Los siete temas que trató Macri con la Mesa de Ganados y Carnes

2017/06/06



El presidente, acompañado por el ministro de Agroindustria y el titular de Afip, se reunió con la entidad que agrupa a toda la cadena productiva, industrial y comercial de las carnes.
El presidente de la Nación, Mauricio Macri, recibió este martes y por segunda vez en el año, a la Mesa de Ganados y Carnes, una entidad que reúne a productores, sindicatos, industrias frigoríficas de consumo y exportación, proveedores de genética, asociaciones de criadores, consignatarios y cadenas comerciales de la carne vacuna, aviar, porcina y ovina.
Acompañado por el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile; y el titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip), Alberto Abad; Macri conversó con esa mesa sobre compromisos para seguir profundizando el control de la informalidad sanitaria, laboral e impositiva, y para potenciar el crecimiento de las exportaciones y la apertura de nuevos mercados.
En concreto, según informaron desde la Sociedad Rural Argentina (SRA), una de las impulsoras de este núcleo de entidades, se debatieron siete temas.
Reintegros
El gobierno confirmó que están por salir los pagos del cuatro por ciento de reintegro a las exportaciones y que, en junio se firmará la resolución por el adicional del 1,8 por ciento que se pagará con retroactividad a enero de 2017. Esta medida está destinada a la carne vacuna y aviar, que tienen el mayor volumen de exportaciones.
Novillo pesado
Se coincidió en la importancia de incrementar la producción de novillo pesado a través del mecanismo de beneficio impositivo y/o reembolso adicional.
Control de la evasión
Anunciaron la firma de la resolución para la instalación de balanzas electrónicas (cajas negras) y de cámaras de video en el palco de faena. De esta manera se busca controlar la veracidad de los kilos y la categoría faenada.
Además, Abad presentó resultados de los primeros dos meses del control de la evasión y manifestó que el 99 por ciento de las cabezas había efectuado el anticipo del pago a cuenta.
También confirmó que, avanzada esta etapa del control impositivo, pondrá en marcha un sistema de pago a cuenta para los aportes de seguridad social. Y anticipó que el control de la evasión que se lleva adelante para la producción de carne vacuna se extenderá para las otras carnes y todas las carnicerías.
Estandar único sanitario
Si bien hoy la potestad de habilitar y definir el estándar de sanidad en las plantas frigoríficas está en manos de provincias y municipios, las autoridades se comprometieron a trabajar para lograr el consenso en la aplicación de un estándar único.
Retenciones a los cueros
Las autoridades se comprometieron a analizar el mecanismo de aplicación de retenciones a los cueros.
Mercados internacionales
Se reforzó el compromiso de seguir trabajando en la apertura de los mercados de Estados Unidos y China.
Mercados de futuros
Anunciaron que para fin de año estarán disponibles las herramientas para su implementación para la ganadería vacuna.

Recorte de subsidios: otra espada de Damocles para los "farmers"



El presupuesto de la Casa Blanca con Donald Trump prevé la quita de fondos federales en materia de seguros y eliminar 5.263 funcionarios del Departamento de Agricultura.

Organizaciones agrícolas y algunos legisladores federales estadounidenses que representan esos distritos rurales están denunciando los recortes propuestos a los seguros de cosechas y otros programas de respaldo para el sector. Las propuestas están incluidas en el presupuesto del presidente Donald Trump.
La propuesta aparece ahora que los agricultores pasan por su cuarto año consecutivo de reducción de ingresos, y podría afectar especialmente a estados agrícolas como Iowa, Kansas y Nebraska, que ayudaron a Trump a ganar la elección de noviembre.
"Este presupuesto claramente le falla a la agricultura y a las zonas rurales de Estados Unidos", dijo en un comunicado el presidente de la cámara de agricultores, Zippy Duvall.
Primas de seguro
Los recortes propuestos podrían poner límite a la cantidad de fondos que el gobierno federal ofrece para que los agricultores paguen sus primas de seguro y eliminar la cobertura de seguro para ingresos perdidos cuando bajan los precios de las cosechas y las producciones por hectárea. Eso reduciría el presupuesto del programa federal de seguros en 28.000 millones de dólares en 10 años.
Poda de funcionarios
Trump también ha propuesto reducir los subsidios que se dan a agricultores, recortando estos programas en 9.000 millones de dólares al bajar el nivel máximo de ingreso de 900.000 a 500.000 dólares para que un agricultor sea apto. El presupuesto también podría ser eliminar 5.263 funcionarios del departamento de Agricultura, una reducción del 5,5 por ciento del personal
Agricultores, economistas y expertos en agricultura dicen que es importante apoyar el sector agrícola, que representa hasta casi el 11 por ciento de los trabajos estadounidenses, o alrededor de 21 millones de puestos, y contribuye con casi un billón de dólares a la productividad interna del país.
"La fuerza de la economía agrícola tiene implicaciones para las zonas rurales de Estados Unidos, pero también para la economía en general de Estados Unidos", dijo Robert Johansson, a senadores el mes pasado.
Debbie Stabenow, representante de Michigan, la demócrata de mayor rango en el Comité de Agricultura del Senado, advirtió que los recortes planeados "tendrían un efecto desproporcionado en pueblos pequeños de todo el país y dejarían a esas comunidades en crisis".

Leopoldo Palma, en Villa María, tras los pasos de un bioinsecticida



En laboratorios de la Universidad trabajan para aislar la bacteria entomopatógena bacillus thuringiensis (Bt) con el propósito de lograr insecticidas ecológicos para el manejo integrado de plagas.

En los laboratorios de la Universidad Nacional de Villa María, investigadores están aislando un tipo de bacteria que se encuentra en el suelo para crear biopesticidas o insecticidas ecológicos. Bacillus thuringiensis (Bt) es un tipo de bacteria entomopatógena (tiene potencial para matar insectos) que se presenta como una alternativa para contrarrestar las plagas que afectan los cultivos agrícolas.
De poder crearse insecticidas microbianos se fomentaría su utilización en programas de manejo integrado de plagas (MIP), lo que quiere decir: reducir el uso de agroquímicos, al complementarlos con biopesticidas.
En el departamento General San Martín la actividad agrícola es la más importante del sector primario. En Villa María y la región, se destaca la producción de cultivos intensivos (hortícolas y frutales) y la producción de cultivos extensivos (soja, maíz). Sin embargo, la producción de alimentos agrícolas de calidad requiere de la utilización de insecticidas químicos de amplio espectro.
Objetivos
El investigador Leopoldo Palma explicó que, al trabajar con este tipo de bacterias –entomopatógenas– la idea es aprovechar su potencial para crear biopesticidas o insecticidas ecológicos. A partir de este concepto, su aplicación permitiría reducir los niveles de agroquímicos en la naturaleza.
El investigador, que se encuentra colaborando con investigadores del Inta Castelar, indicó que en esta isntitución se está realizando un trabajo similar al que se desarrolla en Villa María. La bacteria seleccionada es de suelo y la idea es aislarla y analizar su potencial insecticida con algunos insectos que son plagas para varios cultivos. Algunos de esos insectos son los lepidópteros –isoca u oruga- que se puede encontrar en la espiga de maíz.
Esta investigación es muy relevante por sus dos objetivos íntimamente entrelazados: fomentar la reducción del uso de agroquímicos y luchar contra las plagas que atacan los cultivos agrícolas. Hay consecuencias productivas y en la salud. “Sería prácticamente imposible prescindir de los pesticidas químicos, por ejemplo, por la intensidad de trabajo de los cultivos extensivos. Por eso, la idea es hacer un manejo integrado de plagas (MIP), que implica utilizar más de un método para controlarlas, tanto químicos como biológicos. 
Sobre el investigador
Leopoldo Palma es oriundo de la ciudad de Río Cuarto. En la Universidad Nacional de esa ciudad se recibió de microbiólogo. Vivió en Pamplona, España, durante 13 años. Allí hizo su tesis doctoral en Biotecnología y se especializó. Gracias a una beca de repatriación del Conicet volvió al país. Pidió el ingreso a la carrera de investigador del Conicet en la mencionada dependencia y ahora está dedicado enteramente a este trabajo. Primero recaló en Santa Fe, a comienzos de 2015, y luego arribó a Villa María en mayo de 2016. Reparte su tiempo entre los laboratorios de la UNVM y con su familia, compuesta por su esposa y sus tres hijos.
Fuente: artículo de divulgación del Instituto de Ciencias Báscias de la Universidad Nacional de Villa María.

Compactación de suelos: un mal que se puede revertir



Según datos del Inta, suelos compactados limitan hasta 28 por ciento el rinde de los cultivos. Las estrategias agronómicas que se pueden seguir para evitar este problema.

Aunque no es mencionado como uno de los problemas principales que afecta a la producción agrícola argentina, los suelos compactados pueden limitar hasta 28 por ciento el rinde de los cultivos, según estudios del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta).
Este obstáculo se ha potenciado con los excesos hídricos, que obligan al paso de maquinaria pesada durante la cosecha sobre terrenos húmedos además de elevar las napas, y los años de monocultivo de soja, con la consecuente falta de rotación. 
En Córdoba, un estudio de investigadores de la FCA-UNC determinó que la presencia de sodio en los suelos se ha incrementado notoriamente en las últimas décadas, lo que también puede influir en la compactación. 
Por eso, técnicos del organismo estuvieron en Agroactiva brindando algunas estrategias para restaurar la estructura y porosidad de los suelos, de manera de que no pierdan permeabilidad.
Factores
“Cuando un rodado se desplaza sobre un suelo desnudo produce efectos diferentes a los generados en uno cubierto, porque la presencia de una abundante cobertura de rastrojos amortigua parcialmente el efecto del tránsito”, explicó Guillermo Gerster, técnico de la Estación Experimental Roldán del Inta. 
Gerster realizó una investigación junto a la especialista del Inta Oliveros, Silvina Bacigaluppo, en el que determinaron que “los sectores transitados presentan una disminución en los rendimientos en soja y maíz de un 28 por ciento y 15 por ciento, respectivamente, respecto a zonas sin tránsito”.
Además, los investigadores observaron un incremento en la densidad aparente, una reducción de la infiltración básica, menor exploración de raíces y una merma en la presencia de nódulos, tanto en su peso como en su cantidad.
Cambios
En este sentido, Bacigaluppo subrayó la importancia de “reducir el impacto de la compactación mediante una estrategia que combine el tránsito controlado y el uso de rodados de mayor superficie de apoyo y menor presión específica”.
De acuerdo con los especialistas, si bien el uso extensivo de la siembra directa en la región pampeana permitió reducir los procesos erosivos en situaciones de monocultivo, las raíces del cultivo de soja tienen escasa capacidad para crecer en las zonas compactadas. Por este motivo, la inclusión de gramíneas de invierno resulta esencial para recuperar la porosidad.
Para Bacigaluppo y Gerster, “los suelos de la región pampeana son capaces de recuperar la estructura y porosidad afectada por la compactación”.
Y al respecto recomiendan la siembra intensiva de gramíneas y un manejo adecuado en siembra directa con fertilización. “Así, se mantendrán altos niveles de cobertura y porosidad –tanto en invierno como en verano–, lo que mejora el balance de materia orgánica y nutrientes”, explicó Bacigaluppo.
“Los suelos en siembra directa, con una adecuada rotación de gramíneas, mediante el efecto de las raíces y de la actividad biológica, asociado a procesos de humectación y desecamiento tienen la capacidad de recuperar la estructura, aunque puede demorar varios años”, resumió Bacigalupp.
Para las siembras invernables, no sólo aconsejan gramíneas sino mezclas con leguminosas, debido a que estas últimas permiten aportar nitrógeno fijado en forma biológica. 

Cambios en la góndola: lácteos facturan más que carnes. Ignacio Iriarte



En marzo último, la carne facturó en súper e hipermercados sólo 2.540 millones de pesos, versus 3.294 millones con productos lácteos.

En marzo de 2001, la venta de carnes (total) de los supermercados era de 640 millones de pesos mensuales y la de lácteos de 524 millones de pesos; o sea, la venta de carnes era 22 por ciento más alta que la de lácteos.
En marzo de 2016 se vendieron 2.022 millones de pesos en carnes y 2.330 millones de pesos en lácteos. Y, en marzo último, la carne facturó sólo 2.540 millones de pesos y los lácteos 3.294 millones de pesos.
A mediados de la década de 2000, dentro de la facturación total de los súper e hipermercados, la carne vacuna representaba entre el 12 y el 15 por ciento. En marzo de 2011 esa participación había bajado al nueve por ciento y hoy se estima que no supera el siete por ciento de lo facturado.
Exportaciones
Según estadísticas oficiales (Agroindustria.gob.ar), las exportaciones de carne vacuna en el primer cuatrimestre del año totalizaron 87.800 toneladas (res con hueso), un 14 por ciento más que igual período del año pasado. Si bien este volumen marca un interesante repunte, de mantenerse esta tendencia, el año cerraría con embarques de sólo unas 263 mil toneladas, por debajo de las 300 mil toneladas que proyectaban para el 2017 la mayoría de los analistas.
FOB, para abajo
Los precios FOB recibidos se ubicaron un 10 por ciento abajo del año pasado en el primer cuatrimestre. La participación de la exportación en el total de la demanda alcanza en enero-abril el 9,80 por ciento, contra un nueve por ciento de igual período de 2016.
¿Qué pasa con la cuota 481?
El gobierno norteamericano se ha demorado en nombrar el asesor del Presidente en materia de asuntos comerciales internacionales, que podría haber traído como consecuencia la denuncia del convenio que dio origen a la cuota 481, por lo que ahora se estima que el cupo estaría operativo por lo menos hasta fin de este año, habiendo muchos frigoríficos australianos y uruguayos que piensan que podría estar vigente todavía también en el primer semestre de 2018.
Los importadores europeos ya estarían concretando compras en Uruguay para entrega a partir de septiembre.
La incertidumbre sobre el futuro de la cuota ha llevado a que el precio del novillo 481 en el Uruguay haya caído a 3,70 dólares por kilo en gancho; aun así, cotiza casi 70 centavos por encima de un novillo pastoril destinado a la cuota Hilton.
Uruguay exportaría unas 17 mil toneladas dentro de este cupo en el año 2016/2017 (+20%), mientras que Argentina colocaría entre tres mil y 3.200 toneladas, estimándose un incremento del 25 por ciento con respecto al año anterior.
Ascenso
En el primer trimestre, salieron de los feedlots argentinos 21.308 novillos y vaquillonas con destino a faena para cuota 481, lo que significa un aumento del 60 por ciento con respecto a enero-marzo de 2016.
Los frigoríficos uruguayos y argentinos que hemos consultado piensan que, por ahora, no hay a la vista –de caerse la cuota– un destino alternativo para esta mercadería, debiéndose recordar que el valor que se obtiene por el conjunto de cortes (unos 17) dentro de la cuota 481 se ubica hoy entre los 8.500 y los 9.000 dólares por tonelada, cotización muy difícil por ahora de obtener en otro mercado.
Es probable que Uruguay explore en los meses próximos la factibilidad de vender una parte de ese volumen –en el caso de caerse el cupo– en el mercado japonés.

Siembra de soja en EEUU: pronóstico de tormenta bajista. Pablo Adreani



El mercado de soja todavía no ha tomado conciencia del riesgo que está corriendo de aquí al próximo semestre y las posibles implicancias para 2018.

El mercado de soja todavía no ha tomado conciencia del riesgo que está corriendo de aquí al próximo semestre y las posibles implicancias para 2018. Se están alineando todos los planetas para favorecer la formación de la tormenta perfecta. Lamentablemente, no estamos hablando de una tormenta alcista sino, por el contrario, de una de signo contrario, bajista.
Queda por sembrar casi el 10 por ciento de la superficie de maíz en Estados Unidos; esto equivale a 3,6 millones de hectáreas, de acuerdo al informe del Usda del martes pasado. La ventana de siembra normal y óptima se cerró el pasado 20 de mayo. Hoy estamos al equivalente de principios de diciembre en nuestras pampas. Nos preguntamos: ¿algún productor argentino se animaría a sembrar un maíz que habitualmente lo hace en agosto/septiembre en el mes de diciembre? Me podrán responder: hacemos un maíz de segunda o tardío, pero dicha posibilidad no la tiene el farmer americano. Nuestro análisis, a partir de consultas con colegas americanos, nos indica que los farmers no van a poder sembrar la totalidad de los 3,6 millones de hectáreas faltantes. Esto no lo ve así el Usda, pero los productores ya han expresado que no están de acuerdo y, por el contrario, están teniendo serias dificultades para poder culminar con sus objetivos de siembra.
Reasignación
Si asumimos que no se podrán sembrar las hectáreas faltantes de maíz, tenemos que presumir que muchas irán a engrosar la superficie de soja. Tomemos sólo un millón de hectáreas; tendremos un aumento en soja de 3,6 millones de hectáreas y una baja en maíz de 2,5 millones de hectáreas. Estaríamos hablando de un volumen de producción potencial de soja americana superior a los 122 millones de toneladas, súper récord histórico, versus los 117 millones de toneladas de 2016/17.
Molienda china
Los márgenes de molienda de la industria aceitera en China están dando resultados negativos, por baja de los precios de los aceites y subproductos, por la competencia de otros aceites alternativos, como palma y colza. No fue suficiente el menor precio pagado por los chinos por la soja brasileña, en oferta luego de la fuerte devaluación del real, para compensar las fuertes bajas que sufrió todo el complejo soja en Chicago, no solo el poroto sino también el aceite y la harina de soja.
Los chinos ya hicieron un switch (cambio) de contratos; reemplazaron negocios de soja americana por soja brasileña, sacando ventaja del menor precio pagado por esta última. Y ahora hay rumores de que las aceiteras chinas tienen la intención de cancelar compras de soja, justamente las últimas realizadas a Brasil. El tema es relativamente sencillo: los chinos están viendo la súper cosecha que se viene en Estados Unidos, disponen además de suficientes stocks para cubrir al menos dos meses de su consumo interno. Y además están viendo cómo se consolida la tendencia bajista en Chicago.
Durante mayo, las posiciones futuras de soja en Chicago acumularon bajas entre 19 y 22 dólares; la posición julio pasó de 355 a 337 dólares, y los operadores no descartan que la baja pueda continuar, buscando un nuevo escalón entre 10 y 15 dólares por debajo.
Mientras, en la Argentina, la soja disponible acumuló bajas de sólo cuatro dólares, de 243 a 239, y la soja futura 2018 perdió 3,4 dólares (de 248,5 a 245,1). Nos preguntamos si no es momento de tomar estrategia vendedora de soja disponible, colocando el dinero líquido en Letes y tomar cobertura a futuro en el Matba de la soja nueva cosecha, mayo 2018. A pesar de la baja en dólares de la soja disponible, las cotizaciones en pesos subieron de 3.700 a 3.850 pesos, equivalente al cuatro por ciento. Y este es el porcentaje que también subió el dólar (a 16,36 pesos), confirmando la mayor suba mensual de la divisa en seis meses. Y fue por este motivo que el volumen operado de dólar futuro en el Rofex fue récord, pues los carry traders que tenían colocaciones en Lebac en pesos salieron a cubrirse con futuros de dólar.
La tormenta bajista sólo puede ser revertida si los americanos sufren una gran sequía en julio y agosto, momento que se definen los rindes de soja y de maíz.

Productores ya pueden inscribirse en el programa de buenas prácticas



Este lunes se habilitó el apartado dentro de la plataforma de Ciudadano Digital del Gobierno de Córdoba para anotarse en este plan provincial.
El Ministerio de Agricultura y Ganadería de Córdoba informó que, a partir de este lunes, se encuentra habilitada la posibilidad de inscribirse en el Programa Provincial de Buenas Prácticas Agropecuarias (BPA). 
Se trata de la iniciativa, única en el país y que fue presentada a nivel nacional la semana pasada, diseñada con el fin de otorgar premios económicos a aquellos productores que realicen prácticas sustentables, como rotación de cultivos, conservación de suelos o manejo integrado de bosque nativo.
Procedimiento
Para anotarse, los productores deben ingresar a la plataforma de Ciudadano Digital (Cidi), y hacer click en el apartado correspondiente a la cartera productiva. 
Cabe recordar que el programa contempla una serie de prácticas obligatorias que hay que cumplimentar para poder participar y aspirar a los beneficios, mientras que hay otras que son de adhesión.
Los premios dependen de qué prácticas se adhieran, en qué porcentaje del campo y aplicadas a qué unidad de manejo (cantidad de hectáreas). En resumen: el productor agropecuario deberá definir la unidad que desea incorporar al programa, podrá adherir más de una y deberá elegir de manera voluntaria las prácticas que implementará.
Algunas tienen montos fijos de premios y otras, variables. En total, el programa tiene un presupuesto de 70 millones de pesos.
Ejemplos
Para ejemplificar los beneficios: un productor de 200 hectáreas que tenga un Plan Ganadero y otras prácticas aprobadas, puede recibir 29.900 pesos; para la misma superficie un campo agrícola que lleve adelante una correcta rotación de cultivo con gramíneas al 33 por ciento puede recibir hasta 23.100 pesos; y un campo mixto que realiza agricultura con ganadería y cumple todas las prácticas, puede alcanzar un pago de 37.900, lo que equivale a 190 hectáreas.
De cualquier modo, el productor que quiera sumarse al programa, sólo tiene que ingresar a la web de http://bpa.cba.gov.ar, y allí, a través de una calculadora on line, puede realizar una estimación personalizada de cuánto dinero puede ganar, de acuerdo a las distintas prácticas que decide implementar implemente.
Los premios serán otorgados vía transferencia bancaria en la cuenta de cada productor involucrado en los últimos meses del año.

Cambio climático: cuánto lo sufren cereales y pastizales



Estudios de Fauba y el Inta muestran cómo el calentamiento global es un problema para la producción agropecuaria.
La  decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de abandonar el Acuerdo de París, puso nuevamente en debate los riesgos del calentamiento global provocado por el cambio climático.
Un ejemplo es la producción agropecuaria: según estudios difundidos en las últimas semanas por la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (Fauba) y por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta), los cereales y los pastizales de la zona patagónica sufren pérdidas de rinde o de crecimiento a raíz de las mayores temperaturas.
Trigo y cebada
Guillermo García, doctor en Ciencias Agropecuarias de Fauba y líder del proyecto Clima de la Asociación Argentina de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (Aacrea), encabezó una investigación que determinó que trigo y cebada pierden alrededor del ocho por ciento de su rendimiento por el incremento de las temperaturas nocturnas.  
Según García, durante la “ventana de floración” de estos cultivos, se pierde entre dos y nueve por ciento de rinde por cada grado en que aumenta la temperatura mínima media. “Si bien este dato lo obtuvimos de un experimento de simulación, los ensayos a campo lo validan: la caída del rendimiento es de un ocho por cada grado que se eleva la temperatura nocturna. Y si consideramos la temperatura media, la pérdida asciende al 10 por ciento”, sostuvo García.

Para el especialista, “son cereales de invierno que necesitan temperaturas frescas para lograr una buena producción. Precisamente, si el objetivo es conseguir buenos rindes, el aumento de la temperatura media en nuestras latitudes juega claramente en contra”.
El problema es que, en las últimas cinco décadas, la temperatura media en la Región Pampeana subió entre 0,5 y 1 °C. “Existen dos escenarios térmicos preocupantes en el marco del cambio climático (CC): el aumento de las temperaturas nocturnas y la mayor probabilidad de que sucedan golpes de calor, que son eventos extremos. El trigo y la cebada son muy sensibles a ambos escenarios”, evaluó García.
Para el investigador, a largo plazo, la única forma de evadir estos riesgos es a través del mejoramiento genético. 
Maíz
Paralelamente, el Inta difundió un estudio realizado en conjunto con Fauba y la Universidad de Lleida (España) en el que se analizó cuánto sufren las plantas de maíz las temperaturas superiores a 35°C y cómo eso puede repercutir en la composición química de los granos.
Luis Mayer, especialista en ecofisiología del Inta San Luis, señaló que “los golpes de calor que ocurren en la etapa de posfloración causan estrés en el cultivo”. Y agregó: “Este efecto se percibe a campo; las plantas retraen su ritmo de crecimiento por verse afectada su capacidad fotosintética, y esto en definitiva limita la posibilidad de llenar los granos por completo”.
El estudio se llevó a cabo pensando en el calentamiento global: “Se prevé que en los próximos años la ocurrencia de temperaturas superiores a los 33 y 35°C sea aún más frecuente”, dijo Mayer.
El resultado: los golpes de calor pueden reducir hasta 48 por ciento el tamaño de los granos. ¿Cómo evitarlo? “La primera recomendación radica en optar por una fecha de siembra que, de acuerdo al ambiente y al maíz utilizado, evite que la etapa del cultivo en la que se define la composición química del grano coincida con la época de mayor probabilidad de ocurrencia de los golpes de calor”, señaló Mayer. La segunda estrategia, sembrar materiales menos susceptibles al impacto de los golpes.
Pastizales
Por último, el Inta Esquel publicó un estudio elaborado entre 2000 y 2014 que apuntó a establecer cómo impactó el aumento de las temperaturas en la producción de pastizales, en la zona de Chubut.
“Si bien las precipitaciones no cambiaron en el período analizado, las temperaturas se incrementaron en el 75 por ciento de las estaciones estudiadas”, señaló Guillermo García Martínez, técnico de la experimental patagónica.
Esto derivó en que, tanto el crecimiento del pastizal –analizado mediante el índice verde normalizado (IVN)–, como su estructura –estudiado en base a los Monitores Ambientales para Regiones Áridas y Semiáridas (Maras)–, mostraron cambios negativos que indicarían un deterioro del pastizal.
“En la región que incluye los departamentos Cuchamen, Languiñeo, Futaleufú y Tehuelches más del 50 por ciento de la superficie mostró tendencias negativas del crecimiento del pastizal”, detalló García Martínez, quien se mostró sorprendido porque el porcentaje de superficie con evolución positiva fue inferior al cinco por ciento.

Descubren en Argentina nuevas especies de abejas



Investigadores de Fauba las hallaron en Misiones. Su característica más llamativa es que usan aceites florales que sólo obtienen al visitar determinadas plantas tropicales.

La  Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (Fauba) informó el descubrimiento por parte de un grupo de investigadores de la cátedra de Botánica General, de dos nuevas especies de abejas que están dentro del grupo conocido vulgarmente como “abejas aceiteras”.
Se llaman Monoeca pulchella y Monoeca armata, y su género, Monoeca, tampoco estaba documentado en el país. Si bien polinizan flores, como la típica abeja melífera, se diferencian claramente porque colectan aceite de ciertos vegetales.
“Además de polen, las abejas aceiteras reciben aceite como recompensa por visitar y polinizar las flores de varias familias de plantas. Estas abejas están distribuidas por todo el trópico, pero fundamentalmente viven en el Neotrópico; es decir, en la región tropical de América. En la Argentina hay una tribu muy difundida llamada Tapinotaspidini, que incluye una gran variedad de abejas y al cual pertenecen las dos especies que descubrimos en Misiones”, comentó Juan Pablo Torretta, líder del equipo de investigación.
Características
Según Torretta, “en general, las abejas aceiteras varían mucho tanto en formas como en tamaños, pero no son rarezas. A pesar de que pueden tener distintos colores y medir desde seis milímetros hasta cuatro centímetros, cuando uno las ve se da cuenta de que son abejas. Una particularidad es que poseen una o varias patas modificadas para almacenar el aceite”, explicó el investigador.
Las abejas usan el aceite, que es muy energético, para alimentar a sus crías y construir los nidos. En lugar de miel, para darle de comer a las larvas elaboran una mezcla de aceite y polen. Asimismo, fabrican los nidos con una masa de aceite y arena o tierra, a diferencia de la abeja de miel, que fabrica los típicos panales de cera. Por otra parte, al poseer hábitos solitarios, las aceiteras hacen nidos pequeños, de pocas celdas. 
“Algunas utilizan cavidades preexistentes; otras ubican sus nidos en el suelo. Al estar hechos con aceite, los nidos son impermeables al agua. Hay casos documentados de larvas que sobrevivieron inundaciones de hasta siete años y emergieron naturalmente cuando el agua se retiró”, mencionó Torretta.

¿Podrá Argentina producir 160 millones de toneladas de granos en 2027? Alejandro Rollán



La tecnología y la superficie agrícola están disponibles; sin embargo, hay limitantes que pueden interferir en el crecimiento.

Nadie  duda de que el potencial agrícola de Argentina no tiene techo.
De acuerdo con la última proyección realizada por la Fundación Producir Conservando, la producción de granos en el país podría llegar dentro de 10 años a un volumen de 160 millones de toneladas.
El informe sobre la agricultura argentina a 2027, elaborado por la consultora Agritrend, fue presentado en la Bolsa de Cerales de Buenos Aires.
Sin embargo, el mismo estudio encargado por la fundación que nuclea a las principales empresas vinculadas al comercio agropecuario y la provisión de insumos, identifica las limitantes que habría que subsanar para poder arribar a ese volumen de producción y sobre las cuales el Estado tendría que trabajar para reducir sus efectos.
Transporte
"Sin duda las disponibilidades de camiones para el transporte de granos y derivados, y el deplorable estado de la red vial, habida cuenta de la baja participación del ferrocarril en la operatoria, que podría cubrir falencias estacionales en especial en mayores distancias, seguirán siendo uno de los mayores 'cuellos de botella' del proceso, máxime en los momentos de salida de cosecha donde el atraso o adelanto de la misma puede producir serios trastornos", advierte el informe elaborado por los analistas Gustavo López y Gustavo Oliverio, de la consultora Agritrend.
A nivel de cargas generales, en los años 1960, el ferrocarril movilizaba 40 millones de toneladas, participación que hoy ha caído a 18 millones, de los cuales solo 11 millones son granos.
"Cambiar una matriz de transporte no se hace de la noche a la mañana, pero en algún momento hay que comenzar a solucionar las distorciones actuales", apuntó López, durante la presentación del informe en la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.
Acopio
El almacenamiento y el acopio es la otra luz amarilla que se enciende para el crecimiento de la producción agrícola.
Según el estudio de la Fundación Producir Conservnado, la falta de una política crediticia accesible para la construcción de nuevas instalaciones en Argentina, con tasas de interés poco atractivas, sumado a los vaivenes de la economía nacional, las constantes devaluaciones de la moneda, la incertidumbre en los aspectos tributarios relacionados al sector, las fluctuaciones en el precio de los granos, y políticas agrícolas que en muchos casos desincentivaron la producción, llevaron a un crecimiento mucho menor en la capacidad de reservas de nuestro país, respecto al aumento de la producción.
En los ultimos 15 años, y por los motivos apuntados por el informe, el ritmo de construcción de silos fue muy inferior a la producción de granos. Mientras la capacidad de acopio subió 44 por ciento, la producción lo hizo más de 100 por ciento, que pasó de 54 millones en el año 2000 a 114 millones de toneladas en el ciclo 2015/15.
Con una capacidad actual instalada fija de acopio de 78 millones de toneladas, de las cuales algunas no están operativas, recibir un volumen de 160 millones de toneladas implicaría, para mantener la relación actual, la necesidad de sumar infraestructura por 29 millones de toneladas, lo que implica una inversión cercana a 4.500 millones de dólares.
Sin embargo, el silo bolsa, como acopio en chacra, tendría que seguir receptando alrededor de 50 millones de toneladas de granos, lo que implica una demanda de 360 mil bolsas.
Costo argentino
La estructura de gastos que tiene el complejo granario, entre todos los eslabones que lo conforman, hace necesario su adecuación, para hacerlo más competitivo, precisa el informe. Entre las tareas pendientes incluye la necesidad de reducir los costos de comercialización y los fletes internos, la simplificación administrativa, transparencia y control, acompañada por una reforma impositiva y una política cambiaria.

El Secretario Brarda con productores de la Cuenca Garione. VIDEO


El jueves 1 de junio en  Marcos Juárez, el Dir. de Recursos Hídricos del Ministerio de Agua, Ambiente y Servicios Públicos de la pcia. de Còrdoba, Ing. Juan Pablo Brarda, participó de reunión del Consorcio Canalero con productores de la Cuenca Garione donde se evacuaron dudas sobre el proyecto de re adecuación que afecta a la Cuenca


La siembra de Estados Unidos se aceleró notablemente en la última semana

El Usda informó que ya se sembró el 96% del área prevista de trigo, y el 83% de soja; cuando la semana pasada el progreso indicada un 91% y el 67% respectivamente.


En su reporte semanal, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos relevó el avance de la siembra de maíz sobre el 96% del área prevista, en línea con la expectativa del mercado. Ponderó el 68% de los cultivos en estado bueno/excelente, por encima del 65% de la semana pasada y del 67% previsto por los operadores. En cuanto a la soja, relevó el progreso de la implantación sobre el 83% del área, por encima del 81% calculado por el mercado. Ya se cosechó el 10% de los trigos de invierno, en tanto que hubo una fuerte desmejora del estado bueno/excelente del trigo de primavera, que cayó del 62 al 55 por ciento.

El USDA relevó el progreso de la siembra de maíz sobre el 96% de la superficie prevista, por encima del 91% de la semana pasada, pero por debajo del 97% vigente un año atrás y del 97% promedio de las últimas cuatro campañas. La cifra oficial quedó en línea con el 96% previsto en promedio por los operadores, dentro de un rango posible de entre el 94 y el 97%.

El organismo añadió que emergió el 86% de las plantas, contra el 73% de la semana anterior; el 88% de 2016, y el 87% promedio.

En cuanto a la condición de las plantas, el USDA ponderó el 68% de los cultivos en estado bueno/excelente, por encima del 65% de la semana pasada, pero por debajo del 75% vigente un año atrás. El dato oficial, sin embargo, quedó por encima del 67% previsto en promedio por el mercado, en un rango que fue del 64 al 68%.

En Iowa, Illinois y en Indiana, los principales Estados productores de granos gruesos, el organismo relevó en estado bueno/excelente el 77, el 59 y el 46%, por debajo del 80, del 76 y del 72%, respectivamente de igual momento de 2016.

El USDA relevó el avance de la siembra de soja sobre el 83% del área prevista, por encima del 67% de la semana pasada; del 82% vigente un año atrás; del 79% promedio de las últimas cuatro campañas, y del 81% previsto en promedio por el mercado, en un rango que fue del 78 al 82%.

En Iowa, Illinois y en Indiana, los principales Estados productores de granos gruesos, el USDA relevó hoy el progreso de la siembra de soja sobre el 91, el 85 y el 75% de las respectivas áreas estimadas. Un año atrás, la siembra cubría el 94, el 81 y el 82% de las superficies destinadas a la oleaginosa, respectivamente.

El organismo añadió que emergió el 58% de las plantas, frente al 37% de la semana anterior; al 62% de 2016, y al 59% promedio.

El USDA confirmó hoy el inicio de la cosecha de los trigos de invierno y relevó un progreso de la recolección sobre el 10% del área apta, por encima del 2% de igual momento de 2016 y del 7% promedio de las últimas cuatro campañas. El dato oficial superó el 7% esperado por el mercado, dentro de un rango posible de entre el 3 y el 12 por ciento.

El organismo ponderó el 49% de los cultivos en estado bueno/excelente, por debajo del 50% de la semana pasada; del 62% de igual momento de 2016, y del 50% previsto en promedio por los operadores, que trabajaron con un rango posible de entre el 49 y el 50%.

En Kansas, el principal Estado productor del cereal de invierno, el organismo ponderó el 43% de los cultivos en condición óptima, por debajo del 45% de la semana pasada y del 60% vigente un año atrás.

Está espigado el 87% de los cultivos, frente al 80% de la semana anterior; al 90% vigente un año atrás, y al 85% promedio de las últimas cuatro campañas.

En relación a los trigo de primavera, el Usda informó que emergió el 90% de las plantas, frente al 79% de la semana anterior; al 95% de 2016, y al 85% promedio.

“Resultó sorpresiva la ponderación del 55% de los cultivos en estado bueno/excelente, dado que el dato quedó por debajo del 62% de la semana pasada; del 79% vigente un año atrás, y del 61% previsto por los operadores, en un rango que fue del 59 al 64 por ciento”, detalló Granar.
FACUNDO MESQUIDA

Cuadro de situación de la Plaza Granaria. ENRIQUE ERIZE

El cuadro de situación mundial de la plaza granaria no es muy halagüeño. El ciclo 2016/17 se cierra con la cosecha gruesa sudamericana y la misma muestra números casi inmejorables. Brasil “en llamas” en materia productiva (maíz y soja) y Argentina bien en números, más allá de las vastas regiones con pérdidas por inundaciones. Así, ingresamos en el ciclo 2017/18, con una plaza triguera sin sobresaltos (comenzando la cosecha en el Hemisferio Norte, más del 90% de la producción mundial). En cuanto a los cultivos de cosecha gruesa, toda la atención está puesta en EE.UU. En esta nación se verificaría un aumento importante del área sojera en desmedro de la maicera y la “aduana” de la siembra ha sido superada sin mayores dificultades. El mes crítico para el maíz es julio (floración de más de 33 millones de hectáreas comerciales) y para la soja es agosto (llenado de grano de casi 36 millones). Importante recordar que EE.UU. viene de tres cosechas consecutivas que conforman el podio histórico en ambos cultivos, con 110 qq/ha en maíz el año pasado (récord absoluto) y 35 qq/ha. en soja (también récord absoluto). Ello, como consecuencia de tremendos avances en materia de genética y biotecnología y como respuesta a un nivel de precipitaciones en el período crítico (junio/agosto) que, para las tres últimas temporadas, se ubica en el podio más llovedor desde 1895. ¿Se vendrá otro año similar, o se comprobará que “Dios es argentino”? Veremos. Lo que podría asegurarse es que entraremos en un período de alta volatilidad en Chicago, pues los “fondos” están muy vendidos en ambos productos y ello no es usual cuando se ingresa en el tradicional “mercado climático”.

Ahora bien, ¿cómo debiera actuar el productor argentino ante semejante cuadros de situación? En trigo, nuestra plaza ya evoluciona ajena a la internacional. La cosecha fue mayor a la esperada y, en nuestra opinión, muy en línea con la estimación oficial (18,4 MMT). Con esos números, restaría colocar un saldo no menor al millón de toneladas en destinos extra-Mercosur, al tiempo que a Brasil le restarían comprar un volumen del orden de las 2,5 MMT. Ello deriva en una ecuación interesante para la plaza local, por la ventaja competitiva del trigo argentino en la vecina nación. Matemáticamente, se podría “soñar” con un trigo cercano a los u$s/Ton. 200. No obstante ello, la actitud de la oferta podría “abortar” dicha posibilidad. Se aprecia mucho interés vendedor en el orden de los u$s/Ton. 180, actitud entendible si se comparan alternativas de venta de otros productos con los valores en oferta. En el caso del maíz, quienes sembraron maíz temprano tuvieron su premio en materia de precios y, a juzgar por los volúmenes vendidos, muchos aprovecharon tal circunstancia. Para el maíz tardío el panorama es distinto. El mismo ingresa al circuito comercial junto con la “safrinha” brasileña y los precios ya son otros. Sólo queda la “esperanza” de que EE.UU tenga un julio caluroso. Si bien no es “bueno” desearle el mal a nadie, “prender algunas velas” no pareciera mala idea (¿es justo y necesario?). En el caso de la soja, la plaza evoluciona y evolucionará en línea con Chicago y, por lo tanto, al vaivén del clima en EE.UU. Difícil emitir pronósticos por lo tanto. Sólo es importante destacar el muy bajo nivel de ventas por parte de los productores. Históricamente bajo. Comprensible, por tres motivos. Precios que no gustan tanto, oferta abundante de créditos en dólares a tasas nunca vistas y, como siempre, el hecho de ser la preferida como reserva de valor. “Siempre dicen que la soja va a bajar y nunca baja”, pareciera ser la consigna. Bastante acertada por cierto, a juzgar por la historia. El clima en EE.UU. tendrá la última palabra.

Cambio climático: la Sociedad Rural lamentó la salida de EEUU del Acuerdo de París

En un comunicado, la entidad agropecuaria subrayó que el cambio climático “es una amenaza a la seguridad alimentaria en la Argentina y en el resto del mundo”.    

La Sociedad Rural Argentina (SRA) expresó su “lamento” por la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de que ese país deje de formar parte del Acuerdo de París, lo que podría complicar la estrategia mundial para combatir el cambio climático y el calentamiento de la Tierra.
Cabe recordar que Trump considera al cambio climático un “mito” y defiende a la industria de las energías no renovables, como el petróleo y el gas; por eso oficializó una decisión que había incluido dentro de su plataforma, durante su campaña a primer mandatario estadounidense.
Amenaza
“El cambio climático amenaza la seguridad alimentaria”, se titula el comunicado difundido por la SRA en el que advirtió que, este proceso, “se manifiesta a través de fenómenos extremos, como las inundaciones que se están viviendo en muchas provincias del país, y perjudica la capacidad de producción de alimentos. Por lo tanto, es una amenaza a la seguridad alimentaria en la Argentina, y en el resto del mundo”.
Para la Rural, “la mitigación y adaptación al cambio climático requiere de la estrategia y la cooperación de toda la comunidad internacional”. 
En ese sentido, destacó que “el mérito del Acuerdo de  París, radica en el consenso logrado en esta materia. Por eso, lamentamos la salida de Estados Unidos de este acuerdo asumido en el ámbito de la Organización de las Naciones Unidas”.
Medio ambiente
Este 5 de junio se celebró el Día del Medio Ambiente y, en ese marco, la SRA consideró necesario “reforzar nuestro compromiso con la sostenibilidad ambiental, económica y social, en línea a la posición argentina en el marco del Acuerdo de París”.
“Cada vez más, la  evolución e incorporación de tecnología nos permite producir con la mayor eficiencia y menor impacto ambiental. Ese es el camino que hemos transitado y  que tenemos que continuar, para aumentar la producción de alimentos a partir del uso eficiente de los recursos y de las buenas prácticas agrícolas”, indicó la entidad que preside Luis Miguel Etchevehere.

Trastornos en el cobro de regalías sobre la identidad de la semilla. Por Patricio Watson | Diario La Nación



Pensando en el cobro de regalías por el uso propio de semillas, las dificultades para llegar a los destinos finales con producciones masivas identificadas.

Entre los inconvenientes que produce la falta de una infraestructura adecuada para el almacenamiento de granos está la dificultad para lograr producciones con identidad preservada.
Cuando se quiere descomoditizar o segregar un producto que en realidad es una commodity, pero tiene alguna característica propia o se produce bajo normas diferentes, exige una cadena de custodia que termina encareciendo el producto de tal manera que pierde la ventaja.
Pensando en el cobro de regalías por el uso propio de semillas, las dificultades para llegar a los destinos finales con producciones masivas identificadas, como el caso de la soja, son insalvables, y es por ese motivo que no es posible instrumentar sistemas de control de variedades o eventos en las terminales. Hasta ahora, solamente existe un evento por el que se debe pagar en soja, Intacta, pero si se dan las condiciones para el ingreso de nuevas tecnologías es probable que sean muchas y que aparezcan apiladas, con lo que resultaría aún más complicado identificarlas.
Si ya es complicado y caro realizar los controles con un solo evento en el mercado, con los apilados y la participación de varias empresas haría inviable la detección en puertos. El productor y la industria tienen que entender que el único camino para el reconocimiento de la propiedad intelectual en germoplasma o eventos es el pago por hectárea declarada o, mejor aún y más sencillo, al momento de la venta una cantidad fija por tonelada.
Hay que tener en cuenta que la pérdida de identidad de las variedades hoy ocurre en el campo, y digo hoy porque, por los mayores volúmenes de grano y en general la urgencia de la cosecha por motivos climáticos o falta de infraestructura vial, se trata de terminar y sacar la producción lo más rápido posible sin detenerse en cuidados. Esta realidad incluso genera importantes pérdidas a los semilleros que se esmeran en la preservación de identidad de su producción de semillas originales, pero por las urgencias terminan mezclando o contaminando producciones de alto valor.
Apunto estos argumentos para que se tengan en cuenta durante la búsqueda de un sistema eficiente y económico para el productor y que además no le sume obligaciones engorrosas y reiteradas a su ya colmada paciencia.
Mientras más tiempo pase sin que logremos sancionar una nueva ley de semillas que proteja efectivamente la propiedad intelectual de los obtentores, mayor será el retraso tecnológico, por la simple razón de que las nuevas tecnologías y variedades no van a salir sin resguardo.
Hoy nos esperan las alfalfas transgénicas, las sojas resistentes a herbicidas hormonales, las nuevas variedades de forrajeras y el desarrollo de especialidades, entre otros avances que están parados desde hace muchos años. En pocas palabras, la sanción de la nueva ley de semillas daría el puntapié inicial de una nueva revolución productiva.
El autor es productor agropecuario

Sólo el 10,2% del financiamiento bancario se destina al agro. Por Agustina Izurieta | Agrofy News

El financiamiento al agro es insuficiente y presenta grandes distorsiones, atentando contra la competitividad del sector y desaprovechando oportunidades de crecimiento.


El financiamiento es una de las variables de peso para cualquier actividad económica, pero sobre todo para el sector agropecuario, donde anualmente se movilizan grandes cantidades de recursos para llevar adelante la producción. En números el agro mueve unos 22 Mil Millones de USD anuales sólo en bienes no durables y servicios; sin contar los bienes durables, como equipos y maquinarias, que se transan cada año.

FINANCIAMIENTO INSUFICIENTE

Del total de recursos que utiliza el sector primario, sólo 6,5 mil millones de USD son financiados por los Bancos, monto que representa sólo el 10,2% del financiamiento bancario al sector privado. Mientras que, por otro lado, sectores como el consumo de las familias reciben 30 mil millones y la producción manufacturera 12,9 Mil millones. Los datos son claros, cuando se trata del financiamiento al sector privado, el agro no es uno de los preferidos.
Otros de los problemas vinculados con la cuestión del financiamiento tienen que ver con la elevada burocracia del sistema, los desacoples temporales y el bajo o nulo conocimiento por parte de la industria financiera sobre las cuestiones productivas del agro para ofrecer instrumentos a medidas.   

DISTORSIONES EN LA TASA DE INTERÉS

En los últimos años, el costo del capital ha sufrido una serie de distorsiones. Por un lado, los organismos gubernamentales intervinieron las tasas de interés a través de subsidios, reduciéndolas con el fin de reactivar la economía. Por el otro, los actores del sector privado -que no podían competir por tasa- aprovecharon los años de elevada inflación para incorporar maniobras distorsivas mediante las cuales el costo financiero se trasladó a precios; “maquillando” las tasas de financiamiento publicadas y generando sobrecostos en las transacciones que muchas veces pasan desapercibidos. 
Esta situación se asemeja a la vivida en el mercado de consumo, donde ya estamos más que familiarizados con las populares “cuotas sin interés”; tal es así, que la maniobra del gobierno para transparentar la operatoria tuvo que ser revertida a los pocos días de su lanzamiento por la caída en el consumo.

OTRAS FUENTES DE FINANCIAMIENTO

Volviendo a los recursos, las demás fuentes de financiamiento del agro son recursos propios y, en su mayoría, proveedores de insumos y servicios, quienes utilizan el financiamiento como una variable más en su estrategia comercial. Conjuntamente ello provoca una menor competitividad sectorial, debido a las ineficiencias que se producen a la hora de instrumentar el financiamiento mediante estas vías alternativas. Ineficiencias que se traducen en menor cantidad de recursos para producir y mayores costos por la obtención del dinero.
Cabe señalar que, no abundan los proyectos que aspiran a una mayor inclusión financiera del sector y a la reducción de los costos de financiamiento en términos reales. Por el lado de la vía tradicional, la ley de Warrants -que se encuentra en una etapa muy temprana del proceso legislativo que debe afrontar- aspira a brindar mayor financiamiento dando en garantía la mercadería depositada. De la mano de la innovación, en la industria fintech surgen nuevos actores como Pago Rural o Siembro, que financian los procesos de compra de maquinaria e insumos.  
Si el agro es capaz de ser el sector más competitivo de nuestra economía a pesar de todos estos inconvenientes, no cabe duda que brindar soluciones de inclusión financiera puede llevar al sector a su máximo potencial, incorporando tecnología, elevando la productividad, generando riqueza y potenciando el desarrollo.
 
Design by Grupo Delecluse | Published by Widgets para blogger | Powered by Blogger.com.
© Copyright 2012-2013 Asociación de Productores Rurales de Marcos Juárez All Rights Reserved.