"Es mentira que nuestro gran cliente es China"

2018/05/29

Eliana Esnaola.- Mientras gran parte del sector agropecuario continúa preocupado sobre los rumores que han circulado respecto al freno de la baja de retenciones a la soja, sumado a una de las peores sequía de los últimos cincuenta años y con vistas a una muy buena cosecha de trigo, más que nunca resulta importante estar atentos a las señales del mercado. Para eso, El Economista dialogó con el consultor y presidente de Nóvitas, Enrique Erize, para conocer los jugadores de cada mercado y las herramientas que debe utilizar el productor para obtener mayor rentabilidad.

¿Por qué hay que estar atentos a las señales del mercado?

Argentina tiene una estructura exportadora que no se repite en ningún país ya que exporta más del 85% de la soja que produce, cerca del 70% del maíz y alrededor del 60% del trigo, por esa razón es que siempre estamos mirando Chicago porque no hay ningún país en el mundo que exporte una proporción tan alta de su producción. Siempre digo que hay que estar atentos a las señales, porque el mercado nos avisa seis meses antes como viene la mano con el trigo, la soja, etcétera.

¿Cuál es la relación entre Argentina, la soja y China?

En el mundo hay tres jugadores que producen el 90% de la soja. Estados Unidos genera 120 millones de toneladas (mill/tn); Brasil, 115 mill/tn y Argentina, normalmente, está arriba de los 50 mill/tn, y el cuarto productor es China que produce 12 mill/tn, pero consume 100 mill/tn. Hay una cuestión que muchos economistas no saben y repiten, diciendo que Argentina depende de China en relación a la soja y en realidad, le vende 6 mill/tn por año de las 100 mill/tn que ellos importan. Es mentira que nuestro gran cliente es China. Mientras que EE.UU. y Brasil exportan porotos, nosotros exportamos harina y aceite porque somos más competitivos que ellos transformando la soja. Nuestro gran cliente de harina de soja es la Unión Europea y de aceite de soja son cien países. Desde ese punto de vista, Argentina está mucho mejor posicionada porque no es dependiente de China, ya que exporta harina a decena de países y aceite a centenares de países, así que eso es una ventaja para el país y, por ello, la harina de soja argentina es tan buscada, tan cotizada y tan renombrada.

¿Y el girasol?

Argentina supo ser un país líder en girasol, pero la soja lo ha ido reemplazando en muchas regiones, y hemos dejado el mercado a dos grandes competidores que son Rusia y Ucrania que cuentan con campos muy buenos. De esta manera, el girasol en Argentina prácticamente es un cultivo de muy bajo nivel de producción, y el país ha ido perdiendo fuerza en el mercado como protagonista. Nuestra gran competencia es Rusia, Ucrania, y los países de Europa del Este.

¿Qué pasó con la venta de trigo?

Mi queja ha sido hacia el ritmo de ventas, porque era un año ideal para Argentina, para hacer una gran diferencia con el trigo. El país ha vendido como consecuencia de la baja de retenciones, se acabaron los ROEs y los mercados regulados por (Guillemo) Moreno y compañía, el mercado es totalmente libre ahora. El productor se encandiló con los precios de US$ 160/170 en plena cosecha que eran buenos, daban rentabilidad y se vendió el 70% de trigo entre US$ 160/170, y hoy vale US$ 240, con lo cual, mi queja fue válida.

¿Cómo repercute lo que ocurre en Brasil?

Brasil es uno de los principales importadores mundiales de trigo y el gran proveedor es Argentina. Como somos socios del Mercosur, el trigo argentino para ingresar a Brasil no paga ningún impuesto frente a nuestros competidores que podrían ser EE.UU., Australia, Canadá o la UE, que para ingresar a Brasil tienen que pagar impuestos, el arancel externo del Mercosur que representa US$ 30/40 por tonelada, con lo cual, la competitividad del trigo argentino en el país vecino es espectacular. Este año, los molinos brasileños se quedaron dormidos y Argentina vendió mucho trigo a otros destinos. Allí se da una gran contradicción, si el Gobierno anuncia que este año Argentina ganó nuevos mercados de trigo porque le vendimos a Vietnam, a Tailandia, a Indonesia, lo cual es cierto pero lo que yo digo es que le vendimos a todos esos países pero estábamos regalando trigo, y ahora, queda poco. Lo que ocurre hoy es que las necesidades aún insatisfechas de Brasil no pueden ser cubiertas por el trigo de Argentina, y si Brasil se lleva todo lo que le falta, se desabastecería el mercado interno porque los molinos argentinos también se quedaron dormidos. El gran problema, es que quedan 5,5 mill/tn en manos de los productores y eso no alcanza para cubrir las dos demandas, la interna y la de Brasil. Eso es un problema, o nos quedamos sin trigo y por lo tanto nos quedamos sin pan, lo cual sería un papelón histórico, o le decimos a Brasil que no lo vamos a poder abastecer. La amenaza de Brasil y que seguramente se va a llevar a cabo más temprano que tarde es que va a sacar el arancel para poder importar trigo de otros orígenes. Nadie perdió plata, pero se dejó de ganar porque se podría haber vendido mejor.

¿Qué recomendación le haría al productor para tener una mejor rentabilidad?

Deben ponerse los pantalones largos y aprender a operar. No pueden manejar un patrimonio de millones de dólares sin saber lo que es un mercado de futuros y opciones, un put o un call. Eso es el gran defecto del productor argentino, tranqueras adentro es conmovedor y hacia afuera deja mucho que desear porque todas esas herramientas que podría usar no las utiliza.

¿Por qué no las usan?

Hay varias respuestas. Muchos dicen que como hemos tenido una costumbre inflacionaria, al productor le cuesta entender, porque son más bien herramientas que se utilizan en países sin inflación. Eso ha hecho que las herramientas que hoy brinda el mercado se usen poco y también es culpa de nosotros, de los analistas y consultores que no hemos sabido convencer a los productores de que las utilicen, lo cierto es que se utilizan muy poco y es una lástima porque el productor podría tener de esa manera una revancha con papeles lo que no puede lograr con mercadería. No hay que olvidarse que en su momento el uso de los mercados futuros y opciones creció mucho. Pero, con la explosión de 2001 ahí se terminó la historia, hubo días o semanas de mercados cambiarios cerrados, mercados financieros cerrados y toda la crisis de (Fernando) De la Rúa, y eso hizo que el Mercado a Término fallara y los que operaban allí quedaron muy mal parados. Todo eso, fue un golpe durísimo para la credibilidad de los mercados de futuros en Argentina y se está pagando, cuesta mucho convencer a la gente de que vuelva a mercados que ante las crisis fallaron y como las crisis nunca están lo suficientemente alejada de la mentalidad de una persona eso también influye en que la gente no use las herramientas.
Fuente: 
El Economista Diario

Alertan sobre la delicada situación de la laguna La Picasa


Un productor agrario de la localidad de Amenábar advirtió que la cota subió pese a que las lluvias ahora son menores al promedio histórico.
Carlos Walter Barbarich.- El productor agrario de Amenábar, e integrante de la Sociedad Rural de Rosario, Angel Carlos Borello, planteó un escenario complicado en torno a la solución a la problemática de la laguna La Picasa y responsabilizó a los gobiernos provinciales de los últimos 20 años "en no dar las soluciones correspondientes".

Según Borello "el Comité de Cuenca La Picasa y Alternativa Norte, creado hace unos siete años, fue convertido por decisión provincial, y con el acompañamiento de quienes lo dirigen, en el instrumento para manejar uno de los problemas hídricos e hidrológicos más graves no sólo de Santa Fe sino de toda la región que comprende a tres provincias".

En tal sentido, desligó de responsabilidad alguna al Comité de Cuenca, y señaló que "lejos está de la lógica y de las posibilidades técnicas que una entidad de estas características y destinada a atender situaciones determinadas de los productores, que con su aporte la sostienen, de hacerse cargo de obras estructurales y de llevar adelante políticas que en más de 20 años el gobierno de Santa Fe no pudo, no supo o no quiso ni resolver ni atenuar".

Para el productor de Amenábar "todo esto quedó evidenciado en la última asamblea plenaria del pasado martes 15 en Villa Cañás. Lo que nos contaron el presidente del comité y el técnico tiene aspectos curiosos: durante el prolongado período sin lluvias no se pudo concluir con las obras del modesto canal de cinco kilómetros que reemplazará el inexistente bombeo de la estación destruida de la Alternativa Norte".

Sólo dos alcantarillas

"La empresa contratada de manera directa para ejecutar cuatro alcantarillas, con aportes nacionales, sólo hizo dos y mal. Una ya fue demolida para reconstruirla. Mientras tanto, gracias a un aporte de dinero, se restableció el bombeo de la Sur . Aparentemente, las necesidades de las lagunas de Junín, con poca agua por la sequía, ni la movida política que eso generó fueron suficientes y productores de Santa Fe pusimos la plata para que arrancara".

En tono dramático dijo que "esto no es lo más grave. En el informe del estado del sistema, según los directivos y técnicos del comité, están saliendo de La Picasa 4,5 metros cúbicos por segundo por rebalse natural por la Alternativa Norte, y otros 4,5 por segundo por bombeo en la Alternativa Sur, es decir el 90 por ciento de lo convenido con Buenos Aires. Ahora bien, las lluvias de mayo, no sólo detuvieron el descenso del nivel, sino que creció nueve centímetros hasta la cota actual de 104,86 metros sobre el nivel del mar".

"Y eso sólo por efecto de la lluvia sobre la laguna, ya que según manifestaron no hay ingresos contradiciendo los dichos del presidente de la comuna de Aarón Castellanos. Ahora bien. Si esto es así, ya casi en el límite máximo de salida y con lluvias aún por debajo de los promedios, la laguna crece, queda evidenciado el fracaso de lo que se está haciendo, persistiendo en un error que lleva años y con distintos actores repite la misma estrategia. Puede ser este el motivo de que el proyecto de la nueva ruta nacional 7 sea en cota 107, o sea 2,20 metros más alta que la actual. Y del ferrocarril, nunca más", alertó el productor Borello.

Gravedad

Para el productor agropecuario "no sólo no se atenuará el problema regional, sino que la próxima inundación será aún más grave que las anteriores. Sabemos que el manejo discrecional que hace Buenos Aires del agua siguiendo los lineamientos de un increíble funcionario que encaramado por décadas en su puesto no sólo le ha marcado la cancha a varias administraciones sino que, lo peor, ha hecho escuela perjudicando no sólo a Santa Fe como también el noroeste de Buenos Aires, es una parte de esta historia".

Y acotó: "Unos porque no actúan, otros porque impiden y los santafesinos que hacemos poco, mal y tarde es que estamos en esta situación. En La Picasa y en varias cuencas más".
Fuente: 
La Capital (Rosario)

El maíz y las carnes lideran el crecimiento agroexportador 2018

Entre enero y abril, aumentaron 51 por ciento sus operaciones de comercio exterior, medidas en dólares. 
Favio Ré.- Las exportaciones de productos primarios y manufacturas de origen agropecuario crecieron 2,7 por ciento en el primer cuatrimestre, hasta alcanzar los 11.992 millones de dólares, con un protagonismo fundamental del maíz y las carnes.
Según los datos del informe de Intercambio Comercial Argentino (ICA) que elabora mensualmente el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), el maíz en grano totalizó operaciones de comercio exterior por 1.467 millones de dólares entre enero y abril, 51 por ciento por encima de los 967 millones de dólares del mismo lapso de 2017.
La misma variación interanual mostraron las carnes bovinas, que pasaron de 366 millones de dólares el año pasado a 553 millones de dólares en la actualidad.
Los cortes deshuesados y congelados se expandieron 88,4 por ciento, gracias a la incesante demanda de China; mientras que los refrigerados avanzaron 17,6 por ciento, de 193 millones a 227 millones de dólares.
Otros productos
En el ranking, se destacan también otros productos agroindustriales, como los porotos, que aumentaron de 48 millones a 68 millones de dólares; es decir, 41,6 por ciento.
También la leche en polvo, que aumentó sus operaciones 40 por ciento, de 70 millones a 98 millones de dólares.
Entre los cereales, la cebada sumó 34,6 por ciento, al exportar 350 millones de dólares cuando hace un año fueron 260 millones de dólares.
El trigo tuvo un desempeño más modesto: adicionó sólo 47 millones de dólares (4,1 por ciento), hasta llegar a 1.171 millones de dólares.

La soja, al fondo
Del otro lado de la tabla, los tres productos con mayor caída interanual en términos absolutos son la soja y sus derivados, en una performance que tiene directa relación con la fuerte sequía del verano.
Las harinas cayeron de 3.115 millones a 2.971 millones de dólares; el aceite, de 1.188 millones a 988 millones de dólares; y los porotos se derrumbaron de 388 millones a sólo 90 millones de dólares.
Entre los subproductos de la soja, sólo creció el biodiésel, de 268 millones a 304 millones de dólares; es decir, un 13,4 por ciento.
Fuente: 
AgroVoz (Córdoba)

El balance del campo: rentabilidad jaqueada, pese a la suba del dólar y de los granos

2018/05/28

En la zona núcleo las utilidades serán mucho menores a las esperadas. En zonas marginales habrá quebrantos...

Pese a la suba en los precios locales de los granos, por el alza del dólar y de las cotizaciones internacionales, varios análisis económicos consideran que no fue suficiente para compensar las fuertes pérdidas. El ingeniero Hernán Fernández Martínez comparó dos situaciones modelo para estimar los cambios de rentabilidad tras los azotes meteorológicos.
Consideró que un campo alquilado (58% de lotes productivos se cultivan así) en la zona núcleo (entre Pergamino, Venado Tuerto y Marcos Juárez) en octubre se presupuestó -con el dólar a $ 17,70- así: costo de 1,8 tonelada de arrendamiento; precio de la tonelada de soja a mayo estimado en US$ 270, un rinde estimado de 4,2 toneladas por hectárea y se auguraba US$ 110 de resultado, descontadas los derechos de exportación pero antes de impuestos a las ganancias y otros tributos. Pero hoy, con el dólar a $ 25, el precio internacional de la soja a US$ 310 tn/ha, y un rinde 3,3 tn/ha, el resultado es cero, en la mejor zona del país.
Peor saldo se obtiene en una zona no central, como puede ser el Oeste bonaerense o La Pampa. Allí se presupuestó la campaña con 1 tn por el arrendamiento y 3,3 tn de rinde por hectárea. Se esperaba un resultado de 80 dolares antes de impuestos, un 13% de rentabilidad.
Pero ahora, con el dólar a $ 25, la soja a US$ 310, y un rendimiento final promedio de 2,3 tn/ha, el productor pierde US$ 20 dólares por hectárea, un 3% negativo antes de impuesto a las ganancias y otros tributos.
El analista Pablo Adreani también concluyó que “la devaluación no implica que el productor gane mas plata, porque la sequía y las lluvias de comienzos del otoño implicaron costos mayores que la mejora de precio y tipo de cambio”.
“El resultado fue negativo o trabajaste para cambiar la plata. Subió el precio, pero el rinde se llevó puesto toda la rentabilidad esperada”, dijo Fernández Martínez. “Hoy el productor no tiene ingresos hasta que entre la cosecha de trigo, a menos que haga ganadería u otra actividad”.
Adreani destaca que hay “dos agravantes: por un lado, muchos insumos están dolarizados. Y además, varios costos aumentaron en pesos, por la inflación y el gasoil, y se ajustaron por arriba del tipo de cambio”.
Además de la reducción de ingreso puede haber deudas. Tal como lo señaló la Bolsa rosarina, Martínez Fernández refleja que “empieza a crujir la cadena de pagos, porque muchos productores no pueden pagar los insumo de esta campaña y piden que le financien la que viene.
Por eso, Adreani cree que “un aumento de las retenciones no ayuda, porque con productores con menos rentabilidad habrá menos aplicación de tecnología, menos rindes y al final menores ingresos de divisas”.

FUENTE Clarin

Commodities La industria también sufre la sequía: el crushing de soja abril es el más bajo de la última década SOFÍA CORINA - FRANCO RAMSEYER

La abrupta caída de la producción 2018/17, como consecuencia de la sequía que afectó a los cultivos el último verano, derivó en una merma en la actividad de procesamiento de soja que tuvo el peor mes de arranque de la nueva campaña de los últimos 10 años. En maíz, la sequía de Brasil mejora las posibilidades de colocación de nuestra cosecha.

Por la plaza local

En el Mercado Físico de Granos de nuestra institución, el precio de referencia de la Cámara Arbitral de Rosario cayó un 2% en la semana a $7.350/t el día miércoles, equivalente a US$ 301,5 según el tipo de cambio comprador del Banco Nación. Sin embargo, los valores de soja que esperan recibir los vendedores se muestran bastante alejados de la oferta abierta del recinto, con lo cual el volumen negociado se ha visto percutido en la semana. 

A las fábricas y exportadores les resulta dificultoso mejorar las ofertas de compra, dado que los precios vigentes superan su capacidad teórica de pago (el FAS teórico para el 23 de mayo fue calculado en $7.283/t según la Dirección de Informaciones y Estudios Económicos de la Bolsa de Comercio de Rosario). La caída en la producción de soja a causa de la sequía primero y de la excesiva humedad después dificultan la originación de mercadería para las fábricas, reportándose en la semana un crushing total del mes de abril de apenas 3,3 millones de toneladas, el más bajo desde la campaña 2008/2009 (año donde también una fuerte sequía diezmó la producción local). Además, tal como puede verse en el gráfico a continuación, el volumen procesado se encuentra un 13% por debajo del promedio de los últimos 5 años para este mes.


En tanto, según la Cámara Arbitral de Rosario, el precio del maíz para entrega inmediata aumentó un escalón respecto a la semana anterior, ubicándose el día miércoles en $4.490/t. Los ofrecimientos por las posiciones diferidas también permanecieron mayormente estables, resaltando el abanico ofertas de compra para cereal de la próxima campaña 2018/19 a entregar en abril y julio de 2019.


Las cuestiones climáticas en Argentina

Las escasas a nulas lluvias registradas en la semana fueron un respiro para los suelos en nuestro país. La primera helada del año contribuyó a bajar la humedad de los granos y retomar lentamente las labores de cosecha. Como puede observarse en el siguiente mapa, las temperaturas mínimas se acercaron a los 2 grados en la madrugada del martes 22/5. Según las estadísticas oficiales el avance de la cosecha de soja supera el 70 % del área nacional mientras que para maíz la porción de área cosechada es del 47%. 


Sin embargo, los estragos de la humedad y las altas temperaturas de abril se evidencian a medida que avanza la cosecha. Las perspectivas de producción de ambos cultivos se ajustan nuevamente a la baja por el desgrane y la pérdida de peso del grano, especialmente para el cultivo de soja, que no descarta descender a alrededor de 35 millones de toneladas. Para maíz la pérdida es más acotada y las proyecciones promedio del mercado se ubican en 31,7 Mt. 

La buena noticia es que se esperan condiciones más secas hasta el próximo domingo y en general para esta segunda mitad de mayo; escenario que permitirá un avance más fluido de la colecta. 


¿Y en los otros países? 

La situación tampoco resulta sencilla en nuestro vecino Brasil, donde la sequía que viene golpeando a los Estados productores de maíz de segunda (safrinha) en el sur del país complica las expectativas de producción. Ello llevó a la agencia Safras a recortar recientemente su estimación para la producción de safrinha de este año a 48,7 millones de toneladas, un 16% menos de lo que se estimaba el mes pasado y un 27% menos que lo producido en 2017. 

Esta merma resulta preocupante si se considera que, en general, el maíz de segunda aporta la mayor parte de la producción total del cereal brasilero (en la campaña anterior, aproximadamente el 70% del total producido fue maíz de segunda y sólo el 30% maíz de primera).

Un problema adicional es que, de acuerdo a especialistas de Thomson Reuters, Un clima significativamente seco y caluroso predominará en la zona mencionada hasta el 30 de mayo, lo que puede impactar negativamente a los maíces de segunda ya que es un mes en el cual atraviesan sus períodos de polinización y llenado de granos, de crítica importancia para la definición de los rindes. El mapa a continuación, elaborado por Reuters, da cuenta de esta situación.


De concretarse este escenario, Argentina podría verse favorecido con una mayor demanda de exportación de maíz por parte de los países que queden desabastecidos por Brasil, ante la reducción de su oferta. Pero en nuestro país la pérdida de producción que dejó el déficit hídrico del último verano le pone un techo a las posibilidades de verse beneficiado por este contexto.

Commodities Los productores agropecuarios se quedaron sin 30 Mt de granos para vender; un duro golpe para ellos y para la economía argentina. PATRICIA BERGERO - JULIO CALZADA - EMILCE TERRÉ

La peor sequía de los últimos 50 años arrasó con la soja y el maíz en el verano, mientras que el período de excesiva humedad de abril que le dio la estocada final. A la fecha, son 30 millones de toneladas las que se resignan, y con ellas un ingreso bruto del hombre de campo de US$ 7.500 y un ingreso de divisas para la economía argentina de US$ 8.000 millones. El costo para la actividad económica asciende ya a un 1% del PBI estimado para el año.

- La sequía que azotó a la región núcleo argentina en el verano 2017/18, catalogada como la peor de los peores 50 años, diezmó la producción de granos gruesos. Lotes que han quedado sin sembrar, aumento del área de abandono, rindes muy por debajo de lo normal significaron pérdidas de casi 18 Mt en soja y 10 Mt en maíz, un duro golpe para la actividad insigne de la economía argentina. Cuando hacia mediados de abril se recibieron las primeras lluvias que cortaban el pulso seco de las semanas anteriores, los ánimos mejoraron pero por poco tiempo. La humedad no menguó durante semanas, y en combinación con las altas temperaturas hasta mediados de mayo generaron un efecto germinador que brotó lo que aún restaba cosechar de soja y maíz, dando una última estocada a la campaña. Las estimaciones de producción cayeron otro escalón hasta totalizar los 30 millones de toneladas combinadas de soja y maíz. 
 
- A precios de hoy, ese tonelaje significa que los productores perdieron ingresos brutos por 7.500 millones de dólares entre los 20 millones de toneladas (Mt) de soja y los 10,5 Mt de maíz que quedaron en el camino.

- Esas 30 Mt de granos que hoy no están en el circuito comercial argentino es la causante de las tensiones y preocupaciones que se observan en toda la cadena comercial y de pagos del sector. Sin esa mercadería, Argentina resignó un ingreso de divisas del exterior por exportaciones de US$ 8.000 millones. Ello equivale a cerca del 14% del total exportado por Argentina en el 2017 (U$S 58.428 millones) y el 30% de las divisas que entraron en el 2017 por ventas al exterior de granos, harinas y aceites (el principal rubro de exportación de nuestro país).

- Desagregando el número anterior, en el 2018 Argentina se perdería la posibilidad de exportar: 

o 11 Mt de harina de soja, su producto estrella en materia de exportaciones. 
o 2 Mt de aceite de soja.
o 3 Mt de soja en grano.
o 10,3 Mt de maíz en grano. 

- Los acopiadores, cooperativas, transportistas, corredores, entregadores de cereales, bancos locales, vendedores de insumos, rodados, máquinas y equipos, además de estaciones de servicios, mecánicos y el resto de los agentes económicos que trabajan íntimamente ligados al campo o viven gracias a la actividad agropecuaria, sufrirán una fuerte caída en sus ingresos por la baja en la actividad económica en general, tanto a nivel comercial, industrial y en los servicios. Según nuestras estimaciones, computando este efecto multiplicador, la economía argentina pierde cerca de US$ 6.000 millones, o el 0,9% del PBI estimado por el FMI para el año 2018. 

- Los productores agropecuarios esperaban tener esas 30 Mt de mercadería adicional para vender. Ahora deberán esperar una buena campaña de trigo para compensar parcialmente sus pérdidas y apostar todo a la cosecha gruesa del próximo ciclo. 


Entre los muchos efectos perniciosos de la sequía, que van desde la drástica reducción de ingresos del sector productor a tensiones en la cadena de pago y menor actividad de las industrias colindantes, el volumen de exportaciones se cuenta entre uno de los guarismos claves que actualmente sufre el coletazo del verano seco y el otoño húmedo. 

En relación a ello, debe recordarse que el volumen de exportación se lo suele llamar saldo exportable, por ser la demanda más flexible en relación con las otras demandas. En otras palabras, cuando cae la producción normalmente la demanda que más baja será la externa, en tanto que la demanda interna continuará siendo abastecida. 

La aguda falta de lluvias en la zona núcleo argentina el último verano se llevó consigo casi 20 millones de tonelada de soja y otras 10 millones y medio de maíz, en relación a la producción esperada al inicio de las siembras. En el caso de la soja, la expectativa inicial apuntaba a producir 54,5 millones de toneladas, mientras que el maíz sumaría otros 42 millones. Como consecuencia del déficit hídrico, la estimación de producción de la oleaginosa se ajustó a 37 millones de toneladas, en tanto que las condiciones demasiado húmedas de fines de abril y principios de mayo ocasionarían un recorte adicional de 1,75 millones de toneladas a la fecha. Así, las pérdidas suman 19,25 Mt. Para el cereal, se calcula una merma de 10,3 Mt hasta los 31,7 Mt.

En tanto que en el caso del maíz puede asumirse que toda la exportación podría haberse hecho como grano, para la soja se asume (en línea con el promedio de los últimos 10 años) que un 15% se exportaría como poroto y un 75% iría a procesamiento. Del crushing de soja, a su vez, se obtiene un 19% de aceite y un 80% de harinas, de las cuales se exporta, respectivamente, el 65% del óleo y el 93% del pellet. De este modo, en condiciones normales, Argentina hubiese podido embarcar unos 3 millones de toneladas de poroto de soja, más otros 2 Mt de aceite de soja y 11 Mt de harina de soja. 

Para valuar esta pérdida en divisas, se toman los precios promedio del mes de diciembre 2017 para los embarques a cosecha (marzo/abril 2018). La razón para valuar el costo de oportunidad a las cotizaciones previas a los recortes de producción es que éstas no hubiesen mostrado el aumento que tuvieron si el output no hubiese bajado del modo drástico en que lo hizo.

Puede observarse que el recorte de casi 20 millones de toneladas a la producción de soja significa que Argentina se pierde de un ingreso total de divisas por más de US$ 6.300 millones por exportaciones del complejo soja, en tanto que el maíz suma otros US$ 1.600 millones que dejan de ingresar. En suma, el costo de oportunidad para la macroeconomía argentina como consecuencia de la diezmada producción de granos gruesos en la campaña 2017/18 implica resignar un ingreso de dólares por exportaciones de US$ 8.000 millones.

Si consideramos los precios FAS teóricos actuales de la soja y del maíz, los productores agropecuarios perdieron ingresos brutos por cerca de 7.500 millones de U$S. Si valorizáramos esta producción pérdida a los precios FAS de mediados de diciembre de 2017 obtenemos un valor de ingresos brutos no percibidos de 6.300 millones de U$S. 

En cuanto al costo para la actividad económica doméstica, la suba de precios de las últimas semanas no alcanza para compensar al productor por las pérdidas de cantidad, resultando en un quebranto neto por US$ 2.000 millones sólo para el sector primario. Esta caída de ingresos netos es el resultante de la suma del menor rinde obtenido en hectáreas cosechadas, los egresos devengados en sembrar lotes que a posteriori no han podido cosecharse, y el costo de oportunidad de las tierras que quedaron fuera del sistema productivo esta campaña. 

A su vez, el menor ingreso del sector productor derivará en menos fletes, menor actividad en los acopios, contratistas, corredores, bancos, entre otras actividades asociadas. Computando un factor multiplicador de tres, tal como sugiere la bibliografía especializada, la pérdida global para la actividad económica argentina se puede estimar en US$ 5.900 millones, casi un 1% del PBI estimado por el Fondo Monetario Internacional para nuestro país en el año 2018.​

BCR

Los negocios a cosecha de trigo llevan buen ritmo a la par de la siembra

Las labores de siembra de trigo han comenzado en la región núcleo, como así también los negocios por la entrega de este cereal en diciembre y enero alentados por los buenos precios a cosecha.

Las labores de siembra de trigo han comenzado en la región núcleo, como así también los negocios por la cosecha de este cereal en diciembre y enero 2019. En nuestra región algunos lotes ya están siendo implantados con el cereal estos días mientras se espera que las labores de siembra tengan un mayor impulso este fin de semana. A contramano del ritmo de labores en nuestra zona y la región núcleo, el norte de Buenos Aires podría estar presentando un aletargamiento del ritmo de siembra debido a que los lotes con soja de segunda presentaron ciertas dificultades a la hora de su recolección.
El área de siembra de trigo 18/19, como ya se ha dicho en otros informes, posee buenos incentivos desde el plano económico en vistas de los buenos precios que se ofrecen por los forwards a cosecha, pero el plano logístico y de labores de siembra puede presentar ciertos inconvenientes impactando sobre el ritmo de implantación y la superficie final en ciertas zonas. En determinados lotes se puede presentar algún tipo de atraso en la siembra esta semana debido principalmente a la falta de piso. El rol del financiamiento para los insumos puede llegar también a ser un factor importante en la decisión de siembra siempre teniendo en cuenta el costo que alcancen las operaciones activas en una escenario de aumento del precio del dinero en el corto plazo.
Forwards a cosecha de trigo
El volumen de forwards a cosecha de trigo con entrega Rosario en la última semana tomó un fuerte impulso, siendo el grueso de las operaciones realizadas en el día 22 de mayo. Según datos oficiales se estima que se cerraron forwards de trigo por más de 83 mil toneladas, este día, en el período de entrega noviembre 2018 – abril 2019. El grueso de las negociaciones (60 mil toneladas) se centró sobre los meses de cosecha de diciembre y enero. El precio negociado para el trigo con entrega en enero se negoció en el recinto de la bolsa en 195 USD / t mientras que el precio de forwards a febrero se ofreció a 195 USD / t aunque no se descarta que haya habido operaciones en torno a los 200 USD / t, igual valor que lo negociado para entrega en marzo. En total, en los días 18, 21, 22 y 23 de mayo (viernes a miércoles) se cerraron forwards del período noviembre 2018 – abril 2019 por 183 mil toneladas.
Entrega inmediata
El volumen de trigo disponible carece de operaciones significativas para la entrega disponible y contractual en el mes de mayo debido a la ausencia de stocks significantes en el sector, dando lugar a los fuertes aumentos observados en el precio. El valor en dólares por el disponible publicado por la Cámara Arbitral de Cereales de la BCR osciló entre 249,8 y 254 USD / t en la última semana, o 6.060 y 6.140 $ / t.
Entrega contractual
Siguiendo lo operado en todo el mes de mayo, según fuentes oficiales, los forwards para entrega junio en Rosario han sido sustanciales alcanzando un total de 193 mil toneladas. En los últimos días, viernes 18, lunes 21 y miércoles 22 el total de operaciones sobre este mes alcanzó 35 mil toneladas. Se observa un importante premio en el precio por el volumen y calidad, en un momento de escasez de stocks, teniendo una prima de hasta 10 USD / t. El precio ponderado para esta posición el día viernes 18 fue de 256 USD en un rango de precios entre 250 y 260 dólares, valores alcanzados según el volumen y tomando en cuenta lotes de hasta 700 toneladas con proteína mínima de 10.5 %. El volumen negociado en dólares en el día lunes y martes fue menor negociándose a precios de 250 USD / t.
En el mismo período hubo un volumen mayor de operaciones en pesos en un rango entre 6.000 y 6.300 pesos. El grueso de las operaciones sobre estas fechas se repartió de igual manera. El precio promedio ponderado para los días 18 y 21 fue de 6.200 pesos la tonelada mientras que el día 22 alcanzó 6.100 $ / t por el trigo cámara.
Comercialización y ventas en los mercados FOB
La comercialización por el trigo disponible lleva un fuerte ritmo, en comparación con años anteriores, lo mismo que el trigo a cosecha. Al 16 de mayo el sector exportador lleva adquiridas 1,15 millones de toneladas de trigo de la nueva cosecha 18/19. Proyectando 19 millones de toneladas de producción en la campaña 18/19 esto acumula ya el 6 % del potencial cosechado. Este valor apenas se compara con lo comercializado en la campaña 01/02 con un 4 % de la cosecha efectiva comercializada.
Respecto a la campaña en curso 17/18, los números de comercialización siguen mostrando una fuerte demanda por el stock remanente. Al 16 de mayo el total comercializado (13,2 Mt) cubre el 76 % de lo cosechado, muy por encima del ratio de la campaña pasada del 70 % y del promedio de los últimos 5 años del 69 %. La clave de estos indicadores robustos procede del sector exportador, que al 21 de mayo llevan ventas de exportación (DJVE) por 9,54 Mt mientras que a igual altura del año pasado este valor, en un año record de exportaciones, alcanzó a la misma fecha 8,47 Mt. Es decir, en un año con menor producción de trigo, se posee un ritmo mayor de ventas de la exportación (se llevan vendidas un millón de toneladas más a la misma fecha).
En cuanto al mercado externo, la suba del valor FOB del trigo argentino ha sido menos pronunciada que la de algunos de nuestros principales competidores, tal como se muestra en el cuadro adjunto, mejorando el atractivo de la demanda externa por nuestras provisiones. La sequía continúa afectando fuertemente al trigo de invierno en Estados Unidos, con sólo un 36% del mismo reportado en condiciones buenas y excelentes según su Departamento de Agricultura, muy por debajo del 52% que se observaba a la misma fecha del año pasado. Por su parte, en Rusia el déficit hídrico se repite en el sur del país y los retrasos en las siembras en la zona central, Volga y Siberia (esta última responsable del 40% de la producción el año pasado). En este contexto, la reconocida consultora rusa SovEcon ajustó en la semana su proyección de producción del cereal de 78,2 a 77 Mt.
Fuente: BCR

Soja 2017/2018: la región núcleo perdió 6,1 millones de toneladas de soja

La campaña termina con un 30% menos de soja
Todo parecía presagiar un nuevo ciclo de éxito. Con los suelos cargados de humedad y los problemas de siembra que se sufrían por los excesos, todas las cuentas se hacían con los rindes de los últimos dos años. Pero cuando la oleaginosa empezaba a demandar más agua, el cielo se negó. Tras cinco meses y medios sin lluvias, los suelos se secaron y el cultivo no paró de deteriorarse día a día. Los primeros lotes se cosechaban y las expectativas que más descendían eran las de los cuadros de soja de segunda. La seca se llevaba en total unas 5,3 Tn de soja. Cuando por fin parecían sostenerse las marcas con los mejores rindes que se obtenían en el norte y el oeste de la región, las lluvias comenzaron. Sin parar durante tres semanas seguidas, y en medio de temperaturas que eran típicas de los cafetales de Colombia, se activó masivamente la germinación de las semillas. Nuevos recortes de rindes y grandes descuentos por calidad se terminaron de materializar sobre las 800 mil has que faltaban recolectar. El resultado ha sido la reducción del peso de los granos y un alto grado de granos brotados, amohosados, podridos y tambien verdes. Los daños estuvieron en el orden del 20 al 80%. Los rindes de la última tanda cosechada bajaron un 35% respecto a lo que se recolectó antes del temporal. Con el peor de los finales para la peor campaña, el ciclo 2017/2018 termina con 14,9 M Tn de soja, 6,1 M Tn menos de los que se calculaba al momento de las siembras.
Maíces de diciembre brotados y con hongos
Los maíces de diciembre también cargan con secuelas del paso del temporal. Hay una alta cantidad de plantas con granos brotados e infecciones de hongos. Las mazorcas erguidas no pudieron impedir el ingreso de agua a su interior. El exceso de humedad y las altas temperaturas propiciaron el ambiente ideal para la germinación de los granos y la proliferación de algunos hongos. Se espera que haya un impacto en el rinde del cereal.
Mejoran las condiciones de piso para arrancar la nueva siembra de trigo
La inminente mejora de las reservas de agua del suelo entusiasman la siembra de 1,3 M ha en este nuevo ciclo. La semana sin lluvias permitió bajar los excesos de agua y, a la fecha, las reservas hídricas se presentan entre óptimas y adecuadas. Queda una pequeña porción al este de Córdoba en las que todavía las reservas siguen siendo escasas, aunque esa condición está cada vez más acotada y restringida sólo al extremo oeste de la región.

Fuente: BCR

Los rumores sobre retenciones impactaron en el mercado, por Lorena D´Angelo

El comportamiento del precio de los granos tiene un componente externo marcado por la evolución del mercado de Chicago y un componente local que lo despega de los movimientos externos.
La semana pasada en el mercado de granos hubo muchas noticias que impactaron en los precios.
La primera de ellas llegó desde Estados Unidos cuando se conoció un principio de acuerdo en la disputa comercial entre el país y China para llegar a solucionar el conflicto que había impacto en el mercado de granos, especialmente en la soja.
Cuando se conoció la noticia, sin detalles aún de lo que representaba para el comercio entre ambos países, los precios de la oleaginosa subieron en Chicago contagiando también a los demás productos.
Además los cereales se sumaron con el soporte de la evolución del clima en las regiones productoras estadounidenses, donde continúa sembrándose el maíz y el trigo de primavera y se desarrolla el trigo de invierno.
El clima es uno de los factores que está moviendo los precios por el avance de la siembra de los granos gruesos en EE.UU., el desarrollo del trigo de invierno y la evolución también en otras regiones productoras del mundo.
Para el trigo, el clima también importa por el desarrollo de los cultivos en Europa, la región productora del Mar Negro y el avance de la siembra en Australia, todos ellos con condiciones mayormente secas.
Este elemento que determina la oferta de los productos agrícolas es clave para la producción que comienza a proyectarse para el 2018/19.
El USDA en su último reporte mensual de mayo publicó las primeras cifras del balance de oferta y demanda para los principales commodities agrícolas pensando en el nuevo año comercial donde se proyecta una caída en la producción mundial de trigo que, con un aumento también en la demanda, recorta las primeras proyecciones de stocks finales en el mundo.
Pero volviendo a las noticias que impactaron en los precios esta semana, los rumores sobre una eliminación de la baja de retenciones a la soja y el regreso de las mismas para el trigo y el maíz, impactaron en los precios locales.
Los rumores durante algunos días que el ministro Dujovne se encargó de no desmentir ni confirmar en una conferencia, tuvo impacto en los precios de los mercados disponibles y futuros. Los precios de la soja disponible bajaron $ 150 en esos días y unos usd 4,50 en las posiciones futuras en el MATBA.
Con un día menos de operaciones en el mercado local por el feriado del viernes 25 de mayo, fue el presidente quien anunció que no tocaría la política de retenciones al campo. "Esa fue siempre la posición del Presidente, presionado en el sentido contrario por otros sectores empresarios. El campo ha sido su aliado", citaba Joaquín Morales Sola en su artículo de La Nación del domingo.
Así quedarían superados los rumores que tanto daño le hacen el marcado y al sector agrícola que genera por el riesgo de volver a otras épocas que ya se daban por terminadas.
Esperamos que se recupere en los próximos días a la espera de que los precios muestren la realidad del mercado que está afectado por la caída de la producción de maíz y soja que todavía no terminó de recolectarse.
Los datos al 24/5 del Ministerio de Agroindustria nos muestra que el 78% de la soja estaba cosechada y el 44% del maíz, este último debajo del año pasado a la misma fecha.
Con un importante volumen todavía en los campos, las estimaciones de la producción final continúan ajustándose a la baja. La semana pasada el Ministerio redujo su estimación de cosecha de soja de 37,6M de ton a 36,6M, un 33,5% debajo del año pasado y confirmando los resultados de menores rindes en los lotes que se están cosechando aun pudiéndose ser mas bajos en las próximas semanas que nos acerquen más a una cosecha de 34/36 M de ton como estiman privados.
Con una menor producción se ajustó también el balance 2017/18 de la oleaginosa, proyectando mayores importaciones (3,5 M de ton) y menores exportaciones (2,5 M de ton) y stocks finales (4,9 M de ton vs. los 12,80 M del ciclo anterior sujetos a revisión)
Estos datos muestran el cuadro ajustado que presenta la soja en el mercado local que se traduce en firmes valores disponibles y futuros más allá de algún ajuste que se pueda registrar en el mercado de Chicago con cambios en EE.UU. por noticias de demanda o de oferta para el próximo ciclo.
Las oscilaciones en los precios no estarán exentas en las próximas semanas, la planificación y el conocimiento de las necesidades financieras nos hará tomar la mejor decisión cuando estamos pensando en cómo continuar con la comercialización 2017/18 y cómo afrontar la campaña 2018/19 con muy buenos precios futuros actuales.
Lo que viene...
El mercado de referencia continuara moviéndose al ritmo de noticias relacionadas a la demanda con los ojos puestos en el conocimiento de los detalles del acuerdo entre EE.UU. y China sobre comercio, y en el clima en las regiones productoras estadounidenses.
En EE.UU. la semana en los mercados comienza el martes luego del feriado del Memorial Day pero en nuestro país será importante la reacción de los mercados a la desmentida presidencial sobre cambios en las retenciones.
Los factores que impactan en el mercado más allá de los mencionados son:
- El precio del petróleo
- La evolución del dólar frente a las demás monedas
- El clima en Brasil para el maíz de safrinia
- Avance de la cosecha en Argentina
- Ventas de los productores argentinos
- Siembra de los granos finos 2018/19.
Por Lorena D´Angelo, Analista de Mercados y Asesora Comercial
Fuente: Centro de Gestión Agropecuaria

Macri: las retenciones no cambiarán

27 de mayo de 2018

Mauricio Macri decidió ayer, en un almuerzo con su aliada Elisa Carrió, que no tocará la política de retenciones al campo. Seguirá tal como se estableció al principio de su mandato. Esa fue siempre la posición del Presidente, presionado en el sentido contrario por otros sectores empresarios. El campo ha sido su aliado. Ya tiene otras batallas en curso. La del peronismo, por ejemplo.

En efecto, algunos peronistas decían (¿dicen?) que su partido debe demostrar todavía que puede ser oposición sin voltear al presidente no peronista en funciones. En los próximos días, y en los próximos meses, tendrán la posibilidad de demostrar si ese es un programa en serio o un discurso para entretener al público mientras atraviesan el desierto. El proyecto peronista para frenar los aumentos de tarifas y la aprobación parlamentaria del presupuesto del año próximo serán cuestiones cruciales para evaluar qué diseño de oposición eligió el partido de Perón. Podría parecer que el peronismo compite para ayudar a Macri cuando a este le va bien. Y que compite para que le vaya peor cuando está mal. El resultado sería catastrófico si el peronismo se inclinara en tarifas y presupuesto por obstruir la gestión de Mauricio Macri.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, salió el miércoles de la Cámara de Diputados, donde fue a explicar la situación del país, con el convencimiento de que el peronismo es ya uno solo y está dispuesto al bloqueo permanente de las decisiones de la administración. Desde el sitio que ocupa en el recinto, Peña pudo observar un cambio brutal en la escenografía parlamentaria. Antes, el kirchnerismo era una jaula de desquiciados mientras el resto de la Cámara se dividía entre oficialistas y peronistas razonables. Ahora esas diferencias ya no existen: todo el peronismo se abalanzó sobre él. Massistas y peronistas racionales (los que responden a los gobernadores) tuvieron una actitud casi idéntica a la del kirchnerismo. Se impuso en la conclusión final la impronta del cristinismo, porque ningún otro sector político tiene más densidad política que la corriente que lidera la expresidenta.

Un día antes, en el Senado, un plenario de comisiones le dio dictamen al proyecto peronista de Diputados para frenar los aumentos tarifarios de Macri. Ese proyecto, que fue una posición unificada de todos los diputados peronistas, se convirtió en el Senado en una construcción solo de Sergio Massa y Cristina Kirchner. Los gobernadores Juan Schiaretti, de Córdoba; Juan Manuel Urtubey, de Salta; Juan Manzur, de Tucumán, y Hugo Passalacqua, de Misiones, tomaron distancia en los últimos días de ese proyecto. "Todo puede cambiar. Nada está escrito en la piedra", dijo Manzur. Sin esos gobernadores, la mayoría peronistas, solo Massa y Cristina quedaron al frente del proyecto. El oficialismo entendió que debía aceptar algunos cambios e hizo suya una idea de Schiaretti y Urtubey para que se baje el impuesto del IVA en las facturas de los servicios públicos. Es decir, se mantendría la tarifa, pero el Estado perdería ingresos. Es importante que la iniciativa haya sido de gobernadores opositores, porque el IVA es un impuesto coparticipable.

Vale la pena volver sobre una realidad. Los gobernadores, y no solo los peronistas, tienen razón cuando señalan que los habitantes de la provincia de Buenos Aires y de la Capital son los únicos beneficiarios de subsidios al consumo de servicios públicos. Los argentinos del interior del país pagan otras tarifas. Son la provincia de Buenos Aires y la Capital las que deben hacerse cargo de los subsidios si es que quieren subsidiar a sus habitantes. Esos subsidios no pueden ser una carga para el presupuesto nacional. Pero los peronistas pierden la razón cuando frenan los aumentos de tarifas de Macri que procuran, precisamente, terminar con aquella discriminación entre argentinos.

Un papel importante es el que está jugando el senador Miguel Pichetto. Atenazado por la presión de sus senadores duros y por la fuga de otros hacia posiciones más conciliadoras, apresuró la firma del dictamen favorable al freno de los aumentos que venía de Diputados, proyecto que no le gusta, aunque diga otra cosa en público. Al mismo tiempo, Pichetto no aceptó el proyecto del Gobierno sobre una rebaja en el IVA a las tarifas, que llegó tarde, es cierto, después de que se había aprobado el otro. Pichetto ha sido un factor fundamental en estos dos años para la gobernabilidad de Macri. ¿Lo será en adelante? Ningún peronista describió mejor que él cierta propensión del peronismo: las "taras autoritarias" las llamó cuando convocó al resto del peronismo a alejarse de ellas. En estos mismos días está buscando una fórmula de equilibrio, aunque nada sería más útil para su gestión que una convocatoria del gobierno federal a los gobernadores para que dejen caer el proyecto sobre tarifas.

Es cierto que Macri tiene la facultad de vetar ese proyecto. La usará, seguramente, si el Senado lo aprueba. Pero, ¿qué mensaje le daría al mundo la política argentina? ¿Acaso que hay solo una persona razonable en medio de una comunidad de políticos irracionales? Las condiciones de la economía argentina han cambiado y también hubo modificaciones en la economía mundial. Turquía está viviendo una corrida cambiaria muy parecida a la que vivió la Argentina. Fue significativo, sin embargo, el apoyo internacional que recibió Macri. Estados Unidos, China, Rusia y Alemania, entre otros países, manifestaron su respaldo inmediato al presidente argentino. El "mundo mundial", como dice Felipe González para describir al núcleo duro de la política internacional. Nunca había sucedido algo así con otro presidente de la democracia argentina.

Esos apoyos le servirán a Macri en el directorio del Fondo Monetario y para influir en la sagaz Christine Lagarde. ¿Le servirán para ablandar las posiciones del peronismo? No todos los peronistas son indiferentes a las señales del mundo. No lo son, por ejemplo, Schiaretti, Urtubey o el propio Pichetto.

La segunda etapa del conflicto político sucederá cuando se trate el presupuesto de 2019. Hasta ahora, el acercamiento con el Fondo ha tenido interpretaciones teóricas o ideológicas. El presupuesto, en cambio, llevará en sus páginas los acuerdos con el Fondo. Pichetto dijo en su momento que ese acuerdo no necesitaba la aprobación del Congreso; Macri se lo agradeció en la intimidad. El presupuesto, que será la conclusión de los pactos con el Fondo, necesitará inevitablemente del acuerdo del Congreso. ¿El peronismo será el mismo que Peña advirtió en la Cámara de Diputados? Sectores peronistas importantes señalan que es hora de que el Presidente convoque a un diálogo más abierto que el que puede encerrar a la política. Debería incluir a los sindicatos y a los empresarios. El resultado de ese diálogo podría ser la aprobación del presupuesto del año próximo.

Nadie debería contar con el cristinismo para eso. Usa todo y a todos. Referentes sociales y del moyanismo gremial (Cristina y Hugo Moyano están increíblemente juntos porque el líder camionero cree, como ella, que Macri conduce la lapicera de los jueces) le pidieron una entrevista al presidente de la Conferencia Episcopal, monseñor Oscar Ojea. El obispo los trató cordialmente, los escuchó y derivó a la Pastoral Social algunos planteos, pero nunca les manifestó una adhesión al acto del viernes contra las negociaciones con el Fondo. Voceros episcopales señalaron que la foto del encuentro pudo interpretarse como una adhesión, pero que esta nunca existió. Cada vez que los seguidores de Cristina Kirchner salen a la calle (la insoportable prepotencia de los metrodelegados o el desmesurado activismo del sindicato docente) termina ganando Macri y perdiendo el peronismo. ¿Es hora de hablar de ganancias o de pérdidas electorales? Tarifas y presupuesto definirán algo más que la relación de fuerzas de la política. Marcarán si el país ha cambiado -o no- después de frecuentar la crisis, como si la crisis fuera una adicción.

Por: Joaquín Morales Solá

Los precios de la hacienda podrían repuntar en primavera

Ignacio Iriarte
Habría motivos para desconfiar de estos bajos precios reales de la hacienda: en algún momento de la primavera –si no es antes–, esta altísima oferta ganadera, reflejo todavía de la seca reciente, tenderá a moderarse o a caer.
Se está vendiendo hacienda en forma adelantada; las peores consecuencias del alto precio del maíz no las está soportando la ganadería de carne vacuna, sino la “fabricación” de pollos y cerdos, cuyas oferta de carne, y sus precios al mostrador, se verán resentidas en los próximos meses.
Se vende mucho ganado porque los precios son bajos, y porque los precios son bajos se vende mucha hacienda, para vivir y para pagar los gastos del campo. Este círculo vicioso se podría cortar en primavera, de presentarse el clima favorable, y podría determinar una restricción temporal de la oferta, que gatille una recuperación de los precios del ganado, tanto del gordo como de la invernada.
El consumo, que es el 85 por ciento de la demanda, se presenta muy afectado por las subas tarifarias, por la devaluación y por los efectos de la altísima tasa de interés. En ese marco, absorbe todo lo que se le ofrece, pero exige a cambio una baja de precios: ha caído el gasto per capita en carne vacuna.
Exportaciones
En cuanto a la exportación, tiene hoy una “reserva de poder de compra” muy importante, producto de que hasta ahora no se ha visto obligada, como sucedió casi siempre en la historia, a trasladar a los precios del novillo pesado o de la vaca conserva o manufactura, los mayores ingresos resultantes de las recientes devaluaciones y el otorgamiento de los reintegros.
Como sigue teniendo un porcentaje muy importante de su producción destinada al consumo interno, continúa sin mayores variantes los negocios con novillo o vaca gorda (Hilton, 481, Israel, Chile, Rusia), pero ahora complementa de modo virtuoso todo esto con China, que contribuye no sólo completando la capacidad instalada de las plantas, sino que también aporta una rentabilidad inédita al negocio exportador.
Entre el negocio de China, de amplios márgenes, y la devaluación, la exportación está ganando dinero como nunca en los últimos quince años, y compra ganado en pie casi con displicencia.
La oferta de vacas es abundante y, como está trabajando al límite de su capacidad instalada, no necesita presionar sobre el novillo pesado, cuyo precio lleva más de seis meses sin variaciones de importancia. Es una inesperada primavera de rentabilidad, que aconseja no presionar sobre el mercado de ganado en pie.
La mayoría de los criadores de la zona pampeana, en febrero-marzo, se asustaron por la seca y vendieron de manera adelantada y masiva sus destetes. En abril-mayo, contra todo pronóstico, el tiempo se presentó lluvioso y cálido, y la recuperación de pasturas resultó extraordinaria, inesperada.
Todos los que alcanzaron a sembrar verdeos hace dos meses, con las primeras lluvias, hoy disponen de potreros muy empastados, y necesitan imperiosamente poblar. El criador que no llegó a vender todo su destete, ahora dispone de mucho pasto en el campo y mira el próximo invierno con mayor optimismo. Con todo, se estima que las reservas forrajeras son entre 30 y 40 por ciento inferiores a un año normal y, hasta que no se exprese plenamente el rigor del invierno, estas menores reservas no se sentirán.

Los pros y contras para que Argentina sea la “carnicería” del mundo

Ningún país como Argentina tiene tanta capacidad “ociosa” para producir más carne. Sin embargo, hay numerosas trabas internas que complican este objetivo exportador.

El presidente de la Nación, Mauricio Macri, ha fijado como uno de los objetivos que debe perseguir la Argentina el transformarse en el “supermercado del mundo”, y en esa meta, las carnes tienen un rol preponderante.
En un mundo que demanda cada vez más proteínas, sobre todo en el sudeste asiático y de origen bovino, la oportunidad para nuestro país es grande, pero aún quedan muchas tareas pendientes para aprovecharla.
Al menos así lo dejó en claro el coordinador del Programa Nacional de Producción Animal del Inta, Aníbal Pordomingo, durante la Jornada de Forrajes Conservados que se realizó en Manfredi.
Pros
Según Pordomingo, si bien “el mundo no se muere porque Argentina le venda carne”, debido a la amplia oferta desde otras latitudes, no hay ningún otro país con un potencial similar para aumentar la producción en un corto plazo.
“Con la cantidad de novillos que tenemos, con sólo aumentar 40/50 kilos el peso de cada uno, se incrementaría 40 por ciento la producción de carne”, indicó el especialista.
Sobre este punto, señaló que Estados Unidos ya faena animales de 650 kilos, con lo que no tiene margen para subir más esa vara; mientras que Australia también está en un techo productivo. “Somos el único país que puede aumentar su producción en una gran magnitud. Tenemos la genética y los animales para lograrlo”, resumió.
Contras
En este sentido, el primer obstáculo para pensar en un mercado de exportación aún más grande es la cantidad de novillos, producto de un nivel de destete muy bajo. “Sale un ternero cada dos vacas, tener una vaca que no produce nada en un año impacta hasta en la huella de carbono”, criticó Pordomingo.
A esto se suma un peso de faena que es de los más bajos del mundo: “Estamos sacrificando animalitos que en otros lugares del mundo son terneros de destete; matamos fábricas de carne”, se quejó.
Para Pordomingo, la forma de mejorar estas falencias es lograr una “ganadería de precisión”. “Tenemos que hacer cada días más mediciones, previas al engorde, ecografías para ordenar las tropas y los lotes, pesajes más frecuentes. Aportar instrumentos que signifiquen mayor eficiencia, usar sistemas que nos digan cosas sobre el animal mientras esas cosas ocurren”, graficó. 
Por ejemplo, mencionó que “en 15 años, no se mejoró la eficiencia de conversión, y a veces se lo adjudica a una cuestión biológica, como la edad del ejemplar, cuando el problema es propio de ineficiencias durante la alimentación”.
Tipificación
Pordomingo es uno de los expertos que lidera los trabajos para promover un sistema de tipificación por calidad, que cambie los parámetros actuales que se usan en Argentina y que relacionan el nivel de la carne con el tamaño del ejemplar.
“Si seguimos utilizando la media res, vamos a tener que bajar las expectativas de producción, porque eso sólo se puede colocar en el mercado interno. Y ese mercado no puede absorber más carne: el consumo supera holgadamente lo deseable, excedemos por mucho los niveles del resto del mundo”, subrayó el especialista.
En este aspecto, insistió sobre la necesidad de más mediciones para trabajar sobre la calidad. “En nuestro ecosistema de producción, tenemos que ver la gran variabilidad que hay en los ejemplares. Hay mucha dispersión, tamaño, colores, que hace complejo el negocio de la calidad y la homogeneidad”, añadió.

La OIE reconoció a la Argentina libre de Peste Porcina Clásica

La habilitación es importante para el país en razón de que la PPC constituye una barrera sanitaria para la exportación de cerdos y productos porcinos.

Durante una sesión general en París (Francia), la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) reconoció internacionalmente a la Argentina como país libre de Peste Porcina Clásica (PPC).
El nuevo estatus fue asignado al país durante la 86º Asamblea de Delegados de la OIE y fue entregado a la delegación del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), dependiente del Ministerio de Agroindustria de la Nación, que participa de la asamblea de delegados de la OIE en la capital francesa.
Relevancia
Dado que la PPC constituye una barrera sanitaria para la exportación de cerdos y productos porcinos, obtener este reconocimiento internacional resulta de gran importancia para la producción porcina argentina, destacó la cartera agropecuaria.
"El privilegiado nivel sanitario argentino y el trabajo realizado desde el Senasa para mantenerlo y mejorarlo, con el apoyo de los actores de la cadena porcina, permiten y potencian el comercio internacional de los agroalimentos que se producen en nuestro país", puntualizó el ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere.
Último foco
El último foco de esta enfermedad en nuestro país se registró en el año 1999. Mediante la ejecución del Programa Nacional de Control y Erradicación del Senasa, la enfermedad pudo ser erradicada, por lo que la Argentina se autodeclaró libre de ella en el año 2005. 
Desde ese momento hasta la actualidad, el Senasa, a cargo de Ricardo Negri, lleva a cabo actividades de vigilancia epidemiológica activa y pasiva, que demuestran que la peste porcina clásica no está presente en el país. Estas medidas, junto con las actividades de prevención para evitar su ingreso al país, constituyeron los requisitos cumplidos más relevantes para obtener este reconocimiento internacional, según lo dispuesto en el Artículo 15.2.3 del Código Terrestre de la OIE.
La presencia del virus de PPC genera grandes pérdidas económicas y productivas en distintos países del mundo, no solo por su impacto en la producción por generar alta mortalidad, sino también por las restricciones en el comercio internacional y los costosos programas para su control.
De esta forma, la Argentina completa el reconocimiento oficial de las siete enfermedades para las cuales la OIE otorga el estatus sanitario de país libre. 

 
Design by Grupo Delecluse | Published by Widgets para blogger | Powered by Blogger.com.
© Copyright 2012-2013 Asociación de Productores Rurales de Marcos Juárez All Rights Reserved.