros clandestinos, nombres insignes cómo Franklin, Pascal, Kepler, Galileo y hasta Aristóteles, tablas astronómicas, parapegmas, o tradiciones sumerias que continúan hasta nuestros días en Europa y hasta el arte de la escapulimancia y  otras técnicas esotéricas, que en algunos casos, al contrario de lo que cabría pensar, tenían sus fundamentos racionales.
Tomamos asiento, el sillón es de cuero marrón y está empotrado en un entresijo de mecanismos y agujas que forman una máquina de alta complejidad. Por torpeza empujamos la palanca de encendido y somos lanzados, a través de la ventana, a la cuarta dimensión... Caemos en la unánime noche de mediados del siglo XVIII, aparece Benjamín Franklin correteando a campo abierto, por delante de una hermosa cometa de vivos colores, y vemos el rayo que atraviesa el cielo, y ¡Bingo!, por primera vez el hombre captura electricidad atmosférica y demuestra la naturaleza eléctrica del trueno. La máquina sigue retrocediendo y vemos a Farenheit, quien fue ingeniero y soplador de vidrio, en su laboratorio, derramando, también por torpeza, mercurio sobre la mesa. Mientras busca un trapo para limpiar el enchastre, nos acercamos y reconocemos la finísima probeta, el líquido rojo, la escala, ¡es el primer termómetro! Otra salto cuántico nos sitúa a tan sólo un paso del scriptorium de Luis de Cotte, párroco de Montmorency. Es el año 1714 y su pluma está a punto de dar con la última oración del primer Traité de Météorologie. Entramos en el siglo XVII, pero cómo tenemos prisa, jalamos la manivela que parece controlar la velocidad por la que atravesamos el tiempo, y vemos desde el aire a Pascal subiendo el Puy de Dóme. “¡Guarda la piedra Pascal!”, le gritamos, pero no la ve y tropieza, porque sus ojos están vigilando la columna de vidrio, también con mercurio, que lleva entre las manos. La ascensión fue la parte experimental que lo hizo descubrir que la altura del líquido en el barómetro disminuye con la altura. Vamos más rápido y apenas reconocemos al italiano evangelista Torricelli. Nos llama para que bajemos a tomar algo pero no tenemos tiempo y nos saluda, agitando su propia columna de mercurio, con la que demostró que el aire pesaba y ejercía presión sobre todos los cuerpos. Luego vemos alguien que se dirige hacia un cilindro de bronce, y mide el agua que hay en ella. Cómo nos da la espalda no sabemos quién es, aunque, por lo que algunos dicen, podría ser un científico chino. El primer pluviómetro resplandece ante nuestros ojos, data del 1639.
Un paso más: nos adentramos en el siglo XVII. Se apersona alguien notable, de barba blanca, ataviado con elegancia a la moda de Florencia de aquellos años. Esta sumamente concentrado, inclinado sobre un extraño tubo con lentes. Los instrumentos de nuestro aparatejo nos indican que es el 7 de enero de 1610.  Galileo Galilei anota en su cuaderno: ¡Astros mediceos! Acaba de bautizar con ese nombre a los satélites de Jupiter y sospecha que los cuerpos celestes no giran alrededor de la tierra. En ocho meses más encontrará la manera de observar el sol y dará con las manchas solares. Sus observaciones son un golpe letal para los aristotélicos y los creyentes en el geocentrismo de Ptolomeo. Su labor lo transforma en un hito en la historia por el que se lo considerará, aparte, el fundador oficial del método experimental.
Nos movemos apenas unos años, siempre hacia atrás en la ola del tiempo que nos lanza como un surfista amateur hasta Graf, una ciudad austríaca, en la que nos encontramos con otra de las eminencias de la física. Sin embargo está haciendo algo que no es muy conocido. Nos acercamos a sus espaldas y vemos que trabaja sobre un calendario en los que, para cada día, escribe un pronóstico. En el siglo XVI pululaban estos calendarios por toda Europa, pero Kepler, a diferencia de los demás astrólogos no se limitó a repetir sus formas de trabajo. Johannes Kepler, planeaba ser un pastor luterano, pero decide celebrar a Dios, con los estudios de los astros. Su fe y su profunda convicción pitagórica, lo impulsan a descubrir sus famosas leyes que describen los movimientos de los astros. Su profesor lo había iniciado en el modelo copernicano, en la clandestinidad de aquellos tiempos, y con sus trabajos de observaciones de movimientos orbitales centrados en el planeta Marte, se abocó con tesón a demostrar su modelo de la armonía de esferas. Prueba con toda combinación de círculos, luego óvalos. Kepler, se desespera, buscaba probar la elegancia de Dios. Sin embargo, vencido ante las fallas, se resigna a probar con las imperfectas formas de las elipses y consigue dar con sus leyes. Tras su fenomenal obra, Kepler vivirá algunos de sus últimos años escribiendo alegatos para salvar a su madre que es acusada de brujería, y algunos comentaran que murió con demencia senil porque afirmará que las mareas se mueven por la atracción de la luna…
En este recorrido nos hemos alejado casi medio milenio de las supercomputadoras con potentes modelos numéricos e información de satélites meteorológicos, y sin embargo aún no se logra tener exactitud en pronósticos para plazos mayores a tres días.
Próximamente dejaremos atrás la etapa en la que se inventaron las leyes y los aparatos para medir parámetros atmosféricos (presión, las temperaturas y lluvias), y meternos de lleno en los siglos donde la base de las predicciones era fundamentalmente astronómica. Los siglos de la meteorología medieval consideraban que los acontecimientos celestes, es decir, los movimientos de las estrellas y los planetas, determinaban directamente los fenómenos terrestres como las lluvias, los vientos, el arco iris, y los rayos y truenos, hasta los fuegos de San Telmo, un raro fenómeno que los marinos consideraban de muy buen agüero si se producían antes de sus viajes por los océanos.
Y luego, sobrevendrá la oscuridad de los primeros siglos, conoceremos los pronósticos sobre observaciones de signos y hasta hablaremos con dioses antiguos, para poder saber si los cultivos tendrán el favor de las lluvias.              
                                                          
              Continuará…

Soja: 90% sembrado y ya ingresó el primer lote Guillermo Rossi

La situación de la economía de China y las condiciones climáticas en Brasil estuvieron en el centro de las miradas en el mercado de la oleaginosa a lo largo de la primera semana del año. Los precios experimentaron cierta recuperación en Chicago, tendencia que se reforzó a nivel local por el mayor debilitamiento del peso frente al dólar. La suba del tipo de cambio mejoró la capacidad de pago de los compradores locales, aunque los márgenes de procesamiento en la zona Up River se mantienen en rojo.
La publicación de distintos indicadores confirmando la desaceleración de la actividad industrial en China, sumados a los esfuerzos de las autoridades por restaurar la confianza llevaron a un pronunciado derrumbe de los mercados financieros en el continente asiático. El Banco Central del gigante asiático perdió u$s 512.660 M de reservas internacionales durante 2015, por lo que en los últimos días aceleró la devaluación del yuan, haciendo temer el inicio de una guerra comercial. La moneda china cotizó en mínimos de casi cinco años, acercándose a ¥ 6,60 por dólar. En este contexto, los contratos de soja en el mercado de Dalian cayeron a mínimos de casi cuatro meses, mientras que la harina se llevó la parte, con valores que no se observaban desde 2009. Esto último significa un golpe fuerte para la industria procesadora, que podría tener influencia en el ritmo esperado de importaciones de los próximos meses. De todos modos, se cree que durante la campaña 2015/16 las compras totalizarían alrededor de 80 M tn, frente a 78,35 M tn en 2014/15.


En Brasil, en tanto, cierta mejora en las condiciones climáticas en los estados del centro y oeste ha estabilizado la condición de los cultivos, pero se detectan pérdidas en la producción ya irrecuperables. A la caída del rinde promedio en el extremo norte se le suman los problemas sanitarios en el sur, especialmente por los casos de roya asiática, en el marco de lluvias persistentes sobre los estados de Paraná y Rio Grande do Sul. A lo largo de la semana la firma de consultoría FC Stone redujo a 97,8 M tn su estimación de cosecha brasileña, mientras que el agregado agrícola del FAS-USDA en Brasilia ajustó su previsión hasta 98 M tn. De todos modos, se cree que el potencial de ventas externas del ciclo 2015/16 igual rondará las 55 M tn, por encima de la marca récord de este año.
Esta situación, sumada a la necesidad de los especuladores de cubrir sus posiciones vendidas, propició una pequeña recuperación en los futuros de Chicago, interrumpiendo dos semanas consecutivas de caídas. La harina, producto que alcanzó a comienzos de semana mínimos desde abril de 2010, acompañó la tendencia favorable del poroto. No fue el caso del aceite, que quedó rezagado ante la presión bajista de los contratos de palma en Malasia y las bajas del petróleo. Por momentos, el crudo tipo WTI cayó por debajo de u$s 33 por barril, llegando a mínimos de siete años.
A nivel local los precios acompañaron la mejora externa. Los compradores aumentaron sus ofrecimientos hasta niveles de $ 3.100/ton, con mejoras puntuales dependiendo del tamaño del lote y otras condiciones pactadas. La oferta encontró atractivo en los precios y el volumen intercambiado se recuperó fuertemente. Sin embargo, la percepción de que en los próximos días podría verificarse un mayor deslizamiento del tipo de cambio limitó la voluntad de tomar riesgos. A lo largo de la semana el tipo de cambio comprador del BNA trepó desde $ 12,884 el día 30/12 a $ 13,780 en el cierre del viernes, es decir, escaló 7%.
La recuperación de los precios en el último mes es notable, lo que provee un gran incentivo para cerrar operaciones de venta. Diciembre cerró con subas del 18% en los valores nominales de la pizarra que fija diariamente la Cámara Arbitral, marca sólo superada en tiempos recientes por el 24% de incremento del mes de enero de 2014, cuando se produjo otro deslizamiento fuerte del tipo de cambio. Sin embargo, a diferencia de aquella ocasión, esta vez la soja quedó retrasada frente a otros productos como trigo y maíz, que además del impacto cambiario recibieron el estímulo de una eliminación en los derechos de exportación.


La recuperación en el volumen negociado es un fenómeno inusual para el mes de enero, tradicionalmente de poca actividad alrededor de la oleaginosa. Cabe destacar que ya se comercializaron más 50 M tn de la última campaña, generando un volumen récord de crushing durante el año 2015, además de las exportaciones de grano más altas en cinco años. Si bien desde algunos sectores se esperaba un comportamiento más agresivo de la oferta, ha predominado la cautela. El beneficio de esta actitud es la mayor protección de los precios, ya que una salida contundente de nuestro país al mercado internacional en este momento del año podría generar un derrumbe de las cotizaciones.
Donde se observa una preocupante retracción de la oferta es en posiciones de cosecha nueva, para las que el volumen negociado hasta el momento es realmente muy bajo. Según datos del Ministerio de Agroindustria, las compras acumuladas por fábricas y exportadores para el ciclo 2015/16 no superan las 3 M tn hasta el momento, lo que representa cerca del 5% de la producción esperada. La evolución de los precios no termina de convencer a los productores, que a la espera de una recuperación han perdido buenas oportunidades en los últimos meses. Desde principios de noviembre hasta ahora la caída de la cotización ronda los u$s 20/ton en las posiciones con entrega en mayo de los mercados a término.
El avance de la siembra ya supera el 90% de la superficie nacional, estimada por GEA-BCR en 20,5 M ha. En los próximos días finalizará la implantación en las regiones más retrasadas, como el extremo sur de Buenos Aires y algunas de las provincias del norte del país, donde las altas temperaturas han generado pérdidas de humedad. La condición de los cultivos es mayormente favorable, esperándose buenos rendimientos a cosecha. Si bien todavía no ha finalizado enteramente la siembra, en el comienzo de la semana la Cámara Arbitral de Cereales anunció la llegada del primer lote de la nueva campaña, procedente de la localidad chaqueña de Colonia Elisa. El camión fue descargado el día 2 de enero en la planta de Vicentín S.A. de Ricardone y será rematado como todos los años en el recinto de operaciones de la Bolsa de Comercio de Rosario, en fecha a confirmar.

Con otro escenario de competitividad, la exportación intenta secar la plaza de maíz viejo Nicolás Ferrer

El aumento de la volatilidad evidenciado en los mercados de commodities durante el año 2015 parece persistir hacia principios del corriente año, y la historia no difiere para el maíz, particularmente en el ámbito local. De repente pasamos a posicionarnos como uno de los orígenes más competitivos para la adquisición de este cultivo, y dicho cambio estructural  que viene de mano de la nueva dinámica cambiaria se hace sentir en la plaza local. Para nuestra desgracia, el momento en el cual surge este cambio de paradigma dista de ser ideal, con los valores negociados en baja en el mercado internacional.
Más vale tarde que nunca dice la expresión: Brasil corrió con ventaja en esta carrera, con un tipo de cambio más competitivo que le permitió inundar el planeta con su maíz viejo durante los últimos meses y pudiendo aprovechar en mejor medida la contraestacionalidad de su oferta con respecto a la cosecha norteamericana y el breve rally registrado a mediados de año ante los temores climáticos con respecto a la producción de aquel país. Actualmente las perspectivas para los productos agrícolas en el plano global distan de ser alentadoras desde el punto de vista macroeconómico, aunque resulta sobrecogedor imaginar qué factores fundamentales desde la demanda podría llevar al mercado más abajo a niveles en que estos productos se encuentran tan sobrevendidos.


Para la semana actual la pauta fue establecida por un nuevo derrumbe de los mercados accionarios chinos (ver nota sobre Mercados de Capitales), el cual, si bien no queda claro que dice sobre el estado de la economía del gigante asiático, no resulta ser manifestación de una situación positiva. Los futuros del petróleo WTI marcaron mínimos de 12 años, poniendo presión a los márgenes de la industria norteamericana de etanol, que sólo han logrado sostenerse gracias a los bajos precios registrados para el maíz.
A pesar de todo esto, el fuerte incremento de los valores ofrecidos por este cultivo a nivel local es un correlato de la caída de la brecha existente entre los planos domésticos e internacional. La operatoria en el recinto físico de la BCR durante la última semana se mostró animada por la caída del peso con respecto al dólar (del 6,6% en lo que va del año), la cual mejoró sensiblemente la capacidad de pago de la exportación.  Este esfuerzo por "secar la plaza" se viene registrando en las estadísticas oficiales de compras por parte de exportadores de maíz del ciclo 14/15. El total adquirido durante las últimas dos semanas superó las 350 mil toneladas, y nos debemos retrotraer a mediados de octubre para registrar un volumen similar.


Los participantes de este segmento se mostraron particularmente interesados por hacerse de la mercadería en el mediano plazo, con muchos posicionándose en posiciones sobre mediados de febrero o sin descarga. Las ofertas abiertas en dicha condición llegaron a alcanzar los $2.000 por tonelada durante la jornada del viernes, con descuentos de a partir de unos $50 si se deseaba realizar la entrega con carácter disponible.  Estos ofrecimientos representaron mejoras superiores a un 10% con respecto a los realizados a fines de la semana anterior, impulsando así la realización de negocios por un volumen cercano a las 500.000 tn según se puede evidenciar en SIO Granos para operaciones con entrega hasta febrero inclusive.
A pesar de que sólo restan semanas para el inicio de la trilla temprana, resulta llamativo el repentino desinterés de los operadores por realizar transacciones con base sobre los meses posteriores a febrero, en los cuales la cosecha alcanza su mayor ritmo. A diferencia de lo sucedido con las compras de cosecha vieja, las adquisiciones por el maíz de nueva campaña por parte de la exportación durante las dos últimas semanas del año fueron las más bajas desde mediados de noviembre.  En las primeras semanas de diciembre del 2015 los valores operados en el Mercado a Término de Buenos Aires para el maíz sobre Rosario en el mes de abril rozaron los u$s 150 por tonelada, aunque desde entonces el derrotero de los valores en Chicago - a la vez que el sostenimiento de la buena condición de los cultivos de maíz en la zona núcleo - hizo retroceder las ofertas  sobre dicha base, hasta alcanzar valores cercanos a los u$s 145 en la plaza física local.

Trigo argentino busca regresar a la escena internacional Guillermo Rossi

La cosecha del cereal sigue avanzando en aquellas zonas donde las condiciones climáticas lo permiten. A nivel nacional se estima que la recolección llegó al 87% de la superficie total, por debajo del 98% reportado a la misma fecha del año pasado. Los únicos lotes que quedan en pie se encuentran en las provincias de Buenos Aires y La Pampa, donde las expectativas de rendimiento han mejorado en los últimos días. De todos modos, parece difícil que la producción se ubique por encima de 10 M tn, aunque algunas agencias de estimación comenzaron a subir sus números. GEA - Guía Estratégica para el Agro actualizará su estimación mensual nacional durante la semana que viene.
Los precios del mercado interno han fluctuado relativamente poco en los últimos días, aunque mantienen una gran diversidad en función de las exigencias de calidad de los compradores y la zona geográfica de la operación. La industria molinera cuenta con buena disponibilidad de stocks, aunque en algunos casos cuesta encontrar vendedores que quieran ponerle precio a la mercadería. Por su parte, la exportación ha segmentado fuertemente el mercado entre los puertos del sur y del Up River, con valores completamente diferentes en función de las características del negocio. Esto hace difícil la posibilidad de resumir la actuación del mercado tomando el promedio de sólo unos pocos precios.
Esta situación responde a la gran diferenciación que se observa en el mercado FOB, en el trigo no se está comportando como una "commodity". Los ofrecimientos de venta por buques de trigo en zona a Up River se ubican en u$s 195/ton para envíos con 12% de proteína, cayendo a u$s 175/ton con 11,5%. El precio baja hasta el rango de u$s 158-160/ton con 10,5% de proteína, siempre para embarques durante el mes de enero. Sobre terminales del sur de Buenos Aires casi todos los ofrecimientos refieren al segmento de menor contenido proteico, resultando en una menor capacidad de pago de parte de los exportadores que originan en esa zona.
En las últimas semanas distintos analistas han advertido que los precios del mercado interno se mantienen por debajo de la "capacidad teórica de pago" de los exportadores, incluso después de eliminarse las restricciones cuantitativas y el sistema de ROE Verde. Esto significa que los compradores logran mantener un margen favorable en la operación de originación y venta al exterior. Las razones de esta situación se encuentran en la gran necesidad de cerrar negocios que tienen los productores -que concertaron escasos contratos forwards- y la abundante disponibilidad de oferta que caracteriza a este inicio de campaña, con stocks remanentes del ciclo 2014/15 por cerca del 40% de la producción del año. Se trata de una situación característica de la oferta y la demanda de un inicio de ciclo comercial como el actual, que seguramente se acomodará a lo largo del año.
De a poco el volumen de negocios comienza a repuntar, aunque el acumulado de operaciones sigue por debajo de sus marcas habituales para la primera semana de enero. La empinada pendiente alcista que se obtiene en operaciones a término es un incentivo para postergar las decisiones en los vendedores, ya que las tasas implícitas en los contratos superan al costo de oportunidad del dinero. En Matba los futuros de trigo con vencimiento en enero sobre Dársena cerraron el viernes a u$s 137/ton, cifra que mejoraba a u$s 145/ton en marzo y u$s 156/ton en julio.
Los exportadores declararon compras por apenas 1,2 M tn hasta el 30/12 frente a 4 M tn a la misma altura del año pasado. Sin embargo, el ritmo de compromisos con el exterior ha ganado fuerza recientemente. Las Declaraciones Juradas de Ventas Externas (DJVE) conocidas desde mediados de noviembre, incluyendo los ROE Verde correspondientes al régimen anterior, totalizan unas 920.000 tn de trigo pan y otras 750.000 tn de baja proteína. Esto no implica que los exportadores estén cortos en el producto, ya que además de las compras de esta campaña arrastran la disponibilidad de los stocks que el año pasado no pudieron ser embarcados.
De cara a las próximas semanas los precios locales podrían sentir el impacto tanto de un mayor movimiento en el tipo de cambio como de un eventual repunte de la demanda externa, que se muestra bastante retraída. Se espera que las importaciones brasileñas vayan en aumento durante los próximos meses, antes del ingreso de la cosecha nueva que en el estado de Paraná -extremo norte del área productora- comienza en agosto. Para ello, será crucial monitorear la evolución del cambio del real frente al dólar, una proxy de la capacidad de pago de la industria molinera ante precios domésticos de la harina que no responden en igual proporción. En los últimos días esta paridad superó los R$ 4 por dólar.
De todos modos, el trigo argentino está logrando llegar con competitividad a destinos alternativos, como los africanos. De hecho, en los últimos días del año 2015 se concretaron negocios con Marruecos, Argelia y Egipto en distintas licitaciones de compra. La última vez que nuestro país logró la misma presencia en estos mercados fue promediando la campaña 2011/12, en plena crisis de abastecimiento en la zona del Mar Negro, un proveedor tradicional de estos destinos. Indudablemente, la eliminación de los derechos de exportación favorece las posibilidades de colocación del cereal argentino, al igual que el abaratamiento de los costos de flete. Si bien la baja disponibilidad de oferta de esta campaña limitará la inserción externa del cereal, este puede ser un factor interesante para el próximo año.
 

Alertan que suba de combustibles erosiona la ecuación en la soja

 
"Empezamos a ver cómo los costos empiezan a colisionar con los precios", sostuvo el presidente de Confederaciones Rurales (CRA), Dardo Chiesa. 
El presidente de Confederaciones Rurales (CRA), Dardo Chiesa, manifestó que el mercado de cereales no se está normalizando de la manera ágil que esperaba el Gobierno, y los propios productores, pero consideró que tras años de intervención estatal, esa "normalidad" volverá.
"No quiero para nada intervención del Estado. Pero como entidad tenemos la obligación de salir a decir que sigue habiendo descuentos en los precios del trigo, que llegan al 30%, y del girasol, que van hasta $ 1000 la tonelada, para que el productor esté atento y pelee por su producto", comentó Chiesa en una entrevista con El Cronista acerca de sus impresiones sobre las primeras medidas oficiales hacia el sector agropecuario y las principales preocupaciones que mantiene.
En ese marco, el presidente de CRA coincidió con su colega de FAA, Omar Príncipe, en cuanto a que el cobro de regalías de Monsanto por el uso de la semilla de soja Intacta es una preocupación, por considerar que el esquema perjudica a los productores. Comentó que la entidad estuvo reunida con el jefe de Gabinete de Agroindustria, Guillermo Bernaudo, a quien indicaron la necesidad de avanzar en una nueva ley de Semillas y en la urgente reactivación del Instituto Nacional de Semillas (Inase), desactivado desde el gobierno de Fernando De la Rúa.
"El tema Intacta se rige por la ley de Patentes, porque patentaron el gen. Pero nosotros estamos convencidos que las regalías de esos eventos tienen que darse en el marco de una nueva ley de Semillas, que determine cómo se hace el pago de esa tecnología", planteó.
Entre otra de las preocupaciones principales, Chiesa puntualizó que la rentabilidad de la soja, que había mejorado en parte por la baja de las retenciones y la devaluación, está hoy nuevamente en terreno de alerta o al menos quedó sumamente en desventaja con otros cultivos.
"Empezamos a ver cómo los costos empiezan a colisionar con los precios", sostuvo. El dirigente confederado remarcó que la "merma de 5 puntos porcentuales para la soja no absorbe el alza del 6% en el gasoil, que no solo encarece las tareas en el campo sino todo lo que es transporte y logística. El dólar soja hoy está en $ 14 menos 30% (de retenciones), con lo que el alza de insumos y el gasoil post devaluación, empieza a licuar la reducción de los derechos de exportación", abundó.
Respecto de la visión de que hay poca soja de la campaña anterior liquidada, Chiesa remarcó que "al contrario, a diciembre pasado se estaba 10% arriba de la soja vendida a diciembre de 2014, a pasar de 37 millones de toneladas desde 33 millones de toneladas el año anterior". "Creo que aun el mercado tiene que acomodarse un poco más. No hay que ser tan impacientes", consideró.
 

En la misma película, el agro es el héroe y el villano. Cristian Mira

La polémica sobre la cantidad de soja vendida por productores pone al campo en el lugar de esos protagonistas de una película que oscilan entre ser héroes o villanos. Cuando se afirma que los exportadores y la industria oleaginosa liquidarán divisas por más de 2000 millones de dólares por semana resurge la imagen del campo como el que rescata al que está a punto de caer al precipicio. Por el contrario, cuando hay pocas ventas de soja, el campo es el malvado que se queda con botín y los espectadores saltan de sus butacas al grito de especuladores.
En esa película se olvida lo esencial de la trama, lo que motiva las acciones del protagonista: el mercado y sus reglas. Si los agentes económicos perciben que el precio que le ofrecen por su producto es bajo esperarán a que los valores suban. En cambio, si creen que es adecuado, venderán. Eso sucedió el martes pasado cuando el peso se devaluó, por el esquema de flotación sucia impulsado por las autoridades económicas, y los compradores pasaron de ofertar $3000 a $3100 por la tonelada de soja. Y así hubo vendedores que decidieron que ése era el momento adecuado para cerrar una operación. En el mercado de granos cada parte de la cadena determina en qué momento comprar o vender según los riesgos que decida asumir.
Aunque en un tono diferente, la preocupación del secretario de Agricultura, Ricardo Negri (h.), sobre la lentitud del ritmo de ventas de soja después de la devaluación, el fin del cepo y la baja de 5% de las retenciones hizo recordar la música ya escuchada en la década pasada. Aún están frescas las acusaciones lanzadas desde el atril de la Casa Rosada por Cristina Kirchner a quienes guardaban soja en los silobolsas. Está claro que en aquel entonces el diagnóstico político era otro. Se veía a la producción agropecuaria como un sector "destituyente", según la definición que había acuñado en 2008 la agrupación de intelectuales kirchneristas Carta Abierta. Hoy estos mismos grupos quieren instalar la idea de que hay un nuevo modelo en el que el campo es el nuevo privilegiado, en detrimento de los asalariados. En rigor, lo que hizo la administración que asumió el gobierno el 10 de diciembre pasado es remover algunos obstáculos que hicieron estragos en la actividad, no hay concesiones especiales.
"No sirve hacer pedidos colectivos, hay que dejar funcionar al mercado", razonaba un economista del sector. Hoy, explicaba, la mayoría de los fundamentos del mercado son estables o bajistas. El clima en las principales zonas productoras de Brasil es propicio para una cosecha récord, China tiene problemas bursátiles y la Reserva Federal de Estados Unidos subió las tasas de interés, lo que lleva a los fondos de especulación e inversión a retirarse de sus posiciones en commodities. En el plano local, todavía no está clara la tasa de inflación vigente para el año, aunque el Gobierno ya expresó su interés en reducirla. El test vendrá con el acuerdo social que procura firmar el gabinete económico con empresarios y sindicatos. Mientras tanto, están subiendo los costos que definen las ecuaciones de la producción, como los combustibles, que se incrementaron 6% esta semana y lo harán en un porcentaje similar en marzo próximo.
A estas dificultades hay que sumar la erosión de las instituciones y las reglas sobre las que se asientan los mercados que marcaron al gobierno kirchnerista. Ésa es una de las razones por las cuales persiste todavía la distorsión en el precio del trigo. La administración de cupos, manejada arbitrariamente mediante los ROE en los últimos ocho años, distorsionó la cadena del cereal y sus efectos se hacen sentir sobre esta campaña. Hay otros motivos. "Con la nueva ley del mercado de capitales desaparecieron muchos corredores chicos del interior que tenían en claro el pulso del mercado", explicó el analista Alfonso Ruiz Guiñazú.
El Gobierno tendrá más posibilidades de lograr éxito en su gestión con la normalización de las instituciones y los mercados que con la apelación a gestos de buena voluntad. La eliminación de los cupos en maíz y trigo que dispuso en los últimos días de 2015 va en esa dirección.

Un campo unido para la nueva etapa. Manuel Alvarado Ledesma

Si por algo resulta interesante la historia económica es por la enseñanza que nos entrega para actuar sobre el presente y para vislumbrar el futuro.

Arturo Frondizi, al asumir la presidencia de la Nación en 1958, encontró un mercado con múltiples tipos de cambios, regulación de precios, tarifas atrasadas y una variada gama de restricciones al comercio interno y exterior. El desafío para regularizar el sistema económico era enorme. En pos de ello, consiguió acordar con los organismos internacionales para aumentar las reservas al tiempo que se dirigió a unificar el mercado de cambios y normalizar el clima de negocios para incentivar la inversión interna y extranjera. De esta forma, luego de algo menos de dos años, el país se puso en marcha.
¿Es posible que hoy se repita tal escenario? Sin dudas que lo es. Sobre todo porque ahora, a diferencia de aquellos años, los términos de intercambio para nuestro país se muestran, pese a todo, mucho más favorables.
La salida del cepo no es cosa gratuita. En lo inmediato, los problemas serán graves y las soluciones, mal interpretadas. Pero fue imprescindible hacerlo para volver a crecer.
Sin embargo, en la actualidad y desde comienzos del siglo, existe un factor desaprovechado: la demanda mundial de alimentos- que permitirá un notable rebote económico finalizando el 2016. Pero para ello, hay que poner en marcha la maquinaria, algo que acaba de comenzar.
Con crisis globales o sin ellas, y aún con desaceleración económica e incrementos en la oferta, el mundo continúa bajo la presión de los gigantes asiático -conocido como "Chindia" (China+India)- que seguirá aumentando la demanda de alimentos, fundamentalmente de alto contenido proteico.
Como la industria cárnica en tal región exige el aporte de granos, la producción de éstos requerirá una actividad creciente en los pocos países, donde está el nuestro, en condiciones de lograrlo. Así también exige el desarrollo de eslabones aguas arriba, a través de la industrialización de insumos y bienes de capital, y de eslabones aguas abajo, mediante la elaboración de alimentos destinados al consumo final.
Este es el gran factor que riega de venturosas esperanzas para la Argentina.
Pero no todo será un lecho de rosas. La sombra de fuerzas adversas, dentro del propio país, se alista para corporizarse. Veamos.
Ciertamente, la experiencia mundial enseña que las economías relativamente abiertas logran incrementar sus tasas de crecimiento. Pero al abrirse, surgen ganadores y perdedores. Y la Argentina no es una excepción.
Los últimos, mediante sus batallones de lobbies, intentarán frenar el cambio de la estructura económica. Dado que son muy pocos y concentrados en comparación con aquellos que resultan ganadores -el resto de la sociedad-, el embate de los perdedores resultará mucho más fuerte.
En esta suerte de puja, el campo argentino debe tomar parte mediante un adecuado marketing político a fin de concientizar a la sociedad sobre vital papel de la agricultura y la ganadería, para la nueva etapa económica.
Para ello se requiere formar una visión conjunta que permita actuar solidariamente en pos del objetivo trazado. Vale recordar las enseñanzas del economista y sociólogo Mancur Olson al explicar que los lobbies cuentan con mucho dinero y poder para empujar las decisiones en materia de política económica en favor de sus propios intereses.
El campo unido -únicamente, unido- puede tener suficiente peso para neutralizar las fuerzas negativas, en tanto y en cuanto opere sobre el análisis de la realidad lo más imparcialmente posible.

El INTA de Chivilcoy alerta sobre la presencia de la Mancha Marrón en soja

El 90% de los lotes relevados presentaba una cobertura incompleta de los entresurcos. La falta de cobertura favorece el ascenso de la enfermedad en las plantas.
El 90% de los lotes relevados presentaba una cobertura incompleta de los entresurcos. La falta de cobertura favorece el ascenso de la enfermedad en las plantas.
El ingeniero agrónomo Antonio Martín, de la agencia local del INTA alertó sobre la presencia de la enfermedad Mancha Marrón en lote de soja. Un problema que afecta a una amplia zona de la provincia de Buenos Aires.
Durante la primera semana de enero (de lunes 4 a jueves 7) se realizó un relevamiento de mancha marrón (MM) de la soja, causada por el hongo Septoria glycines. El área relevada incluyó los alrededores de Pergamino en dirección a las localidades de Colón, El Socorro, Guerrico, Arrecifes, Arroyo Dulce y Rojas.
El relevamiento se realizó sobre lotes de soja de primera tomados al azar, utilizando un muestreo convencional, y registrando los siguientes datos: estado fenológico; prevalencia (porcentaje de lotes con MM); altura de síntomas en las plantas (en porcentaje y relacionándolo con el umbral de 25%) y cobertura de los entresurcos.

Objetivos
Los objetivos del relevamiento fueron determinar:
1- Estado fenológico de los lotes relevados.
2- La prevalencia de la MM.
3- El porcentaje de lotes de soja cercanos al umbral del 25% de altura de la panta con síntomas.
4- Cobertura de entresurcos.

Resultados
1- El 20% de los lotes estaban en R1; y el 80% en R2.
2- El 100% de los lotes presentaban síntomas de MM.
3- Altura de las plantas con síntomas: Se observaron 30% de lotes con altura inferior al 10%. Otro 30% con valores de 10 a 15% y 40% de lotes con valores de 15 a 20%. Se recuerda que el umbral recomendado para la aplicación de fungicidas es de 25% de altura de las plantas con síntomas.
4- El 90% de los lotes relevados presentaba una cobertura incompleta de los entresurcos. La falta de cobertura favorece el ascenso de la enfermedad en las plantas.

Conclusiones
En base a los resultados del relevamiento realizado difunden el alerta para el manejo de la MM en la zona de referencia considerando que entre las pautas para aplicar eficientemente fungicidas se incluyen: como período crítico para la MM los estados fenológicos entre R1 y R5, la baja cobertura de entresurcos y la altura de la planta con síntomas (umbral del 25%). LaVerdadonline.

Destruir la narcocracia K. Alfredo Leuco

El gobierno de Mauricio Macri prometió muchas cosas pero tres fundamentales: pobreza cero, unir a los argentinos y combatir el narcotráfico. Todos son desafíos complejos y que van a llevar su tiempo. Pero el primero de esos enemigos que decidió dar batalla es la narcocracia que dejó el kirchnerismo. Digo narcocracia K sin temor a equivocarme porque “cracia” viene del griego cratos que significa gobierno. Y es a ese gobierno que intentaron instalar los narcos y sus cómplices el que hay que destruir si es que queremos vivir en un país sano y seguro para nuestros hijos.
Los narcos consolidaron su instalación en la Argentina en estos últimos doce años. No lograron el objetivo final de armar un gobierno paralelo pero estuvieron a punto de empujarnos al abismo de lo que fue Colombia o México. Por ahora no lo lograron. Estamos lejos de esa realidad tenebrosa pero con el gobierno anterior íbamos a eso.
Dice bien Macri cuando responsabiliza a los Kirchner de este drama. Ya sea por inacción, incapacidad o complicidad, desde Néstor para acá hubo una docena de años en los que se abrieron las puertas y ventanas a los delitos más crueles del crimen organizado para el tráfico de drogas. Por eso es tan grave todo lo que está pasando. Por eso el flamante gobierno no puede mirar para otro lado. Su desafío es que gobierne el pueblo a través de la democracia o los criminales a través de la narcocracia. Asi de grave es la cosa.
¿Qué tiene que hacer Macri? Todo lo que el gobierno de Cristina y Aníbal Fernández no hicieron y revisar todo lo que si hicieron. Hay que dinamitar las complicidades de la política, la justicia y todas las fuerzas de seguridad. Invertir en tecnología de última generación, capacitar con los mejores a nuestros uniformados y meter presos a todos que facilitaron y siguen facilitando la infiltración de los carteles mejicanos y colombianos en nuestro bendito país.
Los Kirchner estuvieron más de 12 años en el poder y esa capacidad nefasta que tuvieron para negar lo evidente fue la que permitió la invasión silenciosa de los narcos. En todos los planos se han comportado como un estado bobo o lo que es peor, con complicidades que la justicia debe investigar.
Primero, el Sedronar. Es el organismo encargado de combatir la droga. Tiene rango de secretaría de estado. Durante 7 años, repito 7 años, no 10 minutos, el responsable fue uno de los grandes amigos de Néstor Kirchner. El dentista José Ramón Granero, por acción u omisión permitió o colaboró para que los narcos hicieran un negocio multimillonario con el delito despreciable de importar solo en el año 2007, la friolera de 20 mil kilos de efedrina. Le doy algunas cifras para que se entienda la magnitud de la corrupción. En México la efedrina está prohibida porque se utiliza para fabricar drogas sintéticas como el éxtasis. Por lo tanto vale fortunas. Argentina, en promedio, importaba 1.200 kilos por año para uso medicinal. De pronto, pasaron a 20 mil kilos. Compraban un kilo a 100 dólares y lo vendían a 10.000 dólares. ¿Se da cuenta? Lo importaban y enseguida lo exportaban a Mexico de contrabando y ganaban cataratas de dólares. Dicen que el negocio movió más de 500 millones de dólares. ¿Granero nunca se dió cuenta de lo que pasaba? ¿Néstor Kirchner no notó nada raro pese a que seguía siempre muy en detalle los números de la economía? Pero no solo Granero estuvo en esto. El ya fue procesado por la jueza Servini de Cubría. También estuvieron los tres hermanitos Zacarías. El cartel de los Zeta, se podría decir. El trío de grandes amigos de Néstor y por eso ocuparon siempre puestos claves en el estado: en el PAMI, en protocolo de presidencia y en la Sedronar. Repito: ¿Néstor no se enteró de nada raro? ¿Nada le llamó la atención? ¿Cristina no sospechó de los aportes que recibió para su campaña electoral? La mayoría eran de droguerías involucradas en la mafia de los medicamentos y en el tema de la efedrina. Hubo un triple asesinato por este tema y los Kirchner miraron para otro lado. Ya le dije varias veces que uno de los asesinados, Damián Ferrón aportó 400 mil pesos a la campaña de Cristina. Es un dinero. 400 mil pesos hace 9 años.
¿Estado bobo o cómplice? ¿Demasiado tontos o demasiado vivos? ¿Pobres ineficientes o Ricachones corruptos?
Esto es lo que hicieron los Kirchner con el principal organismo del estado para combatir las adicciones. Hasta que aparecieron Aníbal Fernández y un grupo de topos de la SIDE y todo se complicó más todavía.
Simultáneamente utilizaron la Unidad de Información Financiera para hostigar y perseguir a empresarios y dirigentes opositores y  para encubrir a los Lázaro Baez, en lugar de combatir el lavado de dinero. Es poco y nada lo que Jose Sbatella hizo respecto de esos océanos de dineros negros e ilegales manchados en sangre producto de las mafias organizadas. Casi no se descubrió nada al respecto. Pero la UIF tuvo un gran actividad como instrumento para castigar la disidencia política.
Ya dijimos que este país no tiene fronteras. Solo coladores por aire, tierra y agua. Ya pasaron cosas gravísimas. Intentaron asesinar a Antonio Bonfatti, el gobernador de Santa Fé. Amenazaron de muerte a Germán de los Santos, corresponsal del diario La Nación en esa provincia. Se registró la presencia de los dos máximos patrones del mal colombianos reunidos en Argentina. Entran como panchos por su casa y hacen lo que quieren. Tenían  impunidad garantizada.  Tienen vía libre para sus negocios criminales. No es casual que Argentina, que era un país de tránsito, hoy sea uno de los mayores exportadores y consumidores de cocaína. ¿Quién tiene la culpa de esto? ¿ Quién es el que por irresponsabilidad, incapacidad o complicidad permitió que lleguemos hasta acá? ¿A quién hay que pasarle la factura por este veneno que asesina generaciones y que destruye países? ¿Quiénes fomentaron la narcocracia? Juicio y Castigo para ellos. Para Aníbal Fernández y Cristina. Ella por el silencio y la negación del tema. Y él por insistir en que este es solo un país de tránsito cuando hace mucho que está claro que no es asi. Hasta el Papa Francisco se dio cuenta y lo dijo con todas las letras. Por eso lo puso a Aníbal en la mira. Tiene razón Laura Alonso cuando dice que no fue magia, que fue mafia. Tiene razón cuando dice que la grieta debe ser entre la ley y la  mafia.
Es una cuestión de vida o muerte. Democracia o narcocracia. Usted elige.

El contexto externo y su impacto en Argentina. Dante Sica

Desde hace unos años, el mundo ya no es el mismo. Atrás quedaron los años en los que las economías emergentes, con China a la cabeza, actuaban de locomotora generando derrames positivos sobre el resto del globo y con precios de las commodities tocando niveles récord que permitían a los países exportadores de materias primas vivir una primavera de divisas comerciales. Brasil crecía a paso firme y con el real apreciado. Y en el mercado financiero prevalecían las tasas de interés extraordinariamente bajas, con un volumen de flujos de capitales inédito hacia las economías emergentes. Hoy la realidad es muy distinta.

Tras crecer durante más de 10 años a una tasa promedio del 10 por ciento anual, el gigante asiático inició una desaceleración a partir de 2012, en un intento por transformar una economía basada en la inversión y las exportaciones a una impulsada por el consumo. El año pasado cerró con un crecimiento en torno del 6,9 por ciento, cifra muy por debajo de la que se esperada cuando empezó dicho año. Siendo uno de los principales demandantes de materias primas, su menor dinamismo implicó un freno al comercio global y un derrumbe en los precios de varias commodities. En particular, los metales básicos, segmento en que el país asiático representa cerca de la mitad de la demanda mundial. Pero también de la soja, el trigo y el petróleo, por citar sólo algunos, en los que la menor demanda global se combinó además con una sobreoferta que ejerció una mayor presión sobre los precios. La ausencia de señales de cambio en estas condiciones permite prever que tanto el crecimiento chino como las cotizaciones de los productos básicos no despegarán en el futuro cercano.

Brasil también aporta su granito de arena a un contexto externo para Argentina lejano al huracán de cola que lo benefició en el pasado. El país carioca se encuentra sumido en una crisis política de extrema magnitud, que arrastra a la economía. Al escándalo de corrupción en Petrobras se sumaron la falta de apoyo legislativo al gobierno y el proceso de impeachment iniciado contra la presidente Dilma Rousseff. Así, el país vecino cerró 2015 con su peor desempeño en 25 años (el PIB cayó 3,5 por ciento de acuerdo con las primeras estimaciones) y el pronóstico no mejora para el corriente. Con proyecciones que se corrigen a la baja día a día, el mercado ya espera una contracción de 2,8 por ciento para 2016, con posibilidad que la actual recesión devenga en depresión económica.

Por su parte, y luego de casi 10 años, la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) subió en su última reunión las tasas de interés de referencia, dado el fortalecimiento exhibido por la economía norteamericana; e inició un camino que podría continuar en la medida en que las estadísticas de la primera potencia mundial acompañen. Las consecuencias del alza en la tasa implicarán una reversión en los flujos de capitales hacia las economías emergentes, con mayor apreciación del dólar y consecuentemente desvalorización del resto de las monedas y precios de commodities. A su vez, encarecerá el acceso al crédito.

Así, el escenario externo se presenta a priori más desafiante para nuestro país en 2016. Con los dos principales mercados de exportación argentinos atravesando situaciones críticas por el lado de la demanda y monedas que se desvalorizan volviendo sus productos más baratos en dólares (sumado a un mercado interno en pleno proceso de reacomodamiento de precios relativos), el efecto inmediato sobre la producción local puede ser considerable. Estará en la pericia de la nueva administración generar las condiciones para que el efecto negativo quede sólo acotado al corto plazo y logre que la economía se reactive a partir del segundo semestre.

En el plano externo, la competencia por mercados será más dura, lo que obligará a poner el foco en los factores estructurales de la competitividad sistémica como mecanismo para que el país recupere el posicionamiento que supo tener en el mapa global de comercio, abriendo nuevos destinos para la producción local.

Y por el lado financiero, en un año en que el país necesitará recurrir a fondos externos para financiar al Tesoro y numerosos proyectos privados, habrá menos capitales disponibles y a un mayor costo, dada la creciente aversión al riesgo reinante en los mercados internacionales, lo que implicará un mayor desafío para el equipo económico.
 
Design by Grupo Delecluse | Published by Widgets para blogger | Powered by Blogger.com.
© Copyright 2012-2013 Asociación de Productores Rurales de Marcos Juárez All Rights Reserved.